InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de maysbooks_


maysbooks_
11 enero 2020
Clara llevaba cuatro largos años esperando para leer “No me pisotees”, el último libro de su autor favorito. Cuatro años desde que había leído aquel libro de Lukas Gebhardt que tanto le había impactado. Y es que los lectores podemos comprender plenamente a esta chica, pues, ¿cuántos de nosotros no hemos estado años y años, esperando como agua de mayo la publicación de la última novela de nuestro autor o autora favorita? Pero ya sabéis ese dicho de “el que espera desespera”, y así es como se sentía Clara hasta que por fin vio un ejemplar de esta novela en su biblioteca de confianza. Además, este libro le serviría para ser fiel a su costumbre de pasar toda la noche previa al primer día de clase leyendo. Y la verdad es que no me imagino un plan mejor que pasar toda la noche únicamente acompañada por un libro, unas velas encendidas y un té bien calentito, mientras el resto de la casa está sumido en un sueño profundo. Aunque eso sí, a la mañana siguiente, seguramente algún remordimiento se pasearía por su mente cuando su día tuviera que depender del consumo de cafeína.

El comienzo de este libro podría definir al máximo detalle momentos de vida de muchos de nosotros. Pero lo que seguro que nunca nos ha ocurrido es lo que tiene que vivir Clara en su primer día de clases del que será su último curso escolar. Cuando nuestra protagonista llega a la biblioteca de su instituto donde trabaja como voluntaria, “sin querer” descubre un email dirigido al bibliotecario donde se detalla una lista de 40 libros que serían inminentemente prohibidos en ese centro educativo, sumándose así a otros muchos que también habían desaparecido misteriosamente de aquella biblioteca por instrucciones del director. Esto parece imposible en los tiempos que corren, pero en un colegio privado, el antojo de unos padres que colaboran muy generosamente con donaciones millonarias, ya no parece tan extraño. Así, llena de furia, Clara piensa en un plan en el que no tenga cabida el deshacerse de todos esos libros y, mientras que en un principio la idea era llevar todas esas novelas a unas librerías donde ella colabora, algo ronda su cabeza, algo peligroso que podía conllevar su expulsión del instituto si el director se enteraba.

Esta idea termina tomando forma con la creación de la Bibsec, una biblioteca clandestina con ubicación en la taquilla de Clara y la de alguno de sus amigos, donde guardará todos aquellos libros vedados, a la vez que creará una aplicación en el móvil donde registrará todos los préstamos de libros. Pero lo que en principio parece una idea rocambolesca, en la que nadie se fijará, lleva a que cada vez sean más los alumnos y alumnas que se interesen en la lectura y en estas historias tan “perjudiciales” a ojos del director. Además, forrará todos los libros con unas cubiertas blancas contra miradas indiscretas, en las que cada lector podrá dejar una frase con los sentimientos que le haya despertado su lectura.
Pero a medida que pasa el tiempo, Clara es cada vez más consciente de que cuando comenzó esta iniciativa, lo hizo sin darse cuenta de todo lo que podía perder y las graves consecuencias a las que se enfrentaría. Ella era una de las finalistas de la Beca de los fundadores, y si la pillaban, pediría su acceso a la universidad, pues sus padres no podían permitirse tal inversión de dinero.

La verdad es que creo que en mi instituto nunca hubiera funcionado una iniciativa como esta, pues se podían contar con los dedos de una mano quiénes estábamos interesados en la lectura. Aunque también, ante una situación como esta, quién sabe si todos hubiéramos alzado la voz ante tal injusticia. Quiero pensar que sería así, pues a pesar de que es mucha gente la que no está interesada en los libros, son conscientes de la importancia que tienen en la sociedad, y lo perjudicial que sería su prohibición en un centro educativo.

Creo que “La biblioteca prohibida” nos da una lección de vida. A través de sus páginas nos enseña que no debemos quedarnos con la primera impresión que tenemos hacia la gente que nos rodea, y que debemos dejar a un lado las ideas preconcebidas y los prejuicios. Nos enseña que, por ir de una determinada forma vestido, por nuestros gustos, o posición económica no somos diferentes o peores que los demás. Todo el mundo puede llevarse bien y dejar a un lado sus diferencias. También nos habla de cómo un libro puede cambiar la vida de una persona. del impacto de las palabras, de como una historia puede marcar la vida de quien las lee. Además, “La biblioteca prohibida” es un excelente libro para recomendar a aquellas personas que se quieren adentrar en el mundo literario, ya que a través de sus páginas entenderemos la importancia de la lectura y de la amistad.

Enlace: http://loslibrosdemay.blogsp..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más