InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Paloma


Paloma
07 julio 2019
Este libro lo escuché como audiolibro y en su versión original en inglés.

Sin duda, éste es uno de los libros más malos que he leído durante los últimos años, y uno de los peores de este 2019. al terminar de leerlo, sentí hasta vergüenza de haber invertido el tiempo en él y tuve unas ansias locas de regresar a alguno de mis favoritos –García Márquez, Dostoievski, Montero –, buscando quitarme el mal sabor de boca que me dejó esta experiencia de lectura.

La realidad es que no pensaba yo en leer este libro. Lo había visto anunciado en diferentes plataformas y si bien me llamaba la atención, no pensaba realmente en invertir en su compra. Pero un buen día, me lo encontré como un audiolibro gratuito, y decidí darle una oportunidad, basada en las buenas reseñas que tenía en Booktube, Goodreads, etc. Pensé que no sería posible que tantas personas estuvieran equivocadas. Pero, como en otras ocasiones, resultó que estaba equivocada.

Primero, una aclaración: he leído libros muy populares, y algunos de ellos no me han gustado pero otros me han encantado. Algunos otros libros no han sido tan populares, pero son de género contemporáneo o joven adulto, y me han fascinado. Para mí, un buen libro debe o bien (1) una buena obra literaria; o (2) ser una historia bien contada y entretenida. Es decir, los libros que me gustan no tienen que ser material de Nobel, simplemente deben estar bien escritos y por ende, ser interesantes para el lector. Resalto: ni siquiera espero que el libro reúna ambas características.

The Kiss Quotient es un libro pobremente escrito con una historia bastante sosa y cliché. Sabía que mucha de la aclamación y gusto de la gente provenía del hecho que la historia tiene muchos aspectos sobre la representación de grupos y personas minoritarias, pero, el hecho que haya representación no implica que se haga buena literatura ni puede borrar el hecho que la historia y los personajes sean malos. La representación no tiene que justificar escenas sexuales explícitas en un libro clasificado como romance, ni diálogos pobres y finales rosas.

Y creo que este es el problema con este libro –en aras de la representación, se ignoran muchos aspectos problemáticos del texto como obra literaria. Stella, la protagonista principal, tiene Aspergers y con el propósito de superar sus temores y su falta de experiencia en relaciones, contrata a un escort masculino –Michael, quien es sueco-vietnamita. Michael trabaja como escort no porque le guste, sino porque es un buen hombre que fue el único medio que encontró para apoyar a su familia, que en ese momento sufre de dificultades financieras.

El inicio de la historia estuvo ok. Sin duda, se aprecia que no haya los típicos estereotipos alrededor de este tipo de personajes –a pesar que son parte de un grupo minoría o con problemas de salud mental, es gente funcional, exitosa en cierto punto y con una personalidad fuerte y determinada. Todo sonaba bien hasta este punto.

Pero luego, llegó la catástrofe.

Ok –yo sé que las historias de romance y más contemporáneo a veces van a suponer un poco de credulidad ante las situaciones que presentan –la historia de un romance tierno probablemente no va a representar los problemas y retos reales de una pareja actual, pero, realmente, ¿a quién le importa? Está bien, porque es una obra de ficción y algunas veces, como lector, necesitamos o buscamos algo así –algo tierno, cursi, sencillo, que nos haga creer en el amor o esperanzarnos o distraernos de la rutina de la vida diaria. de hecho, no tengo nada en contra del romance y recientemente, en muchas de las historias que he leído, me ha faltado algo más de romance. Pero, en este caso, la relación entre Stella y Michael me pareció ridícula por las siguientes razones:

• A pesar de que ambos representan dos grupos de personas que usualmente no vemos en las historias –gente con problemas de salud mental, o de grupos minoritarios – aun así, eran demasiado perfectos, tanto físicamente como en términos de su estatus social. Bien parecido, con cuerpos perfectos, y de un contexto de clase media a alta. Incluso Michael, quien a pesar de estar pasando por problemas financieros cuando inicia la historia, podemos saber que venía de una familia de clase media porque estudió modas y había estado viviendo en Nueva York por un par de años. Esto me hizo estar más consciente sobre el tema de la representación.

• No conozco mucho sobre el autismo ni sobre enfermedades de salud mental en general. En ese contexto, sentí que la personal de Stella fue bien retratada al principio, en términos de una persona que sufre de Asperger. Sin embargo, después de unos capítulos, me pareció increíble que después de tan solo dos sesiones con Michael, ella se sintió completamente cómoda con Michael, lista para lecciones de sexo extremo e incluso para conocer a su familia a la semana. Es cierto que ella no era nueva en temas sexuales pero, ¿en serio? ¿Dos sesiones y una mujer con un cierto tema de temor al contacto físico y social está lista para dar placer a un hombre al que ni siquiera ama?

• Todas las parejas tienen problemas de comunicación, es un hecho. Pero estos dos…¡Dios santo! Siempre estaban asumiendo cosas uno del otro –Stella torturándose pensando que no era suficiente para él por su tema mental y Michael pensando igual porque era un escort y su papá era un patán y él seguro sería igual. Si esto hubiera ocurrido una vez, bien; dos, pasaba, pero esto se repetía una y otra vez. Sus dudas parecían rellenos en el texto. Además, pienso que esto resultó incoherente en términos de las acciones de los personajes: si tienes tantas dudas sobre el otro, ¿por qué aceptas conocer a su familia? ¿Por qué te pones celoso?

En resumen, la trama me pareció increíble y a veces, demasiado sosa, o tonta. Por otra parte, los personajes secundarios me parecieron bastante planos o falsos. Odié a Phillipe, los padres de Stella eran insoportables, demasiado ricos y viviendo en su mundo de cristal. Creo que el único personaje que funcionó más o menos fue la madre de Michael y reconozco que los aspectos de la cultura vietnamita (¡y de la comida!) que nos mostraron, fue bastante interesante. Pero, fuera de ello, el resto de los personajes parecían estar llenos de clichés, presentes en la historia solo para ocupar espacio, sin ninguna sustancia.

Finalmente, la escritura fue bastante mediocre, y eso que lo escuché como un audiolibro. Los últimos capítulos fueron insoportables. El dialogo fue medio cursi, predecible, en verdad que ya no aguantaba. Había algunos momentos en los que pensé abandonar el libro, pero me faltaban tan pocos capítulos y le había invertido tiempo que me dijo “ok, terminalo y termina tu tortura”. Porque eso fue. Como ejemplo –y no tengo las exactas palabras pero, en una escena Stella ve desnudo a Michael y queda anodadaa por sus abdominales marcados. le dice algo así como:
”En serio, ¿no podrías tener un six pack regular? ¿Tenían que ser un ‘eight-pack'?

O que tal esta joya:

Michael era helado de menta con chispas de chocolate para ella. Podría probar otros sabores, pero él siempre sería su favorito.

Y en serio, suena igual de malos en inglés que en español.

Sinceramente, no entiendo porque este libro ha sido tan aclamado y bien recibido – personalmente, tanto en la cuestión técnica como de entretenimiento, la historia deja demasiado que desear. Es mala, predecible y olvidable.
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}