InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8477023719
Editorial: Valdemar (30/11/-1)

Calificación promedio : 3/5 (sobre 1 calificaciones)
Resumen:
Aún no tenemos la descripción del editor en nuestra base de datos (contraportada)
Añadir la descripción del editor

También puedes contribuir a la descripción colectiva redactada por los miembros de Babelio.
Contribuir a la descripción colectiva
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
AGamarra
 06 julio 2020
"Aquí no nos ablandamos por las lágrimas... Hemos visto tantas lágrimas en este lugar que podríamos surtir de agua con ellas a todo París..."
Grace Dalrymple Elliott, más conocido como Mrs Elliott, fue una mujer inglesa de la época de la Revolución Francesa e inicios del siglo XIX que sin duda llevó una vida bastante convulsionada. Muchas veces teniendo la vida que sus amantes podían darle (el prólogo de esta edición me parece bastante duro con ella sobre este aspecto y da muchos más detalles), amantes que iban desde el príncipe heredero de Inglaterra hasta el aristócrata duque de Orléans, desde Inglaterra hasta la Francia revolucionaria.
Hay quienes dicen que se desempeñó como espía del gobierno inglés, aunque desde luego no bajo nuestra concepción actual de tal denominación, pero en este diario que la animaron a publicar detalla muchísimos aspectos de la época revolucionaria sobre todo. Lo que para mí le baja un poco el puntaje aparte del estilo es que dedica, desde luego, muchas páginas a lo largo de toda la obra para defender al duque de Orléans (el famoso Felipe Igualdad) de cual fue amante y persona muy cercana. Esto, desde luego no deja de ser interesante, pero hubiera sido mucho mejor que el relato esté mejor repartido entre todos los personajes o que no le dé tanto peso al duque pues eso da pie a que deje de prestar la debida importancia a otros sucesos.
Aunque estamos asistiendo a una descripción de los hechos desde el punto de vista de una aristócrata y encima inglesa (una inquina histórica entre ambos pueblos que lleva muchas veces a conceptos falsos o prejuiciosos) no se puede dejar de reconocer claramente verdades sobre lo que fue ese torbellino de la Revolución Francesa. Es poco probable que a los que les gustaba el tema luego de leer este libro (obviamente hay otros testimonios igual de rotundos) puedan seguir pensando lo mismo. Me pasó lo mismo con las Memorias de Madame Roland, aunque aquí la autora tuvo más tiempo de ver todo el proceso revolucionario. Lo peor que trajo es la muerte de muchos inocentes y como se ve reflejado en esta obra, cómo poco a poco los mismos revolucionarios del inicio fueron poco a poco guillotinados por ellos mismos debido a una actitud despótica y totalmente absolutista. Los mismos que injuriaban a los nobles luego fueron cazados y asesinados por los mismos revolucionarios. Perdiendo así Francia desde luego una cantidad enorme de gente de gran valía y talento.
Las atrocidades que se cometieron en la revolución fueron demasiadas, desde luego, todo ese odio contenido a lo largo de los años de la monarquía francesa explotó de mala manera corrompiendo a todos, dirigentes e incluso el pueblo, que como muestra este relato, muchas veces disfrutaba viendo derramar sangre, se acostumbró a presenciar cientos de ejecuciones y hasta hallaba placer burlándose de los que seguían en la guillotina, sus propias costumbres se corrompieron aún más demostrando lo poco que muchas cosas que antes importaban valían ahora.
La autora se muestra sobre todo injuriosa y colérica contra muchos de los dirigentes como Lafayette, Robespierre, Santerre, Etc. Antes de ser puesta en prisión detestaba el nuevo orden que tenía París:
"Seguían abiertos los teatros, pero estaban llenos de jacobinos y de mujeres vulgares. Los diputados republicanos ocupaban además los mejores palcos, acompañados de mujeres infames, tocadas con sus no menos infames gorros rojos y vestidas como alegorías de la libertad. En definitiva, París era un asco..."
El cuadro como menciono que pinta es muy profuso en personajes, lástima que como mencioné muchas veces les dedica un par de líneas a cada uno de ellos, debido a su interés en hablar en exceso del duque de Orléans. Pero vemos allí pasar a los reyes de Francia, los hermanos del rey, el duque de Biron, Lafayette, Robespierre, el marqués de Chansenets, la princesa Lamballe, el duque de el general Hoche, Santerre, Laclos, Madame du Barry, Alexandre Beauharnais, Etc. Con datos desde luego de por más interesantes por conocerlos personalmente y muchas veces en situaciones trascendentales. A Josefina, futura emperatriz de Francia, la describe ampliamente así como su forma de ser mientras ambas estuvieron encerradas y casi guillotinadas.
Al lado de la descripción de los personajes de la época desde luego está el mismo cuadro de ella misma y sus terribles sufrimientos, esto hace que la descripción de detalles muy pormenorizados que desde luego no se encuentra en los libros de historia, cómo irrumpían los revolucionarios en las casas de los nobles, la frialdad de los carceleros, la mofa del populacho, el tipo de comida que les daban, cómo eran los procedimientos para el encarcelamiento, las diversas maniobras de realistas y revolucionarios para sortear el huracán de los acontecimientos, Etc. Desde luego la autora pudo volver a Inglaterra como una real heroína luego de haber pasado por tanto y ver tanta gente morir, que para su suerte salió airosa de todo ello.
"Robespierre se convirtió en el hombre más poderoso. La gente no se atrevía ni hablar ni a respirar. Nadie se paraba en la calle para saludar a un conocido. En resumen, hasta en la soledad de tus aposentos sentías miedo. Si reías, podían acusarte de hacer mofa de algún símbolo de la Revolución o de las noticias que propalaban los republicanos. Si llorabas, podían acusarte de lamentar sus éxitos"
También hay al final un pequeño resumen del editor que agrega otras anécdotas que vivió la autora durante el mando de Napoleón, ella decía que él pidió su mano pero ella no quiso y da otros datos interesantes que no cuenta en las memorias pues para mala suerte sólo abarcan hasta que salió de la cárcel durante el régimen del Terror.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (61) Ver más Añadir cita
AGamarraAGamarra06 julio 2020
Estaban presas las duquesas D'Aiguillon, Madame Lamotte, Madame Beauharnais, Madame de Custine ... Madame de Jarnac, mi buena amiga Mrs Meyler, Madame D'Araij... La desgracia nos unió. En pocos minutos todos cuanto allí estábamos parecíamos amigos de toda la vida. Nos unía saber que en cualquier momento podían cortarnos ma cabeza. Me levantó el ánimo ver a tantas y tan importantes damas demostrando carácter, valentía y buen humor.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
AGamarraAGamarra06 julio 2020
Dijo después que sin duda estaría muy hermosa allí? En la Plaza de Luis XV, cuando fueran a guillotinarme, y añadió: "Todos iremos a verte ese día, seguro que será como una magnífica representación"
Comentar  Me gusta         10
AGamarraAGamarra06 julio 2020
Mrs Elliott fue a ver un administrador y dispuso que se vendiera su casa de París al general Murat (que con el tiempo sería rey de Nápoles, y que a su vez vendería la casa al general Lannes, duque de Montebello) trasladándose a vivir a su casa de Meudon. Alli estuvo, viviendo de sus rentas y relacionándose de nuevo con lo más granado de ma vida parisina, durante el Consulado y el Imperio.
Comentar  Me gusta         00
AGamarraAGamarra06 julio 2020
Nunca he presenciado una escena tan terrible como la de la despedida de aquel joven matrimonio. Temí por un momento que Madame de Custine perdiera el juicio, de tanto dolor. Madame Beuharnais y yo no ma dejamos sola no un momento durante los tres días siguientes, con sus noches enteras. Era, no obstante, joven, fuerte, llena de buenas intenciones, muynorgullosa de ser francesa.
Comentar  Me gusta         00
AGamarraAGamarra06 julio 2020
Una vez me atreví a pedirle un poco de agua caliente para lavarme. Me respondió que mi petición no tenía sentido, que estaba completamente fuera de lugar, toda vez que nada ni nadie me salvaría de caer en manos del verdugo; y que como los verdugos solían ser hombres muy sucios, ¿para qué quería estar limpia?
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: biografíaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Lectores (1) Ver más




Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
49 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro
{* *}