InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 848365895X
Editorial: Suma de Letras (11/02/2016)

Calificación promedio : 4.42/5 (sobre 87 calificaciones)
Resumen:
Dos hermanas buscan su propio camino hacia la supervivencia, el amor y la libertad en la Francia ocupada durante la Segunda Guerra Mundial. 50 semanas en el TOP10 del New York TimesMás de 1.500.000 ejemplares vendidosUno de los 10 libros más vendidos en USA en 2015Premio Goodreads Mejor Novela de Ficción Histórica Francia, 1939. En el tranquilo pueblo de Carriveau, Vianne Mauriac se despide de su marido, Antoine, que debe marchar al frente. Ella no cree que los n... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (43) Ver más Añadir una crítica
CARMINA
 24 enero 2018
Una frase me marcó al principio, esa voz en off que yo imaginaba profunda y llena de misterio, y que recitaba cada poco para mi, En el amor descubrimos quiénes queremos ser. En la guerra descubrimos quiénes somos en realidad, y es que no puedo imaginar mayor verdad, el ser humano puesto contra las cuerdas, sometido a presión descubre donde puede llegar, quién es realidad, y esta novela pone a sus personajes, a todos sin excepción en situaciones muy difíciles, excepcionales diría yo, y a pesar de encontrarnos ante una ficción histórica transmite sensaciones muy verosímiles que nos permite meternos en la piel de los personajes, avanzar con ellos, transformarnos con ellos, preguntarnos como habríamos actuado de encontrarnos en su situación.
Uno de los puntos fuertes de esta novela sin duda alguna son sus protagonistas, Vianne e Isabelle, dos mujeres antagónicas, dos mujeres a las que les cuesta quererse, enfrentadas desde el mismo momento en que perdieron a su madre, porque Vianne adolescente no supo cuidar de Isabelle, no supo darle la protección y el amor que solo una madre puede dar, y esta última pasó su infancia en internados de donde fue expulsada por distintos motivos y forjó un carácter rebelde, indómito que le ayudaría a afrontar la guerra con mucha inconsciencia e impulsividad.
Vianne es la mujer cabal, madre de familia, la que actúa de forma un tanto inocente y racional cuando Francia es invadida por los nazis despúes de la caída de la línea Maginot, una mujer débil que siempre ha estado protegida por su marido Antoine, que a penas sabe desenvolverse sin él, una mujer que se apoya en su mejor amiga, una judía, Rachel. El anuncio de la rendición del gobierno de Petain les llega a las dos hermanas juntas, en el pueblo donde su padre las abandonó tras la muerte de su mujer. Quizás ese sea el momento en el que es más patente ese carácter tan distinto, porque su forma de reaccionar no puede ser más contrapuesta, máxime cuando un nazi ocupa la casa e Isabelle es consciente del peligro que supone para su hermana y su sobrina.
Mientras Vianne sigue aferrada a su fe ciega en los gobernantes, Isabelle planta cara como puede, y descubre una forma de minar al enemigo, se convierte en una persona indispensable en La Resistencia, y vive su vida de forma inconsciente, siempre en el filo de la navaja. El transcurso de los meses también hacen mella en Vianne, el hambre, el frío, las injusticias, la persecución de los judios, la preocupación por su hermana... Quizás de ambos personajes es el que más evoluciona, el que más sufre, el que acumula más pérdidas en su alma, tal es su evolución que sorprende muy gratamente al lector, arriesgando su vida, pero sin la impulsividad de Isabelle.
Las gestas de la pequeña de los Rossignol son más heroicas, aventuras en mayúsculas, sin embargo hay momentos en que me hubiera gustado tenerla enfrente y decirle que no es bueno perder el miedo y jugar a ser Dios, que la suerte un día se acaba, y que nuestros actos tienen consecuencias para los demás, la he admirado tanto como me hubiera gustado reprenderla y meterla en vereda. A Vianne me hubiera gustado darle un baño de realidad en más de una ocasión, abrirle los ojos, pero la vida que es muy perra ella, consiguió todo lo que yo hubiera querido hacerle ver.
Junto a estos dos personajes protagonistas, nos encontramos secundarios de lujo, mujeres y hombres que saben darnos una lección de vida, que están dibujados con el mismo mimo y esmero que las dos hermanas, más mujeres que hombres, porque estos se podrían reducir a dos, Julien el padre de Vianne e Isabelle, el gran redimido de esta historia, y Gaëton, el hombre con los pies más anclados en la tierra que circula por la novela.
Además de las protagonistas la autora juega con los tiempos, con el presente y el pasado, con la primera persona y la tercera del singular, la acción transcurre casi integra desde 1939 a 1945, sin embargo comienza en América, donde una anciana con cáncer prepara una mudanza, desde que quedó viuda la casa le parece demasiado grande, está demasiado sola, y su hijo la traslada a una zona residencial de mayores. de su vida solo quiere llevarse un baúl lleno de recuerdos, y es precisamente ese baúl el que la hace volver a su Francia natal y a un periodo nada fácil de su vida.
Son pocos las capítulos que se ambientan en el presente y que están narrados por una mujer cuya identidad desconocemos, tampoco los flash back al pasado nos van a ayudar a desvelar su nombre, puesto que en la Francia ocupada el narrador es omnisciente, y nos cuenta tanto la perspectiva de Vianne como la de Isabelle, los capítulos se alternan, en todo momento sabremos como pasan la guerra ambas mujeres, las veremos evolucionar, sufrir, intentar protegerse la una la otra, pocas veces coincidirán en el mismo plano, y pocas veces sabrán la una de la otra. En un primer momento temí que la historia de una de las hermanas me atrajera más que la de la otra, que una terminara por eclipsar a la otra, sin embargo ambas me sedujeron por igual, quizás porque la autora ha sabido dosificar bien la intriga, la falta de osadía de Vianne la ha suplido poniéndole obstáculos cada vez más insalvables, con lo que el alma siempre la tenía en un puño, por un lado sufriendo por la osada Isabelle, por otro temiendo el momento en que la hermana cabal cayera en desgracia, porque las injusticias terminan por minar la resistencia, cuando una persona pasa de tenerlo todo a coleccionar ausencias llega un momento en que despierta del aletargamiento, y pasa a la acción.
Habrá de volver de nuevo al presente, y al final de la novela para conocer la identidad de la anciana y desvelar muchas de las incognitas, porque con el final de la guerra le perdemos la pista a Isabelle, a Vianne y a su familia, y esas pocas páginas noquean al lector, le dan un baño de realidad que más bien semejan un jarro de agua fría, pero eso lo tendrá que descubrir cada lector, deberá estar dispuesto a que le estrujen el corazón.
Son más de quinientas páginas llenas de magia, de amor, de traiciones, de frustraciones, de pérdidas y reencuentros, la autora hace gala de una prosa cuidada, bella e incluso en ocasiones poética, que proporciona un rayo de luz en tanta oscuridad, en tanta desgracia. Kristin tiene la habilidad de ponernos en la piel de sus personajes, nos hace sentir el hambre, el cansancio, el miedo, la desesperación, no nos ahorra ninguno de esos sentimientos, y lo hace de una manera magistral, dosificando el suspense, llevándonos de la mano de forma realista por las calles de Paris, que son las que transita Isabelle, pero también por los caminos embarrados de Carriveau, donde quizás la presencia nazi para el lector es más palpable.
Ambas localizaciones se convierten en un personaje más de la novela, las vemos lozanas, luminosas, alegres, desenfadadas, antes de la invasión nazi, y somos testigos de su declive, de sus sombras, sus miedos, su oscurantismo conforme pasan los años, nadie se siente seguro en una Francia en la que unos pocos para salvar sus propiedades colaboran con el enemigo, son capaces de vender a su vecino judío para quedarse con su casa o con su negocio. Nadie está seguro, y en ese ambiente la Resistencia se dedica a minar a los nazis, a intentar cambiar la situación, y poco a poco va consiguiéndolo a costa de arriesgar mucho.

Conclusión:

El Ruiseñor es una novela dura y a la vez bella, una historia que hará que veamos de otro modo la historia, y sobre todo que nos replanteemos las relaciones familiares, porque a veces cuando queremos ya es tarde. La autora nos conquistará desde las primeras páginas, nos guiará por la ocupación nazi de Francia de la mano de dos hermanas tan distintas como valientes.
Si te gustan los personajes femeninos con carisma, en El ruiseñor encontrarás unos cuantos, y de todas las edades, disfrutarás a la vez que descubrirás episodios nuevos, o al menos yo si los he descubierto, porque puedo afirmar sin temor a equivocarme que no es una novela más sobre la II Guerra Mundial y el holocausto judío, pero quizás para saber de que hablo deberías perderte entre sus páginas.
Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
vecks30
 01 febrero 2020
"Si algo he aprendido en mi larga vida es esto: en el amor descubrimos quiénes queremos ser; en la guerra descubrimos quiénes somos"
Así comienza El Ruiseñor, una novela que gira su historia en sus dos epicentros, las dos hermanas Isabelle Rossignol y Vianne Mauriac. Dos maneras de afrontar una guerra, dos clases de valentía, una más activa que la otra, pero no por eso más arriesgada.
Vianne e Isabelle son dos hermanas que perdieron a su madre a una edad temprana, su padre acababa de regresar de la Gran Guerra (1ª Guerra Mundial), y la perdida de su esposa junto con los efectos que le causó la guerra, hizo que éste apartara a sus dos hijas de su lado.
Vianne es una madre de familia, vive en le Jardín, una finca en el pueblo de Carriveau, con Antoine (su marido) y Sophie (su hija). Es una mujer madura y responsable, ha tenido que crecer antes de tiempo, que vive tranquila como cualquier familia a la que la guerra le queda lejos.
"Aquella había sido la diferencia esencial entre las dos. Vianne era la que acataba las reglas e Isabelle, la rebelde"
Isabelle es el lado opuesto a su hermana, una chica de 18 años, rebelde e impetuosa, que actúa antes de pensar. Se ha escapado de varios internados a lo largo de su corta vida, para llamar la atención de su padre. Es la que más ha sufrido la perdida de su madre, ya que su padre la ignora y su hermana la dejó de lado en cuanto fundó su propia familia. Siempre sola, busca su lugar en el mundo, donde encajar, y por el que hacer algo que merezca la pena luchar.
"- Para un hombre es duro perder a su esposa.
- Para una niña lo es perder a su madre. -Isabelle sonrió desafiante-. Aunque en realidad he perdido a mi madre y a mi padre, ¿no cree? Una murió y el otro me dio la espalda. No sé qué me dolió más."
La historia comienza en Carriveau, cuando de sorpresa a la familia Mauriac le llega una carta en la que piden a Antoine que se aliste, a pesar de ser un simple cartero, dejando solas a Vianne y Sophie. Por suerte cuentan con la ayuda y amistad de Rachel, cuyo marido Marc también va a la guerra, y sus hijos Sarah y Ari.
Por otro lado tenemos a Isabelle, que vuelve a casa de su padre en París tras su expulsión del último internado. No logran llevarse bien el poco tiempo que pasan juntos, Isabelle lo dedica a trabajar en la librería de su padre y tontear con chicos que no han ido a la guerra. Algo que cambia con la ocupación de Paris por parte de los nazis, que provoca un gran éxodo por parte de los parisinos a otras partes de Francia. Isabelle es enviada a Carriveau por su padre, con unos conocidos de la familia. En ese viaje, tras separarse de la familia que la llevaba, Isabelle conoce a Gaëton, su primer amor, un hombre que acrecentará sus ganas de luchar por Francia. Cuando llegan a le Jardín, Gaëton se va dejando una nota a Isabelle, y ésta se queda en casa de su hermana con el corazón roto y la guerra a punto de alcanzarles.
Todo sigue normal, Vianne con sus tareas como profesora en la escuela, Isabelle cansada de estar de brazos cruzados, hasta que los nazis llegan a Carriveau y ocupan el pueblo y las casas de sus habitantes. A le Jardín llega el capitán Beck, un soldado alemán de la edad de Vianne, educado, caballeroso, que no se interpone en sus vidas si no es necesario.
"-Me alojaré aquí -declaró el capitán con su pésimo francés.
-¿Cómo que se alojará? -dijo Vianne-. ¿Va a vivir aquí?
-Oui, madame.
-¿Alojarse? ¿Usted? ¿Un hombre? ¿Un nazi? No. No. -Isabelle negó con la cabeza-. No.
La sonrisa del capitán ni desapareció ni decayó.
-Usted estaba en el pueblo -dijo mirando a Isabelle-. La vi cuando llegamos.
-¿Se fijó en mí?
El capitán sonrió.
-Estoy seguro de que todo hombre con sangre en las venas del regimiento se fijaría en usted.
-Que interesante que hable usted de sangre -dijo Isabelle."
Esta ocupación hace que Vianne tome conciencia de que es capaz de hacer cualquier cosa por proteger a su familia, consciente o no, hasta de pedir favores al enemigo, e Isabelle por fin tendrá su lugar en la guerra, luchando a su manera o ayudando a aquellos que lo dan todo por una Francia libre.
La historia se va alternando entre Vianne e Isabelle una vez vuelven a separar sus caminos. Como sus actos afectan a las personas de su alrededor. Por todo aquello que tienen que pasar, inviernos muy crudos, con poca comida, hambre, enfermedades, pérdidas. Como alguien quien crees tu enemigo, te ayuda poniéndose en peligro, y como alguien peor, cruel y sádico, puede llegar a tu vida para destrozarla.
También hay algunos capítulos contados desde el presente (año 1995) por una mujer ya mayor, la cual no se desvela su identidad hasta el último capítulo.
"¿Cómo puedo ir sin revivirlo todo, las cosas terribles que he hecho, el secreto que guardé, el hombre al que maté... y el que debería haber matado?"
Os podría contar más, pero es una de las reseñas mas difíciles de realizar sin contar algún spoiler. (con deciros que al escribirla he vuelto a llorar, recordando algunos momentos). Además prefiero que descubráis esta gran historia poco a poco. Veréis como va creciendo por momentos, pasareis por situaciones de mucha tensión, de amor, de nervios, de odio y tristeza.
Una historia que os removerá el corazón y el alma. Difícil de olvidar.
Su párrafo final es perfecto:
"Les sonrío, a mis dos chicos que deberían haberme roto y que sin embargo me salvaron, cada uno de una manera distinta. Gracias a ellos ahora sé lo que es importante, y no es lo que he perdido. Son mis recuerdos. Las heridas se cierran. El amor perdura.
Permanecemos."
+ Leer más
Comentar  Me gusta         21
Paloma
 09 diciembre 2020
El Ruiseñor llevaba ya algún tiempo en mi colección y siempre había escuchado muy buenas críticas sobre el libro. Quizá por eso tardé en leerlo, porque quería que la expectativa siguiera creciendo para al fin, descubrir una novela inolvidable.
Por la calificación que le di, resulta evidente que la novela me ha resultado una gran decepción, contrario a muchas de las críticas y reseñas que tiene. Ahora bien, sin duda me pregunto, ¿soy yo? ¿Qué me está pasando? En verdad soy el tipo de persona que no lleva la contraria ni disfruto siendo diferente.
Entonces, pienso en tres posibles escenarios ante esta nueva desilusión literaria:
1. El hype de esta historia me creó expectativas demasiado altas que quizá para cualquier libro son difíciles de cumplir;
2. He leído bastantes libros de ficción y no ficción ambientados en o sobre la Segunda Guerra Mundial y, por ello, es difícil sorprenderme con una historia de la época;
3. Las crónicas de Svetlana Alexievich me han destruido de tal forma que es poco probable que otro libro (novela o crónica) me llega a sorprender o conmover realmente.
O, es una combinación de las tres más el hecho que el libro… pues no es tan bueno.
El Ruiseñor relata la historia de dos hermanas francesas, Vianne e Isabelle, que ven sus vidas trastocadas con el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Las hermanas son polos opuestos –Vianne, la mayor, un ama de casa dedicada a su familia en la campiña francesa, e Isabelle, mucho más joven y rebelde, que ha crecido en internados y en París. Ambas han sufrido de un padre ausente, marcado por las consecuencias de la Primera Guerra Mundial y de la muerte temprana de su madre y en este contexto, han aprendido a sobrevivir de la mejor manera.
La historia nos narra el enfrentamiento entre ellas y también como sus personalidades las llevan a enfrentar de distintas formas la Guerra. Mientras Isabelle obviamente a la primera oportunidad se une a la Resistencia, Vianne deberá enfrentar al enemigo en su propia casa e irá descubriendo una valentía de la cual siempre pensó carecer.
Y con todo, la historia en general me pareció muy plana y sin algún elemento extraordinario que la hiciera destacar: ni los personajes, ni sus acciones, nada. Y no es por demeritar el periodo histórico –al contrario, sin duda es uno de los más complejos y traumáticos de la humanidad – pero quizá sea justo eso: con todos los elementos posibles para construir una historia sólida y emotiva, considero que la novela sencillamente no lo logró y se quedó corta.
En breve, fueron tres cosas que me parecieron fallas en la novela:
* El ritmo. En las primeras doscientas páginas no pasa nada. En serio. Conocemos a las hermanas, sus traumas de la infancia, las primeras dificultades de la guerra, pero creo que todo pudo haberse contado en 50 hojas máximo. Creo cinco páginas hubieran resultado suficientes para delinear la personalidad de las hermanas y seguir adelante.
* Los personajes. En ningún momento pude identificarme con Vianne o Isabelle y vaya que creo que si algo hizo bien la autora fue retratarlas de manera muy humana: con muchas fallas, temores, errores, lo cual en teoría, debió hacerlas personajes con los que uno pudiera identificarse. Pero no. Vianne me pareció que se quejaba todo el tiempo e Isabelle, con todo y su valentía, no me agradó. Es obvio que cualquier persona que se uniera a la Resistencia tendría que ser algo rebelde, pero creo que el personaje caía en los extremos.
Y el romance con Gaetan, me pareció innecesario y se sintió falso, como de relleno. Literalmente se enamoran huyendo de París, durante días atroces en que duermen a la intemperie y terminan todos golpeados. Sin duda las dificultades pueden unir a las personas, pero, ¿a dos desconocidos? Además que el Gaetan me pareció tremendo patanzuelo, no entiendo la necesidad de tenerlo en la historia, o involucrarlo con Isabelle, porque como mujer y como ser humano, el hombre no le apartó nada.
Beck –el capitán nazi que se aloja en la casa de las hermanas, ofreció un retrato interesante y muy poco explorado en la literatura, el del soldado que debe seguir órdenes aun cuando su consciencia le india que no es lo correcto. Sin embargo, su aparición fue demasiado fugaz y a autora lo reemplaza por su antítesis, el villano más villano posible.
* La falta de originalidad. Insisto, desafortunadamente la historia no me aportó nada. Incluso las partes en donde Isabelle se dedica a cruzar a pilotos caídos a través de Francia, o cuando Vianne comienza a esconder a niños judíos, con todo y lo peligroso de estas actividades, nunca me sentía “al filo de mi asiento” por así decirlo. No sé si fue el estilo de escritura de la autora, pero, si tuviera que decirlo de alguna forma, creo que a la historia le faltó alma.
Lo que me hizo darle dos estrellas y que salvó la lectura fue el final: lo cierto es que no esperaba ese giro, no lo vi venir y de hecho, me estaba preparado para un “felices por siempre todos” y entonces con mucha mayor razón odiar el libro, pero no. El final no careció de drama y para algunos puede ser algo cursi, pero lo aprecié porque no era lo que esperaba [ocultar(]en el campo de concentración, el sufrimiento de Isabelle vaya que es real y si bien no me encantó la idea de que muriera en brazos de su amado, ¡la autora se atrevió a matar a un personaje principal!) [/ocultar].
Desafortunadamente otra novela que me pasa sin pena ni gloria.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Anuca
 30 julio 2020
La guerra, esa dama negra que destruye el mundo tal y cómo lo conocíamos hasta ese momento, que pone nuestra vida patas arriba ofreciéndonos una perspectiva terrible e inhumana. Me gustan las historias ambientadas en alguna de las guerras que forman parte de nuestra Historia. Soy muy afortunada, no he vivido ninguna y espero no tener que hacerlo, pero creo que nos enriquece conocer los capítulos más oscuros de nuestro pasado si no queremos que se repitan.
El ruiseñor no deja indiferente porque la guerra no lo hace, arrasa por donde pasa y Kristin Hannah, una vez más, sabe desarrollar lo que nos quiere contar con sensibilidad, dramatismo y verosimilitud, dejándonos devastados de igual manera que el ejército alemán lo hizo con Francia. Me gustan las historias dramáticas porque adoro las novelas que me hacen sentir, que me remueven y que me roban sonrisas y lágrimas. Atendiendo a esta premisa, Kristin Hannah están convirtiéndose en una de mis autoras de cabecera. Si El baile de las luciérnagas se convirtió en mi mejor lectura de 2019, El ruiseñor, al menos de momento, se ha hecho con el mismo título en este 2020.
En tiempos de guerra, ¿qué es la cobardía?, ¿sinónimo de supervivencia? ¿Qué es la valentía?, ¿sinónimo de patriotismo y solidaridad? No hay respuestas rápidas y evidentes para preguntas tan complejas. Vianne e Isabelle, protagonistas absolutas de esta novela, nos hacen reflexionar largo y tendido sobre las diferentes formas de encarar la guerra, y Hannah jugará con nosotros a través de la complejidad y realismo de sus personajes, haciéndonos mudar nuestras perspectivas y cavilaciones a medida que el conflicto de la novela se desarrolla. La trama principal es la Resistencia francesa durante la II Guerra Mundial, el trasfondo... las diferentes formas de resistir en un continente en el que la segregación y las atrocidades están la orden del día.
Con esta ambientación tan sombría y desoladora, la autora nos regala una historia que nos habla del amor en todos los sentidos; de la supervivencia, de esa fortaleza que tiene el ser humano y de la que no es consciente hasta que se encuentra en una situación límite; del perdón y de las segundas oportunidades, pero también de la dificultad para comenzar de nuevo cuando el pasado es tan duro que aún sigue oprimiendo. El ruiseñor nos habla de invasiones, de campos de concentración, de cartillas de racionamiento, de reclutamientos, de despedidas, de reencuentros... Nos habla del miedo, ese que siempre está ahí, a la sombra de nuestros actos valientes, sustentándolos porque dejarnos engullir por él supondrá nuestro fin. El ruiseñor habla de memoria histórica, habla de guerra, concretamente de una de la que cuánto más descubrimos, más nos horrorizamos. Y nos habla desde una ficción demasiado real, con un estilo narrativo exquisito y una trama ágil, a pesar de su extensión, que se guarda algún que otro giro sorprendente.
¿Qué más os puedo decir? Pues que salvo que huyáis de este tipo de temática o ambientación, ya estáis tardando en descubrir esta historia.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
carlotenia
 09 julio 2018
Con Kirstin Hannah es imposible fallar. Si quieres una historia emotiva sin caer en la lágrima fácil, con personajes muy marcados a los que no podrás olvidar en mucho tiempo, tienes que leerla!
Esta novela se centra en la Segunda Guerra Mundial y en toda la crudeza que vivió el pueblo francés bajo el yugo nazi, son muchas las novelas que versan sobre este tema, pero esta es la primera que me encuentro que esté centrada precisamente en las gentes parisinas. Y eso la hace muy especial, porque básicamente es lo que sucedió en cualquiera de las partes ocupadas, pero la ambientación de los pueblos de Francia, y de París, le dan otro toque.
También es especial el hecho de que describe los aspectos más sociales y rurales de las gentes tanto de la ciudad de la luz como de pueblos pequeñitos como Carriveau, y esto es algo que no encontramos en novelas de este tipo que se centran más en la guerra en sí, los enfrentamientos y demás, aquí podemos ver la angustia que sienten las gentes del pueblo cuando se produce el toque de queda si por lo que sea les ha pillado en la calle, como los maestros del colegio tienen que dar clases "blancas" sin dejar entrever ningún tipo de opinión o inventar cosas cuando los niños preguntan, las colas de las cartillas de racionamiento y cuando llegan su turno sólo queda una cola de pescado de hace 3 días.. Es algo muy interesante y nos hace una idea de los sufrimientos y el hambre que se vivió, sin ser el sufrimiento de las trincheras, el sufrimiento de una madre que no tiene calefacción para abrigar a su hija y se tienen que forrar con papel de periódico (de campaña nazi) es igual de válido o más aún, y particularmente a mí me llega más o empatizo más con esta clase de sufrimiento. La autora es especialista en ofrecernos ese tipo de escenas cotidianas que nos dejan con mucho desasosiego, y cuando algunos de los protagonistas son niños, nos calan tan hondo que no podemos dejar de sentir empatía y sorprendernos por todo lo que se vivió aunque parezca que ya lo conocemos todo.
Estructuralmente la novela consta de 589 páginas, en 38 capítulos que se leen muy cómodamente, y vió la luz en Julio 2016, hace justo ahora dos años por lo que es fácil de conseguir, ahora precisamente la han reeditado en edición de bolsillo. La editorial que nos trae esta novela es SUMA DE LETRAS que ya sabéis que eligen unas historias exquisitas para lanzar al mercado.
La novela comienza en 1995, lo que podríamos considerar la actualidad. Una anciana enferma ha recibido una carta-llamamiento para asistir a un encuentro en París de lo que podríamos llamar "héroes de la resistencia". Quién será esta anciana? Porque en la novela aparecen dos protagonistas. Inmediatamente en el segundo capítulo nos encontraremos ya en 1939 y en Carriveau, un pueblecito francés lleno de paz y concordia, donde Vivian vive felizmente con su marido y su adorada y deseada hija Sophie. Una mañana de picnic se tuerce cuando Antoine, su marido, le dice que ha recibido una comunicación para ir a luchar al frente. Vianne no da crédito, si su marido es un simple cartero, qué podría hacer en la guerra? No se lo cree, y tampoco se lo cree cuando Isabelle, su hermana, que llega a su casa huyendo desde París, le cuenta lo que ha visto, bombardeos, niños llamando a sus madres que están muertas a sus pies...Vianne e Isabelle no han tenido buena relación, su hermana pequeña siempre ha sido una "rebelde sin causa" y siempre se la ha intentado de quitar de encima. Pero esta vez Isabelle parece que está resulta a encontrar una causa por la que luchar. Alistarse a la resistencia y poder luchar desde el seno del pueblo francés contra los nazis. Esto será un problema cuando a las semanas, un alemán se instale en la casa de Vianne e Isabelle no haga más que enfrentarse a él, y no consiente agachar la cabeza como su hermana. En cualquier otra circunstancia las hubieran fusilado a las dos, pero Beck, este alemán, parece que empatiza con ellas, él es joven y también tiene una familia que lo está esperando. Así que Vianne decide "deshacerse" de Isabelle una vez más para que no les busque problemas a ella y a su hija. Isabelle vuelve a París pero allí tampoco es bien recibida por su padre. Sin rumbo decide de una vez por todas jugarse la vida para pasar a la frontera a los pilotos caídos que aún no han sido descubiertos por los alemanes, para que vuelvan a sus países y puedan seguir luchando. Se hará llamar El Ruiseñor, y al principio todo va bien, pero pronto los alemanes se dan cuenta de este boicot y deciden dar caza y muerte al Ruiseñor. Podrá Isabelle salir indemne de esta "cabezonería" como siempre le ha ocurrido????

Mientras, las cosas se van torciendo cada vez más, la agonía del pueblo francés que al principio se veía con posibilidades se va haciendo más patente y las gentes mueren en las calles, bien fusiladas, o bien de hambre, enfermedades... Vamos a leer aspectos muy crueles pero que son necesarios conocer como siempre digo con este tema, porque parece que la historia se repite en la actualidad con todo lo que vamos viviendo, Vianne sigue esperando a su marido a la vez que comienza una "amistad" con el alemán hospedado a la fuerza en su casa. Se siente entre la espada y la pared porque sabe que no debería "confraternizar con el enemigo" pero si este hombre le ofrece comida y ve a su hija en los huesos como va a negarse a recibir esta ayuda que mucha gente en el pueblo no tiene? Los remordimientos la atosigan y también algún pensamiento impuro... La verdad es que te da a pensar qué haríamos como madres si nos viéramos en esta situación? La autora te pone al límite en este sentido, con escenas cotidianas que tuvieron que suceder en esos años en miles de lugares y que nos dejan impactados con esta lectura!


Como siempre, los personajes nos van a dejar huella, si tuviera que elegir no sabría deciros cual de las dos hermanas es mi favorita. Porque para Vianne las cosas se ponen más duras aún cuando Beck ya no está en su casa y la ocupa otro alemán que es un sádico. Entonces sí empezará su infierno de verdad, no tenéis curiosidad por saber qué le ocurre? Ya os digo que no os lo podéis ni imaginar, pero a partir de ahí se dará cuenta de que es más fuerte de lo que ella piensa y decide hacer algo para dar sentido a todo lo que está ocurriendo y poder sentirse orgullosa de ella misma, al igual que ya lo hace de su hermana, de la que está aprendiendo en la distancia que al final no queda otra que luchar, lo que ocurre es que a lo mejor ya es tarde y no puede haber una reconciliación de las hermanas... No se sabrá hasta el final pero ya aviso que en las historias de Kristin no todo sale bien, porque son tan reales que lo que es duro es duro y no lo endulza.
No quiero contar nada más porque seguro que se me escaparía algo y quiero que lo vayáis descubriendo en la lectura al igual que hice yo. Sólo decir que hasta el final ocurren cosas (agradable y desagradables) y es muy emotivo. Os vais a descubrir llorando en algunas de las páginas de la novela, aunque si tuviera que elegir, no sé con cual de las novelas de la autora me quedaría, tengo la última muy reciente y me marcó mucho. Las recomiendo todas, ya lo sabéis!

Enlace: https://losauguriosdelaluna...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (11) Ver más Añadir cita
AlaznereaderAlaznereader01 julio 2020
Este tipo de libros no son los que yo suelo leer, sabéis que a mí lo que más me gusta es la fantasía. Pero que os puedo decir, este libro no solo me ha gustado si no que me ha cautivado.
Nos cuenta la historia de la ocupación Nazi en Francia a través de los ojos de dos hermanas que son totalmente diferentes y de verdad que me sentía identificada con ambas. También hay saltos en el tiempo en el que en algunos capítulos ( muy pocos ) nos encontraremos en 1995 ( que por cierto fue el año en el que yo nací y me ha echo ilusión ) La autora ha sabido conseguir unir ambos saltos en el tiempo de una manera maravillosa y descorazonadora.

La ambientación es increíble se nota que la autora se ha informado.
Los personajes están muy bien construidos, de verdad, son tan reales pero tanto que hace que toda la historia te afecte más aún.
La manera que tiene de contar cómo poco a poco las cosas fueron llendo cada vez a peor y que al final da igual en que bando estés va a haber personajes de todas las tonalidades de gris.

Este libro me ha hecho reflexionar muchísimo y apreciar lo que tenemos hoy en día. Por supuesto ni que deciros que he estado medio libro llorando porque las cosas que pasan en este libro, que pasaron hace casi un siglo ( y que parece que estamos empezando a olvidar por cierto) no tienen justificación alguna, son brutales y abrumadoras.
Hay escenas y personajes que se te meten bajo la piel y que creo que nunca olvidarás y este libro, este libro está lleno de ellos.
Sin duda de mis favoritos del año.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
lecturasporplacerlecturasporplacer08 julio 2020
No pienses en quiénes son, sino en quién eres tú, en los sacrificios con los que puedes convivir y en los que te resultarán insoportables.
Comentar  Me gusta         40
avegadesllegeixoavegadesllegeixo05 junio 2020
“A los hombres les gusta contar historias. Las mujeres nos limitamos a seguir con nuestras vidas. Para nosotras fue una guerra en la sombra. Cuando se terminó, no tuvimos desfiles ni medallas ni menciones en los libros de historia. Durante la guerra hicimos lo que debíamos y cuando terminó recogimos los pedazos y empezamos de nuevo. Y tu hermana estaba desesperada por olvidar. Quizá ese fue otro error mío, permitirle que lo hiciera. Quizá tendríamos que haber hablado de ello”. Vianne Rossignol
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
LionesLiones22 octubre 2020
En el amor descubrimos quiénes queremos ser. En la guerra descubrimos quiénes somos en realidad.
Comentar  Me gusta         20
JanetGasparJanetGaspar14 febrero 2018
El amor tiene que ser más fuerte que el odio, de lo contrario no habrá futuro para nosotros
Comentar  Me gusta         20
otros libros clasificados: Segunda Guerra MundialVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
44 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro
.. ..