InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 9878702014
Editorial: Editorial Autores de Argentina (13/12/2019)

Calificación promedio : 4.42/5 (sobre 6 calificaciones)
Resumen:
¿Podrá el agente Peter Grant detener al mago más peligroso de Londres?
El cuerpo mutilado de una mujer y ni rastro de magia: eso es lo único que el agente Peter Grant encuentra en la escena del crimen. Pero tiene razones para creer que el asesino practica la magia… Todas las pistas apuntan al mismo lugar: el Skygarden, una torre diseñada por un loco y habitada por personas desesperadas. Dispuestos a resolver el misterio, Peter Grant y su mentor, el inspector ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Casa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (5) Añadir una crítica
julycbooks
 29 May 2021
¿Viste cuando leés uno de esos libros que te dejan con el corazón hecho pedazos y emocionalmente inestable? Bueno, acá estamos.

Siento que tengo TANTO que decir y no sé ni por dónde empezar. El último tercio del libro es un viaje emocional tremendo. Semanas después, todavía lo estoy procesando.

Los años rotos comienza cuando Pablo, nuestro protagonista, decide escribir la historia de su vida luego de la muerte de su abuela, un pilar fundamental de su vida. Seguimos su crecimiento en un pueblo de Chaco, Argentina, su camino de descubrimiento personal y las relaciones que forja con su familia y las personas que lo rodean.

Voy a empezar diciendo que este es un libro de personajes. Son casi seiscientas páginas de puro desarrollo de personajes… una pista de por qué me gustó tanto. Cada uno de ellos está tratado con amor y cuidado y tiene un desarrollo completo. Vemos el lado bueno y malo de todos, los vemos como las personas complejas que son. Se sienten completamente reales y cercanos, tanto que podrías decirme que esto es una historia real y no una novela y me lo creería.

Ahora voy a desmenuzar mis sentimientos por cada uno de ellos.

Empecemos por Pablo, el protagonista. Lo seguimos desde que es un niño, a lo largo de toda su adolescencia y en su transición hacia la adultez; lo acompañamos por todo el duro camino de crecer. de niño ya es inteligente y avispado, a la vez que inocente y testarudo. También es muy reservado, de esas personas que lidian solos con sus problemas hasta que explotan. Si bien en ciertos momentos me daban ganas de gritarle “¡Pablo, date cuenta!”, la mayoría del tiempo quería decirle que todo iba a salir bien. Esa ingenuidad que tiene a veces es lo que lo hace tan querible.

Su voz como narrador me cautivó desde las primeras páginas. Amé cada segundo estando en su cabeza, siguiendo sus logros y sus malas decisiones, sus tormentos, sus pasiones, todos los descubrimientos que hace acerca de sí mismo y de quienes lo rodean. Su enojo hacia su familia me pareció tan real y válido, incluso cuando no fuese la solución correcta. Su negación hacia sí mismo y cómo descuida su salud mental es algo que puedo comprender profundamente, enfrentarse al propio dolor es duro. Pero más allá de eso, de sentirme identificada con él, es un personaje bien desarrollado, con una voz propia muy marcada, que genera empatía y cariño.

Después de volcar todo mi amor por Pablo, hay que hablar de la abuela. Además de establecer que es una genia, creo que es muy importante lo que representa. Ella es un lugar seguro para muchos de los personajes. Es contención, amor, aceptación. Ella crea un espacio en donde pueden ser ellos mismos, evolucionar fuera de las restricciones de sus complicados hogares, pero tampoco les da rienda suelta a su locura. Es la primera en señalar cuando están metiendo la pata y preguntarles qué demonios les pasa, dándoles esos consejos sinceros y directos que tanto necesitan.

En cuanto al resto de la familia de Pablo, sigo destacando a las mujeres. Incluso cuando no tienen la mejor de las relaciones, su mamá y sus hermanas son sus ejemplos a seguir. Su mamá es callada y a veces distante, chapada a la antigua, siempre dispuesta a doblegarse ante su marido. Pero tiene esa fortaleza silenciosa que podemos ver en ciertos momentos, se involucra todo lo que puede en la vida de sus hijos y a pesar de que muchas veces se equivoca, en lo importante intenta apoyarlos. La vemos crecer hacia el final del libro, confrontar algunas de sus creencias y de sus errores, y hasta yo me sentí orgullosa de ella, a pesar de haberla detestado en algún punto del libro. Sus hermanas tienen un desarrollo propio también, vidas que van más allá de girar alrededor del protagonista como sucede en otros libros. Carolina me cayó mal pero no dejé de entenderla y empaticé con ella por lo difícil y frustrante que es su relación con sus padres. Karina es una presencia muy importante al inicio del libro, y su distanciamiento me dolió tanto como a Pablo. Pero cuando te enteras de sus secretos, solo quieres abrazarla y felicitarla por todo lo que logró. Por otra parte, el papá de Pablo es el típico hombre conservador de pueblo, serio y estricto, que por aferrarse a esas ideas tan anticuadas falló en forjar un verdadero vínculo con sus hijos.

Otras mujeres importantes en esta novela son Pamela y Luciana, quienes se convierten en una constante en el libro y son exactamente las amigas que Pablo necesita, chicas fuertes y de carácter, que lo apoyan siempre pero también lo obligan a salir de su burbuja y lo empujan a ser mejor. Si el libro hubiera sido más largo, me hubiese gustado saber aun más sobre ellas y sus vidas.

Por último, me falta hablar de Mauricio. La relación tan intensa, genuina, adorable y aparentemente irrompible que forman él y Pablo es uno de los puntos más fuertes de este libro. Esa amistad infantil y cómo se acompañan por la vida, pasan por tantos tumultos, tantos desastres, son una roca el uno para el otro. Mauricio está pasando por una situación muy difícil en casa, y en la Guarida con Pablo es donde puede escapar y sonreír. No estoy segura de que me haya gustado el rumbo que toma su personaje en el último tercio de la novela, pero no tiene por qué gustarme, porque se siente real.

En cuanto a la trama, cuando digo que es un libro de personajes, eso no quiere decir que en la historia no pase nada, todo lo contrario. Hay incluso giros que no me esperaba y el final no es para nada predecible. A través de estos personajes tan preciosos y complejos, el autor desarrolla un montón de temas con total naturalidad. Los va entrelazando sin que uno casi se dé cuenta, porque así pasa en la vida, todo está sucediendo a la vez. Y luego se dedica a darle un cierre a prácticamente todas las cosas que plantea. No significa que sea un felices para siempre, a veces el final es agridulce o directamente agrio, pero no deja nada colgando.

Entre los temas que toca, están el machismo, tanto en la sociedad como el que cada uno interioriza, y la violencia de género. El propio protagonista se da cuenta de que está siendo un imbécil respecto a algunas cosas, y sus amigas están siempre allí para remarcárselo cuando no puede verlo. Por no hablar de toda la homofobia que sufre Pablo de parte de la gente del pueblo, el bulluying de sus compañeros y lo mucho que lucha contra los roles de género impuestos y la homofobia interiorizada para poder aceptarse a sí mismo.

Un aspecto relacionado a esto último es la religión, especialmente todo eso que nos inculcan casi por obligación y se te queda grabado en la cabeza por años y años. El catolicismo forzado en el que nos vemos inmersos desde niños puede causarnos muchos conflictos, especialmente a personas de la comunidad LGBT.

El otro gran enfoque del libro es la salud mental. Crecer gay en un pueblo conservador, su familia disfuncional y otros conflictos llevan a Pablo a tener serios problemas de salud mental que él se niega a reconocer durante la mayor parte del libro. de hecho, el tema de las sombras es de lo mejor de la trama. Es una representación de la lucha interna del protagonista y cuando descubrimos qué es lo que realmente simbolizan, se me partió el corazón. Me encanta la resolución que tiene este aspecto de la historia al final. Pero es triste y a momentos muy difícil de leer, así que aquí dejo algunas advertencias de contenido: .

Por otra parte, el estilo de escritura me atrapó por completo. Es muy cotidiano, muy nuestro. Tiene a momentos reflexiones preciosas y está excelentemente narrado, pero toda la historia, especialmente los diálogos, están muy arraigados en la cultura argentina. Quizás eso es parte de lo que hace que la historia se sienta tan real para mí. Aclaro que al no haber sido publicado tradicionalmente, el libro tiene algunas erratas y errores ortográficos, pero nada que distraiga de la lectura ni que le quite mérito al estilo del autor.

En conclusión, Los años rotos es una novela excelente, con personajes profundos, cautivadores, complejos y muy bien desarrollados, un estilo de escritura bello y a la vez cercano, una trama que se construye lentamente tocando temas difíciles y que cierra de la mejor manera posible. Es un libro con el que me reí a carcajadas y lloré a mares; no quiero soltar a los personajes. Leeré absolutamente todo lo que Emir escriba.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
lectorexigente
 29 January 2020
El lenguaje, por su propia naturaleza, es incapaz de representar perfectamente la realidad. Quiero decir, mis palabras nunca pueden ser 100% fieles a mis sensaciones e ideas. Por eso lamento que no puedan transmitir todo lo que siento por la novela dramática "Los años rotos", del booktuber y escritor Emir Ibañez (@emir.books).

Es tremenda novela. Tienen que leerla (así, con el imperativo). Si aman la literatura como yo, es una experiencia que no pueden dejar pasar.

Las primeras novelas suelen mostrar la inexperiencia del autor, pero éste para nada es el caso. Se nota muchísimo la gran cantidad de trabajo de escritura, corrección y reescritura que Emir realizó (¡Y sin ayuda de un corrector profesional! ¡Doble mérito!). El resultado: una novela escrita de una manera excepcional, con grandes personajes, tremenda trama, excelente ritmo y muy pocos, poquísimos detalles con los cuales ser crítico. En este último sentido, y para ser honesto con un análisis crítico profundo, el primer capítulo de la obra es demasiado extenso, tanto en sí mismo como en relación con los demás capítulos de la obra. Sin embargo, es realmente una observación menor ante tantas luces que tiene la obra.

Yendo a las luces, entonces, la construcción de personajes es excelente. Tanto el protagonista como los personajes secundarios están bien tridimensionales, como me gusta decir. Son personajes de carne y hueso, con vicios, virtudes, conocemos cómo piensan, qué hacen, cuál es su historia. Se desarrollan perfectamente todos los personajes que importan para la trama, un acierto en las novelas, que otras veces presentan personajes acartonados y poco humanizados.

En conexión con lo anterior, las historias secundarias se van desarrollando a su ritmo, no están forzadas, ni puestas sin sentido. Todas concluyen, no quedan cabos sueltos u historias olvidadas a mitad de novela.

Finalmente, ante todo lo que podría decir sobre la novela, amé a sus personajes. Pablo es un protagonista muy complejo, con el que empatice muchas veces, la mayoría, pero con el que también sentí enojo ante algunas acciones. Y es que es un protagonista complejo, como decíamos, que además realiza muchas acciones desde lugares y motivaciones muy oscuras y fuertes que vamos a ir conociendo durante toda la obra. Él está tan bien construido y sabemos tanto de su vida que se nos presenta como cualquier ser humano con sus luces y sombras. Gran logro construir un protagonista así. La familia de Pablo sigue en mayor medida esa complejidad, odié al padre casi siempre, salvo cuando realizaba esas acciones que te recuerdan que nadie es absolutamente malo, sino que también hay luz en las personas que parecen más oscuras. La madre me despertó sensaciones mixtas en distintos momentos. Sus hermanas, Karina y Carolina, despertaron sensaciones diferentes. Karina se muestra sabía, aunque a veces no sabe bien qué hacer, pero no despertó tanto interés en mí, Carolina, por el otro lado, era la personificación de la ira. Cada lector decidirá si cree que esa ira de Carolina y las cosas que la llevan a hacer, están justificadas o no. A mí me pareció que la ira era su excusa para relacionarse de una manera bastante poco empática con el mundo que la rodea. Dos personajes que adoré completamente son la abuela y Pamela. La abuela podría ser el ideal de abuela que todos tenemos; fuerte, transgresora, protectora sin llegar a sobreproteger, cómplice, sabía, amorosa… Si alguien tuvo o tiene una abuela así, se va a sentir identificado con ese vínculo abuela-nieto. Pamela es tan sabia para ser tan joven que asombra, Pablo cree que en cierto sentido le salvó la vida y yo concuerdo. Es un personaje que cumple un rol fundamental. Luciana es otro gran personaje, algo rompe bolas, como ella misma reconoce. Mauricio, finalmente, es tan complejo como el protagonista, aunque sepamos muchas menos cosas de él. La historia que Mauricio y Pablo tienen durante toda la novela es una interesantísima y muy divertida aventura de la vida.

Quizás podrán decir, si leyeron hasta acá, "no dijiste nada sobre qué trata la novela". Sí, lo dije, trata sobre la vida. Ni más o menos que eso. Tal vez sea sobre la vida de Pablo, pero en el fondo es sobre la vida de muchas personas, de carne y hueso que podríamos ser vos, yo o cualquiera de nuestros seres queridos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
RepellentBoy
 16 September 2020
Cuando empecé a leer Los años rotos iba con una mezcla de expectación y miedo. Y ambas cosas eran producto del aprecio que le tengo a Emir. Cuando lees algo de una persona a la que conoces es complicado, ya que piensas que puede llegar a no gustarte. Que alegría que no haya pasado jajaja.

El libro me ha encantado. Me ha parecido una primera obra brutal y todo esto sin el respaldo de una editorial, merece mucho más crédito aún.

La historia nos va a ser narrada por Pablito, nuestro prota. Él vive un pequeño pueblo argentino llamado Avia Terai, junto a sus padres y sus dos hermanas. Poco a poco iremos descubriendo que es un niño introvertido al que le cuesta relacionarse con casi todo el mundo salvo con dos personas, su abuela Norma y su mejor amigo Mauricio. Y hasta aquí leo, porque es una historia que hay que descubrir.

Este libro tiene muchas cosas positivas. Muchas. Lo mejor, sin duda, es la creación de personajes y su continua evolución. Es tan realista y está tan bien formada y ejecutada, que te es imposible no encariñarte con los personajes. Incluso con los que se presentan inicialmente algo más desagradables como pueden ser la madre, el padre o Caro. Me gustaron sobre todo el personaje de Pablito, el de la abuela y el de Mauricio. Pero también me gustaron mucho otros como Luciana, Pamela o Karina.

Otra parte muy bien llevada es la trama o tramas que se van dando a lo largo de la novela. Están muy bien metidas, jamás algo parecía metido a la fuerza. Todo parecía un viaje del que no conoces nada, pero conforme vas descubriendo descubres que no podía ser de otra manera. Todo estaba perfectamente hilado. Emir te lleva por las páginas contándote mil cosas, y aunque a priori pudiera parecer que no es tan imporante, todo va cerrando a las mil maravillas.

La narración es lenta, y vas descubriendo la historia poquito a poco, desde que Mauricio es un niño pequeño hasta que se convierte en un hombre, y esta forma de narrarla tan poco a poco es un gran acierto, pues te permite encariñarte muchísimo con Pablo y los que le rodean.

Si tuviera que describir a este libro con una sola palabra sería "verdad". Y tanto es así que me sentí identificado con varias vivencias y situaciones que se dan en la novela y me recordaba muchos momentos propios. Es genial cuando pasa eso en un libro.

Las dos únicas mini pegas, que aún así no rebajan la calidad de la novela: por una parte, me hubiera gustado que las últimas páginas fueran menos aceleradas, para disfrutar un poco más de tantos cambios y sucesos, sentí que iba demasiado rápido; y por otro lado, me hubiera encantado conocer algo más a Milton. Me pareció un personaje muy agradable y hubiera apreciado un par de capítulitos más para conocerle.

Pues eso, Emir, que a ver cuando sacas otro libro jajaja
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
vedacris
 20 October 2021
Narrado en primera persona "Los años rotos" es la historia de la vida de Pablo - un chico de una pequeña localidad argentina- desde los cuatro años hasta los treinta. El protagonista nos va a confiar sus sentimientos y vivencias de forma sincera y también como una especie de confesión para con él mismo con la finalidad de superar los sucesos más dolorosos de su vida. Conoceremos su manera de ver el mundo y enfrentarse a él según qué momento de su vida, sus luchas internas por encontrar su lugar y aceptarse a sí mismo mientras mantiene una lucha paralela contra los prejuicios de una sociedad que considera que "algo anda mal" en él. Es una historia desgarradora pero que no está falta de ternura y esperanza.

Muchos son los temas que, a través de Pablo, Emir aborda en esta novela: la homosexualidad y la homofobia, el sexismo imperante en el entorno del protagonista, el machismo opresor, las relaciones familiares, la amistad, el amor, los secretos... pero sobre todo creo que es una historia de superación que nos transmite el mensaje de que las heridas y rencores, si no se exorcizan y curan a tiempo, pueden destrozar la vida de quien los sufre y de todo su entorno.

Es una narración que mantiene una línea temporal clara, con algunos retrocesos en el tiempo para aclarar la trama, en la que se van descubriendo cosas en cada capítulo y, aunque en algún momento sentí que le sobraban páginas, engancha bastante ya que el ritmo está muy bien llevado y la prosa es asequible a la vez que cuidada.

Me ha gustado especialmente la ternura que inspiran los personajes y cómo el autor ha sido capaz de transmitir los sentimientos profundos (buenos y malos) que van saliendo a escena. También tengo que destacar que la prosa se adapta a la edad de los recuerdos del narrador, sin adornarla con vocabulario o conclusiones no acordes a dicha edad.

Si tuviera que ponerle algún pero sería que utiliza un lenguaje argentino muy marcado y, al ser yo española y no estar acostumbrada a estos modismos, tenía que buscar el significado de muchas palabras. También el uso de los tiempos verbales es algo que me "descolocó" en un principio, pero nada que no se solventase al seguir leyendo y acostumbrame al estilo.

Quizá no sea una gran obra de arte y hay aspectos que este autor novel irá puliendo con el tiempo y la experiencia, pero sin duda es una más que buena ópera prima que recomiendo leer por emotiva, por la riqueza de sus reflexiones y por lo creíble y bien desarrollados que están los personajes.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
lecturasporplacer
 01 September 2020
Los años rotos resultó ser una de mis mejores lecturas de 2020. Me encantó leer la historia de Pablo. Emir tiene una prosa excelente, la trama está muy bien lograda y la narración en primera persona le otorga fluidez a la novela. Esta novela nos atrapa desde las primeras páginas.
El relato de la infancia y adolescencia del personaje principal junto a sus amigos y familia me resultó tan cercano que a medida que leía la novela no podía dejar de recordar mi propia infancia y adolescencia. Me sumergí por completo en la historia, reí y lloré por igual con lo que estaba leyendo. Me encanta que un escritor pueda transmitir sentimientos a sus lectores.
En la novela se tratan temas duros pero con mucha sensibilidad por parte del autor.
Un punto positivo es encontrar que Emir Ibañez mantuvo el uso del “vos” tal como lo hablamos en Argentina sin llevarlo a un español neutro, lo que suma mucho al leer las vivencias del personaje principal en un pueblo pequeño de Chaco.
Ahora sólo me queda esperar que esta novela sea publicada en físico para poder agregar el libro a mi biblioteca y continuar marcando las frases que más me gustaron.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (5) Añadir cita
lecturasporplacerlecturasporplacer23 July 2020
El paso del tiempo se hace notar cuando sos adulto, en la vorágine de la niñez y la adolescencia uno no le presta demasiada atención. Uno da por sentado muchas cosas.
Comentar  Me gusta         10
lectorexigentelectorexigente30 January 2020
Hoy en día, cuando siento que las presiones y el estrés laboral me agotan el cerebro, dejo todo lo que estoy haciendo, por más importante que sea, y me siento media hora en el patio sin más compañía que la de Nelly —mi perra—, rememorando aquellos años y esas costumbres tan “de pueblo” de las que no me puedo desprender.
Comentar  Me gusta         00
lectorexigentelectorexigente30 January 2020
Rara vez pedía permiso. Era una mujer independiente sólo en las calles. Cuando llegaba a casa se sacaba ese uniforme de mujer maravilla y lo colgaba en el perchero para luego ponerse el de madre, esposa y ama de casa.
Comentar  Me gusta         00
lectorexigentelectorexigente30 January 2020
Todas las mujeres que me rodeaban eran personas de las que estaba muy orgulloso y no veía el porqué de tanto menosprecio.
Comentar  Me gusta         00
lectorexigentelectorexigente30 January 2020
Mi familia cometía el error de creer que los niños no notaban la ausencia de las cosas o de las personas.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: ficciónVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Casa del libroAmazon ESAgapea




Test Ver más

Inés del alma mía

¿En qué época está ambientada la obra?

los años 1500-1580
presente
dictadura de Augusto Pinochet

5 preguntas
21 lectores participarón
Thème : Inés del alma mía de Isabel AllendeCrear un test sobre este libro