InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de AGamarra


AGamarra
28 octubre 2020
"¿Quién es? ¡Oh!, es, estoy segura, uno de esos malignos espíritus que combaten a los hombres y a quien Satanás ha dotado de un poder sobrehumano."Joseph Bálsamo es un personaje histórico conocido también como el conde de Cagliostro, italiano, masón que estuvo involucrado en numerosos movimientos masónicos cuyo objetivo ha sido la creación de sectas secretas para alcanzar diversos fines, en su época, la de la libertad y derrumbe de las monarquías, de los reyes y del absolutismo.La obra en sí bastante larga (más de 1 110 páginas) es como en Dumas bastante divertida aunque sentí que sobró bastante quizás más en otras que me gustan más del autor.La acción se centra para efectos de la historia y sus posteriores continuaciones (pues le siguen otras obras dedicadas al mismo ciclo de la Revolución francesa) en Balsamo, que tiene numerosos nombres como el de Conde de Fénix o Acharat. Es un personaje muy oscuro que desea la caída en este caso del monarca reinante en Francia: Luis XV. Siempre está acompañado de su maestro Althotas, alquimista que ha sobrevivido varias centurias. Así como él mismo, Balsamo, quien presume haber vivido muchas vidas y haber conocido a personas desde antes del nacimiento de Cristo. Él es el que aporta la mayor cantidad de Sorpresas, que ya he reconocido como la firma o el objetivo mayor de Dumas en sus obras, el causar asombro con las más extraordinarias acciones, y en este caso, las habilidades místicas e incluso proféticas de Bálsamo son pues fuente de fantasías que a pesar de ello están bien conectadas con los sucesos históricos y como siempre son excusas dentro de una historia "real". Pero los personajes principales quizás son los de la familia Taverney, con el padre Barón de Taverney y sus hijos Andrea y Felipe. El último militar que tiene una gran devoción por su hermana. Entre la servidumbre está Nicolasa y Gilberto. Este último es otro de los personajes en los cuales se concentra la mayor parte de la acción. al final el destino de todos esos personajes se mezclarán de alguna forma con los personajes históricos como Luis XV, representado aquí quizás muy fielmente como un desperdicio de rey, petulante, miedoso, ocioso, entregado a los placeres y con una aversión al trabajo; y otros personajes como Luis el delfín, María Antonieta, el Sr. de Sartines, Richelieu, madame du Barry y Aiguillon, todos ellos personajes reales de los cuales me interesará profundizar más en un tiempo. Eso sí nunca "crean" del todo a Dumas.Debo decir que aunque no me encantó tanto lo que más me desagradó fueron los personajes de Balsamo y Gilberto. Pocas veces he sentido tanta repulsión a personajes de una novela como en este caso. Se supone por cómo escribe Dumas su historia que Bálsamo es un "héroe" no necesariamente bondadoso, pero altruista, recto, Etc. Pero para mí es intragable y más bien me ha parecido débil, antojadizo y sobre todo manipulador. Es un personaje que por momentos sí sorprende y quieres que las cosas vayan de su lado pero va mucho por encima del libre albedrío. Y en cuanto a Gilberto, aunque en este caso el autor creo más bien por todo el desarrollo le pone un 50 - 50 en cuanto a bondad y maldad, para mí es impasable. Empezando por su obsesión tan desagradable (entendería una devoción paulatina o decorosa) y por todo lo que pasó en la novela.Debo decir que voy notando en Dumas muchas ideas "nuevas" con respecto a otros de sus libros que luego las he visto "más desarrolladas" por otros autores franceses como Stendhal o Flaubert. A veces me pregunto si entre esos autores ha habido una imitación subconsciente en algunas cosas. Gilberto claramente es un retrato de Julián Sorel del "Rojo y Negro", incluso ahora puedo entender aún más por qué Julián permanentemente citaba a Rousseau. En esta novela de Dumas Rousseau es un personaje que "da alas" a Gilberto e incluso a los revolucionarios, debido a las ideas que vertió en sus novelas y tratados. Gilberto es un pobre muy orgulloso tal cual Julián, un pobre que piensa tener el corazón más noble que aquellos. El retrato de Rousseau aunque caricaturizado seguro me pareció muy bueno y sus peleas con Teresa son muy graciosas.El final en palabras de Rousseau, tan fatídico y oscuro, me dejó con muchas ganas de seguir leyendo este ciclo:"Contempla bien esta noche, joven: ve cuántas nubes, cuántas tempestades encierra. Sin duda veré yo la aurora que va a suceder a esta noche, porque no soy tan viejo que no pueda ver el día de mañana; pero tal vez empiece un siglo que vos veréis hasta el fin, y que encierra misterios que yo no veré."
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES