InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de sanhezped


sanhezped
20 mayo 2020
Al igual que el resto de las novelas de Virginia Gil Rodríguez, 57 segundos es una novela breve de poco más de cien páginas. Como ya ocurre en alguna de sus novelas, casi más parece un cuento para adultos que una novela esta historia de una niña que se encuentra sola en la vida.
A ello contribuye además del tono en que está escrito y cómo nos lo cuenta, la deslocalización del lugar en el que transcurre la acción. Una ciudad que por los detalles que da no podemos identificar con ninguna.

Nur es una niña que vive en soledad, no porque no tenga padres, sino porque éstos viven muy ocupados en sus puestos políticos. Suy padre es concejal del ayuntamiento y su madre ocupa un alto cargo en la política. Algo que les lleva mucho tiempo, porque quieren llegar muy arriba.
Un concepto que Nur evidentemente no entiende.

Su madre además, no termina de aceptarla como hija. La relación con su hija arranca siempre con un “¿Podrías?” Nur está muy lejos del ideal de hija que su madre desea, demasiado alta, desgravada, con gustos diferentes, con un estilo que no se asemeja al que su madre desea… Y encima, le gusta leer poesía.
Pero todo cambia cuando su padre consigue llevar adelante uno de sus proyectos: La construcción de un ascensor que une la parte baja de la ciudad con la alta. Un ascensor que tarda 57 segundos en su recorrido. 57 segundos que cambiarán para siempre la vida de Nur cuando conoce allí a una persona que comparte con ella su gusto por la poesía.


La poesía, uno de los temas fundamentales de esta novela. No es la primera vez que Virginia Gil aborda el tema de los libros en sus novelas (lo hacía por ejemplo en La pintura de la voz, donde se hablaba del hecho de escribir historias), pero en 57 segundos lo hace de un modo directo al abordar el mundo de la poesía.
He de reconocer que la poesía es algo que nunca me ha llamado la atención. Y desde luego, solo la disfruto si es en dosis mínimas y espaciadas, algo que se da desde luego en esta novela.
Porque en ella aparecen pequeños fragmentos de poesías que a mí me han llamado mucho la atención y seguro que a ti también te la llamarán. Pequeñas píldoras que van directas al corazón.


Las novelas de Virginia Gil Rodríguez están cargadas de sentimientos y 57 segundos no es una excepción. Es muy difícil no sentir la necesidad de dar un abrazo (¿o será que estamos en cualquier caso muy necesitados de darlos en estos momentos?) a esta niña tan falta de afecto y cariño cuya única válvula de escape es la lectura de poesía y ese amigo imaginario que tiene.
Con todo, no es un libro triste, pese a la dureza de esa soledad, porque está contada con mucho sentido del humor, ese que nos muestra la incomprensión de una niña inocente frente al absurdo del mundo de los adultos y sus metas. Fragmentos como la visita con su madre al médico para que la cure de ser la hija que es, tienen micha retranca.

Una historia que se lee con mucha rapidez y que, sin ser una novela feel good (no es ese el estilo de la misma), no dejan sin embargo de dejarte muy buen sabor de boca al leerla. Aunque bien es verdad, que es un sabor un tanto agridulce.

Muy recomendable para desintoxicarse tras la lectura de novelas complejas o muy largas.
Enlace: http://www.elbuhoentrelibros..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más