InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Claudia


Claudia
17 septiembre 2021
Lizzie Fry nos trae esta novela de fantasía new adult en la que la magia forma parte de la vida cotidiana.


La trama transcurre en un presente alternativo y distópico, en el que las cacerías de brujas vuelven a estar a la orden del día y su mera existencia está prohibida.


La carga política de la novela, mostrando totalitarismos, control de la prensa y mentiras a través de discursos de odio, son una parte principal en una obra que en gran parte denuncia y muestra la situación actual que vivimos.


El machismo se denuncia en esta obra en la que los puritanos relegan a la mujer a un segundo plano, volviendo a condenarla a vivir encerrada en casa y al cuidado de los hijos, siendo el hombre el que tiene derecho a una carrera de éxito.

La mujer sí puede trabajar, claro, pero sin desatender el hogar y el bienestar de los hombres.


Este odio a la mujer se ve favorecido por las matronas, mujeres que no poseen el don de la magia y que han aceptado su destino.

Como solo las mujeres desarrollan la magia, son ellas el enemigo claro y asustan a aquellos que se creen el discurso de odio.


En esta novela hay un continuo enfrentamiento entre dos bandos claros: Las brujas y sus aliados, frente a la Iniciativa Salvaguardia y su cuerpo de Centinelas.


Las brujas de esta historia se van a dividir en tres grupos: elementales (controlan alguno de los cuatro elementos), de cristales (necesitan piedras preciosas y años de estudio para utilizar su poder) y de cocina (emplean remedios caseros y rituales, emplean grimorios para aprender conjuros y su magia no es adquirida por nacimiento, sino aprendida y poco peligrosa).

Estas brujas serán acusadas de suponer un peligro para toda la sociedad y serán juzgadas, criticadas, encerradas o asesinadas por un gobierno que quiere extinguir la magia.


A lo largo de la lectura, no he parado de ver alusiones a la situación política actual (especialmente de ciertas regiones), cómo el machismo, el racismo o el odio solo llevan a la destrucción de los derechos y cómo los prejuicios no ayudan en absoluto.

No es solo una historia de fantasía o de misterio por saber si las brujas y la Elegida lograrán vencer, o sobre los secretos que ocultan todos ellos. Es también una novela de denuncia social y de actualidad.


¿Y qué pasa con los personajes de la novela? Pues a mi gusto, los he visto bien construidos y con una clara evolución a lo largo de toda la obra.


Los cuatro protagonistas principales son dos parejas que, por azar o por destino, se verán unidas irremediablemente y compartiendo un futuro y una relación que jamás habrían imaginado.


Adelita (bruja de cristales) viaja con Ethan, un centinela desertor que la ayuda a escapar de prisión y busca su redención ayudando a las brujas a vencer al Cuerpo de Centinelas y a contar la verdad que les han estado ocultando.

Ambos poseen personalidades muy diferentes, pero gracias a su compenetración y a la confianza que va surgiendo entre ellos, forman un tándem fuerte que saca lo mejor del otro.


Chloe (bruja elemental) y Daniel (profesor de universidad) huyen juntos tras el estallido de los poderes de la joven bruja.

Daniel acompañará a su hija, comenzando a comprender lo que para ella supone poseer ese don (convertido en maldición) y tratará de ayudarla en una situación que a ambos les viene grande.

Chloe se comporta como una adolescente malcriada (pese a tener ya veinte años), pero poco a poco la vamos entendiendo y la vemos crecer y madurar a marchas forzadas.


Una historia intrigante, entretenida, con algún toque de humor, que supone un viaje para el lector en compañía de unos personajes que logran transmitir muchas emociones.

Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES