InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Estíbaliz Montero Iniesta (Traductor)
ISBN : 841651738X
Editorial: Umbriel (30/11/-1)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 9 calificaciones)
Resumen:
Joanna Goodman, autora de la exitosa novela El hogar de niñas indeseadas, nos vuelve a atrapar con una historia adictiva sobre la vida de dos mujeres que lidian con su pasado y las decisiones que definirán su futuro. En 1992, las facciones francocanadienses reavivan la lucha para obtener la independencia de Quebec, y la bella y salvaje Veronique Fortin, hija de un radical separatista condenado por el secuestro y asesinato de un prominente político en 1970, ha abraza... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (10) Ver más Añadir una crítica
erick_ascencio
 29 enero 2022
Joanna Goodman es una autora a la que he leído con anterioridad y siempre me ha dejado satisfecho, así que cuando vi que publicarían su más reciente libro, entró en las novedades que sí o sí necesitaba en mi vida.
ESTA SINOPSIS PUEDE CONTENER SPOILERS DEL LIBRO ANTERIOR
Es 1992 y la lucha del grupo separatista por crear un Quebec independiente ha resurgido y con más fuerza que antes. Veronique, hija de Léo Fortin, uno de los protagonistas de la crisis de octubre, ha decidido poner todos sus esfuerzos en promover la idea de una nación independiente libre de discriminación y sobajamiento por parte de los ingleses.
Elodie, aún después de reencontrarse con su familia, sigue sintiendo un vacío y dolor por la forma en que se desarrollaron los primeros años de su vida y por el hecho de que su historia siga estando en las sombras. Cuando se hace público el fraude de los huérfanos de Duplessis, Elodie sabe que es el momento para alzar la voz y reclamar la dignidad que se le negó y fue arrebatada injustamente.
Lo que une a ambas es James, un periodista que siente la necesidad de dar a conocer estas dos historias: retratar de manera cruda a un Léo arrepentido y darle la voz que le fue robada a Elodie.
No tenía idea de que este libro sería una continuación directa de El hogar de niñas indeseadas hasta que vi la información en goodreads, pero se retoma la historia de Elodie, su lucha contra el gobierno por los maltratos que sufrió de niña y las secuelas personales a las que se enfrenta. Además, regresamos (de manera más íntima) al conflicto político por el que pasa Quebec, que desea ser una nación independiente de Canadá. Ambas historias son diferentes la una de la otra y en teoría no tienen conexión alguna salvo que transcurrieron en el mismo periodo de tiempo y que, en particular en esta trama, una persona liga a las protagonistas de cada evento. al tener dos tramas completamente distintas y bien desarrolladas hay mucho que comentar.
Mi trama favorita es la que involucra a Elodie porque es un personaje con el que ya me encariñé desde el libro pasado y de la que su historia me parece dura y necesaria de difundir. Elodie comienza a sentir la necesidad de que su historia sea reconocida no solo por la sociedad, donde quedó más que claro que empatizan con los huérfanos, sino por el gobierno y los principales violentadores: las monjas, los médicos y la iglesia. Así es como se embarca en una travesía política de la mano de otros huérfanos, que no tuvieron la misma suerte que ella y en cuyas vidas los abusos han dejado huellas no solo psicológicas sino físicas, creando un grupo para hacer una demanda contra estas instituciones para que, si bien no les pueden devolver sus infancias, les pueden dar algo de dignidad con una disculpa pública y una compensación económica porque la mayoría de ellos no puede acoplarse a la sociedad.
Elodie como personaje me sigue gustando mucho, es muy humana y en este libro se nota cómo, aunque tomó el timón de madre soltera y responsable, nunca dejó de sentirse vacía e insuficiente, cómo el hecho de haber sido abandonada en un hogar de niñas indeseadas sí dejó marca permanente en ella y el haberse reencontrado con su familia no le dio el final feliz que ella esperaba. Esta secuela se siente como un arco en busca de justicia por parte de Elodie, uno donde busca soltar lo que la atormenta y donde se permite sentir el dolor de la pérdida de lo debieron ser sus años más felices. Simplemente no hay forma de no empatizar con esta trama.
Sigamos con la otra trama, que aunque no es la de mayor impacto emocional, sigue siendo interesante. Aquí hay que remontarnos a la crisis de octubre en 1970 donde el Frente de Liberación de Quebec, liderado por Léo Fortin, pide la liberación de sus presos y vías de escape seguras, pero al no obtener lo que desean asesinan a un funcionario público. Léo pasa diez años en prisión y se pierde toda la infancia de su hija, quien tiene que cargar con el peso de sus actos aunque no los entienda. Ya cuando es adulta, Veronique entiende las motivaciones de su padre y decide participar activamente en la causa política para que Quebec sea reconocido como un país, con una cultura e idioma propio y en esta ocasión parece que sí lograrán la independencia. El gran problema al que se enfrenta esta trama es que, si ya leíste El hogar de niñas indeseadas tienes una idea de los históricos problemas de discriminación y odio que existen entre francocanadienses e ingleses, pero no puedes evitar estar más interesado en la historia de Elodie, querer saber todos los mínimos detalles de ella y su lucha y, aunque aquí sí tenemos la mayoría de los pormenores, en ocasiones llegan a perderse entre toda la información de esta trama que es muy demandante.
Veronique es un personaje que me gustó mucho porque es ambivalente: es una buena persona, pero hace acciones indebidas siendo consciente de ello y no siente culpa de ello porque está totalmente convencida de que son por las razones correctas. Un personaje muy gris, pero con el que llegué a empatizar mucho porque es un adulto joven que no sabe qué hacer con su vida, que no se ha desarrollado en el entorno más sano y que no desea ser definida por las acciones de su padre (aunque al final termine replicando sus conductas, f*ck the goverment). al iniciar la historia solo tiene 22 añitos y recibe estímulos constantes por por todos lados con la intención de moldearla de determinada manera: su tío es traficante de cigarros y ella está involucrada en ese negocio; su primo perdió el suelo y gasta todo su dinero en alcohol, drogas y otras cosas innecesarias; su padre es un constante recordatorio de lo que perdió en la infancia y siente la responsabilidad de devolverle la causa que lo arruinó y, para finalizar, está su novio, un periodista que aboga en ser la voz de la razón y que pretende llevar a Veronique por el camino del bien (una educación universitaria, un trabajo fijo y un Quebec que sigue siendo parte de Canadá). Entre tantas demandas, no puede definirse como a ella le gustaría y yo solo quería darle un abracito.
James es la persona que une a Elodie y Veronique y no por el aspecto periodístico que implica su profesión, sino porque está íntimamente relacionado con ambas mujeres, Elodie es su hermana y tiene una relación amorosa con Veronique. Él es la razón por la que no llegué a disfrutar en su totalidad la historia, pues me pareció el peor personaje de todos porque se cree con la superioridad moral de juzgar y decirle a los demás qué es lo correcto solo porque viene de una buena familia donde se le enseñaron los valores y principios que son esperados en una persona, porque viene de un hogar acomodado con un padre que siempre antepuso el trabajo duro ante todo y que incluso dio la vida por ello y porque su vida es lo que podría considerarse exitosa. Por si esto fuera poco, siente la necesidad de demostrar que es un as en el periodismo y que marcará la diferencia con sus artículos políticos sin importarle nada ni nadie. Lo peor es que sentí que su actitud estaba hecha para gustar, que su complejo de onvre salvador que rescata a todas las mujeres de su alrededor es romántico y deberíamos caer rendidos a sus pies y agradecer sus consejos (que nadie pidió y que a nadie le interesan). Y, para terminar con mi queja de él, no comprendo cómo es que se siente superior a los demás si tiene la incapacidad para relacionarse con personas de su edad y prefiere hacerlo con personas más jóvenes, teniendo como claro ejemplo que su relación tiene una brecha de edad de diez años (WTF?!).
La narrativa de Goodman es impecable, tenemos tres puntos de vista distintos (Elodie, Veronique y James) en capítulos intercalados y cada uno tiene una voz distintiva, haciendo que la lectura sea ágil, entretenida y en ningún momento sea aburrida o repetitiva. Un aspecto que siempre vale la pena mencionar es la crítica social y política, en este caso tenemos dos versiones, la injusticia que es que el gobierno siga protegiendo a instituciones como la iglesia y dejando impunes delitos hacia los más desprotegidos y el otro lado de la crítica viene por parte del movimiento separatista, sus cuestionables acciones y sus razones para querer ser independientes; lo interesante en la perspectiva separatista es que nunca se les intenta retratar como héroes, villanos ni víctimas, solo como una parte más en un movimiento político donde es natural que se comentan errores.
En resumen, La hija olvidada, es una historia muy cargada de política sobre el Quebec separatista y lo que concierne a los huérfanos de Duplessis, donde reconectamos con personajes del pasado como Elodie y su familia. Sin dudas Joanna Goodman es una autora que no defrauda y que es sinónimo de calidad, no puedo esperar a leer otro libro de ella.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Vane24
 06 enero 2022
"La hija olvidada" es la nueva novela de Joanna Goodman. En ella, retoma la historia de Elodie y su familia, personajes que conocimos en su novela "El hogar de niñas indeseadas".
Aunque Elodie tiene un papel muy importante, en "La hija olvidada", su autora se centra también en la historia de James, hermano de Elodie, y Veronique, su pareja. En este caso, para poder entender correctamente la historia de "La hija olvidada", considero que es necesario leer primero "El hogar de niñas indeseadas", ya que se adentra bastante en la historia que pudimos conocer en su otra novela. Aunque la autora da las pinceladas suficientes para refrescar la mente del lector, si no lo has leído previamente, considero que el lector se puede sentir un poco desubicado y falto de información. Para disfrutarlas, recomiendo leerlas en orden.
Joanna Goodman me ha vuelto a enamorar con su pluma. Consigue transmitir, de una manera que considero muy fiel a la realidad, los sentimientos de los diferentes personajes. No es difícil ponerse en la piel de Elodie, con su pasado en el orfanato y posterior psiquiátrico; de Maggie, su madre, en ese tira y afloja que tiene continuamente con Elodie, o en el lugar de Veronique, con la carga que tiene a sus espaldas por el legado familiar. Además, sabe mantener en todo momento la atención del lector en la historia, entrelazando poco a poco diferentes situaciones y manteniendo siempre una pizca de misterio con el "qué pasará".
Si hay algo que caracteriza también a Joanna Goodman es la facilidad que tiene para crear personajes. Personajes fuertes, cada uno superviviente a su manera, que luchan por sus ideales, por hacer justicia, por sus sueños y por amar. Cada uno es especial por un motivo, y conseguirá llegar al lector y que podamos simpatizar con ellos. Elodie, Maggie, James, Nancy o Veronique, entre otros, son todos personajes que bien podrían haber existido, ya que, además, toda la historia que los envuelve tiene una base real.
Se podría decir que "La hija olvidada" narra dos historias principales.
Por un lado, tenemos a Elodie, que revive lo ocurrido en el hospital Saint-Nazarius, y con los llamados posteriormente huérfanos de Duplessis. Elodie no puede cerrar esa etapa de su vida, lo que le lleva a denunciar junto con otros afectados a todos los implicados. Reabrir de nuevo lo ocurrido le lleva a distanciarse de su madre, y a que viejas rencillas salgan a la luz. Elodie descubrirá que es más fuerte de lo que pensaba, y que ha conseguido sobrevivir a una situación a la que se vio obligada injustamente, todo por dinero. Es muy duro volver a leer ciertos pasajes, sobre lo ocurrido a miles de huérfanos en aquella época. Niños que eran nacidos en pecado, abandonados y que posteriormente fueron catalogados como enfermos mentales, sometidos a todo tipo de maltrato y vejaciones por parte de las monjas e incluso de los médicos. Elodie es la prueba de que, a pesar de sobrevivir, de salir de allí, de encontrar a su familia biológica, tener una hija e incluso una vida "normal", dentro de ella aún queda el rescoldo, que le lleva a leer continuamente noticias sobre lo ocurrido, para darse confianza a sí misma y repetirse que no estaba loca, y sobre todo, que no fue su culpa, que ella no hizo nada mal.
Me ha encantado volver a saber de Elodie, ya que es un personaje al que cogí mucho cariño en "El hogar de niñas indeseadas". Elodie es de esos personajes que se sienten reales, con su inocencia y su dulzura, consiguen transmitir al lector la percepción de que es alguien a quién conocemos.
Por otra parte, en "La hija olvidada", conoceremos la historia de James, hermano de Elodie, y Veronique, su pareja.
Con James y Veronique, la historia de Maggie y Gabriel vuelve a repetirse. Dos personas políticamente opuestas, que se enamoran.
Recordemos que la historia transcurre en Quebec, y en esta ocasión la autora se ha basado en la "Crisis de octubre", ocurrida en 1970, en la que unos miembros de la FLQ, secuestraron y asesinaron a Pierre Laporte, ministro de trabajo. Léo, padre de Veronique, es acusado de dicho asesinato, junto con otros integrantes de la FLQ.
Años después, en 1992, James, periodista francocanadiense, se enamora de Veronique, la cual continúa con el legado de su padre e ideas sobre la independencia de Quebec. El lector vivirá la historia de amor, a la vez que la lucha política y el referéndum por la independencia. Dos historias muy unidas, pero en la que a pesar de las diferencias, el amor pretende perdurar por encima de todo.
Personalmente, no conocía nada sobre lo acontecido en aquella época en Quebec y sobre el FLQ. Me ha gustado que la autora nos acerque a ese momento histórico, sobre todo porque lo ha realizado de una manera muy fiel, pero también muy amena, para que la lectura no resulte aburrida. Ha sabido integrar muy bien la parte histórica con la ficticia y plantear los diferentes puntos de vista vividos en aquellos momentos.
Veronique es un personaje que tan pronto me caía bien como me caía mal. Es un claro reflejo de lo que la influencia familiar, en este caso sobre todo de su padre, puede repercutir en una persona. Veronique necesita estar en todo momento a la altura de su padre, o busca su aprobación, debido a lo acontecido en 1970 por la FLQ. Por ese motivo, algunas ideas las hace propias, y le llevará a cometer numerosos errores, hasta darse cuenta de lo que ella realmente quiere en su vida.
El título de "La hija olvidada" puede aplicarse tanto a la situación de Elodie, como de Veronique con su padre, cada una por un motivo, han sido alguna vez una hija olvidada, ya que sus padres antepusieron otra lucha sobre ellas.
Joanna Goodman tiene guardada alguna que otra sorpresa sobre la historia de Elodie y de Veronique, que ha conseguido sacarme una sonrisa.
Por último, me gustaría finalizar destacando la edición de "La hija olvidada". Su interior contiene detalles, como una filigrana para adornar el inicio de cada capítulo, y también como divisor de párrafos, una flor de lis, tan relacionada con la historia. Personalmente, valoro esos detalles, ya que le dan un toque especial a la edición en papel y denota que han cuidado los detalles.

Enlace: https://anikaentrelibros.com..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
S_In_Wonderland
 24 noviembre 2021
Con cada libro que leo de Joanna Goodman me reafirmo en que es una autora de las imprescindibles si te gustan las novelas históricas.
Sus libros siempre están basados en hechos que sucedieron de verdad, aunque sus personajes sean ficticios, pero contándolo de una forma muy amena, con lo que consigue entretener y divulgar. Además son sucesos bastante recientes, con lo que es aún más sorprendente ver que no conocemos tanto sobre nuestra historia reciente.
La hija olvidada es una continuación de la primera novela que se publicó en España, El hogar de niñas indeseadas, y, aunque se puede leer de forma independiente sin ningún problema, recomiendo leer el primero para tener un conocimiento más amplio del tema que se trata.
Ambientado en los primeros años de la década de los 90, la protagonista es Veronique Fortin, hija de un defensor de la independencia de Québec condenado por el asesinato de un político en los años 70, la cual sigue sus mismas creencias.
Pero su vida se pondrá patas arriba cuando conozca a James Phénix, un periodista que opina todo lo contrario que ella, y del que se enamorará perdidamente.
Por otro lado, la hermana mayor de James, Elodie, es una de las huérfanas de Duplessis y se unirá a más víctimas de aquellos orfanatos para reclamar indemnizaciones y justicia por lo que les hicieron pasar.
A pesar de lo que pueda parecer, este libro se centra más en Veronique y James, y todo el tema de la independencia de Québec, que en la historia de Elodie y el proceso judicial que lleva a cabo, una parte que acaba siendo más secundaria.
La autora nos cuenta aquellos años en los que se realizó un segundo referéndum para decidir si Québec se independizaba de Canadá y todo lo que este proceso pudo ocasionar en muchas familias.
Y la verdad es que viviendo en una comunidad autónoma en la que el tema de la independencia ha tenido un gran peso en los últimos años, he visto que muchas de las situaciones que se vivieron allí también han pasado aquí.
Me ha gustado mucho cómo la autora ha reflejado cómo la población se dividió entre los que estaban a favor y en contra y cómo eso afectó y rompió a muchas familias y relaciones.
A pesar de que ya se hizo un referéndum años antes, ese sentimiento seguía estando presente en gran parte de la sociedad, unas creencias que muchos llevaron al extremo, llegando a no diferenciar lo que estaba bien de lo que estaba mal y dispuestos a hacer lo que fuera para conseguir su objetivo.
Algo que destaco es que la autora es totalmente neutral, sin posicionarse a favor de un bando o de otro, simplemente narrando una situación política que afectó a la sociedad quebequense durante años.
Es cierto que me costó simpatizar con Veronique ya que me resultó una chica bastante inmadura al principio, pero tiene una buena evolución durante el libro y me encantó toda la parte centrada en su padre y el pasado de él (especialmente la revelación final, por cierto)
Y, aunque la relación de Veronique y James me pareciera algo precipitada, acaba siendo lo de menos, ya que lo realmente importante es ver si dos personas con opiniones tan opuestas pueden conseguir sacar adelante su relación.
Por otro lado tenemos esa trama secundaria centrada en Elodie, personaje que si has leído El hogar de niñas indeseadas conoces perfectamente.
Su historia se aleja totalmente de la trama principal y se centra en los juicios de los huérfanos que estuvieron en orfanatos convertidos en centros psiquiátricos en los años 50.
Junto a otras personas que pasaron lo mismo que ella, se unen para denunciar al estado y la Iglesia y pedir responsabilidades por lo que pasaron, algo que no tendrán nada fácil.
Aunque su historia quedó cerrada en el anterior libro, era necesario saber qué les pasó a los responsables y si llegaron a pagar por lo que hicieron y cómo. Y aquí encontraremos respuestas a todas esas preguntas.
Es una parte más dura ya que vemos cómo acabaron muchos de aquellos niños al salir de esas instituciones, cómo fueron ignorados y dejados sin importarles a nadie su futuro.
Ya os digo que es bastante indignante y vergonzoso y me sigue alucinando que todo aquello pasara sólo hace unas pocas décadas y que casi no se haya hablado de ello.
La hija olvidada es otro libro de Joanna Goodman que disfruto y que espero que no sea el último. Una historia más política que los anteriores, pero que no pierde esa trama más humana, con personajes reales y dando a conocer hechos que están quedando silenciados.
Enlace: https://beingsaray.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
LAKY
 14 octubre 2021
Estamos en los años 90. Son años revueltos para Quebec, la comarca francófona de Canadá. Una región que lleva tiempo luchando por la independencia, lucha que se reavivará en estos momentos. Veronique Fortin es una joven francófona que vive al margen de la ley. Su padre, famoso y radical separatista, fue condenado junto a otros por secuestrar y asesinar a un político. Pasó toda la infancia de Veronique en prisión.
Por otro lado tenemos a James Phenix, periodista quebequense de nombre y apellido inglés. Es hermano de Elodie, una de las huérfanas de Duplessis e hijo, por lo tanto, de los padres de ésta. James conocerá a Veronique y ambos jóvenes se sentirán atraídos el uno por el otro a pesar de que sus simpatías políticas estén en bandos contrarios.
En la novela se contienen dos grandes tramas que se desarrollan al mismo tiempo. Por un lado está el tema de la independencia de Quebec; por otro, el de los huérfanos de Duplessis. Ambos hechos son históricos y bastante desconocidos por estos lares. Entre ellos se mueven los personajes: Veronique y James en torno a la independencia, James y Elodie alrededor de los huérfanos y la movilización de éstos para que el gobierno reconociese lo que se les hizo. Por supuesto, además de las tramas “históricas”, hay tramas personales que incluyen relaciones familiares e historias de amor. Digamos que el tema personal es el punto central de la historia pero, eso sí, muy bien enmarcado en este contexto histórico que he mencionado.
El libro anterior, “El hogar de las niñas indeseadas” se centraba en esos orfanatos que, por temas económicos, fueron convertidos en manicomios. Multitud de niños abandonados, sin ningún tipo de enfermedad ni padecimiento, fueron de repente declarados locos y obligados a convivir con enfermos mentales de verdad. No se les dio educación, se les sometió a tratamiento, a malos tratos… de eso trata la primera novela, que os recomiendo encarecidamente leer porque es de esas que no dejan indiferente. Esos niños son conocidos como los huérfanos de Duplessis (por el político que gobernaba en aquel momento) . El hecho es real. La que no es real es Elodie Phénix aunque bien pudiera haberlo sido. En la primera novela conocimos su historia personal desde que nació de madre soltera y fue abandonada en un hospicio. En esta segunda novela nos encontramos con una Elodie ya mayor (su propia hija es una mujer adulta), sabremos qué ha sido de ella, cómo ha podido superar lo que vivió en la infancia y las medidas que toma para que se reconozca lo que se hizo con ellos. Es ésta una parte muy interesante de la novela.
Por otro lado tenemos el tema de la independencia de Quebec que, en ocasiones, se tradujo en términos violentos. Bien lo sabe Veronique pues su padre fue condenado como terrorista en los años 70. de nuevo, hay un movimiento a favor de la independencia y habrá un nuevo referéndum. Iremos viendo cómo van viviéndolo los personajes y en qué queda todo. Es una parte que también me ha resultado interesante, tanto por las similitudes con el caso español como porque, realmente, es un tema del que no sabía nada.
Los personajes están perfectamente trazados. A alguno ya los conocíamos de la novela anterior y ha sido un gusto encontrármelos de nuevo. A este respecto, hay que decir que ésta es continuación de “El hogar de niñas indeseadas” y que, por ello, es recomendable leerlas en orden. Creo que se disfruta mucho más (además, saber todo lo relativo al hospicio, por muy doloroso que sea, es importante) y se entiende mejor a Elodie y el trabajo que ella y su organización hacen en esta novela.
Joanna Goodman escribe con una prosa pulcra y elegante. Incisiva en la caracterización de personajes y del momento y lugar en el que éstos se mueven, acabada la novela los sentiremos como nuestros. Igualmente, nos parecerá que conocemos la especial idiosincrasia de un lugar sumamente racista en el que el hablar un idioma u otro –inglés o francés- marca la diferencia (de clases y de todo lo demás). Es un libro que se lee fácil y de forma fluida, que maneja bien la tensión narrativa y el interés, que emociona en ocasiones y que deja muy buen sabor de boca.
Conclusión final
Joanna Goodman se confirma como una autora cuyas novelas no debo dejar pasar. al igual que hizo la novela anterior, ésta me ha gustado mucho. Quizás me gustó un poquito más la otra por todo el tema del orfanato pero, es tan poco la diferencia, que he valorado a ambas con la misma nota. Muy recomendable.
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
deliciadelibros
 28 febrero 2022
Encontré que esta es una historia de ficción histórica reveladora donde aprendí más sobre los huérfanos de Duplessis y la historia de Quebec/Canadá. No sabía sobre los orfanatos católicos 'convertidos' en instituciones mentales hasta que he leído "El hogar de las niñas indeseadas" (yo recomiendo leer este primero y luego "La hija olvidada", ya que es la secuela).
Veronique Fortin, hija de un separatista radical condenado por secuestrar y asesinar a un destacado político en los años 70, ha abrazado la causa de su padre. Las facciones francocanadienses renuevan la lucha de Quebec para obtener la independencia y la historia continúa contando cómo Veronique se involucra en la causa y se involucra con James Phenix, quien tiene puntos de vista opuestos sobre la causa radical. Elodie Phenix, la hermana de James, fue puesta en un orfanato por su abuelo cuando su madre quedó embarazada a la edad de 15 años. En los años 50, el primer ministro Maurice Duplessis convirtió los orfanatos de Quebec en instituciones mentales para obtener ganancias financieras. Los huérfanos eran tratados como mentalmente incompetentes y como mano de obra gratuita. Se hicieron conocidos como los huérfanos Duplessis y Elodie se involucra en un movimiento que exige justicia para los 5.000 niños afectados por esto. Aunque ambas chicas estaban involucradas con sus padres, supongo que se llamó "La hija olvidada" porque las familias estaban más involucradas con sus causas y descuidaron el cuidado de las niñas.
Ha sido una buena lectura y estoy deseando leer más de esta autora.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (8) Ver más Añadir cita
erick_ascencioerick_ascencio29 enero 2022
¿Cómo podía alguien que hablaba un idioma diferente ser el enemigo? Los verdaderos enemigos eran los médicos y las monjas, los monstruos que te encerraban en el hospital psiquiátrico, los que te trataban de loca cuando no lo eras y acusaban de ti, el Gobierno que se beneficiaba de todo. Esos eran los enemigos formidables. Pero ¿una persona inglesa? ¿Un francófono? ¿Por ninguna otra razón que el idioma que hablaban? Esta constante animosidad siempre ha molestado a Elodie. Existen asuntos mucho más serios por los que cabrearse en esta provincia.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
erick_ascencioerick_ascencio29 enero 2022
-Yo ya he intentado hacer lo que estás haciendo tú -dijo-. Y no funciona.
-¿Qué estoy haciendo?
-Intentar beber lo suficiente como para no sentir dolor nunca más.
-¿De verdad?
-Intenté muchas cosas para que mi dolor desapareciera -confesó-. Alcohol, yerba. ¿Sabes por qué paré? Porque no funcionaba.
-¿Se supone que eso tiene que animarme?
-No. Solo es la verdad. Puede que no pase nada por sentirse triste.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
erick_ascencioerick_ascencio29 enero 2022
-Quiero sentir pasión, como a mi padre le apasionaba el FLB, o la forma en la que tu madre le apasiona su tienda de semillas. Estoy dispuesta a esperar a que llegue.
-¿Cuánto tiempo?
-A mi edad, mi padre estaba en la cárcel, su vida básicamente había acabado. Estoy justo al principio de la mía.
-Me encanta tu optimismo -dice Elodie-. ¿Quién dice que hay que tenerlo todo planeado con veintipocos?
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
erick_ascencioerick_ascencio29 enero 2022
-Tengo miedo de que estos sentimientos acaben por matarme.
-Lo sé -contestó-. Pero no lo harán. O habrías muerto hace mucho tiempo.
Comentar  Me gusta         20
erick_ascencioerick_ascencio29 enero 2022
"La cárcel rompe a un hombre", suele decir. "Las diseñan para eso: hacerte pedazos, destruir tu espíritu, arrebatarte todas tus pasiones, una por una. Primero te olvidas de cómo suena la música. Luego te olvidas de cómo cantar, cómo reír, incluso de cómo llorar. Se llevan todo lo que te resulta querido. Es uy difícil recuperar la joie de vivre".
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: literatura canadienseVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
60 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro