InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
12 septiembre 2018
En Mañana lo dejo encontramos toda la honestidad que el amor nos puede dar concentrada en Julie Tournelle; la frescura, la generosidad, el compañerismo, la alegría, la simpatía y la ternura, por decir algunas de las múltiples cualidades que posee, desembocan en toda ella. Por todo esto se intuye en la novela una gran historia de amor a la que, si le añadimos la ironía, el ridículo o la falta del mismo, cocido y concentrado en un barrio de toda la vida donde sus habitantes representan todos los submundos que componen nuestra sociedad, al final vemos que el caleidoscopio creado por Gilles Legardinier nos hace vernos identificados con alguno de esos habitantes y con las características que los representan.

Cuando comienza la novela, Julie Tournelle atraviesa un momento de desencanto y vacío por muchos y diversos motivos, entre ellos que ha roto la relación con su novio, un músico en ciernes. Tampoco soporta su trabajo el un banco, y siente que ya nada tiene sentido para ella: todo es pura desarmonía e incoherencia, lo que le hace ser, de alguna manera, infeliz.

Pero al final, su esencia es poderosa, y hace que resurjan todas esas buenas cualidades que enumero al principio de la reseña, y que, aunque parecían estar adormecidas, solo intentaban encontrar el momento y la persona adecuados para activarse y lucirse en todo su esplendor, provocándole una especie de catarsis que le hará dar a su vida un giro de 180 grados, entrando en una especie de espiral de cambios rarunos que nos sacarán una sonrisa por cada una de sus nuevas experiencias vividas.

Así, Julie comienza en un nuevo trabajo y, aunque sea un tanto incomprensible, cambia los créditos bancarios por brioches y baguettes; pero la valentía forma también parte de su personalidad y ella es más feliz trabajando en un panadería que en un banco.

Cuando hay que ser generosa, ella lo es al 100%; si la buscas como amiga, siempre está ahí, se involucra contigo hasta el infinito y mucho más y no se queda en simples buenas palabras. Pone toda su acción al servicio de sus amigos, provocando escenas un tanto melodramáticas y rocambolescas, pero ya sabemos que el fin justifica los medios... y estos resultan altamente eficaces. Y como a las personas buenas siempre les llegan las cosas buenas, en el momento en que el amor entra otra vez en su viida, ella lo da todo sin pensárselo: ha reconocido su objetivo y todo su ser empieza a funcionar para alcanzarlo. Para ello debe reencontrarse con un punto de coherencia y equilibrio, donde su esencia y su ambiente fluyan en una sola dirección y hacia un solo destino: el amor.

Ricardo Patatras, informático y su nuevo vecino, pasa a ser la causa de todas sus obsesiones y desvelos... la gasolina que arranca todos sus motores internos, insuflándole nuevas energías e ilusiones. Ella lo va a dar todo, y si para eso hay que ponerse en las situaciones más ridículas e inverosímiles, pues se pone y ya está. El ridículo más o menos se pasa, pero lo que manda en ella, su objetivo, es su amor, y no lo va a dejar escapar. Ante una personalidad tan arrolladora, a nuestro señor Patatras no les queda otra que sumergirse, dejarse llevar y envolverse en el mundo que la buena de Julie ha pensado para los dos.

En definitiva, Mañana lo dejo es una novela divertida, fresca y, sobre todo, cinematográfica, pues Gilles Legardinier consigue, usando la narración en primera persona, introducirnos en el caleidoscopio donde tan bien se maneja la protagonista, haciéndonos parte de ese microcosmos con un lenguaje sencillo y ágil en el que los sentimientos van acompañados de ironía y cuyo resultado siempre nos da un positivismo honesto, valor muy cotizado y escaso en los tiempos que corren.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más