InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de AlhanaRhiverCross


AlhanaRhiverCross
25 julio 2019
A pesar de que Marta Francés llevaba en mi lista de autoras a tener en cuenta, no ha sido hasta hace bien poquito que he podido conocerla más allá de las redes sociales y además con una novela que no estaba prevista entre mis posibles lecturas. Baila solo para mí es una historia de amor convencional en su desarrollo pero que comienza de una manera peculiar. Solo por eso me apetecía leerla pero también tenía una especie de intuición sobre su prosa, que sabía que disfrutaría por el mero hecho de leerla independientemente de que la trama me gustara más o menos. No tenía ninguna referencia sobre esta historia y no había querido buscar otras opiniones para ir a ciegas completamente, como me gusta hacer cada vez que me dan este tipo de pálpitos lectores con una autora en concreto.
La premisa de la que parte la novela es el encuentro entre una bailarina erótica y un novio en una despedida de solteros cuando él solicita al dueño del club nocturno que Celeste, la stripper estrella del local, le conceda un baile privado en una de las salitas reservadas. La chica tiene principios y es bastante reticente porque no le gusta bailar para nadie aunque se deja llevar cuando ve al (de momento) soltero en cuestión y comienza a imaginarse todo tipo de escenas calentitas solol con mirarlo a los ojazos verdes que tiene. Así que unas cosas llevan a otras y la bailarina deja a un lado sus principios y su moral, y acaba acostándose con un completo desconocido en la trasera de su lugar de trabajo sin dar nombres reales, ni números de contacto ni más explicaciones que las del momento del calentón de ese encuentro fortuito en un coche aparcado en un callejón. Así es como nosotros conocemos a Clara y Javier y pese a que ellos crean que no volverán a verse, ya podemos imaginar en el primer capítulo que será todo lo contrario.
Por azares de la vida, están obligados a tener que conocerse “oficialmente” cuando descubren que sus dos mejores amigos son pareja, que van a iniciar una vida en común y que tendrán que verse las caras cada día, puesto que además Clara acaba de mudarse con Cristina, su mejor amiga y también bailarina en su club. La historia que hay detrás de estas dos amigas sirve como construcción y base tanto para la protagonista como para el resto de personajes, porque a partir de ellas vamos conociendo al resto de secundarios, como al dueño del local para el que trabajan, que lejos de ser un jefe que las trata como objetos con los que ganar dinero de los clientes, es un hombre comprensivo y se ha convertido para ellas en una especie de hermano mayor. A través de Cris llega la conexión con Jorge y por lo tanto, con Javier, que ahora está día sí día también en su piso. Y así poco a poco, Marta Francés va construyendo todos los personajes con sus historias en común o por separado de forma que al terminar la novela tenemos una idea muy buena de todo el conjunto. Ambos protagonistas han sabido ganarme, sobre todo Clara, con su desparpajo y su naturalidad a la hora de discutir consigo misma en sus pensamientos. Javier tampoco se ha quedado atrás aunque es el prototipo de personaje masculino con miedo al compromiso que solo quiere a las mujeres para pasar un rato divertido (ningún problema con eso si ellas también quieren) hasta que llega LA mujer con la que todos los ratos son divertidos. Son unos protagonistas bastante típicos pero a la vez tienen su encanto particular que los hace únicos.
Por otra parte, (debí habérmelo imaginado), el título ya me daba una pista de que habría un aspecto que no me gustaría un pelo y que viene siendo en realidad el principal escollo para que esta pareja con tantísima química tenga sus roces. Como digo, Clara es stripper y al principio eso es perfecto para Javier, que es un tío de una sola noche y adiós. de hecho, su primer encuentro es tan calentito y desenfrenado como solo puede ser entre un completo desconocido y una bailarina erótica en un pase privado. Pero claro, es estupendo que una chica baile para nosotros y le veamos hasta el alma con su tanguita escaso pero ya no nos guste tanto cuando esa chica es nuestra pareja y baila para otros aunque sea su trabajo desde bastante antes de conocernos, ¿eh, Javier? Que en la realidad este pensamiento también existe, ojo, y soy consciente, pero es algo que indica posesividad de la pareja y además, lanza el mensaje de que todas las mujeres pueden ser objeto de deseo de todos hasta que pasan a ser el objeto de uno solo y de ninguno más. Es una idea que no soporto y que aquí obviamente se explota al máximo como el principal motivo de discusión entre esta pareja. Lo único que he sacado en positivo de este aspecto de la trama es que Clara parece mantenerse firme (aunque sea por lealtad al dueño del club, que además también es su amigo) y eso dice bastante de ella como personaje femenino con principios propios y no como un satélite alrededor de Javier.
La novela está estructurada en capítulos alternos con los puntos de vista de Clara y Javier, aunque no siempre a razón de uno cada uno sino según vaya conviniendo a la trama en el momento. Marta Francés tiene una escritura muy sencillita, simple y muy amena, ideal para este tipo de lecturas. Quizás los capítulos sean un poco largos para leer a ratos sueltos y no dejarlos inacabados e incluso creo que no hay demasiados giros argumentales que nos den un aliciente extra para engancharnos a la lectura porque tengo la sensación de que se trata de una novela de personajes en la que lo de menos es lo que les ocurra. La relación entre Clara y Javier puede volverse un poco monótona en el sentido de que todo gira en torno a la profesión de Clara y realmente no les ocurren cosas extraordinarias (si acaso ya hacia el final se va preparando un único episodio algo peliculero para darle emoción al asunto) pero su historia de amor es tan paulatina a pesar del primer encuentro tan explosivo que resulta muy agradable de leer y simplemente dejarse llevar por los sentimientos que transmiten ambos y por extensión todos los personajes.

En otras palabras, ha sido una lectura muy ágil y fresca para esta época del año que me ha servido para conocer a una nueva autora y poder hacerme una idea del potencial con el que cuenta. Soy consciente de que como lectora de romántica ocasional soy muy pero que muy difícil de contentar con respecto a la trama de una historia de amor y que mi opinión siempre se encontrará sesgada por ese problema mío de base. Pero dicho esto, Baila solo para mí es una novela que cualquier asidu@ del género disfrutará porque los personajes nos meten por sí mismos en la historia que están viviendo y porque la autora maneja muy bien los diferentes problemas de pareja con los que se van encontrando aunque al final todo quede resumido a uno: la profesión de Clara. Tengo claro que no será la última vez que lea a Marta Francés porque realmente mi objetivo con esta novela era conocerla a ella y ver si podía ser una autora para mí y mis gustos: definitivamente, lo es. Así que a partir de ahora también será una de mis recomendaciones en romántica.
Enlace: https://enmitiempolibro.blog..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}