InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Alexandre Reverdin (Otro)Rebeca González Izquierdo (Traductor)
ISBN : 8418733489
Editorial: Blackie Books (01/12/2021)

Calificación promedio : 5/5 (sobre 3 calificaciones)
Resumen:
Tuffy está entusiasmado, ¡su familia se va de vacaciones! Y eso supone no tener que aguantarlos durante toda una semana. Fantasía. Todo parece idílico hasta que la señora Tanner, su canguro habitual, anuncia que esta vez no podrá cuidar de él. Cuando Tuffy se entera de que el encargado de cuidarlo esa semana será el reverendo Barnham, se teme lo peor. ¿Un cura? ¿Cuidando a un gato? ¿Dónde se ha visto semejante cosa? Pero Tuffy sabe cómo manejar la situación. O eso c... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 13 febrero 2022
Desde sus orígenes, el hombre ha contado cuentos para entretener, normalmente, a los más pequeños, para educarlos y transmitirles ciertos valores morales, pero…no cabe duda de que algo ha cambiado el contenido de los cuentos en la nueva sociedad. Y la forma.
El niño ya no es aquel ser minúsculo que obedecía sin pestañear a sus mayores y se creía, inocentemente, todo lo que le contaban. Ahora sigue siendo inocente pero pregunta, cuestiona e incluso llega a acuerdos con sus padres y profesores. La infancia ya no es lo que era. Los gatos tampoco.
Tuffy no es un criminal, tal y como nos quiere hacer creer Anne Fine al titular su cuento, aunque es bastante arrogante, o al menos esa es la imagen que reclama para sí con sus actos y palabras, pero si leemos Diario de un gato asesino. El retorno, nos damos cuenta de que Tuffy es bastante normal, tanto que podría parecer un niño. Puede que por eso el libro sea perfecto para que lo lean los más pequeños; se van a sentir identificados con muchas de las peripecias a las que se enfrenta este gatito, un verdadero torbellino que, como un pequeño dictador de su casa, consigue que su dueña se lo tolere casi todo.
Y en el casi está la cuestión, porque cuando la familia se va de vacaciones Tuffy se las promete muy felices «¿Una semana entera? Fantasía […] Una semana haciendo el vago sobre la tele sin tener que oír las quejas del padre de Ellie: “¡Tuffy! ¡Aparta la cola que no me dejas ver el partido!”». Sin embargo el encargado de cuidarlo será el cura, alguien estricto que no tolerará destrozos en los muebles ni gastos superfluos con la comida «No, Tuffy, no te abro una latita hasta que no termines la de ayer». Nuestro gato decide, por supuesto, escaparse de casa.
Para ello se esconde en el jardín (es un gato doméstico y su visión del mundo es bastante limitada), donde finalmente, tras sufrir algunas contrariedades con el cura, cae por azar en manos de Melanie, amiga y vecina de Ellie, quien confundiéndolo con una gatita la hace suya. Tuffy se acostumbra pronto a la buena vida y se convierte en un gato bastante vago y glotón.
Sus amigos se desconciertan porque no reconocen el él al verdadero Tuffy; por eso se burlan hasta que nuestro protagonista comienza una verdadera pelea de gatos, en la que Melanie cree que el gato de Ellie se ha comido a su dulce gatita, pues no la ve entre tanto pendenciero. Pero no hay que alarmarse, todo vuelve a su cauce (por ahora) cuando la familia regresa de vacaciones.
El protagonista es genial, puede convertirse en el ídolo de los más pequeños porque es un gato que ansía experimentar con la libertad y, cuando tiene la ocasión de vivir como quiere se da cuenta de que es satisfactorio tener un lugar cómodo rodeado de afecto, sin demasiadas responsabilidades. Tuffy aprende de sus errores aunque sea momentáneamente, algo que les ocurre a los niños casi de forma constante.
Además de sentirse identificados, no cabe duda de que desarrollarán la imaginación y, en muchos casos, harán las paces con el otro sexo. Se darán cuenta de que no es tan terrible ser una niña, o ser confundidos con alguna «El camisón de encaje me quedaba un poco grande. ¿Qué vais a hacer? ¿Nombrarme el gato menos fashion del mundo?».
Anne Fine ha escrito un cuento especial, carente de prejuicios, en el que expone acciones atrevidas y, otras, casi faltas de respeto pero que Tuffy, como cualquier gato, lleva a cabo con total normalidad
—Tuffy, no arañes los muebles
Eh… ¿Hola? ¿De quién es la casa, suya o mía? Si me apetece rascar los muebles, pues los rasco
Diario de un gato asesino. El retorno, cautiva a los niños porque expone temas de interés para ellos. Las expresiones irónicas y las acciones rebeldes ayudan a diferenciar lo que está bien y lo que no. Asimismo, con las travesuras del gato, distinguen que todos los actos tienen consecuencias y no todas son beneficiosas, algunas pueden llegar a ponerlos en peligro. No cabe duda de que las ideas ingeniosas contribuyen a organizar la mente y sobre todo, a disfrutar con los amigos, con quienes experimentarán la satisfacción de la amistad y perderán el miedo a romper con lo establecido, si causa deleite y no le hacen daño a nadie «Janet tenía calorcito, la tripa llena y un cojín en el que tumbarse ¡Cómo no iba a quedarme con el nombre de Janet!».
El egoísmo de Tuffy es evidente, al igual que sus engaños ante quien representa la autoridad. Pero su bondad también lo es y su inteligencia. Por eso aprende a evitar a quien puede hacerle daño y a querer incondicionalmente a quien lo protege. Realmente los gatos son como los niños.
La autora emplea en la narración un lenguaje totalmente actual, atrevido, con términos que, por causa de la televisión, se utilizan a menudo cada vez con menos edad, probablemente porque ayudan a exteriorizar las emociones con libertad. al alargar las vocales o realizar preguntas que no requieren respuesta demuestran el extrañamiento o la sorpresa que les causan algunas órdenes y se reafirman en su negativa: «¿Peeerdona? ¿Pero con quién se pensaba este hombre que estaba hablando?»
El vocabulario es, como vemos, sencillo, algo gamberro en ocasiones pero ideal para atrapar de inmediato a los lectores.
El cuento está diseñado para que los primeros lectores lo lean en solitario, no obstante si los adultos quieren acompañar a los niños será una idea acertadísima pues, al tiempo que se estrechan lazos, contribuirá a que pasen ratos estupendos en familia. Además, siempre es bueno contar con ayuda para entender determinadas expresiones que aún no hayan empleado, «ojo, Ellie, no te vengas muy arriba que a lo mejor lo que te llevas no es un achuchón».
Y ante tal despliegue de imaginación, las ilustraciones no iban a ser menos. Son de gran creatividad. Fantásticas. El gato cobra vida a pesar de estar dibujado con pocos trazos pero totalmente descriptivos, expresando a la perfección diferentes connotaciones placenteras, de indiferencia, de sorpresa, expectación, bondad, alegría, dolor, enfado o miedo. Los ojos lo dicen todo, o casi, porque las líneas expresivas que rodean el dibujo aportan los movimientos del cómic.
Hay varios dibujos en el cuento, pero Alexandre Reverdin solo dibuja la figura completa del protagonista: el gato y del antagonista: el cura. Los gestos de ambos, perfectamente marcados, estimulan la capacidad de observación y concentración del niño; los colores lisos pero brillantes, naranja para el gato, negro para el cura, intensifican la personalidad de cada uno. Las ilustraciones complementan al texto y le aportan dinamismo. Este hecho ayuda a comprobar su finalidad, todo gira en torno a cómo nos comportamos con alguien que no empatiza con nosotros. Lo mejor es alejarnos.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
frida_libros8
 04 marzo 2022
Como habréis percibido, vuelvo a salir de mi zona de confort en cuanto a lecturas, esta vez para meterme de lleno en un libro con ilustraciones para niños de Blackie books. Ha sido gracias a Babelio, mediante una edición privilegiada en la que tuve el placer de ser seleccionada y de la que no puedo estar más contenta, no solo por ser elegida sino también por la lectura en sí misma.
.
No voy a negar que me lo he pasado en grande al leer esta historia; un gato como protagonista, una familia que se ausenta durante una semana y dejan a un reverendo al cuidado de la mascota. El felino no puede ser más gamberro y travieso, sus ideas van de mal en peor y todo para salirse con la suya. Un relato con mucho humor, ironía y múltiples frases a destacar. Una historia a través de la cual nos dan un tirón de orejas a los humanos, aderezada con amor incondicional, dosis de ternura y muchas aventuras.
.
Una narración que, en todo en momento, conciencia a los pequeños de la casa de lo que supone tener una mascota, de los cuidados que implica y de las responsabilidades que conlleva. Personalmente creo que representa un buen aprendizaje para los niños y niñas que ya sepan leer solitos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
elbauldeloscolores
 08 enero 2022
Adoro los gatos, como todos sabéis tengo 2 gatos, Capuchina y Pitufo... que vinieron a nosotros en verano, cuando su madre decidió ponerlos en mi puerta un día de lluvia y no pudimos darlos porque nos enamoramos de ellos. Son cariñosos, divertidos y muy trastos jajajaja
Estos libros me han recordado mucho a ellos hajaja. Tenemos un gato llamado Tuffy que parece dirigir una banda de gatos que hacen maldades jajaja o al menos se les acusa de muchas de ellas🤣 Me ha encantado ver como piensa el gato y como lo ven tan diferente a los humanos.
Me he reído mucho con los dos libros y las ilustraciones son fantásticas, reflejan muy bien el humor y la vida gatuna. Son unos libros brillantes para niños y adultos que adoran los gatos
Comentar  Me gusta         10
LEMB
 21 febrero 2022
Divertido. Inteligente. Suspicaz. Muy entretenido. Fácil de leer y fácil de asimilar. Curiosamente, es bastante actual, a pesar de que es una nueva edición, y el libro se publicó originalmente en 1994 (En España, en Barco de vapor azul). Es el segundo libro de una misma serie pero se puede leer de forma independiente. El protagonista es el mismo, eso sí.

Una edición muy cuidada y unas ilustraciones divertidísimas ayudan a que el joven lector se meta de lleno en esta historia y la lea de un tirón. Sí, de un tirón; lo he visto. Cuando llevé el libro a casa, mi hijo pequeño (cumple 10 años esta semana) empezó a hojearlo, así porque sí, y cuando nos quisimos dar cuenta estaba totalmente absorto por el libro, se reía, disfrutaba y compartía escenas con nosotros. Hasta que no terminó, no lo dejó. Ay, qué bien cuando ocurre algo así, ¿verdad?
Puedo decir que a mí me ocurrió algo similar, así que no me queda más que recomendarlo.

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
Comentar  Me gusta         20
otros libros clasificados: gatosVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
83 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro