InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Paloma


Paloma
20 enero 2020
“…también podemos tener visiones de libros aún no escritos”

Este es sin duda, uno de los libros más complejos y demandantes que leí en 2019, y probablemente en toda mi vida. Y no debería sorprender, considerando que Eco es uno de los sociólogos y académicos más reconocidos del mundo. En ese sentido, es imposible no esperar que su obra contenga tanta erudición que en ocasiones, resulta abrumadora, aunque en el buen sentido.

El nombre de la rosa me ha causado opiniones encontradas. Objetivamente sé que me enfrenté a una obra que es un clásico y hay muchos elementos que lo demuestran: la construcción de la trama y el ambiente; la definición de los personajes; los diálogos, el conflicto principal; y la reconstrucción de un mundo medieval no sólo en términos del fondo sino también de la forma, ya que la estructura de la novela es tal cual se escribía en la época.

En ese aspecto, la obra me parece única y a ello le sumo que es también un gran homenaje al libro y al mundo de las bibliotecas. Hay muchas frases en donde Eco reconoce la importancia de los libros en el mundo, demostrando admiración y respeto de una manera bellísima y conmovedora.

Por otra parte, he de reconocer que en esta construcción monumental que es la novela, me sentí perdida en ciertos momentos: algunos capítulos y monólogos me parecieron excesivamente largos, con tantas y tantas ideas qué no sé qué grado realmente aportaron a la trama. El nombre de la rosa es una historia que mezcla géneros, filosofías y reflexiones y entre tantas cosas, en ocasiones perdía el interés, o la constancia de continuar leyendo, quizá por su densidad. Por ejemplo, Aldso y Guillermo de Baserville van a investigar en la abadía los asesinatos de varios monjes bajo circunstancias misteriosas y en ello, se debaten también bastantes ideas de la corriente franciscana. Lo cual en sí no está mal (gran parte del conflicto surge precisamente por la rivalidad/desconfianza entre las órdenes religiosas de la edad media y el poder cada vez mayor del Papa y del poder secular); sin embargo, había páginas y páginas de comentarios que me hubieran parecido más apropiados para otro tipo de texto, pero no para la novela. No son irrelevantes en sí, sino que, personalmente, creo que hicieron mucho más densa la novela. Sencillamente, creo que la mezcla de una historia que es un thriller, suspenso, con algo de sociología e historia fue demasiado para mí.

Sin embargo, reconozco el valor de la obra en general y sin duda, es de esos textos que merecen una relectura, para ir adentrándose en sus distintas capas y entenderla mejor. Por ahora, me quedo con que fue una novela compleja, que me exigió como lectora y que con todo, no puedo dejar de admirar por la ternura con que se refiere a los libros y por la extraordinaria reconstrucción de un misterio medieval desde todos los aspectos necesarios. Me quedo así precisamente con una de las frases de Eco dentro de la misma novela:

“Los libros no se han hecho para que creamos lo que dicen, sino para que los analicemos. Cuando cogemos un libro, no debemos preguntarnos qué dice, sino qué quiere decir…”
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más