InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Magdalena Palmer Molera (Traductor)
ISBN : 8415979568
Editorial: Impedimenta (25/03/2015)

Calificación promedio : 3.6/5 (sobre 15 calificaciones)
Resumen:
La joven e introvertida Lou abandona su trabajo como bibliotecaria cuando se le encarga hacer inventario de los libros de una mansión victoriana situada en una remota isla canadiense, propiedad de un enigmático coronel, ya fallecido. Ansiosa por reconstruir la curiosa historia de la casa, pronto descubre que la isla tiene otro habitante: un oso. Cuando se da cuenta de que este es el único que puede proporcionarle algo de compañía, surgirá entre ellos una extraña rel... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (6) Ver más Añadir una crítica
MarioG17
 11 febrero 2020
Marian Engel dibuja una novela obscena sobre una relación atípica y polémica publicada por Impedimenta.
En el siglo XIX, en Estados Unidos, un hombre llamado John Adams se ocupó de entrenar a osos grizzlies, y tanto se relacionó con esta subespecie de oso pardo que fue apodado John ‘Grizzly' Adams. Unas décadas antes, el famoso poeta lord Byron paseaba a su oso por la universidad como si de un perro se tratara. En la actualidad, el escudo de Madrid tiene un oso, un animal al que los lapones llaman los Perros de Dios, y en la tradición irlandesa hay un dios oso. Durante el siglo XX fue famosa la tradición de algunos gitanos húngaros de entrenar osos para que bailaran.
Son múltiples las referencias mitológicas, históricas o simplemente anecdóticas con un oso como protagonista. En esta novela de la canadiense Marian Engel y ganadora del Governor General's Literary Award en 1976, cuando fue publicada, el oso ni canta ni baila, pero no se lo pierdan. En lugar de eso, se convertirá en una presencia fundamental para la protagonista, Lou, a la que le encargarán que vaya a una isla canadiense a clasificar los libros de una mansión. Detrás de la casa vive el oso, un úrsido viejo y manso.
Desde el principio, el hombre que guía a Lou hasta la mansión la avisará del riesgo que corre si se acerca al animal. Sin embargo, ella le soltará la cadena, irá con él al río, se bañarán juntos, lo dejará entrar en la casa e incluso se narran obscenidades sexuales entre ella, una mujer joven, y el oso, motivo por el cual la novela se rodeó de un aura polémica tras su publicación —recordemos, publicada en 1976—.
La autora, condecorada con el grado de Oficial de la Orden Canadiense, dibuja en esta obra traducida por Magdalena Palmer, una historia narrada en tercera persona donde Lou siente nacer de nuevo, necesitaba estar allí.
La presencia del oso y su atracción sexual hacia él le hará coger fuerzas, revitalizarse. Su misión, que era ir a la isla a revisar los libros, pasa a un segundo plano y es su relación con el oso lo que Engel prioriza en la historia, así como la introspección y el soliloquio interior que mantiene la protagonista.
El oso no se muestra en ningún momento agresivo, más bien cansado y sumiso. le hace de mascota y probablemente Lou se descuida demasiado al dejar a un animal salvaje tan libre ante ella, desvalida y sola en muchos kilómetros a la redonda. Sin embargo, ella empieza a experimentar con la inocencia animal del oso y, lo que al principio era afecto, se convierte en atracción.
En un momento de la novela, el hombre que guía a Lou le dice «Me esperaba a un hombre, no sé por qué». Estas palabras, sumadas a otros pensamientos de la autora, darán lugar a un fuerte mensaje feminista donde la protagonista se resarcirá de su condición de mujer de la época, hará y deshará a su antojo y se sentirá más a gusto sola o con la compañía ocasional del oso que en presencia de hombres. Además, no se resignará a ser una ama de casa sumisa, sino una mujer libre y capaz que rompe convencionalismos, rechaza actos machistas y se refugia y refuerza a partir de la presencia del oso —recordemos, publicada en 1976—.
Entre ese mensaje feminista y las insinuaciones sexuales entre mujer y oso, la novela levantó polémica. Esto, unido a la brevedad de la misma —alrededor de 150 páginas—, hizo del libro un objeto de culto en la época, una historia anodina y rompedora en la que el final no brilla nada, pero en la que los protagonistas, su psicología, sus pensamientos y, sobre todo, sus actos, están tejidos con un hilo narrativo de alta costura.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Sara_feerica
 02 febrero 2018
Impedimenta nos trae esta corta novela que no llega a las 200 páginas con una edición preciosa. Catalogada de provocadora cuando fue publicada, en 1976; ahora, pocos serán los que se escandalicen al leerla. Lo más llamativo de esta novela es la zoofilia que sucede pero, la historia va mucho más allá cómo podéis suponer.
Engel contó que empezó a escribir Oso con el propósito de componer una novela pornográfica que le permitiese ganar un poco de dinero después de su divorcio. Pronto, sintió que la obra se escapaba a tal propósito comercial y cobraba una vida propia.

En la obra tenemos a Lou como protagonista clara. Lou es una joven solitaria con problemas para las relaciones sociales.Trabajaba como archivista en un instituto histórico. al comenzar el libro a Lou se le encarga ir a registrar una casa victoriana en una isla en la región de Algorna que el recientemente fallecido propietario lega al instituto y que tiene una biblioteca que puede ser de valor historiográfico al existir la posibilidad de que haya fuentes sobre la colonización de la zona. Para allí que va nuestra introvertida protagonista deseosa de salir de la monotonía de su vida y su trabajo. Una vez allí, se encuentra con la situación de que debe de cuidar un oso que pertenecía al coronel dueño de la casa. En esta isla, Lou se encuentra casi totalmente aislada y su única compañía es este oso. Pronto pasa a tener una relación íntima con esta enorme bestia que explica la transformación que sufre nuestra protagonista. Lou necesitaba un cambio en su vida y esa transformación se nos cuenta a través de esta relación tan inusual.
Esta novela nos habla también de un regreso a la naturaleza propio de Rousseau que atraviesa a esta archivera dándole el caldo de cultivo necesario para valorar su vida. La atmósfera que consigue crear Marian Engel en Oso es fascinante, os lo aseguro.

Por otro lado, tenemos como coprotagonista, por así decirlo, al Oso. Con este Oso no nos encontramos ante un animal humanizado ni mucho menos, lo cual es un acierto total. Todo el afecto en el acto sexual viene por parte de Lou y no del Oso. Es un sexo intuitivo que Lou precisa para sentirse querida.
El estilo de Marian Engel me ha parecido muy original y personal. Una gran plasticidad y una sencillez cautivadora definen a esta novela. Las metáforas que usa son bellísimas y dan mucha expresividad al texto. Entre la magnífica prosa y lo cortos que son los capítulos esta novela se lee en un periquete.

Oso parte de una sinopsis muy simple para acabar en una obra de una calidad literaria más que notable. Trata un tema controvertido como es la zoofilia sin adornos innecesarios. Nos encontramos con una de esas novelas bien escritas que hacen reflexionar y que se encuentra carga de sensibilidad, que no sensiblería. Particularmente, no me gustan demasiado las novelas en las que se suceden transformaciones de identidad de los personajes como centro de la historia. Aún así, Oso ha resultado ser una novela deliciosa y preciosa que me siento bastante segura de recomendar. Aunque creo que no hace falta decir que no es una novela para todos los públicos ni para todos los gustos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
AlaJonh
 29 enero 2022
Oso, una novela corta de no más de 100 páginas publicada en 1976.
La historia es sobre Lou, una mujer menor de los 30 años, que en su trabajo se le encomienda ir al norte de Canadá, a una casa o mansión donada, que se encuentra en una isla desierta, a arreglar, documentar y ordenar la biblioteca. El detalle, es que, en esa casa, existe un Oso, como mascota.
Lou a mi parecer, es una mujer confundida, que necesita tiempo para reflexionar sobre su vida y que en la soledad encuentra una compañía en el Oso, como si fuera un lindo perrito o gatito, sin embargo, su soledad y falta de cariño o sentirse no amada, encuentra en el Oso más que una compañía. Es aquí donde la historia puede parecer perversa y lujuriosa.
Vemos como Lou hace cosas que la gente no aprobaría, pero es consciente de ello. Lou está pasando por una transformación en su vida y se ayuda en recordar de cómo es su vida y sus relaciones con los hombres, de lo que ha hecho con su vida y con su cuerpo, pero se siente sola, utilizada y por ello creo que actúa así con el Oso.
Sin lugar a dudas es una historia transgresora, una lectura extraña, que puede despertar desde asco hasta ternura. Un libro que no gustará a todos, pero si lo leen, no los dejará indiferente.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
marta_lo
 23 junio 2020
No sabía muy bien qué puntuación dar a este libro tras su lectura. Durante la primera mitad, ha sido interesante, conociendo al oso y la casa poco a poco. Pero cuando la relación de la protagonista con el oso se ha ido de madre ya no he sabido que pensar. La verdad es que no me considero puritana, pero es que las descripciones de la autora sobre esta relación son muy detalladas, lo cual da a entender que obviamente quería que así fuera, que nos enteraramos con pelos y señales (y en serio, nunca mejor dicho) de todo lo que pasaba entre la humana y el oso.
Eso sí, admiro su originalidad, no he leído nada parecido nunca. Bien es cierto que había leído muy buenas críticas, y esto puede que haya jugado en su contra, ya que me esperaba otra cosa bien distinta a la que me he encontrado después.
Las descripciones de muebles, la casa y lugares de la isla me han gustado mucho, y las he disfrutado bastante. Es curioso como el libro nos cuenta que es difícil de documentar la colonización del norte de Canadá, ya que no hay apenas registros ni escritos al respecto. Por eso, la labor de Lou era importante, para buscar algo que pudiera ayudar a recabar información sobre esa época.
No ha sido un libro que me haya llegado especialmente, no me ha llenado lo suficiente, pero es verdad que, como he dicho anteriormente, es una historia muy original, y no creo que me vaya a encontrar con algo así en la vida. No considero necesaria la lectura de este libro, pero tampoco es una gran pérdida de tiempo, ya que no llega a las doscientas páginas. Quizá como lectura ligera entre varias profundas, sea correcta, ya que se lee en poco más de dos días con tranquilidad.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
momocasiopea
 25 agosto 2021
Voy a ser sincera: cogí este libro por la portada bonita. Luego descubrí que era una novela premiada en su época y que era muy transgesora. Lo último, que era literatura erótica algo especial.
Oso” narra el viaje interior de la joven Lou. Es bibliotecaria, pero le encargan una misión especial: trasladarse a una remota isla a documentar todo el legado que un coronel muerto ha regalado en su testamento a la institución para la que trabaja. Vivirá sola en esa isla un verano en el que deberá conocerse a sí misma. La sorpresa es que junto a la casa vive también un oso, con el que vivirá una relación íntima (vamos, sexual).
El lenguaje del libro es precioso. Como describe los paisajes, la isla…como analiza las notas y cita obras antigua…es una delicia y ese lenguaje puro y cuidado cambia de golpe cuando, hacia final del libro, habla abiertamente de la relación entre Lou y el oso. Pero hasta llegar a este punto, creo que va hilando muy bien la relación que nace entre el animal y la chica. Poco a poco, como tejiendo suavemente.
Eso sí, ¿Me ha fascinado? Mmm, me ha gustado, pero no será de mis libros top del año. ¿Me ha parecido una novela erótica? Pues tampoco mucho. La veo más introspectiva que sensual. Pero sí buscáis nuevos puntos de vista y una novela corta, puede ser una opción fuera de lo común. ¡De 1976, entonces sería más que rompedora!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (3) Añadir cita
Juliiann0Juliiann014 marzo 2020
¡Oh, se sentía sola, inconsolablemente sola...! Llevaba años sin sentir contacto humano. Siempre se le había dado mal. Era como si los hombres supieran que su alma estaba gangrenada. Las ideas estaban muy bien y ella podía esconderse en su trabajo y olvidarse por un tiempo.
Comentar  Me gusta         10
marta_lomarta_lo23 junio 2020
Hizo ademán de volver a la casa porque fuera estaba oscuro, tenía frío y se sentía cansada, pero Homer se la quedó mirando, incómodo, balanceándose sobre los pies. Lou se preguntó si iba a tocarla o a criticarla. Quería entrar e instalarse. Había sido un día muy largo y tenía mucho en qué pensar. Estaba impaciente.
—¿Alguien te ha hablado… del oso? — preguntó Homer.
Comentar  Me gusta         00
Sara_feericaSara_feerica02 febrero 2018
¿Dónde he estado?, se preguntó. ¿En una vida que ahora podría considerarse una ausencia de vida?

Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: literatura canadienseVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea

Otros libros de Marian Engel (1)Ver más




Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre la literatura de Estados Unidos?

La leyenda de Sleepy Hollow es un relato corto de terror y romanticismo, se desarrolla en los alrededores de...

Nueva York
Londres
Chicago

10 preguntas
60 lectores participarón
Thèmes : literatura norteamericanaCrear un test sobre este libro