InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Críticas sobre El intercambio (31)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
CarolSanguez
 11 abril 2019
He leído libros surrealistas pero este, desde luego, se lleva la palma. Mira que la idea principal era buena e innovadora, pero es que han ocurrido una serie de catastróficas acciones que me dejan como poco patidifusa, y eso sin hablaros del final. ¡Que finaaaaaal! No bueno, sino de 💩.

Nos encontramos ante el matrimonio de Caroline y Francis a los que les llega una oferta para intercambiar casa; como si estuviesen apuntados a Airbnb. La cuestión es que ni cortos ni perezosos dan el visto bueno *IMPORTANTE: sin conocer a la otra persona que ha hecho este ofrecimiento* y deciden mudarse a Leeds por una semanita de nada. Allí empiezan a darse una serie de sucesos que ponen a Caroline en sobreaviso. La casa a la que se han mudado está muy desprovista de recuerdos, pero hay algunos que activan en ella parte de su pasado. Es entonces cuando la autora empieza a jugar con el lector. A mandarnos al pasado (2013) y al presente (2015), cambiando también las localizaciones que se resumen solo en: allí (normalmente en casa es cuando habla en pasado y allí situados en Leeds, en el intercambio de casa, en el presente) y en casa. Un pasado turbio en el que el matrimonio si se hablaba era para insultarse o lanzarse improperios y donde la protagonista tuvo un affaire.

Bien es cierto que aunque te llevas gran parte de la novela teniendo una idea preconcebida de lo que va a ocurrir llega un punto en el que te da las vueltas y empiezas a seguir leyendo porque realmente quieres desgranar todas las incógnitas y saber quién diantres está en la casa de Caroline y qué está dispuesto a hacer. La cuestión es que se podría decir que si te saltas todos los capítulos y empiezas a leer desde los últimos diez no es ni necesario conocer todo lo anterior. Como llevo teniendo la percepción de otros thrillers atrás, es como si los autores no quisieran simplemente incluir suspense sino que también te incluyen romance, cosa que no veo mal, y drama. Páginas y páginas llenas de dramas. Como si el lector no tuviera suficiente con poner la atención en resolver todo lo que hay detrás, de un inocente intercambio de casa, también incluyes las descripciones soporíferas de los actos de Francis y Caroline. ¡Ah! Y que tienen un hijo. Atentos al dato. Un hijo de ¿cuántos años dices que tiene Eddie? Porque si lo dice yo ni me acuerdo. Lo que está claro es que muy mayor no debe ser cuando tiene que bañarlo, acostarlo y contarle cuentos. Entonces me pregunto yo, ¿a dónde va esta mujer cuando tiene a su marido "convaleciente" que ni se puede hacer cargo de su propio hijo? Muy mal por Francis, pero peor por Caroline; feminismos a parte. O sea, ¿nos hemos vuelto majarotes? ¿Dejas a un niño pequeño con un padre tan sumamente irresponsable y te vas a filtrear por ahí? No. Es que me niego. Me niego a tomar estas actitudes con normalidad porque sea "ficción". La ficción me la trae al pairo. ¿En qué lugar ha dejado Rebecca Fleet a la mujer? No pido que sea la mejor madre del mundo mundial, pero hay que tener solo dos dedos de frente (y mira que yo no quiero serlo ni siquiera en un futuro próximo) para dejar a tu hijo a cargo de una persona que está psicológica y físicamente tan mal como lo está Francis (que no es que le apoye, que yo lo hubiera mandado al caldero de Satán, pero es que vaya dos patas para un banco).
Los protagonistas, en particular Caroline, se comportan de una forma totalmente surrealista. Y sí, repito de nuevo esa palabra porque en serio todo lo que engloba este libro es una tomadura de pelo. Llegas a un lugar nuevo, te vas a tomar café con una persona que no conoces y que te está literalmente acosando desde que te vio entrar en el número 21. Consigue tu número de teléfono, no sabes ni cómo pero eso no te preocupa te pones a hablar con ella como si nada (ya si eso pídele la dirección de la cafetería en la que tomasteis el otro día el bruch) y ya si eso cuando cuelgues preocúpate de donde ha sacado tu contacto. Todo ello sin contar que se presenta en la que no es tu casa, sube hasta el piso de arriba para ir al baño y se pone a hacer de todo, entre otras cosas merodear como si de un insecto non grato se tratase, menos ir al baño. Oye, todo muy lógico y cotidiano, ¿verdad?

Dicho esto, si buscáis un thriller que se salga de lo normal este no es el vuestro. ¿Ocurre algo novedoso? Sí, que es una historia en la que se intercambian casa dos plenos desconocidos, ¿ocurre algo destacable? Sí, que quien parece ser no es quien dice ser. ¿Podrías morir tranquilamente sin leer este libro? Totalmente Dicho esto, y en vistas de la buena nota que tiene el libro tanto en su idioma original como traducido, solo me queda quitarme el sombrero, echar gasolina y prenderle fuego.
Enlace: https://www.goodreads.com/re..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
LAKY
 30 marzo 2019
Caroline y Francis forman un matrimonio que está pasando por una crisis. La adicción de él y una infidelidad pasada de ella han sido la causa de que ahora mismo su matrimonio sea una pareja inestable. Pero tienen voluntad de solucionar sus problemas y seguir adelante. Por eso, cuando a ella se le ofrece la posibilidad de intercambiar su casa, decide que unas vacaciones ellos dos solos, en una ciudad distinta, podría venirles muy bien. Dejan a su hijo pequeño con la madre de ella y comienzan lo que creen que van a ser unas idílicas vacaciones. Pero, como os imaginaréis, de eso nada. Por de pronto, la casa a la que van está totalmente desangelada: no hay ningún adorno, ningún toque personal, parece que allí no viviera nadie, todo es demasiado frío, aséptico e impersonal. Y, sin embargo, va a haber detalles (un sonido, un olor, algo entrevisto…) que hacen que en Caroline afloren todos los recuerdos de su infidelidad y del hombre al que tanto quiso. A Caroline le empiezan a entrar dudas sobre la persona con la que ha intercambiado su casa. ¿Es posible que la conozca? ¿Es posible que sea alguien del pasado?

Últimamente se ha puesto de moda lo del intercambio de casas, el alquiler vacacional que se dice. Mi ciudad es turística y aquí, en verano, hay mucho de eso. Algunos de mis amigos lo hacen. Yo, sinceramente, sería incapaz. No me puedo ni imaginar una familia viviendo en mi casa, mi vivienda habitual, mi hogar. Durmiendo en mi cama, abriendo mis cajones, utilizando mis cubiertos. A mí me parece un horror, la verdad. Es por eso que la sinopsis de esta novela me atrajo tanto.s

He de reconocer que “El intercambio” no ha sido lo que esperaba. Me imaginaba un thriller psicológico, un domestic noir asfixiante. Uno de esos libros que no puedes parar de leer. Y me temo que no me he encontrado eso. La premisa es muy buena y el desarrollo es correcto pero le falta algo, chispa, intensidad. Y ritmo. No es una novela lenta pero casi. le cuesta mucho entrar en materia, avanza poco a poco, apenas pasa nada. Y, encima, en cuanto tienes los datos suficientes, te puedes imaginar qué, cómo, cuándo, dónde, quién y por qué. Dicho de otra forma, es bastante previsible. No es un mal libro y no me arrepiento de haberlo leído porque lo he disfrutado bastante pero no ha estado a la altura de mis expectativas. Quizás el problema haya sido que yo misma me haya creado unas expectativas basadas en una portada y un título, sin más base.

La novela es fácil de leer, eso vaya por delante. Aunque avanza poco a poco, lo cierto es que como se lee bien y de forma fluida, en ningún momento aburre o te entran ganas de dejarla. Y, aunque haya adivinado pronto el final, no por eso carecía de ganas de ver cómo se resolvía todo. Simplemente, me hubiese hecho falta un poco más de tensión y de emoción.

Creo que la falta de ritmo reside en la propia Caroline que continuamente se retrotrae al pasado para contarnos cómo tuvo una aventura. Quizás hubiese estado mejor sin esos flashaback continuos, si la parte “amorosa” se hubiera resumido más. Obviamente, es importante para la historia en sí pero creo que podría haberse llevado de otra manera. Incluso, cuando en el presente se da cuenta de que hay algo que no va bien, no le veo en ningún momento angustiarse. Con lo cual, tampoco transmite angustia al lector. Y debería hacerlo porque la situación realmente lo es. Incluso cuando va descubriendo cosas, algunas muy graves, como que remolonea en esas escenas sin decidirse a actuar. En definitiva, le falta acción

Son los propios personajes quienes nos van a contar, en primera persona, su historia. Caroline y Francis y algún otro por ahí. Cuando se sitúan en el presente, el capítulo se titula “En casa”, cuando se sitúa en el pasado, se titula “Allí”. Además, hay momentos en los que cambia la grafía: hojas sueltas escritas en cursiva por la persona que se encuentra en casa de Caroline y Francis.

Los personajes están muy bien desarrollados, eso sí. Lo que le falta de acción se compensa con un perfil psicológico muy bien realizado. Ni Francis ni Caroline son personajes fáciles, tampoco los demás. Son personajes complejos, con múltiples facetas, con miedos, adicciones o secretos. Ninguno es completamente blanco o completamente negro, todos han hecho cosas moralmente reprobables, quizás las siguen haciendo; pero llegas a entenderlos y también a entender que no eres quién para reprocharles nada, que a saber qué harías tú en su situación


Conclusión final

“El intercambio” es un thriller psicológico que parte de una buena historia pero al que le falta ritmo y suspense pero que, por el contrario, aporta un magnífico desarrollo de los personajes.

Y vosotros, ¿intercambiarais vuestra casa? ¿podrías vivir tranquilos sabiendo que un desconocido está durmiendo en vuestra cama y comiendo a vuestra mesa?

Enlace: https://librosquehayqueleer-..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Vane24
 02 abril 2019
Una novela que llama la atención por su portada en blanco y negro, un contraste muy bueno y por su frase de "no dejes las llaves de tu casa a cualquiera".
Bien escrita y muy amena de leer, engancha desde el primer momento y como los capítulos no son excesivamente grandes se avanza muy rápido.
La historia comienza narrada por la protagonista, Caroline, y nos va alternando el pasado con el presente. La base del presente es sencilla: un matrimonio con problemas que decide irse de vacaciones y para ello através de una página de intercambio de casas, se van a la casa de una desconocida y esta a su casa.
Respecto a la parte del pasado, nos va dando pinceladas para ir conociendo la situación de Caroline, del marido Francis y los problemas que han tenido.
Cuando llegan a la casa que van a ocupar durante una semana, empezamos a descubrir que algo no cuadra, y que de alguna manera está relacionado con el pasado que vamos conociendo.
A partir de aquí a mi me ha enganchado ya que aunque intuimos por dónde pueden ir los tiros, me ha provocado mucha curiosidad saber que misterio ocultan todos.
También nos encontramos con algún capítulo contado desde la perspectiva de Francis, el marido y algunos párrafos del personaje misterioso.
El final me ha sorprendido ya que no es para nada lo que pensamos. Aunque en una parte me ha dado la sensación de que lo quería acabar ya y no sabía que otra opción darle para no hacer más enrevesada la historia.
De entrada me ha recordado a las típicas películas de los domingos por la tarde, las de la hora de la siesta. Que son sencillas, pero a la vez tienen un "algo", que hace que no cambiemos de canal. Lo mismo pasa aquí: sencilla y entretiene.
Lo único que no me ha gustado, es que durante todo el libro, leemos constantemente los pensamientos y sentimientos de Caroline, y en algunos puntos me ha resultado tedioso ya que se repiten, en el presente recuerda el pasado, en el pasado lo volvemos a leer; cómo se sentía respecto al marido, como se siente ahora, como recuerda que se sentía... así durante todo el libro. Esta parte tendría que haberla perfilado más para que no resultase tan repetitiva.
En resumen, recomendada para pasar un buen rato.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Maytedusa
 15 enero 2020
El intercambio es una novela que al principio parece que no va a ofrecernos nada fuera de lo cotidiano, una pareja con su matrimonio pendiente de un hilo por sus malos hábitos,les ofrecen un cambio de casas ,hasta ahy todo parece de lo mas normal, hasta que ella empieza a descubrir cosas raras ,pistas por investigar,es como si el que vive en esa casa la conociera.La verdad que el final sorprende bastante, yo no me lo esperaba.
Comentar  Me gusta         20
Bibliotecariarecomienda
 13 mayo 2019
El intercambio es un domestic noir de esos que están tan de moda estos últimos tiempos. Podríamos decir que estamos ante la historia de una obsesión donde nada es lo que parece. El argumento me llamó poderosamente la atención y es que lo del intercambio de casas es algo que yo jamás podría hacer, ¿un extraño en mi casa, tocando y usando mis cosas, curioseando en mi vida? Imposible para una persona como yo.

Caroline y Francis han pasado dos años muy complicados. La adicción de él y la infidelidad de ella ha puesto en jaque su matrimonio que luchan por recuperar día a día. Para relajarse un poco deciden a pasar una semana de vacaciones y para ello han optado por intercambiar su casa por la de alguien desconocido. Pero al llegar a la casa se encontrarán con un espacio desangelado y totalmente impersonal. Caroline irá encontrando pequeños detalles que la harán pensar que el propietario no es un desconocido para ella. Eso y no saber que es lo que quiere de ella después de tanto tiempo sumirá a Caroline en una espiral de angustia y obsesión, sobre todo porque esa persona está ahora mismo en su casa y no sabe el por qué.

A partir de ese momento, la autora nos irá trasladando del pasado al presente conforme Caroline vaya rememorando los hechos acaecidos en el pasado.

Los personajes:

Caroline amante madre y esposa, deja de serlo ante la imposibilidad de llegar hasta su marido un adicto que no quiere reconocer que tiene un serio problema. En esos momentos el cuento de hadas de Caroline se derrumba, haciendo que Caroline se refugié en otros brazos. En ciertos momentos Caroline desespera, pues nos va contando su aventura a cuentagotas y no para de regodearse en lo que pudo haber sido y no fue, una y otra vez hasta repetirse en demasía, y la verdad eso me ha llegado a aburrir.

Francis es el marido de Caroline, psicólogo de profesión, a raíz de recibir un tratamiento para ayudarle a superar el estrés y la ansiedad del trabajo quedó enganchado a las pastillas hasta el punto que su adicción lo convirtió una sombra de la persona que había sido. Su personaje parece postizo, que realmente no tiene nada que ver en la trama y podría haber sucedido todo exactamente igual sin su presencia, aunque me ha resultado interesante ver la adicción desde el punto de vista del personaje, como las cosas por las que tanto ha luchado y amado dejan de tener sentido y valor para él.

El libro tiene cuatrocientas veintidós páginas divididas en capítulos narrados en primera persona por Caroline y Francis, aunque los pensamientos de la persona misteriosa también harán su aparición durante la lectura. Las cosas dan una impresión durante la mayoría de la narración para dar un giro dramático al final, yo suponía unas cosas pero resultaron ser otras bien distintas.

El pasado y el presente se entremezclan en una historia que te mantiene en tensión a lo largo de sus páginas pero que llegado el momento carece de la acción que necesitaría la historia. La autora ahonda en las motivaciones y la psicología de los personajes y juega al despiste durante toda la historia, creando tensión y suspense, pero a mí en cierto momentos, el que se nos vaya dando todo en tan pequeñas dosis, me ha llegado a resultar un lento y aburrido, no tanto como para perder el interés pero sí como para desconectar del ritmo de suspense que supuestamente se quiere crear, aunque al superar la mitad del libro la cosa cambia y empieza a coger algo de ritmo. Y es que durante la narración vamos alternando capítulos donde Caroline y Francis nos van contando lo que ocurre en su presente, para seguidamente ir a un capítulo donde se nos narra los acontecimientos ocurridos en 2013, dos años antes, pero todo de una manera tan lenta que no sabes muy bien a donde va a conducir todo lo que se nos está contando. Todo la parte del pasado solo sirve para ponernos en antecedentes de lo que está ocurriendo en el presente.

Sí es verdad que durante la historia comienzas a plantearte varias hipótesis y conjeturas sobre que es lo que puede estar pasando, aunque en mi caso soy tan mal detective que no di ni una, me imaginé mil cosas pero para nada lo que pasa en realidad. El final, la verdad es que me dejó un poco fría, fue un poco como una burbuja que se va hinchando poco a poco para explotar de repente y dejarnos como: «¿tanto para esto?, pero si podía haber hecho esto o lo otro y hubiera sido un puntazo.» Aún así la pluma de la autora hace que sea muy fácil y sencillo el seguir atrapado dentro de su obra.

El intercambio es la historia de una obsesión, de una adicción, de una mentira, de una culpa. Con personajes complejos que te mantendrán a pie de página hasta la última hoja, pero con un ritmo algo lento que hace decaer el suspense en ocasiones.
Enlace: https://bibliotecariarecomie..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         21
lectoraaburrida
 10 abril 2019
Realmente esperaba menos de esta historia. Me enfrento a las nuevas novelas domestic noir con reticencias, mucha publicidad y al final más de lo mismo... Y bueno, ha sido así pero creo que a partir de la segunda mitad el libro mejora mucho. Se me hizo tedioso el primer tercio, solo tres personajes y lo único que escuchamos es el parloteo incesante de Caroline y sus pensamientos. Pero una vez superado eso, hay dos giros en la historia que realmente me han sorprendido.
Una historia muy entretenida que he devorado rápido. Engullir sería la palabra más bien.
Comentar  Me gusta         20
Laurasan948
 28 enero 2020
Es un buen thriller pero tiene un ritmo demasiado lento, vas pasando páginas sin que la historia te llegue a enganchar del todo, ya que le falta un poco de emoción. Esto cambia en las últimas cincuenta páginas aproximadamente, todo da un giro y te sorprende y te llega a emocionar porque no te lo esperabas.
Otro punto a favor es que los personajes están muy bien definidos y llegas a conectar y a empatizar con los protagonistas.
El desarrollo final de la historia es tan inesperado que casi compensa que el resto haya sido tan plano. Mi puntuación sería mucho mayor de no ser porque en la mayor parte del libro me he aburrido un poco.
Comentar  Me gusta         10
Sofizuki
 15 enero 2020
Cuando Caroline y Francis reciben una oferta para hacer un intercambio de casas, entre su piso en la ciudad y una casa lujosa a las afueras de Londres, aprovechan la oportunidad para desconectar una semana de las tensiones que han llevado a su matrimonio a una situación complicada.

A medida que la pareja se asienta en la nueva casa, los viejos problemas de su matrimonio (comportamientos poco saludables, indiscreciones) comienzan a salir a la superficie. Pero mientras intentan reparar su relación, su vecina parece mostrar demasiado interés en sus actividades.

Mientras tanto, Caroline comienza lentamente a descubrir algunas pistas sobre la vida de la casa y sus habitantes. Las flores en el baño o la música pueden parecer inocentes para cualquier otra persona, pero para ella son pistas. Parece que la persona con la que han intercambiado es alguien que la conoce, alguien que conoce los secretos que está desesperada por olvidar. . . .

En mi opinión, al comienzo de El Intercambio, el lector cree que nada malo podría ocurrir en un intercambio de casas, pero poco a poco la duda va creciendo.¿Quién es el dueño de la casa en la que se alojan Caroline y Francis? ¿Qué motivó el intercambio y por qué Caroline no sospecha de inmediato que algo extraño y obsesivo está sucediendo? La escalofriante vecina obsesiva tampoco ayuda a mejorar la situación, y crea un clima de intriga muy interesante.

El libro está narrado en su mayor parte por Caroline, y se remonta al pasado y al presente, y vamos conociendo los problemas del matrimonio.

Pero a medida que Caroline comienza a recibir mensajes que sugieren una presencia misteriosa en su hogar, nuestra alerta aumenta. Poco a poco comienzan a tener sentido, y se revela un oscuro secreto del pasado.

La historia se desarrolló lentamente y a veces el ritmo es tan lento que desespera. Pero la historia merece la pena y sobre todo el final te deja sorprendido.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Domiar
 10 abril 2019
Hola a todos.

¿Qué tal, con ganas de vacaciones de Semana Santa? Afortunados aquellos que puedan disfrutarlas.

Para hacer estas vacaciones un poco más amenas, o para quien pueda leer a ratos perdidos entre procesión y procesión, visitas a la playa (si el tiempo lo permite) o cualquier otro plan estupendo que hayáis planeado, hoy os traigo un libro de lectura rápida y con intriga. Perfecto para estos días.

Se trata de El intercambio, de Rebecca Fleet. Está editado en tapa dura por Suma de letras y tiene 422 páginas (y esto os va a encantar) con un tipo de letra ENORME. Aquellos despistados que os olvidáis las gafas no tenéis excusa para no leer con este libro.

Caroline y Francis son un matrimonio al uso, ya llevan unos cuantos años casados y tiene un hijo pequeño que aún va a la guardería llamado Eddie. En principio todo muy normal ¿verdad? Pero claro, todos sabéis que las cosas nunca son lo que parecen, sobre todo visto desde dentro. Este modélico matrimonio está en crisis. Caroline ha conocido a alguien en la oficina y está empezando a tontear y todos sabemos como empiezan estas cosas y lo mal que suelen acabar. Francis por su parte es un psicólogo con una adicción a las pastillas bastante considerable, y como no, cuando ve que su matrimonio empieza a hacer aguas se refugia en ellas totalmente, pasando de la incómoda realidad que le rodea, pasando incluso de su hijo.

Para poner un parche, o tratar de solucionar o amarrar un tiempo más su matrimonio deciden hacer una escapada sin el niño. Caroline se ha registrado en una página de intercambio de casas en el Reino Unido. Alguien le escribe un email proponiéndole cambiar sus casas durante una semana, y ella, pensando en el bien de su familia acepta, sin saber claro está, que estas pequeñas vacaciones puedan traer todo lo contrario.

La historia está contada en dos tramas temporales. La primera en 2013, donde comienzan los escarceos de Caroline con Carl. La segunda transcurre en 2015, cuando la historia de amor es agua pasada y tratan de recomponer los trozos que quedan de su matrimonio. Envolviendo todo esto hay un gran misterio, una gran tragedia que lo oscurece todo y de la cual aún no tenemos noticia. Tengo que confesar que me ha costado un poco entrar en la historia, ya que para mi gusto la primera mitad transcurre algo despacio. Caroline es del tipo analítico y no para de analizar cualquier situación, el polo opuesto tanto de Carl, que parece absolutamente perfecto en todos los aspectos, siempre seguro de sí mismo y de lo que hay que hacer, y también lo contrario de Francis, su marido, que como una tortuga tiende a esconderse de la realidad. A partir de cierto momento si que te atrapa la trama y no paras de pasar hojas hasta llegar al desenlace.

Como ya os he dicho más arriba es un libro perfecto para llevar de vacaciones, se lee rápido para los que tienen pocos días y os mantendrá pegado a sus páginas pensando qué haríais vosotros en las situaciones que plantea la novela, que por cierto, no son nada fáciles.

EL INTERCAMBIO, SIETE.

PD: Si alguien de los que me leéis estáis registrados en alguna página de intercambio de casas, la lectura de esta novela os hará cancelar vuestra solicitud de inmediato.

Enlace: http://readinginmyroom.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
dacil66
 02 abril 2019
El intercambio entra dentro de lo que se conoce como “domestic noir”, una nueva vertiente del suspense o thriller que está teniendo bastante éxito últimamente. ¿Qué significado tiene? Pues por lo que tengo entendido se engloban aquellos trhiller que pueden ocurrirle a gente normal y común.


Caroline y Francis son un matrimonio con problemas. Están intentando dejar atrás una muy mala racha, una etapa funesta que casi les cuesta el divorcio. Es por ello que, haciendo un último esfuerzo, deciden hacer un intercambio de casas con el fin de pasar una semana de vacaciones sin tener que desembolsar tanto dinero.


Los capítulos de la historia van saltando del pasado, en el año 2013 al “presente” en el 2015. de esta manera vamos enterándonos de qué fue aquello que sucedió en la pareja para llegar al punto en el que se encuentran en la actualidad. A parte que hay capítulos sueltos sobre el "acosador" que nos permiten conocer su punto de vista.


A medida que avanza la historia mi sensación fue un poco decepcionante. Se sucedían los capítulos sin que apenas pasara nada. Por instantes parecía estar leyendo una historia sobre un matrimonio en crisis. Páginas y páginas repletas de angustia, dolor, arrepentimiento, depresión, toma de decisiones equivocadas…el caso es que poco o nada tenía que ver con un thriller.


Cierto es que el argumento deja prácticamente todo a la imaginación, pero yo esperaba una historia mucho más emocionante. Si, Caroline va sintiendo que algo raro pasa. La casa en la que están pasando las vacaciones contiene muchas cosas de las que ella utiliza habitualmente, una vecina extrañamente amable que le resulta vagamente familiar…de pronto comienzan a llegar correos electrónicos que le hacen sospechar que alguien de su pasado ha regresado. Pero sobre todo una pregunta recurrente: ¿quién está en su casa?


Lo mejor de la historia es sin duda es que se lee muy rápido. Apenas sin darte cuenta ya has llegado al final y lo mejor está ahí, desde luego. En los últimos capítulos El intercambio da un giro. Por fin podemos conocer la historia real que se esconde tras el personaje de Caroline y porqué vive en ese estado continuo de alerta y remordimientos.


En definitiva, El intercambio no ha sido lo que yo esperaba. No es lo que podemos desear de un thriller. No hay emoción ni apenas misterio, no hay demasiada acción. Salvando las cincuenta o setenta páginas finales ha sido una auténtica decepción.

Si lo leen que sea sin esperar demasiado, quizás lo disfruten más que yo.
Enlace: https://pasajes-romanticos.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
86 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
{* *}