InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de leersinlimites


leersinlimites
16 agosto 2019
El problema de seguir una saga cuando el primer libro te ha encantado, es que mantener las expectativas y el nivel es, cuanto menos, complicado.

¿Es un mal libro? No. ¿Es una historia aburrida? No. ¿Tiene momento smuy románticos y divertidos? Sí. ¿Entonces cuál es el problema. Pues sencillamente, es muy del montón, una historia más entre miles dentro del género, y nada que ver con la maravillosa innovación que supone el primer libro.

Esta saga tiene como eje central a las chicas de Little Russel: mujeres solteronas, demasiado mayores ya como para soñar con el amor y matrimonio y que han de trabajar para pagarse la vivienda y la comida. Y el problema con este libro, precisamente, es que esta esencia brilla por su ausencia.

Prudence es una costurera de 28 años que, de repente, descubre que su padre le ha dejado en herencia una barbaridad de dinero... con la condición de que contraiga matrimonio. A partir de ahí su vida cambia por completo y se ve siendo cortejada por el hombre de sus sueños Rhys St. Cyres, un dueque cuya caballerosidad y herísmo descubrió cuando aún era no más que una humilde costurera.

La trama podría casar bien con la temática de la saga de haberlo enfocado la autora de una forma más original y menos ortodoxa. Si se hubiese centrado más en los valores que Prudence haya podido aprender tras una vida de trabajo humilde, si se hubiese cnetrado más en el desarrollo del cortejo del duque y en cómo ambos se enamoran en lugar de centrarse tanto en el engaño en sí... Pero la cuestión es que no lo ha hecho. Esta trama podría tener a una solterona trabajadora como protagonista tan bien como a cualquier mujer del mundo, pobre, rica o como sea. El estatus social de la chica no aporta nada a la trama, al mismo tiempo que rápidamente queda olvidado.

La parte romántica podría suplir esta carencia, pero no llega a conseguirlo. El engaño del duque arruinado dura, sin exagerar, el 88% del libro, por lo que nos encontramos con una historia muy poco original, con una protagonista que se enamora de mentiras (realmente pocas necesita, porque se la ve predispuesta a caer a sus pies desde la primera página) y un progaonita masculino que si bien se siente genuinamente atraído a ella, yo no he llegado a sentir esa pasión y enamoramiento que sí sentí con lord Marlow en el primer libro. ¿Realmente era necesario alargar tanto el engaño? Creo sinceramente que con romper el esquema un poco antes, alrededor del 50-60% por ejemplo, habría habido más emoción y el sentimiento de ambos se podria haber mostrado como más real... pero aunque hay momentos tiernos entre ambos, no es un romance que haya hecho mella en mí.

¿Y los personajes? Como ya he dicho Prundence no está a la altura de su papel: ni es aristócrata ni tiene el carácter que una mujer trabajadora debería tener. Es maleable, demasiado inocente y bienpensada, no tiene la entereza que debería tener una mujer que lleva once años viviendo sola y sin apoyo en una ciudad como Londres en aquella época. Es, sencillamente, demasiado perfecta.

Por su lado Rhys tiene sus fantasmas, un pasado muy triste y sórdido que, a efectos argumentales, aportan bien poco a la trama. Una lástima, porque la historia que le ha conferido la autora es muy fuerte y podría haber dado mucho más. Pese a todo, es un personaje que se queda en poquita cosa, no destaca entre los cientos y cientos peronajes del género, es otro más de muchos: ni suficientemente romántico, ni suficientemente atormentado... sencillamente pasable.

Seguiré leyendo la saga con la esperanza de encontrar algo tan interesante como lo que nos regaló la autor con el primer libro, nunca se sabe...
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}