InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
Las mejores frases de Ogro (8)

Paquilectora
Paquilectora 10 March 2023
«Nadie imagina que este horror después tiene que limpiarlo alguien»,
Comentar  Me gusta         10
Paquilectora
Paquilectora 10 March 2023
(...)aunque fuera algo que nunca habían nombrado entre ellas con términos conocidos, algo que nunca había hollado todavía la tierra del lenguaje. Algo que solo había sido un silencio atronador, maldito. Una pesadilla.
Comentar  Me gusta         10
Paquilectora
Paquilectora 10 March 2023
(...)a veces cuando las personas se esfuerzan mucho en aparentar algo es porque tienen que disimular otra cosa, porque en realidad no son lo que intentan mostrar que son.
Comentar  Me gusta         10
Paquilectora
Paquilectora 10 March 2023
Tenía alma, y su alma brillaba.
Comentar  Me gusta         10
Paquilectora
Paquilectora 10 March 2023
No se puede detener el tiempo. Pero se puede hacer cosas con él. Otras cosas.
Comentar  Me gusta         10
Paquilectora
Paquilectora 10 March 2023
No cabe sino ocultar. Sino proteger.
Comentar  Me gusta         10
fatimaromeroalvarez
fatimaromeroalvarez 04 January 2022
Le puso una mano en el hombro, consoladora. —Lo sé, Marita. Lo sé todo. Es terrible. Y confía en que el Señor allá arriba que lo ve todo sabrá hacer justicia. Separar el trigo de la paja. Pero ahora, esto… por favor, Marita, no cuentes nada. No tú, al menos. Pensaré en lo que me estás diciendo y, si hace falta, yo misma hablaré con el inspector sobre lo que sucedió con la madre Pura. Pero ahora no, Marita. Ahora descansemos, consultemos con la almohada y con el nuevo día veremos más luz. Confía en mí. Déjalo de mi cuenta. Reza, hija mía... En el fondo de su alma, sabía que Marita tenía razón al menos en algo: era un tema que habían tenido que hablar hace mucho, mucho tiempo, ponerle palabras, nombrarlo, para poder así combatirlo, conjurarlo. Ponerle términos para haberlo terminado… Pero ahora, justo ahora, justo ella, justo Marita, ahora… tal vez era mejor callar. Ahora era el tiempo del silencio. Otro tipo de silencio. Rezó, con piedad, con desespero. Con terror.
Comentar  Me gusta         10
fatimaromeroalvarez
fatimaromeroalvarez 04 January 2022
El pueblo de Polonia Quijano —Polonieta para quienes la querían allá— es El Pedernoso, prendido como un pañuelo chiquito entre las llanuras manchegas, con una bella iglesia de roca en su centro, muy cercano a Las Pedroñeras que vieron nacer al inspector jefe Eusebio Cánovas. El Pedernoso, originalmente El Pedernal del Oso según muchas voces, tiene ese aire ancestral y de leyenda en su nombre, entre las piedras y los osos, como parte antigua de un territorio de mitos, de cuando el mundo acababa de nacer. A Polonia siempre le gustó, desde muy pequeña jugaba por dentro con la sonoridad de esa casi aldeíta a la que pertenecía, que siempre fue poco comparada con la vecina y más grande capital del ajo. A ella, sin embargo, siempre le gustó ser pernoseña, como se decía por ahí.
Comentar  Me gusta         10


    Comprar este libro en papel, epub, pdf en

    Amazon ESAgapeaCasa del libro