InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Nedyah


Nedyah
26 octubre 2017
Perfect es el primer libro de una trilogía pero se puede leer como novela autoconclusiva, ya que la trama de los protagonistas se cierra perfectamente en esta primera parte. La autora ha escrito una segunda novela con un personaje secundario de esos que odias a muerte sí o sí (y por ello tengo una curiosidad tremenda xD), y el tercer libro es como el primero pero narrado desde el punto de vista de Noah, así que podemos decir que con Perfect empieza y termina la historia de Amanda y Noah.

Ha sido una lectura que me ha hecho sufrir de lo lindo por cómo se iba desarrollando todo, y más aún hacia el final cuando la autora te arroja un jarro de agua helada y ya te esperas incluso lo peor xD. En serio, pensaba que sería una bonita historia de amor entre dos jóvenes que se conocen desde la incubadora y, sin dejar de ser esa la premisa inicial, terminas encontrándose con algo mucho más real, profundo e incluso sobrecogedor, mostrando cómo los protagonistas se enfrentan a diferentes situaciones y pruebas conforme van creciendo, no sólo a nivel de amistad y lo que eso significa para cada uno, sino también a través de otro tipo de trabas que no veremos venir y las cuales me reservo para animaros a descubrirlas por vosotros mismos.

Perfect cuenta la historia de Amanda Kelly y Noah Steward, dos chicos que nacieron con tan solo un minuto de diferencia y que, desde entonces, tanto ellos como su familia, se han convertido en inseparables. Amanda y Noah han crecido juntos y su amistad es tan verdadera y bonita que es a prueba de balas. Noah siempre ha sido un chico lanzado y extrovertido, y Amanda, apodada Piolín por Norah, nunca se ha sentido especial o perfecta. Amanda ha vivido bajo la sombra de su hermana mayor, Emily, y siempre se ha sentido inferior y defectuosa, salvo cuando está con Noah que la hace sentir la chica más especial del planeta. Así, Amanda y Noah pasan toda la adolescencia juntos y, con el paso del tiempo, empiezan a darse cuenta que esa bonita amistad que tienen desde críos puede estar dando paso a algo mucho más profundo y romántico. Sin embargo, pese a que los sentimientos parecen mutuos, Amanda no está dispuesta a ceder a los suyos. No quiere que nada estropee su amistad, ni siquiera sus sentimientos, y prefiere tener a Noah solamente como amigo a empezar algo que a la larga pueda perjudicar y echar a perder esa amistad. Por mucho que Noah lo intente, Amanda le dejará bien claro que solo serán amigos y nada más.
A partir de este momento, cada uno iniciará su propio camino y el sufrimiento en silencio. Para Amanda será un infierno ver cómo Noah le dedica su tiempo y sus caricias a otras y no a ella, pero su miedo a perderlo en el futuro será más fuerte que sus celos y decidirá no hacer nada. Algo similar ocurrirá con Noah, que intentará hacer su vida con otra chica, negando lo que verdaderamente siente por su amiga.
Pero, con todo, el destino sabe jugar bien sus cartas y volverá a acercarlos con un giro inesperado y terrible. ¿Qué será? ¿Podrán superarlo?

El primer bloque de la novela ha estado marcado por altibajos en cuanto a mi percepción de la historia. Había aspectos en la actitud de Amanda que me crispaba los nervios. Entiendo que tiene que dar miedo dar el paso hacia un nuevo nivel en la relación de amistad que le une a Noah, pero también me cuesta mucho entender el aguante de Amanda para negarse a la realidad, no sólo suya sino también de Noah, de que está enamorada de él, que ese sentimiento es recíproco y que deberían dar ese paso que ambos desean con tantas ganas. El miedo a que todo se pueda complicar y acaben rompiendo la relación y cada uno por su lado siempre va a existir, pero entiendo que eso puede ocurrir tanto en una relación basada en la simple amistad, como en una relación romántica, y como en otras tantas relaciones ya sean familiares, laborales o de cualquier otra índole. Esa duda siempre va a estar presente pero, como dicen: quien no arriesga no gana, y Amanda vive empecinada en quedarse con lo que es y no con lo que pudo y podría ser.
Me encuentro entre la espada y la pared porque entiendo ambas posturas y, a la vez, ambas me cabrean xD. Si Amanda no está dispuesta a dar el paso porque quiere tener a Noah en su vida y teme que lanzarse a algo más pueda poner en peligro ese futuro, tiene que ser consciente también de que Noah ha de seguir con su vida, con todo lo que ello supone, por lo que debe hacer de tripas corazón y tragarse los celos y la envidia de no poder ser ella la que lo acaricie y lo tenga entre sus sábanas. Es una auténtica montaña rusa que se disfruta y, al mismo tiempo, descoloca y contradice. Como lectora es fácil ponerse en la piel de Amanda y de Noah, en entender las dos posturas y versiones, pero eso no quita que los dos tengan más que merecido el sopapo del siglo por andarse como el perro del hortelano xD.

Este tira y afloja está presente en la mayor parte de la historia y, aún crispándome los nervios, me resultaba imposible dejar de leer. La relación de Noah y Amanda es adictiva y hace que el lector se meta en ella de lleno, deseando que los dos finalmente abran los ojos y se rindan a lo que sienten, que dejen todos los miedos atrás y se atrevan a ir más allá. Es un comienzo y desarrollo basado en el miedo y la inexperiencia, en ese primer amor que aparece por arte de magia y llega para quedarse y tambalear todo a su alrededor.
Pero también nos encontramos con un segundo bloque donde los protagonistas crecen como personas, asientas sus ideas y conceptos en torno a la vida y lo que significa vivir el día a día sin pensar en el futuro, siempre incierto y efímero. Llegados a ese punto la novela da un giro tremendo. En ningún momento se te pasa por la cabeza que la trama pudiese ir por esos derroteros y, a partir de ahí, la sorpresa y el enganche llegan a límites insospechados, haciendo también que empecemos a descubrir a unos protagonistas más maduros y con más razón de causa y de lucha.


Las páginas finales te paralizan por completo. Alison G. Bailey hace un buen uso de la duda y el suspense, dejando al lector con la incógnita y la congoja y, ufff... hasta las últimas líneas estuve con un nudo en la garganta. Perfect se merecía y tiene un desenlace como reza su título: Perfecto. Alison G. Bailey refleja los sentimientos de los protagonistas con mucha naturalidad, sencillez y cercanía que calan en el lector, siendo difícil posicionarse ante la perspectiva de uno u otro pues ambas me han parecido bien plasmadas, pese a no compartirlas y tirarme de los pelos en varias ocasiones. La narración de la autora es intensa, desgarradora y valiente por la forma en que relata ciertas escenas, sin escatimar en detalles por muy duros y gráficos que sean y, la verdad, aunque cueste, es de agradecer semejante claridad y sentimiento.

En resumen, 'Perfect' es una novela que narra la evolución en la amistad de dos almas gemelas inseparables desde que llegaron al mundo. Dulce, adictiva y toda una montaña rusa de emociones donde el lector experimentará dudas, crispación, emoción, dolor, fortaleza, superación... Una historia que sabe dejar huella al esconder una segunda parte emotiva y necesaria para la maduración de los protagonistas y el asentamiento del mensaje que pretende transmitir.
Enlace: http://eraseunlibro.blogspot..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más