InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Almudena Ligero Riaño (Traductor)
ISBN : 8415436440
Editorial: Ciudadela Libros (12/11/2020)

Calificación promedio : 4.3/5 (sobre 5 calificaciones)
Resumen:
Agosto de 1914. Inglaterra está en guerra. Evie Elliott ve a su hermano Will y a su amigo Thomas Harding partir al frente y piensa, al igual que todo el mundo, que todo acabará antes de Navidad, fecha en que viajarán a París para celebrar las fiestas. Pero la historia nos dice que no fue así. Los tres acabarán viviendo una guerra muy distinta a la que esperaban.

Frustrada por una vida de privilegios, Evie desea desempeñar un papel más importante en el... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (6) Ver más Añadir una crítica
Galena
 07 diciembre 2020
La última Navidad en París es una historia de romance muy bonita en la que se habla de la guerra, pero de una forma bastante suave. Sí tiene un componente bastante triste, sobre todo hacia el final, porque la vida es así, y aunque no llegué a llorar casi lo hago y tampoco soy una persona que suela llorar con los libros, pero este me emocionó. Con todo esto quiero decir que no es una lectura dura pero si estáis en un momento sensible tal vez os emocione, pero en general creo que es una experiencia muy enriquecedora el leerlo.

Tenemos algunos capítulos narrados desde el punto de vista de Will y serán el hilo conector, pero es una novela epistolar de cabo a rabo. Esto no me despertó un particular interés porque el estilo epistolar no es mi favorito y el inicio no se me hizo pesado, pero me costó un poco adaptarme.
Will o Thomas le escriben a Evie sobre lo que viven en la guerra pero todo va de forma sesgada, es uno de los inconvenientes del estilo epistolar, y es que los personajes pasarán su propio filtro si el autor (en este caso autoras) son consecuentes y por lo tanto, ni Evie ni nosotros, como lectores, sabremos lo más escabroso y crudo de la batalla. Este aspecto es un poco superficial y si buscáis algo muy detallado sobre la guerra no lo encontraréis, pero sí sobre los sentimientos de los ciudadanos que atravesaron este momento.
Como digo, el estilo epistolar nunca me ha convencido del todo pero llegó un momento en el que me adapté y me leí, prácticamente todo el libro, de una sentada. Hacía mucho tiempo que no me pasaba esto así que tiene mérito.
Me ha gustado que se toquen temas como las enfermedades mentales de los soldados, la prostitución en el frente, la pérdida, la propaganda en la prensa y la dificultad para contar la verdad de lo que sucedía en la primera línea de batalla, las falsas ilusiones con las que llegaban los soldados o el miedo y la cobardía. He podido sentir todo eso y yo misma he sentido el miedo.
Es un libro emotivo en el que se ve crecer un romance poco a poco, eso me ha gustado y también que se incluyese todo lo que sucedía en el periódico. Quizá lo que menos me convenció es el momento en el que se acerca el final de la historia porque hasta entonces sabíamos bastante del día a día de Evie, contaba mucho su rutina, su trabajo como cartera o lo que hacía para entretenerse pero cuando ella también va al frente sabemos poco de su trabajo, es como si la acción se precipitase.
La narración del libro es sencilla y adecuada a cada personaje, puesto que leemos sus cartas deben mostrar la voz propia de cada uno de ellos y eso se consigue. La mayor pega que yo le puedo ver al libro es justo lo que lo hace diferente, y es el formato epistolar. Es inevitable que este estilo haga que lo veamos todo de forma indirecta y eso es su gran limitación. No tenemos acción y los momentos en los que los personajes se encuentran no son algo que podamos presenciar, solo sabremos un poco de lo que sucedió cuando lo mencionen en sus cartas y eso genera un poco de frustración. No creo que haya sido una historia fácil de escribir debido a estas limitaciones y por eso mismo no me convencía del todo al principio.Sin embargo, consiguió ser una lectura que me atrapó y si os gusta este formato lo disfrutaréis, es una variedad narrativa diferente y me ha gustado experimentarla aunque no esté dentro de mi zona de confort.
La edición está muy cuidada, es tapa blanda con solapas y está decorada con unas guardas rojas. Además está dividida en cinco partes y en cada separación se incluyen unas imágenes y unos detalles decorativos muy bonitos. La portada también es muy bonita y evocadora.
Tanto si os gustan los libros con temática navideña como si no considero que este es una buena opción en ambos casos. Es una historia ligera, bonita y también con su punto dramática, no en vano retrata la vida durante la Primera Guerra Mundial. Se lee muy rápido y engancha y aunque si estilo epistolar tiene algunas desventajas también tiene puntos a favor, y es la cercanía con la que podemos conocer a sus personajes.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         90
Marta_11TCELS
 01 diciembre 2020
Pensaba que iba a terminar el año sin encontrar una lectura de cinco estrellas, rara vez suelo poner la máxima puntuación pero esta novela lo merece.
Me estreno con una novela epistolar y con estas autoras, tenía el libro en mi lista de deseos de libros en inglés, sin saber que iba a llegar a España de la mano de Ciudadela. Necesito todas las traducciones en España de estas autoras juntas o por separado (POR FAVOR).
No sé ni por dónde empezar, así que si la reseña está desestructurada me disculpo de primeras, acabo de terminar el libro y estoy bastante hiperactiva.
La novela empieza con un hombre viudo que se desplaza a París para cumplir una última voluntad, una vez instalado, decide leer un montón de cartas por orden cronológico, y nosotros haremos ese viaje al pasado con él. Aterrizaremos en 1914 entre Oxford y Richmond, Surrey- Richmond y a partir de ahí "en algún lugar de Francia" - Richmond, terminando en 1918. En dicho período empezó (1914) y terminó (1918) la Primera Guerra Mundial.
Como protagonistas tendremos a Evie y Tom, cobran gran importancia también Alice y Will. En un plano secundario podría destacar a John, Davies y padre de Tom. Entre ellos habrá correspondencia.
Tom y Will son amigos inseparables que deciden unirse al ejército pensando que iban a volver en Navidad como auténticos héroes. Estas primeras cartas rebosan esperanza y optimismo, al estar en una buena posición no entran como soldados rasos, sino directamente como tenientes, cabe destacar la ingenuidad e inocencia de los tres (Tom, Will y Evie) no eran conscientes de la crueldad de la guerra, aunque ellos lo aprenderán rápido. Esas ganas de comerse el mundo y volver condecorados les dura menos de un año. Porque la realidad les golpea rápidamente y toda la publicidad barata que les habían vendido era humo.
Evie tarda más en espabilar, protegida en su casa muerta de aburrimiento pero con las comodidades necesarias: sin frío, con comida, techo y cama. Algo muy distinto a lo que estaban viviendo su hermano (Will) y su amigo (Tom).
Evie decide animarles la estancia enviándoles multitud de cartas, Tom siempre responde pero Will es algo más parco, sus cartas eran más parecidas a un telegrama que a otra cosa.
Gracias a la correspondencia entre Evie y Tom nos meteremos en primera línea, escuchando los ruidos de guerra y el hedor de la muerte, las autoras consiguen meter al lector de lleno en la historia desde la primera carta. Es imposible no empatizar y madurar con ellos.
Obviamente, es una novela triste y cruda, la muerte llama a la puerta más de una vez: algunos temiéndola, otros ansiándola. Es difícil leer algunas escenas, cómo muchos soldados se pierden en la guerra, pereciendo en el barro o simplemente siendo fantasmas en vida. El estrés, el miedo, estar continuamente alerta acaba pasando facturas y algunos no pueden luchar contra su mente y pesadillas. Algunos buscaban conseguir un permiso fuera como fuera, ansiando salir del infierno por unos días, aunque la vuelta solía ser peor.
A través de las cartas conoceremos distintos puntos de vista: como soldado, enfermera, hermana, cartera y reportera.
A pesar de lo sencillo que puede ser hacer una novela escrita básicamente a través de cartas, no me puedo ni imaginar el trabajo de documentación que han tenido que hacer. Hasta la carta más banal tiene un aporte histórico. Desde el papel de las mujeres en la guerra, objetores de conciencia (Orden de la Pluma Blanca), la tregua de Navidad, los censores, las palomas mensajeras, cómo evolucionaban las armas (por ejemplo gases o tanque), neurosis de guerra, permisos de los soldados, etc.
Letra a letra se va fraguando una historia de amor súper bonita, llena de confianza y respeto, juntos atraviesan los peores momentos durante años, decepción tras decepción consiguen que la llama de la esperanza nunca se apague ni en los momentos más oscuros. Para ellos no hay distancias, solo desean encontrarse y que acabe la guerra de una vez.
Como tramas secundarias, es de destacar la de Alice, fiel amiga y confidente de Evie, una amiga alocada que decide servir a la causa alistándose como enfermera, perdiendo la inocencia y parte de la alegría en el camino. Su historia es admirable.
La historia de Tom con su padre es entrañable, el relato de Will agridulce y la trama del periódico resulta muy interesante para conocer la guerra desde otro lado y vivir la censura de primera mano.
La poesía cobra gran relevancia dado que los protagonistas son forofos de la lectura y de la escritura. Otro punto más que tienen en común.
No sé si esta reseña ha hecho justicia al libro, espero que sí, solo me queda recomendarla una y otra vez. Lo mejor sin duda son los personajes, su evolución es bestial, no es para menos dado lo que les tocó vivir. No me quiero ni imaginar estar en su posición.
Debe de ser increíble estar en las trincheras viendo morir a tus compañeros y pensando que vas a ser el siguiente, escuchando los ruidos de balas perdidas o los llantos de tus amigos, pero la perspectiva de quedarte en casa rodeada de silencio esperando una carta o un telegrama anunciando que tu hijo o marido han muerto en el campo, es asolador. No me gustaría verme en ninguna de estas tesituras.
Por último, hay que destacar la increíble edición. Y aunque os sorprenda voy a hablar de varios puntos al respecto, aunque me quede esta reseña tan larga como un libro. En los últimos tres o cuatro años se ha notado un cambio brutal en cuanto a la calidad de las ediciones, empezando por el papel, que algunas editoriales usan uno tan fino que prácticamente puedo leer la siguiente página sin pasarla. Más de lo mismo con las traducciones que no sé si las hace un profesional o Google Translate y las correcciones que muchas veces brillan por su ausencia o las hace un lector o el propio autor (o vete a saber quién) sin tener unos mínimos estudios al respecto.
Por todo esto, me he propuesto analizarlo en mis reseñas así que: este libro está impecable. Desde la maquetación, corrección, traducción, la portada es increíble (y acorde con la historia al igual que el título). Calidad diez, al igual que historia de diez. Me han gustado mucho las citas que ha escogido la autora al inicio de cada año con la ilustración de la Torre Eiffel.
Enlace: https://tejiendocriticasenla..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
stanislava_velinova
 21 enero 2021
A veces comenzar a escribir una reseña no es tan fácil como parece. Sobre todo, cuesta más en los casos cuando un libro nos ha gustado tanto que no encontramos suficientes palabras para describir nuestras impresiones. Por lo menos es lo que me pasa a mí. Terminé “La última Navidad en París” hace unos días, pero lo cierto es que hasta ahora no me veía (digamos) capacitada transmitiros todo lo que me gustó esta lectura. Hazel Gaynor y Heather Webb han escrito dicha historia conjuntamente y sin ir más lejos han dejado su huella. Mientras uno lee el libro no puede siquiera darse cuenta de que el autor del mismo son dos personas totalmente diferentes. Está tan pulido y perfectamente sintonizado que la historia fluye envolviéndonos en un mundo de guerra, pero sin olvidar y menospreciar sentimientos como el amor, la alegría y la tristeza, las lágrimas o la misma felicidad en las cosas pequeñas (como, por ejemplo, unas simples cartas enviadas que a veces dicen más que mil palabras pronunciadas). ¿Por qué digo esto? El gesto y el solo esfuerzo de mantenerse comunicado con la persona al otro lado del continente algunas veces transmite mucho más que cualquier otra cosa por hacer.
La historia comienza en agosto de 1914 a los inicios de la Primera Guerra Mundial. Dos personas que conectan entre sí y que encuentran tanto el consuelo como el desahogo uno en el otro. Pero además de contar y compartir sus esperanzas y miedos sabiendo que el de enfrente no les juzgará, el afecto mutuo crece e incluso se convierte en amor. ¿Es posible que dos amigos terminen siendo algo más que solo eso? ¿Es posible que en tiempos duros y feos de guerra florezcan cosas tan bonitas como el amor? ¿Es posible sobrevivir y contarlo?
Una de las cosas más curiosas del libro es que, en primer lugar, toda la historia se desarrolla a través de cartas que se mandan los distintos personajes uno al otro. Es muy interesante ver el punto de vista de cada uno mediante una forma orientada totalmente al trato directamente indirecto entre ellos. No se ven las caras durante años, pero aun así mantienen el contacto, aún así la llama sigue viva y bailando durante las noches oscuras. Por otro lado, la lectura está dividida en cinco partes (1914, 1915, 1916, 1917 y 1918) lo cual es una buena manera de separar los distintos intervalos de tiempo que van pasando y cómo van creciendo cada uno de los protagonistas.
No me gustaría desvelar mucho sobre la lectura por lo que no lo haré y recortaré mi reseña porque si no entraría en spoilers. Es de esas historias que llegan al corazón del lector, que tocan cada fibra de nuestro cuerpo y nos hacen disfrutar y sufrir con los personajes. Es un libro que me ha hecho reír, pero también me ha puesto triste. al final también hay una moraleja o más de una, según como lo vea cada uno de nosotros. Lo más importante es que si tenemos sentimientos hacia una persona, no dejarlos pasar o esperar el llamado “momento adecuado”. El momento no existe, lo hacemos nosotros. Hay que aprovechar la vida porque es tan corta y puede terminar cuando menos nos lo esperamos.
¿Tuvo cada uno de los personajes su final feliz o no? Abrid las páginas para saberlo. No lamentareis si le dedicáis unas horas a esta preciosa historia llena de tanta emoción que fluye a riachuelos deslizándose entre las páginas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Romancesencontrados
 26 febrero 2021
Quienes me leéis a menudo sabéis que los libros sobre la Segunda Guerra Mundial son mis favoritos a pesar de lo mal que lo paso leyéndolos, pero tengo que confesar que sobre la Primera Guerra Mundial o La Gran Guerra, apenas he leído un par de libros, por lo que mi información sobre ella no es la más fiable. Este libro que hoy os traigo reseñado es sobre esa época y la verdad es que me ha gustado mucho.
La última navidad en París es una novela epistolar durante la mayor parte de su contenido a excepción de tres capítulos narrados en primera persona por el protagonista del mismo. Es la primera vez que leo una novela de este estilo en su totalidad y la verdad es que me ha sorprendido gratamente, ya que pensaba que no conocería a fondo a los protagonistas y para nada ha sido así.
Como os he dicho antes, este libro está ambientado en la Primera Guerra Mundial y los dos protagonistas viven en Inglaterra y son amigos desde que son pequeños. Cuando Thomas y el hermano de Evie parten hacia la guerra todos piensan que no durarán hasta las Navidades, creen que todo se solucionará en un par de meses, pero nada más lejos de la realidad.
Entre Thomas y Evie pronto surge una bonita amistad gracias a las cartas que se escriben casi a diario y sin que se den cuenta, va pasando el tiempo y su amistad pasa a ser algo más. El problema es que no se ven y los sentimientos escritos a veces son malinterpretados. Ninguno quiere reconocer que está enamorado del otro, pero el tiempo no corre a su favor.
Thomas es ascendido dentro de su compañía y Evie decide apoyar escribiendo sobre la guerra. van pasando los meses y distintas personas pasarán por sus vidas, unas estarán más tiempo y otras serán fugaces. ¿Tendrá un final feliz ese amor en plena guerra? Pues tendréis que leer el libro para descubrirlo.
No quiero contaros más cosas de las que suceden en el libro para no destriparos todo lo importante, pero deciros que este libro me ha gustado, sería quedarme corta. Es una novela intensa que nos muestra lo bonito de la vida, del amor y de la amistad, pero que a la vez nos enseña los estragos que causó la guerra en las personas. Es verdad que todo está contado delicadamente y que la realidad seguramente fue mucho más cruel, pero ha sido duro conocer algunos datos de ese momento de la historia.
Los dos protagonistas me han gustado mucho. Evie es una chica decidida a hacer todo lo que está en sus manos para colaborar en la guerra a pesar de la oposición de su familia y del qué dirán y Thomas, aunque a veces pensaba en él como en un chico serio y demasiado formal, no puedes evitar sentir cariño hacia él en todo momento.
En cuanto a los secundarios tengo que destacar el papel de Alice, la mejor amiga de Evie, ya que me han encantado todas las escenas en las que salía. Me hubiera gustado saber más cosas sobre Will, sus escenas me han sabido a poco.
También deciros que a pesar del título, no es un libro que esté ambientado en la Navidad y se puede leer en cualquier momento del año.
Enlace: https://misromancesencontrad..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
S_In_Wonderland
 11 enero 2021
Sé que llevo varias reseñas seguidas de libros históricos, pero es que en los últimos meses han salido muchos libros de esta temática súper interesantes.
En esta ocasión cambiamos la Segunda Guerra Mundial por la Primera Guerra Mundial, una guerra de la que no se habla tanto en libros pero que fue igual de cruenta, ya que 38 millones de soldados y civiles perdieron la vida.
Además, está narrada en forma epistolar, con lo que le da un toque diferente.
En septiembre de 1914 Thomas Harding y Will Elliott marchan al frente orgullosos de poder luchar por su país y con el convencimiento de que la guerra sólo durará unas cuantas semanas y podrán regresar para celebrar la Navidad.
En Inglaterra, Evie, la hermana de Will, está cansada de no poder hacer nada por todos los hombres que han marchado y que fallecen en combate y desea poder ayudar y tener un papel importante y útil.
Todos sabemos que la guerra no duró unas pocas semanas, si no que se alargó durante varios años y será en las cartas entre Thomas y Evie que iremos viendo cómo todo va desarrollándose, mientras crece entre los dos algo mucho más profundo que la amistad.
El libro está dividido en cinco partes, una por cada año que dura la guerra, desde 1914 hasta 1918 y en cada una de ellas hay numerosas cartas, ya no sólo entre Evie y Thomas, si no también con Will, sus padres o incluso amigos y conocidos.
En ellas iremos viendo cómo van pasando los años y cómo va evolucionando la guerra y, especialmente ellos.
Pero a pesar de la época en la que se desarrollan los hechos, no es un libro que se centre en el conflicto bélico. Por supuesto que se nombrarán batallas, o la situación política o social, pero no ahondará en detalles, ni tampoco en largas descripciones.
Estamos, principalmente, en un libro que se centra en los pensamientos, miedos, preocupaciones, ilusiones y esperanzas de los protagonistas.
La evolución que se ve en ellos es claramente notoria. al principio estamos ante dos jóvenes llenos de sueños, seguros de estar haciendo lo correcto y convencidos de que volverán a verse en unas pocas semanas. Pero la guerra no acaba ese año, ni el siguiente, y las esperanzas empiezan a desvanecerse, hasta llegar un punto que la desesperación por no ver el fin hace mella en ellos.
Thomas no sólo tendrá que enfrentarse al horror de la guerra, si no que tendrá muchos problemas personales en Inglaterra de los que tendrá que preocuparse: un padre enfermo y un negocio familiar que sacar adelante. Verá perder amigos en el frente, su vida correrá peligro más de una vez, sufrirá escasez de comida, frío, enfermedades...
Por otro lado, Evie, se quedará en Inglaterra y su preocupación irá en aumento al ver tantos y tantos hombres marchar y no regresar con vida. Cansada de una vida superficial, pone todo su empeño en poder ser útil en el conflicto a pesar de la oposición de su madre. Irá desempeñando varios trabajos a lo largo de los años hasta llegar a conseguir un papel mucho más importante.
Las cartas entre ellos será lo que necesitan para poder seguir adelante. Una amistad, que viene desde que los dos eran niños, que irá evolucionando poco a poco hacia el amor.
Este libro tiene un ritmo algo lento, pero es que es una historia para ir saboreando poco a poco, viendo cómo los protagonistas van plasmando sus sentimientos en esas cartas.
Las autoras, además, tratan numerosos temas. Hacen hincapié en el papel de las mujeres que se quedaron en casa (con el paso de los años fueron muchísimos los hombres que tuvieron que marchar, así que muchos trabajos pasaron a manos de las mujeres), en el estrés postraumático, en los medios de comunicación y su propaganda falsa, la censura que hubo.. Cosas que me ha gustado mucho ver ya que le dan un realismo muy necesario a este tipo de novelas y, además, de dar a conocer hechos que muchos no sabíamos que habían ocurrido.
Pero no todo es tristeza y desánimo, aquí, como en la vida real, también hay sitio para la esperanza, para la ilusión, para encontrar el amor en cualquier lugar, hasta en medio de la guerra.
Por cierto, en medio de cada año hay un capítulo que está narrado varias décadas después, que plantea ciertos interrogantes que se irán desvelando poco a poco, algo que le da esa intriga y esas ganas de seguir leyendo para saber qué les pasó a todos los personajes.
Tengo también que destacar que, a pesar de estar escrito a dos manos, no se nota para nada, no hay ningún cambio de tono o de forma, es muy constante y uniforme, algo que me ha encantado.
También es muy destacable la ambientación, es cierto que no se centran mucho en los temas más bélicos, pero sí en recrear cómo pudo afectar a la gente, tanto en un sitio como en otro.
La última Navidad en París es una historia real, muy sentimental, muy bien escrita y con una gran evolución de los personajes, a los que es fácil coger cariño.
Si os interesan las historias sobre personajes y no os importa que sea todo mediante cartas (creo que le da un tono mucho más íntimo y personal) este es uno de esos libros que disfrutas de principio a fin.

Enlace: https://beingsaray.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (1) Añadir cita
stanislava_velinovastanislava_velinova21 enero 2021
Cuando cierro los ojos me parece tenerla a mi lado: el olor de su perfume, sus ojos azules mirándome… Pero todo es una ilusión. Humo y espejos que ocultan la verdad de su ausencia.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: Primera Guerra MundialVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

¿Quién escribió estos libros de romance?

Nacida para seducir

Lisa Kleypas
Susan Elizabeth Phillips
Sherrilyn Kenyon
Rachel Gibson

16 preguntas
8 lectores participarón
Thèmes : romance contemporáneo , romántico histórico , romance fantástico , romaticaCrear un test sobre este libro
{* *}