InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8417771743
Editorial: Roca Editorial (09/05/2019)

Calificación promedio : 4.11/5 (sobre 57 calificaciones)
Resumen:
EL ASESINO NO ESTÁ EN EL BANQUILLO DE LOS ACUSADOS... ESTÁ ENTRE EL JURADO

"Hasta donde sabe, ¿hay algún impedimento para que usted forme parte de este jurado?"

El asesinato no fue la parte más complicada. Fue tan solo el inicio del juego.

Joshua Kane se ha estado preparando toda su vida para este momento. Él ya lo había hecho anteriormente. Pero esta vez será la más importante.

Este es el juicio por asesi... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (45) Ver más Añadir una crítica
Carampangue
 29 agosto 2019

La publicidad es una cosa buena cuando nos ayuda a descubrir productos que desconocíamos, y que son de buena calidad. En la industria editorial también es así: descubrimos un libro, un autor, una colección o una editorial que desconocíamos, y que nos encanta. Gastamos nuestro dinero en esos libros, se lo recomendamos a la gente, queremos que todo el mundo los lea y disfrute tanto como nosotros. Queremos que los demás sean felices, como nosotros fuimos.

Pero a veces, la publicidad nos engaña. Nos inventa libros de calidad donde no hay, y eleva mediocridades a "el nuevo rey del suspenso" o alguna otra barbaridad. En "13. El asesino no está en el banquillo de los acusados. Está entre el jurado" lo primero que choca es el horror de título: demasiado largo, e innecesariamente sensacionalista: si querías dar un impacto al lector se podía buscar un título menos feo. Además, ¿qué pinta ahí el 13?.

Pero luego la cosa no mejora demasiado. La novela es la historia de Eddie Flynn, un abogado que, tras un pasado como estafador, estudia Derecho y se dedica a defender personas. El ser abogado defensor lo hace poner en riesgo a su familia, y actualmente está separado: por otra parte, tuvo problemas con la bebida y ahora consigue controlarlo. En esta novela (que es la cuarta de una serie con Eddie como protagonista), Eddie actúa como un clásico detective privado de los más cliché: rudo, bebedor, con una historia personal triste y solitaria, justo y amigo de la verdad. Un tipo que arriesga el pellejo por una causa perdida. Aunque es abogado, actúa como un detective que supiera litigar.

Y esta vez se enfrenta a una de las mayores mentes criminales que la literatura haya conocido: Josuha Kane, quien ha cometido asesinatos por más de diez estados de USA, y siempre ha conseguido que otros sean condenados: a él ni siquiera lo buscan. ¿Cuál es su secreto? Simple: elige a un jurado, lo asesina y desaparece, y luego lo suplanta. Para ello cuenta con una amplia gama de dones: psicopatía, sangre fría, una destacada inteligencia, capacidad de imitar personas y escrituras, analgesia... en fin, una especie de Mozart del crimen. Kane busca coronar su serie de asesinatos y condenas castigando a un actor de Hollywood, a quien incrimina en el asesinato de su esposa y su jefe de seguridad. Y es Eddie quien deberá hacerse cargo del caso, luego de que el abogado titular renuncie.

Eddie, ya lo sabemos, es un romántico a su manera, y no puede dejar que la injusticia triunfe. de modo que asume la defensa, enfrentándose a pruebas casi irrefutables y a un abogado estrella como fiscal. Sin embargo, con la ayuda de una detective amiga suya conseguirá desenmascarar la trama criminal del hombre que ha cometido los asesinatos, inculpado al joven actor y suplantado a uno de los jurados.

Los personajes tienden a ser obvios y predecibles. Si Eddie es el viejo detective de toda la vida (de hecho, la verdadera detective es moderna y funcional, utiliza la tecnología y los recursos modernos. Eddie, en cambio, va a terreno a investigar, y se mete en peleas cuerpo a cuerpo, como en los viejos tiempos), Kane es un malvado tipo: sin emociones, con una motivación loca y una misión demente que lo impulsa a matar, pero comete asesinatos por gusto (además de su "misión") y no queda claro que sea un psicópata con una obsesión específica, sino que parece quedarse a medio camino entre el asesino en serie que sigue un patrón y el crápula que mata por matar. al fin, una especie de monstruo incomprensible, pero casi invulnerable: un personaje en el que no podemos creer.

Eddie tiene problemas con su esposa, quien ya no vive con él, y con su hija. Por otra parte, se esboza una historia romántica con la detective, pero se queda en el esbozo. Y la trama tiene muchos recursos baratos, como cuando termina un capítulo pareciendo que va a pasar algo tremendo (por ejemplo, Kane va a sacar una pistola de su bolsillo y abatir a Eddie), pero dos capítulos después... nos enteramos de que Kane saca un celular. O Kane parece que va a matar a un policía adentro del Tribunal... y dos capítulos después se lo piensa mejor.

La adjetivación del autor es deficitaria, y sus momentos "elevados" son tan feos como esto: "Angulosas e imponentes sombras inundaban la calle a medida que el día se disolvía con el crepúsculo" ¿De verdad, "angulosas e imponentes sombras"? Esos adjetivos no aportan nada excepto pomposidad. Y luego, "el día se disolvía con el crepúsculo"... poesía de principiantes.

O diálogos tan feos como éste:

"—¿Adónde vamos? —pregunté, deslizando las manos lentamente hacia laparte inferior de mi chaqueta y moviendo los brazos hacia el mango de lapuerta a mi derecha, por encima de la chaqueta.
—Cállate —dijo Granger.
—Que te den —le respondí.
—Haz lo que te dice, cierra la puta boca —dijo Anderson. No lo hice.
—Si vamos a Rhode Island, ¿por qué no cogemos la FDR? —pregunté."

Cualquiera que se interese por el arte de escribir sabe que es innecesario y molesto añadir los "dijo", "contesté", "gruñó", "grazné" o "barrité" al final de cada diálogo... el lector no es idiota y se supone que entiende lo que lee.

En fin. Una historia bastante cliché, con personajes más bien aburridos y una prosa sin chispa y que cuenta con fragmentos realmente mal escritos. Todo esto podría no ser tan grave, en realidad: novelas mediocres hay en todos lados, y además ésta no es la peor de todas: a su favor tiene un ritmo intenso, y que la tensión inherente a un juicio es bastante real.

Pero me molesta que un producto que es apenas mediocre me lo vendan como si fuese oro. Y a los aprovechados que están mintiéndonos, creo que hay que ponerlos en su sitio de vez en vez.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
AnnieMoneth
 10 junio 2019
El pasado mes de mayo se publicó 13, de Steve Cavanagh, un thriller judicial que ha venido acompañado de estupendas críticas, entre ellas, la de Michael Connelly, autor estadounidense de novelas policíacas (Harry Bosch es su personaje más emblemático), quien opinaba: «13 es de las mejores novelas que he leído. Una lectura explosiva en la que Cavanagh combina de manera experta su conocimiento de las leyes con un viaje absolutamente compulsivo. Libros con este ingenio no son muy frecuentes».
Cuando se publicó el año pasado en el Reino Unido, además de Michael Connelly, 13. «El asesino no está en el banquillo de los acusados, está entre el jurado», obtuvo el respaldo de reconocidos escritores británicos de thrillers y/o novela negra como Ian Rankin, Sarah Pinborough, Mark Billingham, Mark Billingham, Lee Child y Clare Mackintosh, quienes ayudaron a incluir la novela en la lista de los libros más vendidos del país. A la hora de comprar una obra, no presto demasiada atención a las críticas, salvo que, como en este caso, los elogios procedan de otros autores, en especial, aquellos que admiro. Así que, en mayo, 13 pasó a encabezar mi lista de libros que quería leer y, tras disfrutar de su lectura este fin de semana, puedo deciros que rubrico todo lo bueno que se dice de esta novela y de su autor. No es un bluf.
13 es el cuarto título de la serie protagonizada por Eddie Flynn, sin embargo, es el primero que ha sido publicado en España. Estas decisiones no las entiendo; me gusta empezar la serie de un personaje tan carismático como Eddie Flynn por el primer volumen, pues es interesante asistir a su evolución libro a libro y conocer la razón de los demonios que, como aquí, arrastra este abogado criminalista, con un pasado como timador. No obstante, se puede leer de manera independiente.
Ambientada en Nueva York, la novela tiene un argumento atractivo. Robert Solomon (Bobby), una estrella de Hollywood, ha sido acusado de matar a su esposa, la también actriz de cine, Ariella Bloom, y al jefe de seguridad y presunto amante, Carl Tozer. Las muertes han causado un gran revuelo mediático y Rudy Carp, un abogado prestigioso contratado por el estudio, propone a Eddie Flynn que se sume al equipo de la defensa como abogado de apoyo en el que será el mayor juicio de la historia de la ciudad. Tras una conversación con Bobby, Eddie Flynn se convence de la inocencia de este y acepta el caso, a pesar de que existen pruebas iniciales que lo inculpan. La estrategia de la defensa es ir contra la policía que, como bien sabe Eddie, a veces cometen errores o manipulan las pruebas para lograr que se condene a quien consideran culpable.
El juicio será más complejo de lo que cabría esperar, porque Eddie Flynn ignora que el verdadero asesino, un psicópata llamado Joshua Kane, se ha infiltrado entre el jurado (esto no es un spoiler) y que hará todo lo posible para garantizar que Bobby sea declarado culpable.
Uno podría pensar que la trama ya ha perdido interés si se conoce desde el principio quién es el asesino. No cometáis ese error. Sabemos su nombre, pero no el miembro del jurado por el que se hace pasar.
Además del prólogo, la novela está estructurada en 73 capítulos divididos en los cinco días laborables que dura el juicio. La acción que se mastica, página a página, es narrada por el propio Eddie (uso de la primera persona) y, de manera alternativa, por un narrador omnisciente que se centra en el personaje de Joshua Kane.
Sin duda, una de las fortalezas de esta novela es la maravillosa construcción de los dos personajes principales, Joshua Kane y Eddie Flynn. El primero busca que el jurado declare a Bobby culpable de los asesinatos que él mismo ha cometido. El segundo, lograr un veredicto de «no culpable» para su representado. El enfrentamiento es como un choque inminente de trenes; el pulso narrativo no decae según pasan por las estaciones y, como lector, sufres porque ves venir la colisión entre estos dos personajes antagónicos, pero desconoces cuándo, cómo y cuál será el coste.
Joshua Kane es un psicópata muy inteligente, narcisista, calculador, que le encanta matar. Tan seguro se siente de su éxito, que disfruta con la emoción de contemplar los resultados de su obra desde la primera fila, entre el jurado. Hay que leer la novela para descubrir qué le conduce a matar.
«Él era único en su especie».
En otras ocasiones, os he comentado que me encantan los antihéroes. Eddie Flynn cae dentro de este perfil. Aunque ahora es abogado defensor, en el pasado fue un artista del timo. Está separado de su mujer, Cristina, con quien tiene una hija, pero ansía lograr un trabajo que le proporcione estabilidad y no ponga en riesgo a su familia. Es muy inteligente e intuitivo, y su pasado le da cierta ventaja pues le ha permitido conocer cómo funciona el sistema judicial desde el otro lado. Hay ciertas habilidades que no ha perdido…
«Yo soy abogado defensor. Tengo al diablo conmigo. Y el diablo no juega limpio».
Los personajes secundarios también me han gustado, en especial, Harry Ford, amigo de Eddie y juez del caso; Harper, una investigadora en la que confía Eddie para ayudarle a recabar información y arrojar luz sobre los aspectos más oscuros del caso; y Arnold Novoselic, un especialista en la selección de jurados para la defensa.
Por si aún no lo he dejado claro, 13 está genial. No tiene desperdicio. Además de unos personajes interesantes y muy bien construidos, la trama es compleja e intensa, los interrogatorios son brillantes, posee giros argumentales inesperados y contiene trampas para el lector (chapó para el autor, ya os adelanto que os la meterá doblada).
Me declaro integrante de la legión de admiradores de Eddie Flynn. Espero que el resto de títulos de la serie se publiquen rápido.
Steve Cavanagh, el seudónimo de Stephen Mearns, nació y creció en Belfast (Irlanda del Norte) antes de irse a Dublín a la edad de dieciocho años para estudiar Derecho. Actualmente ejerce la ley de derechos civiles y ha participado en varios casos de perfil alto. Cavanagh fue seleccionado para el programa Amazon Rising Stars 2015. Ese mismo año ganó el premio ACES del Arts Council of Northern Ireland. En 2018, ganó el Crime Writers Association Gold Dagger en la categoría de novela criminal del año.
Enlace: https://despertaresdestonewa..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Soraya47
 21 mayo 2019
Aunque este es el cuarto libro de la serie de Eddie Flynn, se puede leer de forma independiente. Estamos ante un espectacular thriller de asesino en serie ambientado en la ciudad de Nueva York. Mas, hay que destacar a los dos protagonistas principales. Eddie Flynn, ex-estafador que decidió cambiar el rumbo de su vida para hacerse abogado. siempre en primera persona nos irá narrando el caso del que debe ocuparse. Salomón, un actor de Hollywood, está siendo acusado de asesinar a su esposa y al guardaespaldas en un crimen extraño donde una de las victimas apareció con algo dentro de la boca. Aunque no parecen haber dudas de la culpabilidad, Eddie cree en la inocencia de su cliente. Por otra parte, Joshua Kane, un asesino en serie con un «modus operandi» a seguir, en vez de sentarse en el banquillo de los acusados, estará en el jurado del popular juicio. Sus movimientos serán contados por un narrador.
Las personas más peligrosas son las que no notamos. Caminan entre nosotros, cazando a la intemperie. Esta es la base del intenso thriller de Cavanagh. Como un mago, controla de forma magistral su historia con unos giros verdaderamente magistrales. El asesino en serie que crea es inteligente, manipulador y tiene una capacidad casi sobrenatural para asumir otras personalidades. Se mezcla sin esfuerzo, toma la vida de otros a su antojo sin ningún remordimiento, incapaz de sentir dolor físico, se siente intocable. Aunque no está sólo.
Una historia con una trama que nunca descansa, pero los últimos capítulos son ya de una tensión insoportable casi de infarto. No pude, ni creo que podáis ahí detener la lectura. Un libro inteligente lleno de personajes secundarios muy bien cuidados. Un fiscal impecable que nunca ha perdido un juicio y ese agente del FBI que sabe que existió hace ya años un asesino en serie al que apodaron Dollar Bill, que dejaba la misma marca de presentación que el actual asesino. Nunca lo atraparon. Pero si el autor escribió algunas partes con una calidad que asusta, fue la interpretación del abogado Eddie. al haber sido antes un estafador profesional, utiliza esa habilidad para manipular las preguntas para con los testigos, los embauca con su charlatanería, hay trozos que de por sí valen casi el libro completo.
Las circunstancias irán cambiando a gran velocidad. de tener el asesino todo a su favor gracias a sus trasformaciones, a verse acorralado por un abogado del que no esperaba tanta astucia. No dejará de parecerse a un duelo de titanes. Dos mentes se enfrentan entre sí ¿Quién ganará? Steve Cavanagh no se dedica tan solo a sus protagonistas, también deja un poco de esa manipulación para el lector. No creías al pie de la letra todo lo que se dice, que controláis, Cavanagh hace un trabajo brillante jugando con el lector. Casi nunca sabremos qué esperar.
Una historia retorcida que te atrapa de un asesino en serie que se hace preguntas a sí mismo. ¿Cambiaría su mirada en el momento de abandonar este mundo? Solo con pensarlo, un escalofrío de placer recorre su cuerpo. Recomiendo este libro sí o sí. Recordad: el asesino no está en juicio, él está en el jurado… Un asesino, un abogado y un sueño americano que en sí siempre fue una gran mentira.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Kass_CK
 08 febrero 2020
Ha sido el primer libro que he leído de Steve Cavanagh y solo puedo decir que me ha encantado de principio a fin. La mayor pega que puedo ponerle a esta lectura, y no es culpa del autor, es que este libro forma parte de una serie y es el cuarto. Es el primer libro del autor publicado en España y han empezado así. ¿Por qué de esta manera? Yo no lo se, pero ya he buscado en Amazon y Book depository el resto de libros y están disponibles, así que cuando pueda me compraré el primero para leer el inicio de la serie. A pesar de este inconveniente, aviso desde ya que no se sufre leyendo este libro por que parezca que te falte información, hay detalles sobre el protagonista que evidentemente sabes que se habrán tratado en libros anteriores, pero no son fundamentales para seguir esta historia.
Hablando ya del libro en concreto, en esta lectura se nos presenta el juicio del año. Un acusado muy famoso que aparentemente ha matado a su mujer y su guardaespaldas en un ataque de furia. Él mantiene su inocencia en todo momento, a pesar de que no puede explicar donde estuvo la noche del crimen y de que hay demasiadas pruebas que hablan en su contra. Sin embargo, hay detalles que no dejan que las cosas cuadren tan bien como la acusación querría que creyéramos y son estas pequeñas cosas las que hacen que el protagonista, un abogado defensor que parece que tiene imán para meterse en situaciones de peligro, siente que no puede dejarle tirado por que lo importante es hacer justicia por muy difícil que sea.
Eddie (el abogado defensor) no es el único que nos guía a lo largo de la historia, tenemos una segunda línea narrativa que es la del propio asesino (esto no es spoiler, el propio título del libro dice que el asesino no está en el banquillo de los acusados), un personaje realmente terrorífico. El autor nos lleva con mucha fluidez de uno a otro, a las distintas situaciones, decisiones y emociones por las que pasan ambos personajes, y en todo momento rodeados por un grupo de secundarios en los que no sobra ni uno por que todos cuentan para algo, todos tienen que estar justo donde están.
Como siempre en este tipo de lecturas y a pesar de mi amor por los spoilers, no me gusta dar excesivos datos por que le quita toda la gracia al misterio que envuelve el caso, al ir destapando cada detalle cuando el autor nos lleva a ello, así que solo diré que simplemente me ha gustado muchísimo. Ya dije al principio que he buscado los libros anteriores así que esto era evidente, pero estoy muy contenta por que últimamente algunas de mis lecturas me recordaban demasiado a otras historias o me resultaban un poco evidentes al ir solucionando el caso, pero con este libro y el que leí justo antes no me ha pasado y de momento son mis favoritos en lo que va de año.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Bajolapieldeunlector
 13 junio 2019
Si te dicen que un asesino se va a colar en su propio juicio, pero no como acusado, sino como uno de los jurados, probablemente no te lo creas. Pero Joshua Kane no es un asesino corriente, es muy inteligente y tiene todo programado al milímetro, hará lo que sea para ocupar uno de esos doce asientos del jurado. Nada está al azar en su plan y además parece ir por delante de todos. Incluso del propio lector.
El juicio que interesa a Kane busca al supuesto culpable de un doble asesinato, pero no de un proceso penal cualquiera. El presunto asesino es uno de los actores más famosos de Hollywood, Bobby Solomon, que resulta acusado de matar a su mujer y a su guardia de seguridad cuando les encontró juntos en la cama, por lo que la expectación será máxima. Todo el mundo está pendiente de lo que ocurrirá en esa sala, decenas de periodistas se agolpan en el juzgado tratando de saber más. El morbo está servido.
El actor lo tiene complicado, todas las pruebas apuntan hacia él y además está el factor del crimen pasional que parece ser bastante convincente. Lo único bueno que tiene es que cuenta con un buen abogado, Eddie Flynn, que se dejará la piel por él. Cree su historia, en su inocencia y él es un amante de las causas perdidas, lucha por las injusticias siempre. Lo interesante, es que Eddie tampoco es un abogado corriente, antes de la abogacía se dedicaba a las estafas y además arrastra un historial personal dura: separado, padre de una niña, parece a punto de perder ese reducto de familia que aún le queda por culpa de su trabajo.
Lo que convierte "13" en un thriller de esos que consiguen captar nuestra atención desde el principio es que la narración se alterna entre dos narradores que agilizan la lectura y las ganas de saber más. Por un lado, un narrador en tercera persona se acerca a la mente de nuestro asesino, a cómo prepara las cosas, a sus oscuros objetivos y al sentido que tiene para él culpar de un asesinato a una persona inocente. Kane es una mente retorcida y perturbada que consigue helarnos la sangre en determinados momentos.
"Había un algo negro y maligno en el cubículo. Algo en lo que no te permites pensar. Todos hemos crecido con miedo a algo. El hombre del saco, el monstruo del armario o el demonio que se esconde debajo de la cama. Y tus padres te dicen que son solo imaginaciones tuyas. Que no hay demonios. Ni monstruos.
Pero los hay."
Por otro lado, a Eddie le conoceremos como narrador en primera persona. Vemos sus miedos ante un caso así de mediático, las dificultades con las que cuenta y su gran interés por ayudar a Solomon. Hará lo que sea necesario para salvarle de la cárcel, y además se rodeará de otros grandes profesionales (dos mujeres fantásticas) que irán escarbando en todo ese montón de injusticias de las que se le acusa al actor. Ya os adelanto que la cosa se pondrá muy interesante...nuestro asesino tiene mucho que esconder.
"En un juicio pena, la prueba científica es Dios. Pero yo soy abogado defensor. Tengo al diablo de mi lado. Y el diablo no juega limpio."
Estos dos personajes tan potentes, por una lado Kane con sus oscuros objetivos y por otro Eddie con su búsqueda de la verdad, serán la clave fundamental de este thriller que nos acerca a los intereses que hay detrás de los juicios mediáticos y al funcionamiento real de los juicios con jurado. Un proceso riguroso, milimetrado...hasta que aparece una mente retorcida que hará lo que sea para entrar dentro.
La trama se desarrollará en apenas unos días y especialmente durante el juicio. Un juicio que parece un partido de tenis, pues defensa y acusación jugarán todas sus cartas para ganar la atención del jurado y conseguir un resultado favorable. Numerosos testigos y pruebas pasarán ante nuestros ojos igual que la harán ante las doce personas que componen el jurado; habrá duras acusaciones, manipulaciones y mucho juego sucio. Y por si no fuera suficiente, el asesino real estará dentro del jurado disfrutando con cómo se desarrolla todo e intentando emponzoñar las ideas de los que le rodean.
En definitiva, "13" es un thriller jurídico o legal, que sin ser mi subgénero favorito, me ha tenido muy enganchada. Su autor, desde el principio, se gana nuestra confianza dándonos el nombre del asesino, todas las evidencias, haciéndonos creer que lo sabemos todo, pero se guarda lo mejor para el final y consigue dejarnos con la boca abierta. Puro disfrute que no dudo en recomendaros.
Enlace: https://bajolapieldeunlector..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30

Las críticas de la prensa (1)
BurgosConecta20 septiembre 2019
El escritor británico infiltra a un asesino en serie en un jurado en '13', un pulso entre dos mentes privilegiadas.
Leer la crítica en el sitio web: BurgosConecta
Citas y frases (7) Ver más Añadir cita
Suenosentreletras7Suenosentreletras730 abril 2019
Todos hemos crecido con miedo a algo. El hombre del saco, el monstruo del armario o el demonio que se esconde debajo de la cama. Y tus padres te dicen que son solo imaginaciones tuyas. Que no hay demonios. Ni monstruos. Pero los hay.
Comentar  Me gusta         10
GemaMGGemaMG21 septiembre 2020
Según estudios del registro nacional de exoneraciones, una de cada veinticinco personas condenadas y sentenciadas a pena de muerte en Estados Unidos es inocente. Cada año se revocan entre cincuenta y sesenta condenas por asesinato
Comentar  Me gusta         10
IsabelTommaIsabelTomma11 febrero 2020
Era un juicio penal, la prueba científica es Dios. Pero yo soy abogado defensor. Tengo al diablo de mi lado. Y el diablo no juega limpio.
Comentar  Me gusta         10
BookwormBookworm31 marzo 2020
No sentía lástima por los demás. No tenía afinidad ni empatía. Porque, en su mente, esas cosas no eran necesarias. No necesitaba sentir nada por nadie porque él no era como ningún otro. Todos estaban por debajo de él. Él era especial.
Comentar  Me gusta         00
IsabelTommaIsabelTomma11 febrero 2020
Tiró la moneda al aire. La vida y la muerte giraron en el aire. El destino mismo, decidido al azar.
Comentar  Me gusta         10
Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES

Otros libros de Steve Cavanagh (1)Ver más




Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
104 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
.. ..