InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8466341048
Editorial: Debolsillo (08/06/2017)

Calificación promedio : 4.5/5 (sobre 9 calificaciones)
Resumen:
Tras el éxito de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne» vuelve César Pérez Gellida con su novela más negra, protagonizada por el concienzudo inspector de policía Ramiro Sancho. Primer libro de la trilogía «Refranes, canciones y restos de sangre». Lastrado por los efectos nocivos que le ha dejado la obsesiva persecución de Augusto Ledesma, el pelirrojo inspector de homicidios de Valladolid, Ramiro Sancho, vuelve al Cuerpo con la esperanza de retomar ... >Voir plus
Comprar este libro en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (6) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 13 enero 2018
El "género Gellida".
Ahí es nada.
Y yo sin enterarme. ¿En qué estaba pensando?
Bueno, sí que sé en qué podría estar pensando. Normalmente yo suelo huir mucho de los bombazos editoriales. O de las modas. O los famosos "hype". Corro sin mirar atrás, y ya si eso, cuando baja la marea, pasen meses o años, me acerco al elemento en cuestión. Así que si este género con apellido molón llegó a mis oídos, lo mismo lo dejé pasar esperando tiempos mejores.
Y este es un buen ejemplo de que pagan justos por pecadores (marchando una de refranes, que el libro invita... es más, creo que me ha dado el puntazo y voy a seguir tirando por ahí), y que se dejan pasar buenas historias cuando se mete a todas en el mismo cajón.
Te vendrán pesares sin que los buscares. Este podría ser el lema de Ramiro Sancho, por lo leído y por lo intuido de novelas anteriores. Con esta lectura he llegado tarde a la fiesta. No he leído la trilogía "Versos, canciones y trocitos de carne", tal y como comento arriba, así que los pormenores de la borrachera los desconozco. Pero en Sarna con gusto sí que somos testigos de la resaca, comenzamos con ella, y ya se las apaña Gellida para que te pongas en situación. Sí que es cierto que me hubiese gustado estar más ubicada en algunas cosas, con una perspectiva más asentada de la relación entre algunos personajes, pero la historia se puede seguir sin ningún problema sin haber leído los libros anteriores (lo que no quita para que los compre ansiosamente en cuanto pueda porque TENGO que saber lo que pasó en ellos). Me desvío. Que Sancho es de esos tipos con imán. Atrae al lector, pero también a todo lo malo, los problemas, los marrones, cualquier cosa que pueda salir mal, porque ahí estará él esperando para placar lo que pueda y como pueda. Y da igual las veces que grite a los cuatro vientos durante la novela (y son unas cuantas) que qué más le puede pasar, porque no tiene remedio. le vienen los pesares sin buscarlos. Qué buen personaje es Sancho. Con sus refranes, sus símiles, sus canciones, su pasado, su presente... ¿su futuro? Lo que dice, lo que calla, lo que grita, lo que placa. Lo dicho, un gran personaje.
Perro de buena raza, hasta la muerte caza. Hay muchos frentes abiertos en esta historia. Tenemos el más evidente, el secuestro de Margarita, una adolescente de quince años hija de un político para cuya captura parece no haber explicaciones reales; tenemos a Sancho, en plena marea post-Augusto Ledesma y post-consecuencias de ese caso, e inmerso en una transición vital hacia no se sabe dónde; tenemos a una Congregación cuya aparición en la trama es un tanto difusa pero que poco a poco empieza a coger cuerpo (y que nos dará muchas "alegrías" futuras, supongo); tenemos reapariciones de antiguos personajes (de esos que yo no conocía, vamos), aparición de nuevos, conexiones del pasado, venganzas... y ahí está Sancho para lidiar con casi todo. Lo que no quiere decir que el camino sea fácil, todo lo contrario, pero va lidiando con todos los frentes. Los secundarios van y vienen pero él es quien se echa todo a la espalda, el que está siempre ahí (salvo alguna de las tramas que descansa más en otros brazos); de caza hasta el final y sus últimas consecuencias.

El clavo que sobresale es el que recibe un martillazo. Quiero centrarme en el secuestro de Margarita un momento. El trabajo que hace el autor por sumergirnos en el operativo de un secuestro es encomiable y la ardua labor de documentación está latente en cada paso que avanza la trama, porque además nos ofrece la perspectiva del caso desde todos los aspectos posibles: el de la secuestrada, el de los secuestradores, el de su familia, el de las fuerzas policiales asignadas al caso y encargadas de resolverlo, el de la negociación con los secuestradores, el de las cosas que pueden ir mal... Somos testigos de los días de encierro, la tortura psicológica y física, de la inseguridad, del miedo, de los errores que cometemos en situaciones límite, de lo que nos hace sobrevivir, de lo que nos empuja a no querer hacerlo... Reconozco que he intentado no leer reseñas (o las he leído de puntillas, que para el caso es lo mismo) sobre este libro por si me destripaban algo sobre el caso y su resolución, porque sinceramente es lo peor que le puede pasar a esta historia. Y me alegro de haberlo hecho así porque no tenía ninguna opinión formada con anterioridad sobre los derroteros hacia los que iba la trama. No tenía ni la más remota idea de lo que iba a pasar salvo lo que iba intuyendo ya inmersa en la historia. En otros libros no me importa (muy entrecomillado esto, pero bueno, digamos que me importa algo menos), pero en las novelas de este género es casi pecado mortal ir prevenida. Por eso yo aquí tampoco desvelaré nada que implique meterme de lleno en la trama.
Sí que quiero comentar que se me han quedado un par de flecos sobre el secuestro sobre los que me hubiese gustado saber más, y uno de ellos está relacionado con algo que podría parecer consecuencia del encierro, del estrés psicológico al que está sometida la adolescente, pero que en una única frase a lo largo del libro se da a entender que no es así, que viene de antes. Nos imaginamos o podemos imaginar qué es, pero me he quedado un poco con las ganas de saber más sobre ese tema, y más teniendo en cuenta que es determinante en cierto momento de los acontecimientos (que saber o no saber no afecta para nada a la historia, es más curiosidad personal que otra cosa).
Quien habla por refranes es un saco de verdades. Ese subtítulo de Refranes, canciones y rastros de sangre no tiene ninguna pérdida. Cada capítulo comienza con un refrán que más tarde aparecerá a lo largo de sus líneas y siempre (o casi siempre) en boca de Sancho; acompaña una banda sonora que va desde Nirvana hasta El último de la fila, pasando por Calle 13 o La dama se esconde; y los rastros de sangre... para eso tenéis que leer la novela, porque unos son recientes y otros tienen su historia. A simple vista puede parecer que la historia abarca demasiado, pero no. Todo está finamente hilado, todo converge cuando tiene que hacerlo, y Gellida no se limita a lo fácil, a un caso de secuestro, sino que lo condimenta con unos cuantos sabores más que le dan mucho más empaque a la historia y nos preparan para las posteriores entregas.
Una novela estupenda que anticipa lo que está por venir y que, en mi caso, te pica para que leas lo que vino antes. Gellida tiene una forma de narrar muy potente, con un protagonista que en ocasiones ensombrece a sus compañeros con la alargada sombra de su omnipresente personalidad. No es el caso de los malos, que se bastan y se sobran para lucirse en la narración (porque sí, se puede hablar de malos, tal cual. No hay medias tintas). Se me ha desdibujado un poco la inspectora Robles conforme avanzaban las páginas, y aunque al final parece que remonta, quizás se le podría haber sacado más provecho (imagino o espero que sabremos más sobre ella en el futuro). Gellida se hace algún guiño a sí mismo a lo largo de la narración, porque él lo vale y porque te quiere sacar la sonrisa (y lo consigue). Y no puedo terminar esto sin hacer alusión al fantástico prólogo, porque mejor entradilla que esa para un libro como este no se podía haber escrito. Fan hasta las trancas del tal Urtzi, inspector de Homicidios.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Fesaro
 28 marzo 2018
Con verdadera ilusión me dispuse a leer Sarna con gusto aunque con un tímido miedo por la posibilidad de que en mi no despertara su lectura el grado de satisfacción que podía comprobar en los comentarios que se pueden leer por las redes sociales. Es algo comprensible, estamos ante una nueva etapa de Cesar Pérez Gellida y eso siempre puede pasar factura y más cuando no es una ruptura con sus historias pasadas sino más bien un punto y seguido. El listón esta alto y uno espera mucho y el lector es exigente y difícil de contentar porque como dice el cántico popular, “todos queremos más y más y siempre mucho más” y como quedó dicho en el refrán, para gustos los colores y opiniones como el culo todo el mundo tiene el suyo.
Un libro que bebe de las aguas de la anterior trilogía creciendo hacia una historia potente y con una trama muy currada que sentará las bases para dos nuevas novelas que auguran otros tres nuevos libros que apuntan y huelen desde la lejanía a nuevo éxito Made in Gellida pero a la que recomiendo llegar confesado o mejor dicho empapado con las anteriores novelas si se quiere disfrutar plenamente y eso que el autor lo pone fácil y va dejando un rastro fácil de seguir con antecedentes bien explicados y detallados. Todo tiene un por qué pero no olvidemos que ocurrieron unos hechos que el autor está obligado a desvelar para poder explicar muchas cosas en esta nueva obra por lo que vuelvo a insistir no cuesta nada disfrutar el doble si aquellos rezagados que no lo hicieron se lanzan a conocer a Ramiro Sancho y a Augusto Ledesma.
Con un prólogo que tiene una gran calidad y que calienta motores para una novela que os auguro no deja momentos de pausa para tomar aire, debo invitar al autor del prólogo el inspector de homicidios Urtzi a que en el momento que quiera se ponga manos a la obra y escriba la novela que le plazca porque aquí tiene un servidor que la leerá con mucho gusto.
El inspector Ramiro Sancho del Grupo de Homicidios de Valladolid va volviendo a la rutina de su vida diaria aunque tiene muchos fantasmas de sus anteriores aventuras acompañándole en sus pensamientos. Se reincorpora al servicio justo cuando una estudiante de tercero de ESO, Margarita Zúñiga hija de una familia destacada de Valladolid es secuestrada por unos desconocidos los cuales han pedido un elevado rescate. Desde el momento en que la policía es informada, se despliega un importante dispositivo policial para dar con el paradero de la joven. Siendo esta la trama principal seremos testigos del reencuentro de Sancho con un viejo conocido, Ólafur Olafsson provocado una trama protagonizada por la Congregación de los Hombres Puros que ya salían en las anteriores novelas y que promete que tendrá un gran protagonismo en entregas futuras. En medio de todo, las cuestiones personales de cada uno que harán de la novela un marco incomparable para conocer la condición humana, elementos fundamentales en las obras de Cesar, personajes con su bondad y sus miserias, que exponen a las claras que la vida no es de color de rosa aunque no siempre haya que llamarla puta.
La novela se desarrolla unos meses después de que terminara la saga anterior y aunque con heridas aún por cicatrizar todo rueda lentamente para intentar olvidar el pasado y volcarnos en el presente, un presente que pronto vuelve a mostrar su lado más cruel con el secuestro de una joven. Será en nueve días del mes de Septiembre del 2012 a lo largo de los que se desarrollará una vertiginosa carrera por recuperar a la chica, un objetivo contrarreloj desarrollado a través de capítulos cortos, trepidantes, en los que se desarrollan varias escenas y que consiguen un ritmo muy ágil y que la lectura sea devorada por el lector (la única pega de esto es que terminaremos el libro en menos de lo que nos gustaría para nuestro disfrute).
Ha sido un verdadero placer ir leyendo el desarrollo de la historia a medida que el autor por cada capítulo nos regala un refrán que luego tendrá mucho que ver en las escenas y los diálogos de ese capítulo, todo un derroche de imaginación que no es fácil y le da un punto de calidad a la confección de la novela. El estilo de César es directo, real como la vida misma y no por ello falto de calidad y de un estilo que suele sentar bien al ritmo de lectura del que lee y algo que me tengo que agradecer al escritor es que no falta acción y la sangre en las escenas pero sin despropósitos ni cursilísimos. Me quito el sombrero ante la forma de tratar el tema de los secuestros en esta novela, un tema difícil que cuesta imaginar pero que Cesar ha descrito de forma angustiosa tanto por parte de los secuestradores y secuestrada como por la de la familia y la policía. Llega a hacer partícipe al lector de lo angustioso de la situación, de la agonía de las horas de espera y sobre todo la figura de Margarita Zúñiga esta retratada de diez en mi opinión, todo un viaje a la mente en pocas páginas de una persona secuestrada.
Ya que hablamos de Margarita debo de decir que otro de los puntos fuertes de Sarna con gusto son los personajes, Ramiro Sancho es un viejo conocido que pierde protagonismo en mi gusto para dejar paso a la figura de Olafsson, un despojo humano andante que a pesar de sus circunstancias parece que no piensa dejar este mundo sin luchar aunque sea con su último aliento apestando a alcohol. Políticos, ricos, altos cargos de la policía, delincuentes, compañeros, vecinos, todos los personajes de César Pérez tienen su minuto de gloria y eso me gusta, porque de esa forma uno retiene más detalles y pasear por la novela merece mucho más la pena., tanto como para remarcar el puñado de diálogos y frases que entre ellos se desarrollan y que merecen la pena citar en cualquier reseña o dejar anotadas para la posteridad.
Nuevamente he disfrutado con una novela de César Pérez, lo grotesco no va reñido con la excepcional manera en que lo relata y lo hace interesante y gusto de cualquier paladar, se habla de estilo Gellida y creo que cada vez es más cierta esa afirmación aunque ello conlleve a que en ciertas ocasiones se recree en los detalles fetiches del autor como son la música y el rugby, hecho que le persono porque también son mis pasiones. No lo había dicho, pues si, en esta ocasión la música acompañada esta vez por los refranes vuelve a tener un protagonismo estítico muy importante.
César no se casa con nadie y eso hace que sus novelas sean impredecibles y eso me gusta, me prepara para esperar cualquier cosa mientras el camino que pisamos esta abonado por palabras y momentos de gran calidad. Si eres de los que estas vacunado ante tanto comentario entusiasta debo decirte que esto no es una enfermedad, Sarna con gusto es el tratamiento definitivo contra los que no saben que leer.
Enlace: http://librosenelpetate.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
MegRaven
 27 enero 2018
Lo primero que se debe saber, es que la historia continúa donde lo dejó la anterior trilogía de su autor, "Versos, canciones y trocitos de sangre". No diré que sea obligatorio haberla leído para adentrarse de lleno y sin salvavidas en esta novela, pero sí bastante recomendable. Hay personajes, tramas y partes de la historia que no se comprenderán ni disfrutarán igual, así que si es tu caso no te apresures y disfruta de la historia desde el principio. ¿La buena noticia? Puedes leer esta reseña sin miedo, no encontrarás spoiler alguno (Ni hoy ni nunca).
Ahora sí, hablemos de la novela. Me ha parecido una apuesta tan temeraria como acertada, y más aún una vez terminada y con todas las piezas sobre el tablero. Me encanta que me sorprendan, nunca me canso de repetir que si soy incapaz de descifrar cómo acabará un libro, solo por eso ya ha merecido la pena leerlo. En este caso el final está lleno de giros argumentales y sorpresas que te pegan por completo a sus páginas, y sí, estoy empezando por el final porque aún lo tengo clavado en la memoria y lo que más me apetecería en estos momentos es avanzar con la historia en lugar de hacer un viaje introspectivo hacia el pasado, pero es lo que hay.
Margarita ha sido secuestrada y sus padres (y abuelo) no van a parar hasta encontrarla. Desde este punto me gusta cómo se narra el sufrimiento de la familia y los constantes esfuerzos por parte del equipo de inspectores para dar con el paradero de la adolescente. La tensión es prácticamente constante, con pequeños lapsos en los que Ramiro necesita evadirse y de algún modo dejar patente que sus cicatrices aún están recientes, que el pasado le persigue y todo lo que estamos leyendo no es un comienzo sino una prolongación de lo que ya ha vivido. Y de qué forma. Pero también me ha cautivado lo bien definidos que quedan los secuestradores, con sus distintas motivaciones y actitudes frente a la situación... o esos enemigos en la sombra que, disimuladamente, van cobrando protagonismo a lo largo de la novela para darnos una pequeña degustación de lo que está por llegar.
Yo sé que tendría que haber un "pero", me gusta poner pegas hasta a las novelas con las que más he disfrutado... pero si me cuesta encontrarlos, debe ser un esfuerzo inútil insistir. Para ser la primera de una nueva trilogía deja el listón muy alto y temblando de miedo. ¿Va a ir in crescendo? Si ese es su propósito, no quiero ni saber qué será lo próximo con lo que nos sorprenda su autor. Por mi parte, estoy más que encantada con todo lo que me he encontrado en esta novela y siento que hay una evolución muy interesante (y retorcida).
Tampoco puedo pasar por alto la edición del libro, porque es de esos que vienen con regalo. Personalmente me encanta cuando los libros incluyen un listado de sus personajes como si de una obra de teatro se tratara. Ayuda a recordar quién es quién sin que tú tengas que ir tomando anotaciones paralelas, y en éste me llevé la grata sorpresa de ver que en sus primeras páginas vienen enumerados. No acaba todo ahí. Otro regalo lo encontramos al final, y es la recapitulación en forma de playlist de todas las canciones mencionadas a lo largo de la novela. Es algo que me encanta de este autor, cómo dota a sus obras de su propia banda sonora y hace que inconscientemente te sumerjas de lleno en la escena. Si los pequeños detalles marcan la diferencia, "Sarna con gusto" nos llega vestida con sus mejores ropajes para no dejar a nadie indiferente ni en contenido ni en forma.
Si te gusta la novela negra, el suspense, el thriller... en definitiva, si te gusta una lectura tensa y sin cuartel en cualquiera de sus vertientes literarias, deberías hincarle el diente a ésta.
Enlace: http://elcuervodealasrotas.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
sanhezped
 24 enero 2018

Ha pasado ya un tiempo desde aquel verano en que compré en la colección de libros de novela negra que editó El País, un libro que había leído que estaba bien: Memento mori. Era la primera novela de un autor con el que me quedé enganchado: César Pérez Gellida.
Esta es su quinta novela en la que se ha superado a sí mismo, porque nos muestra nuevamente el lado oscuro de nuestra sociedad, de la maldad del hombre, pero lo hace de un modo que deja pocas dudas de hasta qué punto ésta es real. Porque aunque psicópatas, haberlos haylos, no dejan de ser casos muy extraños. Los asesinos en serie existen en la vida real, pero son muchas más las novelas que se han inventado con ellos que los casos que se han dado.
En cambio un secuestro… Cierto que en España, aparte de los secuestros exprés, una moda que han traído consigo bandas extranjeras, los secuestros no son algo frecuente, en otros países como Méjico, hay casi más secuestros que robos.
Da miedo, según lees la novela, ver el realismo con el que está narrada toda la trama, hasta el punto de que Sarna con gusto parece el manual para un perfecto secuestro.

La descripción del secuestro y de todos los que toman parte en el mismo, de un lado o de otro, están tan conseguidos, que no he podido menos que, pese a saber que es todo producto de la fantasía del autor, que leer la novela con el corazón en un puño, con una acción que no para de crecer a medida que se desarrolla la trama.
Porque si no fuera suficiente con la tensión de un secuestro, del tiempo para resolverlo que parece que se agota, introduce César Pérez Gellida una nueva trama, esa que permitirá la continuidad de esta novela, con el enfrentamiento contra un grupo internacional, en la que parece que es imposible que puedan salir Ramiro y sus amigos con vida.

Así que, pasado el contento inicial de tener una nueva novela de César en nuestras manos, volvemos a quedarnos ansiosos esperando la próxima entrega, no para ver cómo termina el tema del secuestro, que eso sí que os anticipo que queda resuelto en esta novela, sino por saber cómo saldrá Ramiro Sancho del nuevo embrollo en que le han metido.


En cuanto a la valoración, inicialmente había pensado en darle 9/10. Pero Sarna con gusto es de esas novelas que con el transcurso de los días no ha parado de dar vueltas en mi cabeza y gustarme más y más. Algo que solo ocurre con un puñado de novelas de ahí que haya finalmente decidido darle la puntuación máxima.

Una novela que sin duda no defraudará a los seguidores de César Pérez Gellida y que puede servir para que os animéis con él todos aquellos que no lo hayáis hecho aún.
Enlace: http://www.elbuhoentrelibros..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
mariacriado
 16 julio 2018
Esta es la cuarta entrega protagonizada por el detective Ramiro Sancho.
Si en las anteriores (la trilogía Versos, Canciones y trocitos de carne) se te pone un nudo en el estómago, en ésta entrega se multiplica. Una historia que por desgracia bien podría ser real, en la que una chica es secuestrada, y el tiempo corre demasiado deprisa.
Me gusta cómo escribe César Pérez Gellida . No se centra en ningún personaje en concreto, sino que tenemos la visión de cada uno de los personajes de la historia.
Es cruda, real. Vives desde el punto de vista del secuestrador, de los detectives que llevan el caso, impotentes a veces por los pocos avances pero sobre todo vives el punto de vista de la chica que es secuestrada. Lo que siente, cómo padece, cómo a veces se siente fuerte y otras piensa que va a morir. Realmente es un libro muy duro.
Cada capítulo lleva un título, lo ingenioso de ello es que no son títulos, son refranes, de esos que tanto le gustan a nuestro inspector, y que tanto me gustan a mi .
El prólogo no tiene desperdicio, está escrito por un inspector de homicidios real, la persona que lo ha documentado tanto para este libro como para los anteriores. Ya digo que no tiene desperdicio porque tiene frases como ésta, que me hizo mucha gracia la verdad : "Está resuelta de forma tan brillante que he llegado a pensar en que César fue secuestrado en otra vida anterior o bien que el muy cabrón fue secuestrador. No descarten ninguna hipótesis"
Me ha sacado una sonrisa al reconocer al propio autor en un "pequeño" personaje dentro de la historia, César, no pretendas esconderte, sabemos que eres tú jejeje.
En resumen, una tremenda historia que merece ser leída.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (5) Añadir cita
MegRavenMegRaven27 enero 2018
¿Por qué estamos aquí, Sancho? ¿Te lo has planteado alguna vez? Es decir, ¿Por qué cometemos la osadía de robar un alma para convertirnos en carne? ¿Cuál es nuestro propósito como especie?
Comentar  Me gusta         00
Vane24Vane2419 julio 2018
Tú eres un guardián de las normas. Un caballero andante, y tu propósito es luchar, enfrentarte con quienes las quebrantan sin plantearte si son o no correctas, si son o no necesarias
Comentar  Me gusta         00
FesaroFesaro28 marzo 2018
De nada vale martirizarse pensando en lo que se pudo hacer y no se hizo porque el pasado nunca vuelve. Se trata de aprender a convivir con él
Comentar  Me gusta         00
Vane24Vane2419 julio 2018
Ponía la mano en el fuego por tu, y cito textualmente, “incorruptible honestidad y testarudez
Comentar  Me gusta         00
Vane24Vane2419 julio 2018
Por grande que parezca el ruedo, el toro siempre termina desangrado.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: goreVer más
Comprar este libro en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Amor en letras

En Romeo y Julieta sus enamorados no pueden estar juntos por ser respectivamente…

Montesco y Capuleto
Montesco y Divina
Sánchez y Capuleto
Pueden estar juntos

30 preguntas
44 lectores participarón
Thèmes : romanticaCrear un test sobre este libro
{* *}