InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Celeste_Cruz


Celeste_Cruz
08 febrero 2021
Tras decidir protagonizar la nueva selección, Eadlyn no ha estado muy entusiasmada con el proceso y ha estado dejando de lado sus obligaciones románticas para centrarse en su trabajo como princesa. Así pues, en esta novela vemos como Eadlyn decide implicarse más en el proceso de selección y organizar citas y encuentros para conocer mejor a sus pretendientes y poder escoger al candidato perfecto no solo como marido, sino como futuro rey. Sin embargo, esta elección no es nada fácil porque, aunque tiene claro cuáles sus favoritos de los treinta y cinco jóvenes, ninguno de ellos remueve su corazón. Será casi al final del libro cuando deje de engañarse a sí misma y asuma quién es el chico por el que suspira, por más que sepa que, de todas las opciones posibles, no es la más adecuada.

Voy a ser directa: el libro me aburrió. Por un lado, ni Eadlyn ni sus candidatos tienen el carisma que yo esperaba encontrar. La princesa no se parece en nada a America, no tiene su arrojo y su personalidad arrolladora; a su lado, a mi me pareció más bien una sombra, una burda imitación que palidece en comparación con su madre. Por otro lado, aunque es cierto que hay candidatos que destacan por encima de otros como Kevin, Hale, Henri y alguno más, ninguno de ellos me ha transmitido nada. Siento que, si los comparo con las chicas que hubo para Maxon, sus historias están vacías y sus vidas carentes de emoción. No me transmitieron nada más allá de caerme simpáticos algunos y caerme mal otros. Además, siento que la autora me ha engañado durante el proceso de selección. Desde el principio, parecía bastante claro quién era el chico al que Eadlyn iba a elegir, no solo porque era el personaje con quien tenía más química, sino porque realmente se veía un interés por él por parte de la princesa. No obstante, de repente en los últimos capítulos parece que Eadlyn cambia de opinión sin venir a cuento y se enamora de otro candidato. Más que un plot twist inesperado, me pareció un giro absurdo porque entre esa pareja, a mi parecer, no había chispa, tan solo una amistad bastante desdibujada.

En general, la pareja que se forma en este libro me resulta tremendamente descafeinada. El desarrollo de la relación tortuosa de America y Maxon fue más interesante porque desde el principio se notaba lo que sentían el uno por el otro por más que se engañaran y Kiera Cass se limitaba a hacer sufrir al lector intentando que esa relación fuera imposible por un montón de razones. Sin embargo, todos esos tira y afloja desaparecen entre Eadlyn y el candidato y da la sensación de que si la princesa escoge a ese pretendiente es más bien por un intento desesperado de la autora por no ser predecible, no porque su relación tenga sentido o se haya visto una evolución en ellos que de pie a pensar que su amor es viable, no sé si me explico. No obstante, sin duda lo que más eché en falta fueron las intrigas palaciegas, pero, sobre todo, las revueltas del pueblo. Mientras que America hacía lo posible para que las voces de los mas desfavorecidos llegaran a la realeza, Eadlyn es un tema que toca muy de lejos. Sí, insiste en que le importan los ciudadanos y que trabaja por y para ellos, pero esto es algo que apenas se muestra. Es más, cuando verdaderamente se vuelca para intentar entender qué está pasando en la población es cuando se entera de que la gente no le tiene demasiado aprecio.

Como comenté en la reseña del anterior libro, por más que los reyes han disuelto las castas y se han esforzado en construir una sociedad igualitaria, los prejuicios siguen muy patentes y las clases privilegiadas se niegan a que las antiguas castas más bajas tengan sus mismos derechos, por lo que los más desfavorecidos apenas pueden disfrutar de esa tan prometida igualdad. A mí este tema me resultaba muy interesante y esperaba que se explotara más en este libro, pero lo cierto es que se toca muy por encima y de pasada. Entiendo que Eadlyn al haber llevado una vida palaciega no puede estar tan implicada como lo estuvo su madre en su momento, ya que America tenía razones de peso para ello, pero esperaba que este descontento generalizado tuviera más peso en la trama y no se tratara de algo meramente anecdótico.

En general, siento que todas las subtramas que hacían que para mí La selección valiera la pena se han eliminado u obviado en los dos libros dedicados a Eadlyn, convirtiendo estas dos novelas en historias bastante pobres, sin ningún tipo de trasfondo y sin el interés que podía despertar la trilogía principal.

Ni La heredera ni La corona le hacen justicia a la trilogía de la selección. Si bien no eran unos libros que me parecieran excelentes, al menos tenían un "algo" que los hacía interesantes y recomendables. Sin embargo, la complejidad que pudiera tener la historia de America y Maxon brilla por su ausencia en las dos últimas partes, centrándose más bien en una trama más romántica que otra cosa. Tanto Eadlyn como sus pretendientes son personajes bastante aburridos, descafeinados y que no despiertan en el lector ningún interés. La selección no se merecía el cierre que le da esta última novela y se nota claramente que los dos últimos libros eran del todo innecesarios y están más bien construidos para continuar con el tirón de la trilogía principal. Si bien hubiera sido muy interesante saber cómo se desarrollaron los cambios que pretendían America y Maxon para su pueblo y cómo su hija hacía justicia a su legado, Kiera Cass no ha sabido explotarlo del todo y nos ha ofrecido dos nuevas novelas que, bajo mi punto de vista, no merecen la pena.
Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES