InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 1539145948
400 páginas
Editorial: CreateSpace Independent Publishing Platform (28/09/2016)

Calificación promedio : 3.97/5 (sobre 55 calificaciones)
Resumen:
En el reservado de un selecto restaurante, seis personas se reúnen alrededor de una mesa preparada para siete comensales. Ante el asiento vacío hay un ramillete de romero en memoria de Rosemary Burton, fallecida en aquel mismo escenario un año atrás después de haber ingerido cianuro disuelto en su copa. En aquel momento todo el mundo pensó que se trataba de un suicidio. Hoy ya no. Ahora existen sospechas fundadas de que en realidad Rosemary fue asesinada. Y lo que e... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (21) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 30 November 2023
Os comento qué me ha parecido este regreso del coronel Race, al que no vemos oficialmente desde Cartas sobre la mesa (hace dieciocho libros, nada menos) y extraoficialmente desde otra novela posterior en la que aparece por sorpresa y que, como tal, no puedo desvelar.


Seis personas pensaban en Rosemary Barton, muerta cerca de un año antes...


Con esta frase comienza el libro, y es que ha pasado un año desde la espectacular y terrible muerte de Rosamunde Burton y sus seis compañeros de mesa en aquella fatídica celebración de cumpleaños no dejan de pensar en ella. Cada uno por sus motivos, claro está, motivos que pronto descubrimos porque Agatha dedica un capítulo a cada uno de ellos nada más comenzar planteando la relación que tenían con Rosamunde antes de su muerte. El caso es que Rosamunde murió envenenada por el cianuro que contenía su copa de champán mientras celebraba su cumpleaños en un restaurante. También había cianuro en su bolso, así que uniendo eso al hecho de que acababa de pasar por una gripe y se encontraba algo deprimida, se decretó suicidio y se cerró el caso (un poco peregrina esta asociación de la gripe como motivo de un suicidio, pero bueno, cosas más raras hemos leído en un libro). El caso es que seis meses después de la muerte, su marido empieza a recibir unos anónimos donde le avisan de que su mujer realmente murió asesinada y que están todos muy equivocados, y claro, el pobre hombre empieza a pensar que lo de quitarse la vida por una depresión posgripe no se sostiene por ningún sitio (lo que yo decía...). Así que empieza a pergeñar un plan que desenmascare al culpable y decide consultar con su buen amigo, el coronel Race, quien le dice que lo que se propone es muy peligroso. Y sí... quizás lo sea, pero está decidido a seguir adelante.

Agatha plantea la historia dedicando un capítulo a cada una de las seis personas que compartían mesa con Rosamunde aquella noche, y gracias a ello descubrimos de primera mano y sin ambages de ningún tipo tanto la relación que tenía cada una de esas personas con ella como una imagen de la propia Rosamunde tal y como cada una de esas personas la veía, porque además hay ciertos aspectos donde casi todos coinciden.

Esas seis personas son: su marido, George Barton, un hombre tranquilo, soso, en cierto modo anodino y varios años mayor que Rosamunde, a la que adoraba profundamente; Iris Marle, hermana de Rosamunde, que en la actualidad tiene diecisiete años (se llevaba por tanto muchos años de diferencia con ella), que vivía con el matrimonio desde que se había quedado huérfana y que en realidad apenas conocía a Rosamunde, a la que solo veía salir y entrar yendo de fiesta en fiesta y con la que no tenía ningún tipo de intimidad; Ruth Lessing, secretaria personal de George Barton desde hace unos siete u ocho años y que no soportaba a Rosamunde porque la trataba con desprecio y condescendencia; Stephen Farraday, político emergente que se enamoró de Rosamunde a primera vista y con la que tuvo un romance que no debía salir a la luz por nada del mundo si no quería ver su matrimonio y su carrera por el fango; Alexandra Farraday, esposa de Stephen y verdadera impulsora de su carrera profesional por su pertenencia a la alta aristocracia inglesa; y Anthony Browne, un misterioso joven sobre quien nadie sabe nada y que también tuvo un romance con Rosamunde.

Estas son las seis personas que estaban sentadas a la mesa aquella noche fatídica, y entre todas componen una imagen de Rosamunde en la que ella no sale nada favorecida. Hermosa, muy hermosa, y rica por derecho propio tras recibir una herencia, Rosamunde es descrita como una mujer totalmente despreocupada y sin ningún tipo de inteligencia. Impresionante fachada, pero insoportable de aguantar durante mucho tiempo, sin conversación, odiosa, frívola, condescendiente, presumida... Solo miraba por ella y por su propio placer sin importarle a quien se llevase por delante y sin importarle nunca las consecuencias de sus actos. Aquellos hombres que la tomaban como amante pronto se cansaban de su belleza por ser su única virtud e intentaban quitársela de encima. Aquellas mujeres que veían como los hombres perdían la cabeza por ella o que sufrían sus desplantes como si ella estuviera por encima de todas la odiaban a muerte. Solo su marido y su hermana parecen sentir realmente su fallecimiento aun sabiendo ambos de todos los defectos y todas las traiciones de las que ella hacía gala. Y a todo esto tenemos de fondo otro personaje, un primo que es la oveja descarriada de la familia y que aparece de vez en cuando pidiendo dinero para tapar los agujeros de su mala vida.

¿Qué pinta el coronel Race en todo esto? Pues más bien poco xD. Aparece ya a mitad de libro cuando George Barton recurre a él tras pensar en un plan para desenmascarar al culpable; no quiere acudir a la policía y Race es un antiguo amigo de la familia muy capacitado para este tipo de situaciones (para quien no conozca a este personaje, en los anteriores libros donde aparece se alude a su pertenencia al servicio secreto británico, aunque en Cianuro espumoso ya está jubilado). Race no lo tiene claro, sabe que no son convincentes las pruebas de suicidio pero tampoco las de asesinato (no hay manera de probar que alguien echó ese cianuro en su copa), y tiene miedo de que el plan de George resulte en otro hecho horrible... como así es. El caso es que Race actúa como una especie de ayudante de la policía cuando esta entra en escena, pero vaya, que el caso ni lo resuelve la policía ni tampoco Race, lo hace otro personaje, así que ya digo que pinta más bien poco y lo mismo daba su presencia que su ausencia. ¿Se adivina la identidad del culpable con facilidad? Yo creo que es de las novelas de Agatha donde más fácil resulta enfocar las sospechas por una insistencia de la que no os puedo hablar (obviamente), pero que no tendría razón para estar ahí si no fuera importante para la trama, así que a poco que estés acostumbrado a leer este tipo de libros, puedes imaginarte por donde van los tiros (o el veneno, como es el caso de esta novela). Aun así, lo interesante es averiguar el modus operandi, porque ese es el muro constante con el que se topa la investigación: cómo se administró el cianuro.

Os decía al principio que este era el regreso del coronel Race después de dieciocho libros, pero también es su despedida. Esta fue la última novela en la que apareció este personaje. No sé si os habéis dado cuenta de una constante desde hace unos cuantos libros que es la de dar por finiquitada la andadura de varios de sus investigadores. Fueron muchos los que nacieron de su mano a lo largo de los años pero pocos los que consiguieron mantenerse durante las cinco décadas en las que Agatha se mantuvo activa literariamente hablando. No cabe duda que los elegidos fueron Hercules Poirot y Jane Marple, y en menor medida, el matrimonio Beresford (menor en número de obras protagonizadas, porque mantenerse se mantuvieron hasta casi el mismísimo final). En fin, que al igual que con el capitán Hastings (aunque este volverá para una aparición estelar dentro de muchos, muchísimos libros) y el superintendente Battle, ha llegado la hora de decir adiós al coronel Race. No es un personaje especialmente carismático (lo mismo ocurría con Battle), así que bueno, fue bonito mientras duró pero tampoco nos vamos a rasgar las vestiduras.

Volveré en 2024 con (como no podía ser menos) el belga Poirot. Que por cierto, el año que viene va a ser el año de los relatos en este reto (al menos tres libros, si no he contado mal en mi planning), y no es un género en el que considere que destaca especialmente Agatha, así que a ver como se da (tiene de todo, obviamente, pero donde estén sus novelas largas...). También vendrán obras suyas muy conocidas, así que un poco de todo, como en botica.

Antes de dar por finiquitada la entrada, no puedo dejar de deciros que Agatha introducía de vez en cuando alusiones a clásicos británicos que (imagino) ella admiraba, y en esta novela, Cianuro espumoso, hay una especie de chiste sobre Elizabeth Gaskell y Cranford que me ha sacado una sonrisa :)
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Janire
 22 January 2018
Entre estas páginas nos encontramos frente a un aparente caso de suicidio que probablemente no fue tal y tenemos cinco sospechosos ante nuestros ojos que tendrán que demostrar que ellos no cometieron ningún crimen.

La historia engancha mucho y, al ser los capítulos breves, te lees la novela en dos suspiros. A medida que avanzas, con los giros que da la autora a la historia, no puedes dejar de leer y saber qué ocurrirá a continuación.

Los personajes están francamente bien definidos y es increíble cómo el lector se pone tan fácilmente en la piel de ellos y logra empatizar con cada uno de los personajes que van apareciendo.

En cuanto a la trama, es muy interesante cómo está escrita la historia y cómo está presentada la narración. La trama está repleta de diálogos que hacen muy fácil imaginarse la situación descrita, aunque ha habido algunos que me ralentizaban un poco la lectura. Entiendo perfectamente que la mayoría de libros de esta autora se hayan llevado al teatro, ya que es muy sencillo adaptarlo a las tablas.

Una cosa que me encanta de las novelas donde hay muchos sospechosos, y a la vez me resulta frustrante, es que inconscientemente el lector intenta adivinar quién es el responsable de los actos que se suceden y, cada vez que avanza en la historia, la percepción va cambiando y al llegar al final no acierta ni por asomo.

La verdad es que he disfrutado mucho de la historia y de la narración, me ha encantado iniciarme en esta autora y estoy segura que voy a leer más libros de ella porque tiene todo lo que se le pide a una novela detectivesca. Os la recomiendo 100%.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LuisMinski
 10 April 2018
Rosemary
“¿Qué puedo hacer para ahuyentar el recuerdo de mis ojos?”
Seis personas estaban pensando en Rosemary Barton, muerta cerca de un año antes…

Así comienza esta novela que Agatha Christie publicó en 1945. Una joven y hermosa mujer muere en la cena en que festejaba su cumpleaños junto a algunos de sus allegados más íntimos. Todo apunta al suicidio y así lo determinan las autoridades. Pero poco a poco comienzan las sospechas. ¿no habrá sido un asesinato? Cuando un año después, en circunstancias similares se produce otra muerte, la sospecha se confirma. Alguien había matado A Rosemary ¿Quién?
Este relato, como casi todos los de Agatha Christie, es entretenido y de fácil lectura. Su primera parte nos adentra en la mente de los allegados a Rosemary, que recuerdan sus vínculos con la mujer muerta y los sucesos de aquel fatídico día. Esto nos permite aproximarnos más a cada uno de los personajes y conocerlos mejor, así como entender los conflictos existentes y los posibles motivos de la muerte.
En una segunda parte, la autora nos narra los sucesos que llevan a la confirmación de las sospechas de asesinato y a la segunda muerte. Una tercera parte se relaciona con la investigación y la resolución del caso.
Cabe agregar que esta novela es una reelaboración de un cuento que la autora publicara algunos años antes: Iris Amarillos. Por otra parte, no actúan ninguno de los célebres detectives creados por Christie, aunque si participa el Coronel Race, que también actúa en El hombre del traje color castaño, Muerte en el Nilo y Cartas sobre la mesa.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Diahna
 26 August 2022
Cuarto caso del coronel Race, al que ya conocí en Muerte en el Nilo, pero que bien podría haber sido de Perico el de los palotes porque lo que hace y nada es lo mismo.

Esta novela no tiene una adaptación como tal, pero sí podemos encontrar una versión bastante parecida en uno de los episodios de la quinta temporada de la serie de Poirot protagonizada por David Suchet llamado Iris amarillos.

Cuando Rosmary Barton cae muerta en la mesa de un restaurante nadie duda que decidió quitarse la vida, después de todo estaba deprimida y enferma, pero cuando va a cumplirse un año de su muerte, George, su viudo, recibe un anónimo diciendo que Rosmary fue asesinada, e Iris, la hermana de la fallecida, encuentra unas extrañas cartas de amor bastante comprometedoras que hacen pensar que no estaba precisamente deprimida, más bien decidida a arruinar más de una vida.

En esta historia no tenemos un Poirot que vaya recabando pistas y resolviendo el misterio, así que son los propios personajes los que recuerdan lo que pasó la noche del incidente y su relación con la víctima. Si bien es cierto que George e Iris empiezan a hacer preguntas no se puede decir que ellos resuelvan el caso, para eso tenemos al coronel Race. Que como ya he dicho está un poco de adorno, pero nos sirve para que resuma todo lo ocurrido y exponga al culpable.

La historia es algo lenta y confusa al principio, el desarrollo es ameno, pero el desenlace es apresurado y, en mi opinión, algo tosco. En cuanto a los personajes tenemos a Rosemary, que es realmente insufrible, a Iris, que tiene el encanto de una pared y la ingenuidad de una niña de tres años, y al bueno de George, que de puro bueno es tonto, pero al menos parece que tiene más luces que el resto.
Enlace: https://rincondsastre.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Sheila17
 14 February 2020
La historia comienza un año después de que la bella Rosemary muere de una forma trágica el día de su cumpleaños. La persona encargada de presentarnos a Rosemary es su hermana Iris. Ella la recuerda como una mujer joven, hermosa, sociable y alegre. Lo tenía todo, un marido atento que la protegía y le cumplía todos sus caprichos, mucho dinero producto de una herencia que no compartía con nadie.
Una semana antes de su cumpleaños, Rosemary cae en cama por una gripe, la cual la deja un poco deprimida. Aún así decide celebrar su cumpleaños en el restaurante Luxembourg, en Londres, junto con algunos de sus amigos más cercanos. Su muerte fue inesperada e impactante. Las luces se apagaron para dar inicio a un show, y al prenderse de nuevo, ella sólo estaba ahí: muerta. Con la cara azul y sin ningún rastro de su particular belleza.

Al inicio todos creen que fue un suicidio debido a su reciente depresión, pero unas cartas anónimas hacen creer a esposo que quizá no fue asi.
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (12) Ver más Añadir cita
CarlaGabrielaCarlaGabriela21 November 2023
No hago más que señalar mis buenas cualidades, por si no te has fijado en ellas.
Comentar  Me gusta         30
CarlaGabrielaCarlaGabriela21 November 2023
La gente feliz fracasa porque se encuentra en tan buenas relaciones consigo misma, que le tiene sin cuidado todo lo demás.
Comentar  Me gusta         00
CarlaGabrielaCarlaGabriela21 November 2023
Yo no soy una persona normal. Soy un ser extraordinario.
Comentar  Me gusta         00
LocuraPorLosLibrosLocuraPorLosLibros01 January 2023
Aparte de toda otra consideración, existe una cosa que se llama Verdad. No puedes preocuparte exclusivamente de tu propia seguridad cuando se trata de hacer justicia.
Comentar  Me gusta         60
LocuraPorLosLibrosLocuraPorLosLibros31 December 2022
Era como si, cuando ellos dos se enfrentaban juntos con el peligro, éste perdiera la mitad de sus terrores. Juntos tenían fuerza, valor, poder. Solo, él no era nada; era menos que nada.
Comentar  Me gusta         30
Videos de Agatha Christie (8) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Agatha Christie
¿Por qué no le preguntan a Evans? es una miniserie de intriga basada en una historia de Agatha Christie. Dirige el actor Hugh Laurie (House). Suscríbete a nuestro canal: https://www.youtube.com/channel/¤££¤11Por10¤££¤8ZoqXshadj4LegCkw?sub_confirmation=1 Más información en https://www.libertaddigital.com/, https://tv.libertaddigital.com/ y https://esradio.libertaddigital.com/
otros libros clasificados: descubrimientoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Agatha Christie

¿Cuántas novelas policíacas publicó Agatha Christie?

Más de 60 novelas
50 novelas
Menos de 50 novelas

13 preguntas
61 lectores participarón
Thème : Agatha ChristieCrear un test sobre este libro