InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Laura Vidal Sanz; (Traductor)
ISBN : 8491290125
Editorial: Suma de Letras (02/02/2017)

Calificación promedio : 4.19/5 (sobre 24 calificaciones)
Resumen:
De la autora de El Ruiseñor, El baile de las luciérnagas es la emotiva novela que querrás que lea tu mejor amiga. Dos amigas.Un juramento.Y toda una vida por delante. En el caluroso verano de 1974, Kate Mularkey ha decido aceptar su papel de cero a la izquierda en la vida social de su instituto. Hasta que, para su sorpresa, «la chica más guay del mundo» se muda al otro lado de su calle y quiere ser su amiga. Tully Hart parece tenerlo todo: belleza, inteligencia... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (18) Ver más Añadir una crítica
Anuca
 28 enero 2020
Conocí a Kristin Hannah con su título Volverás a Alaska, novela que me leí hace dos años y que pasó a formar parte de mis mejores lecturas de 2018. Así que cuando en el club de lectura Oasis literario se propuso El baile de las luciérnagas como nueva lectura conjunta, no tuve ninguna duda y me sumé.
Recientemente, en Instagram, se mencionó a Hannah como la reina del drama y, la verdad, estoy completamente de acuerdo. Las dos historias que de ella han caído en mis manos me han emocionado, me han acercado a realidades muy difíciles con las que en cierta manera he sufrido. A falta de adentrarme en más obras para forjarme una opinión más completa, creo que esta autora sabe estrujar el corazón con tacto, elegancia, cercanía... gracias a su narrativa. Sabe llegar al lector y hacerle sentir.
El baile de las luciérnagas ha sido sin lugar a dudas mi mejor lectura de 2019. Ha sido una novela muy especial para mí porque empaticé al cien por cien con una de sus protagonistas, me sentí muy identificada con Kate, lo que ha hecho que dejara huella en mí.
Una historia de amistad, de vida, de dos chicas muy diferentes pero en el fondo bastante parecidas. Dos niñas con infancias muy dispares, con circunstancias familiares muy diferentes, con experiencias a la espalda que poco tienen que ver; pero también dos mujeres luchadoras que hacen frente a dificultades y encaran demonios personales. Y, juntas, una amistad de las de verdad, con sus obstáculos y crisis, pero construida sobre la certeza de que no pueden vivir la una sin la otra y de que su vínculo debe sobrevivir por muy tormentosa que sea la circunstancia.
No existe un misterio que desentrañar, una incógnita que despejar... El lector simplemente vive con ellas lo que ellas van viviendo. A veces deseas abrazarlas y otras zarandearlas. En ocasiones celebras con ellas, pero también en otras sufres a su lado. Kristin Hannah sabe hacernos sentir un gran abanico de emociones con todo lo que va sucediendo.
Al principio os comentaba que, en mi caso, uno de los puntos fuertes de la novela ha sido la conexión que he sentido con Kate. Una niña insegura y generosa que pasa a convertirse en una mujer entregada que no se valora lo suficiente. Una mujer que como tantas otras renuncia a una parte de sí misma por su familia, esa parte de sí misma que comprende sus metas e ilusiones profesionales o de autorrealización.
Cuando digo que me siento muy identificada con ella, no pretendo victimizarme ni poner en la palestra mis propias inseguridades (que las tengo) ni mi capacidad de entrega, sino mostrarme como una madre más (de las muchas que hay) que ha renunciado a su carrera profesional por cuidar de su hijos. Una mujer cuyas circunstancias personales la han llevado a estar volcada el cien por cien de su tiempo a su familia y que, a la par, trata de arañar ratos para sacar adelante aquello que fuera de ese ámbito aún la ilusiona. Me cuesta horrores hacer realidad esos ratos y a Kate también le costaba (¡cuántos propósitos se acaban quedando en el camino!), una dificultad que poca gente comprende porque...: "¿cómo puedes no tener tiempo si no trabajas fuera de casa?", pero lo que algunos no entienden es que en estas circunstancias la vida familiar, la casa... es como los trastos de un desván: cuando logras un hueco nuevo no lo tardas en llenar. He reconocido en mí muchos sentimientos que en ocasiones desbordaban a Kate, y he coincidido con su forma de gestionar ciertas situaciones... Creo que Kristin ha sabido reflejar muy bien la belleza y a la vez la complejidad y sacrificio que supone la maternidad a tiempo completo.
Y en el contrapunto, Tully. Mujer independiente que vive para su carrera profesional, que persigue obsesivamente el éxito en su profesión. Un chiquilla que siempre persiguió el amor de su madre, que creció con un vacío que la enseñó a querer mal, a no saber gestionar las emociones y a perder el norte con algunas prioridades. Tully exaspera pero también enternece. Un personaje al que no sabes si leer la cartilla o estrechar fuertemente entre tus brazos y hacerle sentir que es importante para los demás.
Su historia juntas comienza en los setenta y discurre hasta nuestros días. Una historia que esconde varios momentos dramáticos pero especialmente uno. Uno que estruja el corazón y roba unas lágrimas pero que está desarrollado con muchísimo tacto y, especialmente, con ánimo de crear conciencia.
Una novela que no me cansaré de recomendar, especialmente si te gusta el género, y que me susurra al oído que tiene la certeza de que este año, de nuevo, volveré a Kristin.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Dyalia
 16 enero 2020
Me da pena no poder darle las cinco estrellas porque he adorado este libro, ha sido una lectura que me ha tenido como en una montaña rusa, he vivido con los personajes, me han hecho reír, sentir, crecer, reflexionar, ¡incluso llorar! Buah, pensé que este momento nunca llegaría, pero he llorado con este libro, hasta ese punto me han llegado los personajes, hasta ese punto los he sentido como si estuviera con ellos, hasta ese punto me han robado un trocito de mí al terminar de leerlo. Pero ha habido pequeñííísimos detalles que me han faltado un pelíííín más de desarrollo, y por eso aunque es un 4'5 o incluso más, no puedo darle todas las estrellas.
Jo, qué pedazo de amistad entre Katie y Tully, aún me emociona recordar su historia aunque hace ya varios días que lo terminé. Me ha gustado tantísimo cómo evolucionan, cómo avanzan en la vida, cómo cada una tiene su camino, cómo discuten, se reconcilian, se quieren, incluso en ocasiones se odian, sienten celos, se vuelven a reencontrar, viven sus vidas entrelazadas, fallan, cometen errores y se equivocan, pero siguen adelante, juntas.
He temido por ellas, cuando dudaban, cuando tenían miedo, cuando guardaban sus palabras, cuando miraban a la otra y se sentían incompletas; pero también las he querido como si formara parte de sus vidas, he sonreído cuando estaban juntas, me he emocionado cuando se han apoyado, he sentido cuando se separaban en sus camino pero sus almas seguían ancladas la una a la otra.
Jo, es que quiero decir tantas cosas, pero realmente no estoy segura ni de lo que quiero decir, se me pone el corazón blandito cuando recuerdo el libro, cuando recuerdo los primeros capítulos en los que apenas son dos adolescentes completamente perdidas, con sus miedos y sus dudas, cruzando miradas y pensando que nunca serían nada más que vecinas. de ver cómo pasan la etapa de la universidad, de cómo siguen estando la una para la otra cuando se convierten en dos mujeres jóvenes, de cómo sus caminos tienen muchos baches, y los sortean o los escalan, incluso a veces solas pero siempre estando la una en la mente de la otra.
Y ha habido drama, jo si ha habido drama, y aunque no sea una amante del drama y en exceso suelo aborrecerlo, aquí ha sido perfecto, me ha roto en muchísimos pedacitos cuando tenía que hacerlo, la pluma de la autora ha vuelto a coserme de nuevo capítulos después, aunque más tarde de nuevo ha tironeado de los hilos para volver a crear más dolor y jolín si me ha hecho sufrir, pero en ningún momento he pensando que estuviese mal desarrollado, quizás suceden muchas cosas, todas en dos pequeñas vidas que a veces no han podido abarcarlo todo, pero lo he sentido necesario, para caer y levantarse, y aprender, y evolucionar.
Y por eso mismo el final me ha convertido en una bolita de lágrimas, porque he vivido demasiado intensamente esta historia, porque sus protagonistas me han calado muy muy hondo, porque me ha hecho abrir aún más los ojos ante lo importante que es la familia y la amistad, a estar juntos y a quererse y apoyarse. A que somos imperfectos en un mundo tan grande e imperfecto, a que a veces dolemos y a veces nos duele. A que somo polvo de estrellas y, sean como sean nuestras vidas, hayamos hecho lo que hayamos hecho, siempre es suficiente, porque no es lo que consigas o no consigas, es cómo te hace sentir el camino para llegar a donde quieres o incluso el camino que te ha llevado a llegar a la mitad de la meta, siempre es suficiente y siempre somos suficientes.
Los detalles que me han impedido regalarle las cinco estrellas me parecen tan nimios en comparación a todo el resto que he comentado, que ni siquiera me apetece mencionarlos, pero me impide darle la máxima puntuación. Solo quiero constatar que espero las próximas historias de Kristin Hannah y que, si me vuelve a tratar igual, no podré no darle esas merecidas cinco estrellas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Inquilinas_Netherfield
 27 diciembre 2017
"Una vez que el destino lanza tus dados, tu camino queda marcado". Esto es más o menos lo que hace Kristin Hannah en El baile de las luciérnagas a lo largo de casi cuatro décadas y más de seiscientas páginas.
Kate Murlarkey y Tully Hart se conocen en 1974, y a partir de esa fecha sus caminos son líneas paralelas, cercanas pero distintas; unas veces recorren el mismo camino y otras veces se separan para luego volver al mismo recorrido. A través de todos estos años se nos van perfilando dos mujeres muy distintas, con personalidades y cualidades diferentes, pero que el destino de alguna manera ha posicionado en el mismo lugar y en la misma época. Esto les ha permitido fraguar una amistad basada más en las carencias de cada una que en lo que realmente se aportan, porque ninguna de ellas se siente plenamente satisfecha con sus vidas y a lo largo de todos estos años anhelan y envidian lo que tiene la otra. al mismo tiempo, como "líneas paralelas" que son, ninguna de las dos hace nada ni tampoco se deja influenciar por las experiencias de la otra para llenar esos "huecos vacíos" o para enriquecer sus vidas... en defintiva, para poder salir de los extremos y acercarse a las zonas grises, al equilibrio.
Una, Tully, por las carencias que ha tenido en su infancia, lo que más desea es pertenecer a una familia; se siente profundamente desarraigada, pero al mismo tiempo siempre ha sido libre y ambiciosa, por lo que no consiente en ceder parcelas de su vida y de su tiempo para construir todo lo que anhela de su amiga. Kate es el contrapunto de Tully; siempre ha sido una niña dócil y obediente, con una vida estructurada y una familia que le ha inculcado principios y reglas y que le ha dado una posición de confort; siempre se ha dedicado a ella y, a través de los años, veremos que su elección siempre será su familia, aunque al mismo tiempo también envidia a su amiga por su independencia, brillantez y vida social.
En El baile de las luciérnagas, Kristin Hannah nos pasea por las diferentes décadas con sus distintos ambientes, bandas sonoras, modas, costumbres... todo ello narrado de una manera brillante, ágil y dinámica; en principio conoceremos los años setenta en sus aspectos más reivindicativos y coloristas (la época hippy), y así, a lo largo de seiscientas páginas irán transcurriendo décadas donde la autora, con gran sensibilidad y exquisitez, mantendrá el estilo y la ambientación propias de cada una, hasta llegar a los primeros años del nuevo milenio.
En todos estos años, Tully y Kate crecen y maduran. Somos espectadores de su paso por el instituto, la universidad, sus primeros trabajos, sus grandes decisiones... cada una siempre fiel a su personalidad y su carácter. La amistad las ha unido en todo este tiempo, pero como dos líneas paralelas que recorren un mismo camino: una al lado de la otra, pero al mismo tiempo distantes y diferentes. Tienen vidas distintas en las que, cada vez que miran, se ven reflejadas como espejos, con todas las carencias y aspiraciones. al mismo tiempo, ninguna de las dos quiere salir de su zona de confort, y no hacen nada para llenar esas lagunas. Pienso que ellas crecen a lo largo del libro, pero su amistad no madura ni evoluciona, permanece igual que cuando la forjaron con 14 años, encorsetada en unos roles tan marcados que ninguna de las dos es capaz de ayudarse ni influenciarse de alguna forma para poder salir de esa rigidez y compartir así esos otros caminos o destinos que tanto anhelan.
Kristin Hannah ha escrito una obra en la que utiliza todos los recursos melodramáticos, tocando temas tan sensibles como el abandono y desamparo infantil, la violación, la enfermedad... el lector tiene que ser de piedra para no identificarse con alguno de estos temas y que no se le escape durante la lectura alguna lagrimilla (o lagrimón, dependiendo del grado de sensibilidad y conexión que compartas con la novela). Así, la autora va subiendo los tintes melodramáticos de tal manera que al final de la novela, por lo que a mí respecta, te queda un sabor agridulce, donde es muy difícil encontrar la esperanza viendo como una se queda con todo y la otra se queda en nada.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
EdgarBH
 02 marzo 2021
Creo que no hay mejor recomendación para elegir una lectura nueva que un autor que te haya gustado. Sin duda "El ruiseñor" de Kristin Hannah me maravilló, entonces junto con Marisa Costa decidimos leer "El baile de las luciérnagas" (gracias). Mejor elección no pudimos encontrar, es un historia hermosa y emotiva. Una gran historia que recomiendo recorrer de la mano de un amigo.
Podría parecer que la simiente de la historia es básicamente la relación de amistad de dos mujeres, los conflictos inherentes y el cariño fraternal que se profesan Tully y Kate las protagonistas. La historia va más allá. La novela nos cuenta a lo largo de varías décadas la relación tan cercana de TullyKate (así, por su cercanía), las relaciones familiares de cada una y su vida profesional.
Es una novela muy bien escrita y de forma sencilla, Kristin nos hace pasar con sus letras por una variedad de sentimientos, reflexiones y sensaciones. Es sin duda una historia que te hace reflexionar sobre la importancia de la amistad y la familia.
Cabe destacar que Kristin sabe aprovechar muy bien el marco histórico de las décadas en las que se ubica la novela a través de la música, programas de televisión, películas y acontecimientos relevantes.
Vale también resaltar que hay una segunda parte (Fly away), todavía no traducida al castellano, pero creo que "El baile de las luciérnagas" tiene los elementos para disfrutarlo por sí solo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
JazzBruno
 25 febrero 2021
Se trata de la historia de Tully y Kate, dos chicas que se conocen en la pubertad y quienes parecen justo lo opuesto: la primera es extrovertida y la segunda no; la segunda tiene una familia con papá, mamá y hermano y la primera solamente tiene a su abuela y a su madre; la primera tiene un sueño de fama y fortuna hacia el que arrastra a la segunda.
Me gustó cómo la amistad va evolucionando conforme pasa el tiempo: las chicas van cambiando sus intereses y los problemas que enfrentan se van complicando, a pesar de eso saben que está la una para la otra. Por un momento pensé que el interés amoroso iba a interponerse entre ellas pero me gustó cómo se resuelve la situación.
Cada una de las dos protagonistas tiene su propio encanto, así como sus momentos en los que me desesperaban: sus reacciones no son las más convenientes en algunas situaciones, sin embargo, son coherentes con la esencia del personaje.
En cuanto a los adultos de la historia y en específico los varones, son como fantasmas, mientras que las mujeres son muy importantes para las chicas, ya sea para lo positivo o para lo negativo: la mamá de Kate es cariñosa y se preocupa por la chicas mientras que la mamá de Tully es esa presencia que siempre falta.
Una historia de amistad a través de las décadas y cómo el amor puede tomar muchas más formas de las que nos podemos imaginar.
Enlace: https://millonesderequisitos..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (6) Ver más Añadir cita
MarisoliturriosMarisoliturrios20 junio 2018
Para hacer amigas de verdad tienes que arriesgarte. A veces las personas te decepcionarán, las chicas pueden ser muy crueles las unas con las otras, pero no puedes dejar que eso te detenga. Si te hacen daño, te levantas, desempolvas tus sentimientos y vuelves a intentarlo.
Comentar  Me gusta         10
aaiinuur2aaiinuur215 septiembre 2020
Con la sabiduría que dan el tiempo y los años, Tully lo sabía. También sabía que el amor no se evapora. Perdía intensidad, tal vez; también peso, como unos huesos abandonados al sol, pero no desaparecía.
Comentar  Me gusta         00
LosLibrosDElizaLosLibrosDEliza21 diciembre 2019
Fuera donde fuera la recibían multitudes, y en ninguna parte se sentía más aislada que en compañía de personas que la adulaban, que le daban coba, pero que en realidad no la concocían
Comentar  Me gusta         00
LosLibrosDElizaLosLibrosDEliza22 diciembre 2019
Creo que fue la madre Teresa quién dijo que la soledad es la peor pobreza que hay
Comentar  Me gusta         10
Inquilinas_NetherfieldInquilinas_Netherfield27 diciembre 2017
Una vez que el destino lanza tus dados, tu camino queda marcado.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: literatura femeninaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
44 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro
{* *}