InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Nazaret de Terán Bleiberg (Traductor)
ISBN : 842065924X
Editorial: Grupo Anaya, S.A. (30/11/-1)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 1 calificaciones)
Resumen:
Aún no tenemos la descripción del editor en nuestra base de datos (contraportada)
Añadir la descripción del editor

También puedes contribuir a la descripción colectiva redactada por los miembros de Babelio.
Contribuir a la descripción colectiva
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (1) Añadir una crítica
Rosa44
 16 enero 2021
Gerald Durrell se siente decepcionado al ver que el paisaje de Nueva Zelanda es muy parecido al de Inglaterra. También  sorprendido ante la ley sobre el alcohol: los bares cerraban a las 18 horas.
Algunos de las aves que conocen son el vuelvepiedras -aves con pico torcido en peligro de extinción. Un ave de conformación hermosa con actitudes desconcertantes para el naturalista. Los patos del paraíso. Durrell y su equipo visitan geiseres y las ciudades de Rotorua, Wellington, Kapiti, una pequeña isla cercana a la costa, que era un refugio de aves, y Monte Cook.
Además tiene acceso a distintas reservas de aves como los wekas, pájaros curiosos, el chupamiel, la paloma neozelandesa, los kakas, uno de los grandes loros de Nueva Zelanda. Una colonia de albatros viajeros y los pingüinos ojigualdos en la Isla Sur es motivo de aventuras.  Durrell ayuda a un albatros a construir su nido. Atrapa un pingüino para fotografiarlo. Avistan pardelas acutirrostras, unos pájaros pequeños y de aspecto frágil, pingüino,  El pájaro bobo menor, los cormoranes. El tuátera lo sorprende porque es un genuino monstruo prehistórico...son los únicos que tienen un ojo pineal: varias clases de lagartos y algunos otros animales también lo tienen. El kakapú o loro búho es no sólo una de las aves más raras de Nueva Zelanda, sino una de las más extrañas. El plumaje del kea es “una melodía de verdes, que van desde el verde hierba hasta el color de la salvia” .
De los tres países, Australia es el país que elegiría. Allí conoce a David Fleay, probablemente uno de los naturalistas australianos más conocidos en el mundo. Visualiza cacatúas rosadas, aves lira, cucaburras, uombat, el opossum lirón pigmeo, bandicut narigudo, canguros, ualabíes, ibis y un casuario, el taipan, la serpiente más mortífera de Australia, grullas, koalas, ornitorrincos y hastap puede presenciar el nacimiento de un canguro.
En canoa, bote, buque, camioneta o transbordador, la aventura es interminable y cargada de experiencias inolvidables. En Malasia se interna en el Parque Nacional de Malasia para apreciar al lois, padecer a las sanguijuelas en la selva, ver la cobra real, siamangs, el reptil dragón volador, los cangrejos violinistas, y la tortuga laúd.
La importación de animales foráneos a Nueva Zelanda pone en peligro el equilibrio ecológico. Durrell resalta que la conservación de animales implica salvaguardar a los animales y también a su entorno.
393 palabras
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (1) Añadir cita
Rosa44Rosa4416 enero 2021
"Me sentía extrañamente reconfortado por haber visto a los vuelvepiedras; pensé que eran un augurio de que después de todo quizá
fuéramos a ver algunas cosas interesantes en Nueva Zelanda".

"Nueva Zelanda, antes de la llegada del hombre y especialmente del blanco, era un paraíso para los pájaros".

"Todo el tiempo que estuvimos en Kapiti los
wekas estuvieron con nosotros, correteando alrededor como pequeños gnomos
marrones, entrometiéndose en todo, haciéndonos tropezar y tamborileando sin cesar. Eran unos compañeros encantadores, pero agotadores".

"El canto del tuí era uno de los más variados y virtuosos que he oído jamás".

"Si a las aves y a los demás animales del mundo se los dejara en paz y supieran que pueden confiar en los humanos con los que entran en contacto, el mundo podría estar lleno de Kapitis; de hecho, con un poco de esfuerzo, el mundo entero podría ser una gigantesca Kapiti y sería maravilloso. Pero ésa, reflexioné con amargura, era una idea que no tenía muchos visos de materializarse jamás".

"El albatros viajero se empareja para toda la vida y el más viejo de la colonia tiene treinta y cinco años, pero la lentitud con que alcanzan la madurez, la larga incubación (once semanas, una de las más prolongadas en cualquier ave) y el hecho de que sólo tienen un polluelo cada dos años, hacen que crear una colonia de albatros sea un proceso lentísimo y hace falta mucha paciencia".

"El primer takahe fue descubierto en 1850 y emocionó incluso a los circunspectos
naturalistas de aquellos días. Los maoríes de la Isla Norte y Sur conocían al pájaro, pero en la Isla Norte sólo se conocía por restos fosilizados".

"La vida matrimonial de un emú encantaría a la feminista más militante: tras haber disfrutado de todos los placeres del lecho nupcial (como si dijéramos) la hembra pone los huevos y se desentiende de todo ese sórdido asunto. Es el macho quien construye el nido (si es que se le puede llamar así), recoge los huevos, los
empolla con devoción —y sin comer— hasta que salen los polluelos y luego se ocupa de las crías y las cuida hasta que son lo bastante mayores como para valerse por sí mismas. Entretanto, las hembras se limitan a divertirse en los bosquecillos de eucaliptos, como el colmo de la emancipación".
"El arte de viajar por Malasia consiste en no acabar harto de los transbordadores.
En casi todos los países tropicales los ríos y los riachuelos se extienden en una red tan
complicada e intrincada como las venas de un cuerpo humano. Para llegar a destino puede que haya que cruzar medio centenar de ellos".

"Habíamos recorrido unos 72.000 kilómetros a través de tres países y en el curso del cual habíamos visto docenas de animales fascinantes".

"Hemos heredado un jardín increíblemente hermoso y complejo, pero el problema es que hemos sido unos jardineros espantosamente malos".
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Video de GERALD DURRELL (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de GERALD DURRELL
En "Fieras familiares", el zoólogo y escritor Andrés Cota Hiriart relata sus extraordinarias experiencias con insólitos animales y todo lo que aprendió de ellos: desde su más temprana infancia, cuando su amor por la naturaleza le llevó a interesarse por los insectos, reptiles y anfibios más variopintos y a convertir su casa en un zoológico improvisado –en el que toda su familia se vio envuelta en excéntricas aventuras cotidianas protagonizadas por escorpiones, cocodrilos o serpientes pitones; hasta su juventud, cuando se dedicó a viajar por lugares tan exóticos como las Islas Galápagos, Borneo o Isla Guadalupe para observar a la fauna salvaje en su hábitat natural.
Ajolotes, orangutanes, dragones de Komodo y tarsios pueblan este divertidísimo y original libro con ecos de Gerald Durrell en el que las memorias del autor y las anécdotas más sorprendentes se funden con la mejor divulgación científica. Andrés Cota Hiriart transmite al lector su pasión y sus ansias de conocimiento por la vida animal que nos rodea y nos hace reflexionar sobre el imprescindible papel del ser humano en la conservación del planeta.
+ Leer más
Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Los monstruos de la saga Harry Potter

¿Qué criaturas mágicas podemos encontrar en Gringotts, el banco de magos?

Duendes
Thestrals
Mantícora
Nagini

15 preguntas
264 lectores participarón
Thèmes : monstruos , criaturas , fantasía , magiaCrear un test sobre este libro