InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de AlhanaRhiverCross


AlhanaRhiverCross
03 febrero 2019
Mucho antes de la publicación de El Otro Lado, ya tenía yo fichado a Samuel Estepa aunque, curiosamente, como autor autopublicado. al final no llegué a tiempo de conocer su trabajo como autor independiente pero tenía claro que iba a leerlo en algún momento aunque sólo fuera por lo mucho que me gusta The Bookbuster, su canal de booktube que os dejo enlazado por aquí, por si queréis conocerlo también en esa faceta. Llevaba más o menos una idea de lo que me encontraría y de la temática que tiene la novela y por supuesto, tenía presente que se trata de la primera novela de un autor novel, aunque esto lo he notado sobre todo a nivel de trama y no de narración, así que en general me ha gustado mucho poder conocer al fin esta historia que llevaba un par de años en lecturas pendientes. Además ha sido una sorpresa descubrir la edición tan chula que tiene con los comienzos de capítulo porque me la imaginaba bastante más parca en detalles.

La novela nos presenta a Sarah, la chica nueva que llega al pueblo tras su enésima mudanza pero esta vez sólo con su padre, tras haber perdido a su madre recientemente en un accidente de tráfico en extrañas circunstancias. Allí conoce a Eric, un chico extraño y poco hablador que le revela un mundo de misticismo. La trama es bien sencilla hasta aquí, aunque algo tiene que engancha bastante por la presentación que va haciendo la propia Sarah de su día a día como la chica forastera que llega a otro sitio más tras los continuos cambios de residencia de sus padres, algo que la hace sospechar de que le ocultan cosas porque no es normal abandonar su casa en mitad de la noche sin previo aviso, casi en pijama. Este misterio continúa a lo largo de toda la novela y creo que es lo que me ha hecho leer rápidamente y con facilidad pese a que la temática en sí misma no es de mis favoritas.

A simple vista, Sarah es la protagonista de la novela, aunque solo sea porque la trama gira en torno a ella y lo que le sucede desde que llega a Valdepeñas. de hecho, en la primera parte del libro y estructurado de esta forma, la narración está en primera persona desde su punto de vista absoluto. Gracias a eso, la chica me ha caído genial porque el autor la ha dotado de una personalidad irónica y muy juvenil con la que ha sido fácil conectar, con la salvedad que comentaré más adelante. Por el contrario, tras el suceso que divide a la novela en dos, la segunda parte cambia por completo de narrador, que pasa al omnisciente en tercera persona y creo que también debido a esto, cambia de ritmo y de tono. Yo lo he notado muchísimo en cuanto a mis ganas de leer, porque la segunda mitad me ha costado bastante más por la poca relevancia que pasa a tener Sarah a favor del otro personaje relevante: Eric, el chico por el que bebe los vientos desde que llega al pueblo. Para mí ha sido una pena, y quizás si la segunda mitad hubiera seguido la misma técnica del punto de vista en primera persona aunque fuera a través de los ojos de Eric, quizás hubiera disfrutado más.

Así que aprovecho también para comentar que muchas veces no entiendo esas decisiones de cambiar de primer narrador a narrador omnisciente dependiendo del personaje, porque o se domina muy bien la técnica o es muy difícil mantener el mismo ritmo y el mismo tono sin que el lector lo aprecie, y en mi caso, el cambio ha sido a peor. Pero dejo claro que no he podido soltar el libro, quizás debido a que la trama engancha más allá del ritmo que tenga y a que los personajes me han parecido muy interesantes, no sólo Sarah, sino también los secundarios como el grupo de chicos amigos de Eric o el misterioso Bartolomé. Aunque hablo siempre a nivel de acontecimientos, porque la construcción de personalidad es posible que solo quede patente en la protagonista y solo mientras ella es la narradora, porque el resto de personajes están tratados de forma más ligera. Además, ambientada en un pueblito donde todo el mundo se conoce, es fácil crear un escenario hogareño de cercanía que también me ha hecho conectar mejor con el entorno, así que ha sido sencillo verme dentro de la trama porque veía “factible” (dentro de lo paranormal, obviamente) que algo así suceda en un lugar como el que se describe en el libro.

Sin embargo, seguramente lo que más flojee en esta historia es el tema de los tiempos con los que se ha jugado en toda la trama: demasiado poco tiempo para todo lo que sucede. En este sentido, con lo que más crítica debo ser (por cuestión de gustos) es con el instalove evidente que hay nada más empezar la novela. Aunque este “fallo” ya me iba extrañando mucho al ir leyendo, ya que creo que precisamente en esta novela en concreto la solución habría sido muy sencilla para evitar esto, ya que en los capítulos se va indicando la fecha exacta del día en el que transcurre y hubiera bastado un reajuste de fechas para crear la sensación de que las cosas llevan su tiempo, al menos a ese nivel de sentimiento que parecen querer transmitir los personajes al hablar de lo enamorados que están en apenas un mes, literalmente, un mes. A pesar de ello, me he tomado el romance como un detalle más de la trama, el motor necesario para que haya conexión entre lo que sucede con Sarah en la primera mitad y cómo se desarrolla todo en la segunda para solucionarlo, así que realmente no ha supuesto mayor problema para mí más allá de haber puesto los ojos en blanco varias veces.

Como dato curioso, una de las cosas que más me han llamado la atención es el nombre de los personajes que ha elegido el autor (ya no sólo los dos principales, Sarah, Eric) sino también los secundarios tienen nombres como Kevin y Aaron, demasiado americanizados para tratarse de un pueblecito de Jaén. Pero por otra parte, la forma de escribir que he descubierto en Samuel Estepa es lo que más me ha convencido y gracias a lo que he disfrutado de una trama que en otro tipo de narración me habría parecido hasta floja. Pero aquí el autor sabe generar y mantener el interés con una fluidez ayudada por los continuos diálogos y con muy poquitos párrafos descriptivos. Además juega bien la carta del misterio hasta el final y aunque ya os he comentado el cambio de ritmo que hay entre las dos mitades de la novela, ese nivel de misterio sí que se mantiene mientras se van resolviendo otras pequeñas tramas con personajes secundarios que también tienen un papel relevante en el desenlace.
En definitiva, una historia de espíritus vengativos, misterio y romance que, si bien no resulta del todo sorprendente, logra enganchar con sencillez en la trama y con un estilo narrativo muy fluido. Es un buen comienzo para Samuel Estepa como autor a tener en cuenta a partir de ahora porque la buena base no le falta, así que habrá que estar pendiente a sus próximas historias. Si os gustan las novelas de espiritismo y sesiones de contacto con fantasmas con asuntos pendientes, esta historia puede ser una buena opción para pasar un rato entretenido y descubrir a un nuevo autor, pero creo que también se disfruta por el mero hecho de ver resuelto el misterio que engloba toda la trama.
Enlace: http://enmitiempolibro.blogs..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}