InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8445078232
Editorial: Minotauro (18/01/2011)

Calificación promedio : 3.58/5 (sobre 30 calificaciones)
Resumen:
El Hombre en el Castillo nos sumerge en un mundo alternativo en el cual el Eje ha derrotado a los Aliados en la segunda guerra mundial y los Estados Unidos han sido invadidos y divididos entre los vencedores. Mientras los nazis se han anexionado la costa atlántica, donde han instaurado un régimen de terror, la costa pacífica permanece en manos japonesas. En esta América invadida, los nativos son ciudadanos de segunda clase a pesar de que su cultura es admirada por l... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (9) Ver más Añadir una crítica
Edd62
 16 agosto 2019
Philip K. Dick. Escribe basado en el oráculo ( I Ching) acerca de un libro escrito basado en el oráculo, “ La langosta se ha posado”
En un mundo, creado por el autor, la segunda guerra mundial ha sido ganada por Alemania y Japón, quedando el mundo dividido entre estas dos potencias, Alemania, con un mayor desarrollo tecnológico se lanza ala conquista del espacio, en tanto Japón, trata de dominar Asia y Africa.
En esta realidad alternativa, Estados Unidos ha quedado dividido en 3 partes, el lado Este bajo dominio alemán, El pacifico a cargo japonés, el centro como estados libres de las montañas rocosas,
Es en esta franja donde reside el escritor de un libro que presenta una tercera posibilidad, la elevación de Inglaterra como ganador y superpotencia, tras la guerra,
Aunque trata de representar alguna forma de ciencia ficción, en realidad se centra más en la perspectiva de personajes, en la desconfianza, la paranoia, y las dudas que, la existencia misma genera en ellos, así presenta principalmente a un vendedor de Antigüedades, que duda acerca de la autenticidad de las mismas, (Childen), Un diplomático japonés de alto rango, que duda de cada acción que toma y hacia el final incluso se su cordura, Juliana Frink, instructora de Judo, que cree haber revelado las claves de “ La langosta.. “ tras haber pasado la vida huyendo de si misma,
Un espía alemán que se hace pasar por comerciante sueco, y busca desestabilizar el dominio dictatorial germano, (Baynes, Wegenner), y por encima de todos, se eleva el hombre en el castillo, el escritor Abedensen, que aparece como el único confiado resignado,
Trama nada directa, mas construida a retazos, donde predominan los personajes, algunos sin llegar a cruzarse, centrada en las percepciones de cada uno, pero siempre dirigidos por dos libros, uno inexistente, el otro oracular( el I Ching) , muestra la fragilidad de la autoconfianza y la absoluta necesidad de un asidero, real o creado, para sustentar las decisiones personales y hasta para mantener la cordura...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Loreto
 02 diciembre 2018
Un libro que es un claro ejemplo de ucronía, en el que el autor recrea lo que pudo haber sido si un hecho histórico hubiera resultado en otro sentido del realmente acaecido. En este caso, el autor describe un mundo en el que Alemania y Japón ganaron la guerra.
Lo primero es alejar falsas expectativas. Si os esperáis un libro que trate de resistencia, organizaciones clandestinas que luchan contra el invasor nazi/nipón, este no es el caso. Esta obra es una especie de tratado psicológico de los personajes y de las distintas facciones que componen la política mundial.
Alemania y Japón ganaron la guerra y se dividieron el mundo entre los dos. Rusia y Occidente para Alemania; China, Oceanía y el Pacífico para Japón. Y Estados Unidos dividido entre ambas potencias: el este para alemanes, el oeste para nipones, con sólo unos estados en las montañas rocosas si no independientes si algo autónomos como colchón entre ambos.
La zona dominada por Alemania está gobernada férreamente por el pensamiento nazi, con una limpieza étnica al milímetro y todo pensamiento gobernado por los autócratas de Berlín. Un gobierno feroz, implacable, pero que está en plena crisis tras la muerte del canciller Bormann.
La zona dominada por Japón es una sociedad altamente jerarquizada, donde los japoneses son en todo momento superiores a los blancos americanos y aun con una policía secreta implacable, la Kempetai, su forma de gobierno es más de puño de hierro en guante de seda. Más mano izquierda, más sutil incluso. Una forma de gobierno casi paternalista, en la que los americanos son los nativos que tratan de contentar al hombre amarillo.
Y dentro de este panorama político-social, Dick nos presenta varios personajes de lo más variopinto: unos americanos que han perdido el orgullo nacional, donde ese espíritu de lucha que tanto les gusta mostrar en las pelis parece haber desaparecido y haberse convertido en unos súbditos del poder nipón; un jerarca japonés fuertemente influenciado por sus creencias budistas y que ve peligrar su fe y equilibrio zen; un misterioso hombre de negocios sueco que no habla sueco; una joven americana atemorizada pero decidida y un peligroso camionero italiano con un gran secreto. Pero sobre todo, el protagonista es un libro "La langosta se ha posado", una ucronía dentro de otra, que muestra un tercer final alternativo a la guerra.
Un libro que si no entretenido sí resulta interesante, aunque la parte en la que empieza hablar del I Ching (El libro de los cambios), una especie de biblia que siguen los personajes, se hace un poco árida.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetry
 12 diciembre 2019
El hombre del castillo, de Philiph K. Dick es un buen libro a secas. Quizás da la impresión de que la trama se vuelve excesivamente lenta, y el autor se entretiene en describir, más que en narrar, cómo las potencias diversas, como Japón y Alemania han ganado la Gran Guerra. La trama comienza a resolverse casi al final, en la página 230, lo cual es una escatimación lastimosa para el lector. Quizás ganó el Premio Hugo por esta visión desquiciada de un mundo vuelto al revés con la gran pérdida de los países aliados, pero se justifica tal vez por el año en la que se publicó, 1963, por lo que los ojos de los lectores del siglo veintiuno son mucho más veloces y la novela moderna está hecha de hechos, sobre todo. Pasa lo mismo que con Blade Runner, nos decepciona un poco, pero aún así, aguanta la lectura. Enhorabuena por nosotros sus lectores.
Comentar  Me gusta         10
Jeraviz
 23 enero 2018
Tengo sentimientos encontrados al terminar la novela. Por una parte el planteamiento de la ucronía que realiza Dick me parece muy interesante: Alemania y Japón ganan la IIGM y asientan un Imperio por todo el mundo.
Pero el problema viene cuando la trama me parece insulsa. Varias líneas argumentales que tienen lejanos nexos de unión hacen que en cuanto consigues coger el ritmo de un personaje te lo cambia y no aparece hasta mucho después, y así continuamente.
La trama comienza muy bien, con un argumento sencillo pero efectivo, pero se va desinflando rápidamente hasta que apenas pude terminar de leerlo.
A El hombre en el castillo se le considera como inicio de las ucronías en la CF y sus méritos tiene, pero pienso que no ha envejecido tan bien como otros libros de su época.
Comentar  Me gusta         11
HumildeLector
 14 octubre 2020
Me encantan las ucronías. Y esta es, sin duda, la madre de todas ellas: El hombre en el castillo (1962), del genial e inmenso Philip K. Dick.
¿Qué hubiera pasado si los nazis finalmente hubieran ganado la II Guerra Mundial? Esta es la pregunta que se planteó el autor para crear el escenario de historia alternativa en el que transcurre esta sorprendente novela.
Es justo decir que este subgénero ha alcanzado cotas sublimes de la mano de otros autores (en concreto, la magnífica novela Patria de Philip Roth, cuya reseña tengo pendiente), así como señalar que existen ucronías anteriores a esta, pero es The Man in the High Castle la obra que marca un antes y un después. Principalmente por su audacia y originalidad.
Dick conoció la fama casi de forma póstuma. Cuando murió, en 1982, justo empezaba a recibir el merecido reconocimiento. Tras su agitada y convulsa vida (su biografía da para hacer otra novela), hoy es considerado un un autor de culto que ha firmado grandes obras maestras de la ciencia ficción, aunque esta en concreto resulta difícil de encasillar.
En El hombre en el castillo, los Aliados han perdido la guerra. Gran parte de territorio de Estados Unidos ha sido ocupado por potencias extranjeras, que se han repartido el botín de la siguiente manera: la costa atlántica ha caído bajo el control del III Reich, mientras que la costa del Pacífico está bajo el dominio del Japón imperial. La zona central, la menos habitada y más pobre, conserva una cierta independencia aunque ejerce de facto como “colchón” que separa ambos territorios.
Alemania y Japón, los vencedores, están cocinando lentamente su particular versión de la Guerra Fría, con la amenaza constante de desencadenar un conflicto nuclear.
No he tenido la suerte de ver la serie de televisión basada en la novela que tantos elogios está acaparando, aunque sospecho que hay algunos cambios que me van a disgustar.
(Sigue leyendo la reseña en
Enlace: https://humildelector.com/20..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (17) Ver más Añadir cita
HumildeLectorHumildeLector26 octubre 2020
¿Hay alguien capaz de cambiar el destino? Todos nosotros unidos, o tal vez una gran figura. O alguien estratégicamente ubicado, que se encuentra en el lugar correcto. Oportunidad. Accidente. Y nuestras vidas, dependiendo de ello.
Comentar  Me gusta         00
HumildeLectorHumildeLector26 octubre 2020
Todos somos insectos, avanzando a tientas hacia algo divino o terrible
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetryjoseluispoetry05 diciembre 2019
Se identificaban con el poder divino, y se creían semejantes a los dioses. Ésta era la locura básica de todos ellos. Habían sido dominados por algún arquetipo. Habían expandido psicóticamente su ego, y no sabían dónde terminaban ellos y dónde comenzaba lo divino. No era una cuestión de arrogancia, de orgullo. La inflación del ego hasta sus límites extremos, una confusión entre el adorador y el objeto adorado. El hombre no se ha comido a Dios. Dios se ha comido al hombre.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetryjoseluispoetry11 diciembre 2019
-Las manos del artífice- continuó Paul- tienen wu, y han permitido que el wu pase a la pieza. Quizá lo único que él sabe es que la pieza transmite satisfacción. Es algo completo, Robert. Mirando el alfiler tenemos más wu nosotros mismos. Alcanzamos entonces la serenidad que no se asocia comunmente con el arte sino con lo sagrado.
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetryjoseluispoetry11 diciembre 2019
El mal es un elemento consustanciado con el mundo, se dijo el señor Tagomi. Se derrama sobre nuestra cabeza, entra en nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestro corazón, hasta en las piedras de la calle. Somos topos ciegos, que se arrastran y se meten en el suelo, percibiendo el mundo con nuestros hocicos. No sabemos nada.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: ciencia ficciónVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Quién es el autor?

El retrato de Dorian Gray

William Shakespeare
Oscar Wilde
Emily Dickinson

15 preguntas
294 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}