InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Shorby


Shorby
13 marzo 2018
Alicia en el País de las Maravillas

¿Quién no ha visto alguna película basada en este pedazo de clásico?
O al menos, ¿quién no ha oído hablar de ese extraño lugar sin normas coherentes?
Pues no hay más que buscarnos un Conejo Blanco que nos haga de guía… y darle la mano al señor Carroll para colarse por la madriguera que se encuentra al pie del árbol, la cual nos hace llegar al País de las Maravillas.

Es un lugar extraño y sorprendente, donde es igual de fácil encoger como aumentar de tamaño –literalmente-, lleno de criaturas extravagantes. Además del propio Conejo, que viste con chaleco y siempre llega tarde, conoceremos al Gato Cheshire de peculiar sonrisa, intercambiaremos dedales con un Dodo e incluso veremos orugas fumando.
Además tenemos una cita a la hora del té con el Sombrerero y la Liebre de Marzo (que están majaras), donde habrá que buscar entre tazas hasta dar con una limpia en la que servirnos nuestra bebida, ¡sin despertar al Lirón!
Pero deberemos tener cuidado, pues es muy fácil perder la cabeza en este lugar. Dicen que la Reina de Corazones es fan de las decapitaciones, vete tú a saber; por lo pronto, hemos quedado para jugar al croquet con ella.

Esta es una historia de difícil catalogación que el autor contaba a unas niñas, las Liddell, durante sus excursiones en barca, descubriendo así que la mente de los críos consigue romper la lógica de lo cotidiano al no estar sometida a ciertos prejuicios. La verdad es que, aunque inicialmente sea un libro para niños, creo que los adultos lo podemos apreciar mucho más, o al menos de manera diferente, pues esas puyitas disfrazadas de humor te hacen incluso pensar, con algunos años más.
En la edición que yo tengo, además de unas ilustraciones deliciosas, vienen explicaciones a pie de página, para que podamos entender ese toque de sátira introducido entre líneas en diversos juegos de palabras. Así que gracias a ellas, mantendremos la sonrisa en más de una ocasión durante la lectura.

Dicha novela –y su continuación-, cuenta con numerosas versiones, diferentes adaptaciones cinematográficas que no tienen desperdicio…
1904, tenemos la versión muda, bastante oscura pero realmente interesante. Un corto.
1915, otra que no tiene desperdicio. Cine mudo.
1931, primera adaptación con sonido. Con ella se celebran los 100 años del autor.
1933, a color, esta no está nada mal.
1949, en esta se mezclan seres humanos y marionetas. Un poco cutre, pero tiene su encanto.
1951, mi adorado Disney. Versión que es de sobra conocida.
1976, la versión argentina. Curiosa.
1981, adaptación rusa en animación. Tuvo la secuela, basada en la del libro, al año siguiente.
1988, una versión checa que comienza con una Alicia internada en un psiquiátrico.
1988, una versión australiana de animación. Mala es poco.
2010, la versión de Tim Burton, donde vemos cómo Alicia regresa diez años después.

Y añadir unas cuantas adaptaciones a la pequeña pantalla –un poco mediocres- e incluso una serie de animación japonesa de los 80.

Así, para terminar, no puedo más que recomendar esta pequeña obra de arte, imprescindible para todos.
Y si no, ¡que les corten la cabeza!
Enlace: http://locaporincordiar.blog..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}