InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de MonicaM


MonicaM
10 junio 2018
He de confesaros que tenía muchas ganas de leer un thriller así. Y digo así, porque la sinopsis, me llamaba mucho la atención.

El libro se lee realmente rápido, los capítulos son cortos y entretenidos.

Esperaba lo mismo de cualquier thriller, ya que, estoy acostumbrada a empezar fuerte. La mujer de la ventana comienza como una historia real y “normal”. Nuestra protagonista, Anna Fox, padece “agorafobia” o miedo a salir a la calle. Es un problema del que hablaré más tarde.
Encontramos a Fox en su casa, de la cual, está rodeada de vecinos que va describiendo al principio del libro. Es curioso cómo sabe la vida de todo el mundo. Pasa su día a día bebiendo, viendo películas en blanco y negro y espiando a sus vecinos mediante su cámara Nikon.

Un día oye un grito, otro día ve algo que se sale de lo normal ¿Qué será?

Sabéis que no me gusta haceros spoilers, porque sé lo que fastidia. Pero voy a hablaros de lo que me pareció en vez de centrarme en final, del que sólo diré que me encantó y que no me sorprendió tanto. No sé si será porque estoy acostumbrada a que me sorprendan o que me esperaba más.

Los capítulos, se dividen en, días de la semana, número y mes. Lunes 8 de octubre. le siguen tres capítulos o alguno que otro más, enumerados.

Luego sigue la historia con el resto de la semana. Me gusta cuando nos ubican en cuanto a tiempo y a lugar con tantos detalles. Aunque no recuerdo qué aspecto tiene nuestra protagonista. Juraría que no la han descrito. de manera alguna, el libro me ha gustado mucho, la historia está muy bien pensada y del principio diría que no es un thriller como tal sino un libro del que no guarda un thriller psicológico detrás.

Me ha gustado mucho la sencillez del autor, la pluma es elegante, va siguiendo la historia sin giros sorprendentes, es una historia calmada, lenta, tranquila. Conforme avanzamos, vemos que la historia nos va engullendo, que nos va enganchando cada vez más.

Es cierto, que tuve que hacer un parón y no leer en un par de días por motivos personales. Pero lo que tarde en leérmelo fueron cuatro días. Cuatro días en lo que tenía que compaginarlo con el fin de un Proyecto.

Una vez acabado, me devoré el libro en apenas dos días. Ya que, me quedaban doscientas páginas. Las doscientas páginas más fascinantes, llenas de misterio. Creo que es por ello por lo que me gusta tanto leer este tipo de género. Me gusta que me hagan pensar.
Estar siempre pensando qué puede pasar o quién puede ser el culpable.

Ahora para ir acabando este post, quiero empatizar con el síndrome que padece Anna Fox, la protagonista.

Como cité en párrafos anteriores, Anna padece, agorafobia o miedo a salir a la calle. Siempre que sale, lo hace apenas un par de pasos de la puerta de su casa, no suele alejarse demasiado y lo hace con un paraguas bajo el brazo porque dice sentirse protegida.

He citado también, que, debido a su tiempo libre, se pasa el día bebiendo, espiando a los vecinos, viendo películas en blanco y negro y tomando medicamentes. Sí, lo mezcla con el alcohol, que en este caso es vino. Suele beberse una botella de vino al día aproximadamente.

Entonces un día sucede, algo cambia, ve algo que no debería de haber visto, y es ahí, cuando decide salir de su casa.

El resultado, un desmayo a mitad de la calle. Un ataque de pánico. Pero nuestra protagonista no solo sufre un ataque de pánico, también está un poco borracha debido a la ingesta de vino. Nadie la cree.

Todo el mundo duda de si dice la verdad o si son imaginaciones de una persona que vive sola. Que tiene tiempo para pensar.

La verdad, es que, me esperaba otro tipo de historia, o, mejor dicho, me esperaba una historia que desde el principio me tuviera en vilo. Es a mitad del libro, cuando eso, sucede.

Me resulta curioso y preocupante hasta donde puede llegar un ser humano. Sé que hay muchos más síndromes. Pero este, es el que me ha llamado la atención. Imagínate tú, en tu casa todo el día. Once meses así. ¿Te acabas acostumbrando? Por más que intento ponerme en el lado de esas personas que tras una depresión pasan esa etapa, no logro saber qué le puede pasar por la cabeza a una persona así.
No debemos dejar que nuestros miedos nos venzan ni nos paralicen. Debemos afrontarlos. Sé que es muy fácil decirlo. Pero creo que se trata más de fuerza de voluntad y de tener la capacidad de controlar la propia mente. En mi caso, he tenido ansiedad, sé que no es para nada comparable con ninguna enfermedad como la depresión. Pero al igual que la ansiedad, muchas veces te paraliza por pensamientos negativos y es por ello, por lo que hay que tener mayor fuerza para controlar nuestra cabeza.

Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}