InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Las mejores frases de Le collier de la reine (53)

AGamarra
AGamarra 09 mayo 2020
Sí, lo repito libre, después de haberlo dicho cautivo: sin el menor delito se pasan seis meses en la Bastilla. Cuando se me pregunta si volveré a Francia alguna vez, yo respondo: Seguramente, cuando la Bastilla sea convertida en un paseo público. ¡Dios lo quiera!
Comentar  Me gusta         10
AGamarra
AGamarra 09 mayo 2020
Haga que caiga en el cadalso la cabeza de un Rohan, señora; no será la primera vez que la Bastilla haya visto este espectáculo. Pero ya que tales son sus intenciones le declaro que nada me importaría el patíbulo si he de verla en esto marcada con el estigma de los ladrones y falsarios.
Comentar  Me gusta         00
AGamarra
AGamarra 09 mayo 2020
Estaba persuadida de que el alboroto del escándalo de Versalles cubriría su delito hasta tal punto, que aunque ella, la condesa de La Motte fuera condenada, la sentencia heriría a la reina a los ojos de todo el mundo.
Comentar  Me gusta         00
AGamarra
AGamarra 09 mayo 2020
Téngale envidia a estas reinas, dueñas de los bienes, el honor y la vida de todos! Ellas son reinas y poseen el oro y la sangre de los pueblos, pero el corazón, ¡jamás!, ¡jamás! Del corazón no puede apropiarse nadie; es preciso que se entregue.
Comentar  Me gusta         00
AGamarra
AGamarra 09 mayo 2020
Andrea, el retiro que ha escogido, es un asilo contra las malas pasiones del mundo. Dios nos enseña en él la dulzura, la moderación, el olvido de las injurias, virtud de la que Él es el más puro modelo. Al venir aquí, ¿debo encontrarme con una hermana de Jesucristo o con una frente severa y palabras amargas como la hiel?
Comentar  Me gusta         00
AGamarra
AGamarra 09 mayo 2020
¡Quiero que el que yo amo en la sombra, el que para mí es una nube, un retrato, un recuerdo, jamás me ofenda, siempre me sonría y no lo haga sino a mí!
Comentar  Me gusta         00
AGamarra
AGamarra 09 mayo 2020
Bebía a grandes sorbos el irremediable dolor de la ausencia voluntaria, ese suplicio sólo conocido por las almas fuertes, que es a la vez una tortura y un placer. Por sus angustias se parece a todos los dolores vulgares. Conduce a una voluptuosidad que sólo pueden sentir los que saben inmolar la felicidad al orgullo.
Comentar  Me gusta         00
AGamarra
AGamarra 09 mayo 2020
¿De quién fiarse? ¿Quién era realmente amiga de la reina? ¿La señora de Lamballe? Pensó en al incomprensión de sus damas de honor, indecisas y temblorosas al solo soplo de la desgracia.
Comentar  Me gusta         00
AGamarra
AGamarra 09 mayo 2020
En esto, efectivamente, surgía otra dificultad. El nombre de Andrea lo había salvado todo ante el rey. Per ¿quién podía responder de este espíritu caprichoso, independiente, voluntarioso que se llamaba señorita de Taverney? ¿Quién podía contar con que esta orgullosa persona enajenaría su libertad, su porvenir en provecho de una reina a la que pocos días antes había dejado como una enemiga?
Comentar  Me gusta         00
AGamarra
AGamarra 09 mayo 2020
Aniquilar el instrumento cuando no puede servir más, es el sistema de todos los intrigantes; sólo que muchos fracasan en ese punto porque le hacen gemir, lo que traiciona su secreto, o lo destruyen en forma incompleta, lo que permite que otros lo utilicen a su vez.
Comentar  Me gusta         00




    Comprar este libro en papel, epub, pdf en

    Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES


    Lectores (1) Ver más




    Test Ver más

    ¿Conocedor o experto en literatura francesa?

    ¿Cuál de los siguientes libros fue escrito por Gustave Flaubert?

    Memorias de un loco
    El más bello amor
    Elogio de París

    16 preguntas
    37 lectores participarón
    Thèmes : literatura francesa , Literatura en francésCrear un test sobre este libro