InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Bookeandocm


Bookeandocm
08 octubre 2018
Año 1838. Pantano Negro (Ohio). Los Goodenough son un matrimonio procedente de Connecticut, que llega a la zona en busca de un futuro mejor para la familia. Con el fin de incentivar el asentamiento en esta zona, en la que las condiciones de vida eran especialmente duras, las autoridades locales otorgaban la propiedad de la tierra a todos aquellos que llegasen a cultivar un mínimo de cincuenta manzanos. Y a esa tarea vive encomendado James Goodenoughde una manera totalmente obsesiva.

James es un gran amante de la naturaleza y su gran pasión son los manzanos, concretamente una variedad de ellos, el que produce las Golden Pipping (unas manzanas dulces se han convertido para él en casi un motivo de culto). Tanto es así que las “dichosas”manzanas son más importantes para él incluso que su familia, pero quizá no solo sea James el culpable de la situación, ¿o sí? Quizá Sadie también tenga algo que ver en ello, y es que desde las primeras páginas atisbamos una gran inquina entre este matrimonio que, aun hecho trizas, sigue unido por la fuerza de la costumbre. Mientras James vive por y para los árboles, y sus días transcurren entre plantones, esquejes e injertos; Sadie, su mujer, no tiene otro objetivo que producir aguardiente de sidra con el que paliar su adicción, dejando a la deriva a la numerosa prole de hijos, que se verá mermada considerablemente a causa de las fiebres del pantano.
Esta situación tan insostenible lleva a Robert, uno de los hijos de los Goodenough a buscar su propio camino, iniciando un viaje a través del que experimenta un crecimiento personal y que nos llevará hacia el oeste, para mostrarnos, entre otros, un lugar maravilloso, situado en plena naturaleza: El bosque de las calaveras de California.

Imagen relacionadaLa voz de los árboles no es una novela es una novela fácil de encuadrar y tampoco me atrevería a recomendar a la ligera a quienes esperen una trama con mucha acción porque no la hay. Esta es una de estas historias llena de matices que habla de personas que llevaron una vida dura en un lugar apartado del mundo, de naturaleza en estado puro, de buscadores de oro y de bosques de secuoyas. A pesar de resultar una historia interesante, incluso instructiva en muchos aspectos, no es lectura para andar con prisas ni para cualquier lector.

Con una estructura peculiar que alterna voces en tercera y primera persona, inserta algunos capítulos epistolares y en la que existe un predominio de la narración sobre los diálogos, nos adentramos en una trama donde la acción queda relegada a un segundo plano y en la que la naturaleza, la forma de vida en la época y la búsqueda de la identidad ocupan el tema central. También, y aunque de manera tangencial, conoceremos de la fiebre del oro de California y toda la inmigración estadounidense que acarreó la misma en las cercanías de San Francisco.

Contamos con tres personajes principales de los que os daré unas simples pinceladas porque es mejor descubrirlos a través de la lectura: el matrimonio Goodenough, compuesto por Sadie y James son los grandes protagonistas de la primera parte de la novela forman una pareja curiosa a través de la que se nos dibuja la decadencia de una relación y la devastación que origina a su alrededor toda esta situación. Una situación agravada por las difíciles condiciones de vida en la época y que, sumadas a la escasez de medios de la familia, harán que el camino de cada uno de ellos esté lleno de obstáculos. Robert, uno de los vástagos del matrimonio, será el personaje central de la segunda parte y en él conoceremos la fortaleza de un carácter que pese a los múltiples escollos, sabrá siempre sacar algo positivo de sus vivencias

La autora hace uso de una prosa cuidada y minuciosa con la que logra una ambientación magnífica que transporta al lector, en un primer momento, a un lugar inhóspito: el corazón de un pantano en el que se palpa la humedad, el frío que cala el cuerpo, los mosquitos y ese barro del que es imposible desprenderse, para posteriormente llevarnos hacia el Oeste a través de la América más profunda hasta llegar al interior de California donde nos adentrarnos entre un sinfín de secuoyas en El bosque de las calaveras. Hay detalles como la dificultad de las comunicaciones, los traslados en canoas a través del pantano o la carestía de alimentos a la que se veían abocados durante el frío e inclemente invierno en que la tierra no daba nada de sí, que potencian la sensación de aislamiento de las familias.

En definitiva, La voz de los árboles es una novela pausada que rebosa amor por la naturaleza y en la que los árboles son los grandes protagonistas. Una historia que nos enseña a luchar por conseguir nuestros sueños por muchas piedras que encontremos en el camino.
Enlace: https://bookeandoconmangeles..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}