InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de lavidademisilencio


lavidademisilencio
29 septiembre 2019
Alemania, 1940. Siguiendo el consejo de sus padres, Karan y sus dos hermanos pequeños, Joren y Anne huyen de Berlín hacia Dinamarca. Karan, ya con 17 años, tiene que fingir tener menos edad para que le permitan entrar en uno de los refugios del país y así poder hacerse cargo de sus hermanos. Pero éste no será el único obstáculo al que tendrán que enfrentarse: Joren tiene dificultades para relacionarse con la gente. No entiende las bromas, le molesta el contacto físico, no mantiene la mirada... Karan teme que en el refugio descubran que no es como los demás y termine medicado y como conejo de indias de sus investigaciones. Por ello, centrará gran parte de sus esfuerzos en ocultar la verdad para protegerle.

Apartada de todo cuanto conoce, de sus padres y su hermana y la tierra que la vio crecer, Karan se enfrentará a una serie de responsabilidades que no le corresponden a alguien de su edad. Por suerte, no tarda en encontrar alguien en quien apoyarse, una mano a la que aferrarse en los momentos de más debilidad. Derek, alemán como ellos, vive cerca del refugio y lo visita frecuentemente. Es así como conoce a Karan y a sus hermanos. Para sorpresa de ella, Derek consigue conectar con Joren y a partir de ese momento ambos se vuelven inseparables.

Todo parece ir bien una vez se asientan en el lugar, pero la calma dura poco y Karan tendrá que tomar decisiones que podrían significar su libertad o un camino en la dirección contraria.

Desde que leí 13 horas en Viena, Paula Gallego se ha convertido en una de las autoras que más ganas tengo de seguir descubriendo. Esta vez ha sido el turno de Un día de invierno, que llamó mi atención por dos cosas principalmente: la II Guerra Mundial y la presencia de niños en la historia. Las historias que contienen ambas suelen ser las que más disfruto, por lo que nada más leer la sinopsis de este libro supe que tenía que caer en mis manos.

Antes de empezar he de darle las gracias a la autora por crear al personaje de Joren. Sin entrar en detalles de qué es lo que le ocurre —ella nunca lo menciona y, sinceramente, hasta me alegro de que no le etiquete—, realmente Paula consigue introducir a alguien como él en la trama sin hacer que todo gire entorno a su persona. Normalmente cuando leo libros con personajes con estas dificultades, éstos toman todo el protagonismo. Sin embargo, con Joren no ocurre así. Es parte fundamental del desarrollo del personaje de Karan, por supuesto, pero no es, ni mucho menos, el eje central de la historia.

Como ya he mencionado, otro aspecto que agradezco es que la autora no le ponga ninguna etiqueta. de hecho, una de las cosas que más he disfrutado es que, al final, ningún personaje necesita de un diagnóstico para tratar con Joren. Simplemente empiezan a interactuar con él y a conocerlo y, a partir de ahí, descubren qué hacer y qué no para que se sienta cómodo. ¿Y no es así como deberíamos comportarnos siempre? Basarnos en nuestras experiencias para tratar con las personas en lugar de juzgar a nadie en base a su etiqueta. No me malinterpretéis, como psicóloga sé de la importancia de un buen diagnóstico para que las necesidades de esa persona sean atendidas de la mejor manera y así desarrollar todo su potencial. Sin embargo, cuando nos alejamos de la intervención, las etiquetas son la base de muchos prejuicios sociales. Y creedme, un trastorno no se presenta en dos personas de la misma manera. Pensar que todos aquellos que padecen de "x" son iguales y tienen las mismas dificultades es un error. Cada persona es un mundo y, cómo tal, es necesario conocerlas para saber cómo son. Ningún diagnóstico te va a dar nunca esa información y es algo que, por desgracia, no todos saben. Por eso considero que este aspecto está muy bien trabajado en Un día de invierno, pues Joren es simplemente Joren y no sólo una persona con "x".

Por otra parte, la construcción del personaje de Karan es fantástica. Se puede ver un notable cambio entre el principio del libro, donde es una adolescente como cualquier otra, y una Karan que termina haciéndose cargo de sus responsabilidades. al final, es capaz de tomar decisiones estableciendo un equilibrio entre lo que debe hacer y lo que quiere hacer y ahí radica, en mi opinión, su mayor fuerza.

En cuanto al amor, como ya pude ver en 13 horas en Viena la autora describe una historia realista, además de una relación realmente sana. Tiene todo lo necesario en un romance y, lo más importante, en la dosis adecuada.

Otro aspecto que me ha gustado es que la trama no decae en ningún momento. Cuando parece que ya no hay nada más que contar, los acontecimientos dan un verdadero giro que pone patas arriba el mundo de los personajes.

El único punto en contra que podría destacar es que el final, a mi parecer, es un tanto precipitado. En un par de páginas más se podría haber cerrado mejor la trama. Sin embargo, tampoco lo considero una gran decepción pues, en el momento de la lectura, ese cierre es exactamente el que necesitaba leer.
Enlace: http://lavidademisilencio.bl..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}