InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Críticas sobre Un hotel en ninguna parte (6)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  

Añadir crítica
Inquilinas_Netherfield
 22 marzo 2018
Ya comenté cuando reseñé la primera novela de Mónica, Cuéntame una noctalia, que había quedado tan enamorada de Mic-Napoca (creo que fue muy evidente, además... por suerte o por desgracia se me nota mucho cuando algo me gusta o me disgusta), que ya había comenzado a leer su segunda novela, Un hotel en ninguna parte. Quería ver si se confirmaba ese estilo sosegado, tranquilo, cálido, lleno de tazas de chocolate, lugares bellos y positivismo. Y sí, se confirma plenamente; hay muchas coincidencias en las bases que asientan ambas novelas, en el fondo que subyace en las dos historias, pero la forma cambia radicalmente. Lejos de acomodarse, la primera diferencia la vemos nada más comenzar. Estamos ante una novela epistolar, si es que así podemos seguir llamando a este genero clásico adaptado a los correos electrónicos (y que además sin haberlo previsto en absoluto me ha coincidido con la lectura simultánea de otra maravilla epistolar, 84, Charing Cross Road... coincidencias de estas raras).

Dejamos Rumanía y nos trasladamos a Girona, a un ficticio monasterio benedictino del siglo X reconvertido en un hotel rodeado de un bosque, en medio de la nada, apenas señalizado, difícilmente accesible, oculto e invisible para aquellos que no lo anden buscando, y magnífico ante la vista de aquellos que se adentran en sus desastradas carreteras en pos de sus maravillas. Un oasis del que cuesta marchar para volver al desierto que es la vida cotidiana y el ajetreo de la gran ciudad. Un refugio para aquellas almas que andan perdidas y necesitan cobijarse y resguardarse mientras su corazon se recompone, sana, y se reencuentra con todo aquello que formaba parte de su esencia misma antes de que esta se quebrase bajo el peso de los muchos topetazos que nos da la vida.

En esta situación se encuentra la protagonista, Emma, así como uno de los secundarios de la novela, William Lexington. Cada uno ha sufrido su propio golpe emocional, cada uno se enfrenta a ello a su manera, pero ambos se reencontrarán con aquello que les hace levantar la cabeza y mirar hacia delante con confianza en El bosc de les fades. Y vemos este proceso gracias a los correos electrónicos que tienen 3 escritores únicos, y 2 destinatarias únicas. Los autores de los emails son la propia Emma, y los dos hermanos que regentan el hotel, Samuel y Tristan (bueno, Samuel regenta y Tristan revienta, se podría decir... por lo menos al principio de la historia). Las dos receptoras son Anna, amiga de Emma, y Martha, madre de los dos hermanos. Nunca leemos los emails de respuesta, pero ya se encarga la autora de hilar de tal manera las conversaciones para que siempre tengas la sensación de saber lo que había escrito en ellas.

Si algo destacaba en Cuéntame una noctalia era la importancia secundaria del romance de Grace, su protagonista. En esta obra la historia de amor es mucho más notoria, tiene más peso en el recorrido de la curación de Emma, y aunque la autora no lo oculta, también se esfuerza en darle a ella sus propios momentos alejada de los típicos clichés que pululan en este tipo de novelas. Emma es Emma, tiene sus demonios que exorcizar, y en ese duro trayecto surge el amor, pero ella comienza a ver la luz mucho antes de eso. No es una cosa consecuencia de la otra, sino que se complementan y se van definiendo por sí mismas mientras avanzan las páginas.

Si tengo que destacar detalles aquí y allá, me quedo con esos conciertos de violín (con eso ya me tenía ganada la historia, es mi instrumento favorito); con esos chocolates calientes a la luz de la luna; con esos bosques que ocultan pequeños instantes fugaces; con unos personajes entrañables y una vendedora de tés con dotes de bruja; con esos desayunos en compañía de un premio Nobel; con esos "asuntos" en los emails de Emma a Anna denotando el estado de ánimo de la protagonista gracias a lo que mejor conoce, la música clásica; con ese Samuel de ensueño y ese Tristan de suelo...

No quiero ir mucho más allá para quien no lo haya leído. Mónica tiene un estilo propio, muy definido, que te hace querer perderte en los lugares mágicos en los que ambienta sus historias, y que tiene una facilidad pasmosa para hacerlos reales y tangibles. Sus protagonistas son auténticos, sus miedos y dudas también. Y que quedo a la espera de una tercera novela que espero que no se haga mucho de rogar. A saber a qué nuevo y mágico lugar nos transportará.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         31
lectoraaburrida
 25 junio 2019
Pues ha sido una lectura agradable en cuanto al tema de ambientación y la trama (aunque esté llena de clichés y sea muy predecible). Pero algo me chirría en esta forma de narrar. Estoy acostumbrada a leer género epistolar, pero los mails de Emma me han dejado descolocada. Nadie escribe ese tipo de mails, estoy segura. Comentando con acotaciones a cada rato. Creo que una narrativa en tercera persona o en otro formato habría beneficiado mucho más a la historia.
En definitiva, un libro muy agradable pero que, en mi opinión, no se ha sacado partido
Aún así, el libro es recomendable ya que la historia es amable, bucólica, entrañable y sin excesiva azúcar.
Comentar  Me gusta         10
Bren
 07 julio 2018
Emma, una violinista profesional se queda sin nada, sin trabajo, sin casa, sin su pareja y se encuentra encontrando un trabajo como camarera en un hotel perdido en los bosques de Girona, donde se encuentra con su autor favorito escondido ahí, se encuentra con un jardín que da flores en invierno, con un chef que además es parte de una banda de rock y con la oportunidad de un nuevo comienzo.

Es un libro muy bonito, con una de esas historias ligeras que te dejan al final con un sentimiento positivo, no es un empalagoso o de un estilo romántico de corazones flotando, es más bien una historia sencilla, bonita y bien escrita.

Me gusta mucho como escribe esta autora, después de leer "El noviembre de Kate" que leí porque básicamente quería cubrir un rubro en un reto literario, me recomendaron este y no me ha quedado a deber.

Sencillo, fácil, bonito y ligero, ideal para leer en las vacaciones
Comentar  Me gusta         10
Anuca
 23 mayo 2018
Descubrí a Mónica y el feelgood con esta novela y... tanto el género como la autora se han quedado en mi punto de mira.
Una novela donde los personajes y la ambientación son los reyes de una historia en la que sucede poca cosa y a la vez mucho. Predecible, pero poco me importó que así fuera pues intuir el destino no me ha estropeado el viaje. Una muestra del género feelgood que, en mi caso concreto, cumple con su fundamento a la perfección.
Enlace: http://www.tejiendoideascosi..
Comentar  Me gusta         10
Nitrojth
 24 agosto 2018
A pesar de ser la primera novela que leía de la autora, me ha gustado bastante. Una lectura fresca, sencilla y rápida, sin grandes complicaciones y que te hace pasar un buen rato de lectura transportándote al "bosc de fades". 3/5
Comentar  Me gusta         00
SandraCP
 12 junio 2018
Es un libro muy fácil de leer ya que entra dentro de lo que se podría denominar un género epistolar. La narración corre a cargo de los correos electrónicos que nuestra protagonista envía a una amiga de su pasado para narrarle los sucesos que vive en el hotel. Además, también leeremos los emails que los dueños del hotel, Samuel y Tristán, le remiten a su madre con sus problemas y sus preocupaciones. Este intercambio de mensajes consigue que la novela sea más fácil de leer y trasmite la sensación de estar leyendo sus secretos, como si tuviéramos acceso a su diario personal.
http://miviajeliterario.blogspot.com/2017/09/hotel-ninguna-parte-monica-gutierrez.html
Como ya os he contado, Emma, nuestra protagonista es una muchacha a la que han hecho mucho daño y, de la noche a la mañana, ha perdido su pareja, su trabajo y hasta sus amigos. En definitiva, no tiene nadie que le ate a Barcelona por lo que acepta la oferta de trabajo de un hotel perdido adonde no se llega ni con GPS. Allí se encontrará con una serie de personajes muy peculiares con los que tendrá que convivir durante los meses de invierno. Por un lado tendrá a los dueños del hotel, Samuel y Tristán, herederos de un antiguo monasterio benedictino escondido en medio de un bosque mágico, hace unos meses decidieron convertirlo en un hotel rural con encanto pero las tareas administrativas no serán fáciles y no se las tomarán los dos con la misma intensidad. Samuel es el hermano serio y responsable que vive contantemente preocupado por los problemas que van surgiendo a diario en torno al hotel, principalmente, los relacionados con los documentos de propiedad del hotel. Por el contrario, Tristán es el rebelde y encantador hermano pequeño que dedica todos sus ratos libres a hacer surf y a ligar con las turistas que se acercan al pueblo. Todo esto lo vamos viendo a lo largo de los mails que ambos hermabos intercambian con su madre que vive en Inglaterra. Así podemos ver cómo una misma situación cada uno la describe a su manera dándole mayor o menor importancia, dependiendo de sus prioridades en la vida. Además de ellos, Emma estará rodeada de otros peculiares personajes como la camarera y su hija quienes le apoyarán desde el principio, el brillante cocinero que igual te hace una comida de restaurante cinco estrellas que se sube al escenario a tocar una canción de Metallica, un recepcionista antipático e insoportable con el que es mejor no cruzarse y un famoso escritor inglés en horas bajas cuya tristeza le hace imposible concentrarse en escribir nada nuevo.

Aunque sólo he leído dos libros de la autora, una característica común a ambos son las maravillosas descripciones. Ocurre con los personajes a los que vamos conociendo poco a poco a lo largo de la novela pero, con los que conectamos desde el principio por tres sencillos detalles. Y ocurre también con los lugares. En el caso de esta novela, cada rincón parece maravilloso y lleno de magia, desde el propio hotel, con estancias tan sugerentes como la biblioteca, la habitación de Emma o la cocina, hasta los jardines llenos de flores especialmente plantadas y cuidadas para que cumplan su función, pasando por otros lugares tan fascinantes como el bosque o la seductora tienda de té. ¡Lástima que Mirall de Mar y el hotel hayan salido de la imaginación de la autora! Me iría ahora mismo a probar los exquisitivos dulces de Joaquim acompañados de una buena taza de té y la conversación siempre agradable de Mabel mientras fuera truena.

Poco más puedo añadir para convenceros. Un nuevo gustazo de novela de Mónica Gutiérrez Artero con la que disfrutar desde la primera página. Una novela que habla de renacer, de segundas oportunidades, de la búsqueda de la felicidad... siempre con un toque de magia.
Enlace: http://miviajeliterario.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
73 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *}