InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Shorby


Shorby
13 marzo 2018
Continuación del clásico “Alicia en el País de las Maravillas”.

Si os gustó la primera parte en su día, no podéis más que leer este otro libro, que fue escrito unos años más tarde y es mas hilarante y absurdo –si cabe-; aunque he de decir que en algunas ediciones vienen los dos juntos en el mismo.

Comienza con la breve explicación de una partida de ajedrez y la lista de las fichas, que no son otras que los personajes que irán danzando a lo largo de nuestra historia.
Continúa con Alicia jugando con sus gatitos, pensando en cómo será la vida al otro lado del espejo de su propia casa… el cual acaba atravesando.
Así, nos encontramos leyendo el Galimatazo al revés mientras descubrimos que las piezas de nuestro juego no son tan inertes como parecen. A medida que pasemos cada página, nos iremos cruzando con dichas piezas/personajes.
Partiendo de la base de que no se hace referencia a nada de lo acontecido en el primer libro, la pequeña diferencia –quitando los naipes- aquí cobra vida absolutamente todo. Así pues, de repente nos encontramos paseando por un jardín donde las flores nos hablan y confunden con extrañas plantas, a la vez que tenemos que soportar sus groserías. También nos cruzaremos con Humpty Dumpty, un huevo enorme sentado en su eterno muro –del que alguna vez se ha caído sin sufrir ningún daño- con los pies colgando; los gemelos Tweedledee y Tweedledum nos recitarán un cuento donde la Morsa y el Carpintero participan en todo un festín de ostras. E incluso tenemos algún que otro personaje de parecido sospechoso con el Sombrerero (Hatta) y la Liebre de Marzo (Haiga), a los que no se les verá el pelo por aquí.

Así pues, pasamos de jugar con naipes mamoncetes, a jugar una señora partida de ajedrez, siendo Alicia el peón que debe llegar al final para ser coronada reina y por lo tanto, ganar el juego.

Carroll continúa tomando recursos como los juegos de palabras que tan bien se le dieron en el anterior libro, junto con personajes muy conocidos en la literatura clásica inglesa, curiosos acertijos y poemas que no hay por dónde cogerlos.
Nos sumergimos de nuevo en una lectura mágica, rápida, que nos deja escenas realmente divertidas, sin pies ni cabeza, muchas de ellas protagonizadas por los propios reyes de nuestro peculiar ajedrez.

¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas?
Enlace: http://locaporincordiar.blog..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}