InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 841547055X
Editorial: Salamandra (06/12/2011)

Calificación promedio : 3.82/5 (sobre 11 calificaciones)
Resumen:
El comisario Salvo Montalbano y su peculiar universo imaginario de Vigàta, en Sicilia, ya no son unos desconocidos en nuestro país. Un mes con Montalbano y El perro de terracota bastaron para que este singular personaje se ganara innumerables adeptos. Esta novela, perteneciente a la serie de Montalbano, refuerza aún más ante sus lectores la personalidad del escéptico, irónico y en ocasiones melancólico inspector de policía.
La aparente paz siciliana se ve tru... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (5) Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 12 October 2019

Cuando un violín es bueno, y quien lo toca también, surge del instrumento un sonido capaz de impresionar de forma absoluta, es una voz aguda y natural que se proyecta en la mente de quien lo escucha transmitiendo imágenes de indiscutible belleza. El violinista puede contagiar los sentimientos que alberga y lograr que formen parte del oyente. Es raro quien no disfruta con la música, quien no se entusiasma con la perfección que encierran los acordes de cualquier instrumento; pero cuando un violinista es bueno, y yo tengo la inmensa suerte de oír en directo a Estrella Byrne, consigue que experimentemos alegría, sorpresa, tristeza, ira, humor o esperanza. Como cualquier artista, también el buen escritor transmite esos sentimientos al lector. Andrea Camilleri lo hace. En esta entrega del Comisario Montalbano se instala en nosotros la pena por aquellos que mueren cuando no deberían, la ira por la impotencia a la que nos vemos reducidos en ocasiones, pero sobre todo el humor con el que afronta la vida y la esperanza de conseguir un mundo mejor. Es un orgullo y un placer oír a Estrella. Es un orgullo y un placer leer a Camilleri y en este caso, La voz del violín, nos comunica lo mismo que el maestro Barbera difunde con dicho instrumento, cuando lo toca para la señora Clementina y sus notas «expresaban una especie de lamento, un canto de dolor antiguo que, a ratos, alcanzaba instantes de una ardiente y misteriosa tragedia».
A estas alturas no vamos a esclarecer el estilo de Andrea Camilleri, ya conocemos su impecable dominio del lenguaje que, si cabe, va en aumento con cada libro que escribe. Pero no quiero dejar pasar la ocasión de comentar, admirada, cómo un señor nonagenario tenía más empatía social que muchos jóvenes. Cómo, con total elegancia, lanzaba un revés al machismo «Perdió a sus dos progenitores antes de los quince años y había sido acogida por un tío suyo que un día, para no variar, la violó». Cómo, con tristeza infinita, se pone en la piel de quienes viven, aún hoy, ocultos en la mentira por sus inclinaciones sexuales «a Michella le interesaba porque yo era un hombre rico, aunque le llevara treinta años, y a mí me interesaba para acallar los rumores».
Asimismo, este hombre de casi un siglo, es capaz de ver un futuro amplio y enriquecedor a través de la ciencia. No sólo en el ser humano cuentan la moral y los sentimientos, también son fundamentales el estudio y la erudición; por eso consigue que hasta el más bobo de la comisaría, Catarella, con esfuerzo y tesón, aprenda informática y empiece a razonar con solvencia
Somos doce, dottore. Si hubiera tenido a mano el ordenador, la cuenta me habría resultado más fácil.
El comisario se sujetó la cabeza con las manos.
¿Tendría futuro la humanidad?
La voz del violín es especialmente atractiva; es como una novela que apetece leer de un tirón. Como siempre, parte de un homicidio que se va enrevesando en la resolución hasta que el comisario, ayudado, además de su capacidad de deducción, por gente buena dispuesta a echarle una mano, por gente no tan buena, pero que él sabe tratar con mano izquierda para lo que interesa y, sobre todo de su instinto, aclara el caso con eficacia.
Pero lo que mantiene el interés, sin lugar a dudas, es el elenco de personajes que va modelándose cada vez más; el lector observa sin dificultad la relación que tienen todos con Salvo Montalbano, la relación de éste con sus superiores y la que conserva con los habitantes de Vigàta.
Este caso comienza con el asesinato de una joven, de clase alta, en el chalet que estaba arreglando en Vigàta para irse a vivir. Montalbano se entera del crimen de forma casual, pues a pesar de que Catarella le avisa que debe ir a Florida a un entierro: «Montalbano se quedó literalmente petrificado. Se vio de golpe enfundado en un chándal, haciendo footing…» deduce que se trata de la «comisaría de Floridia, en la misma Sicilia». Debe ir al entierro de la mujer del subjefe de policía Tamburrano. Como Catarella lo avisa el mismo día del entierro, sale a toda prisa para llegar a tiempo. Pero una gallina se cruza en el camino y el conductor, el agente Gallo, choca con un Twingo, aparcado en el arcén. Dejan una nota para pagar los daños, siguen su camino y a la vuelta, Montalbano se fija en que nadie ha cogido la nota del parabrisas. Por la noche se acerca al chalet, entra sin ninguna orden y descubre el cadáver. No debería haber entrado, así que para dar la voz de alarma, recurre a una maestra jubilada, paralítica, amiga suya y le pide que llame de forma anónima a la policía avisando de un delito en el chalet. Esto da resultado y ahí empieza la investigación. La maestra Clementina Vasile será quien empiece la indagación y aconseja a Salvo en sus pesquisas, además lo invita a una actuación que todos los domingos efectúa para ella un famoso violinista y, entre los tres, gracias al sonido del violín, cerrarán la búsqueda al final; no sin antes haber sido destituido del caso, por cuestiones personales con el jefe superior, y vuelto a nombrar por el error fatal que comete el oficial que había sido puesto al mando.
Nadie puede con Montalbano, busca tretas para que salten noticias en la prensa, en la televisión, entre los propios ciudadanos, porque todos confían en él; es como un superhéroe sin capa, pero realiza acciones totalmente creíbles aunque no sigan las normas establecidas. Lo que está claro es que apoya los criterios fundamentales de la justicia y ayuda a los más necesitados. Por eso es un personaje querido por sus compañeros de aventuras y por los lectores. Por eso nos reímos con su rudeza ante cualquier muestra de adulación «Pero ¡qué cabrones!» y perdonamos sus celos desmedidos y sin fundamento hacia todo lo que se refiera a su novia Livia, eternamente novia, porque si hay algo con lo que Montalbano se muestra cobarde es con el compromiso.
La novela se lee muy bien no sólo por la manera curiosa de llevar a cabo la investigación. El lenguaje es fundamental. Las descripciones acompañan a la estimación que Salvo profesa a quien describe el narrador, personaje que a veces confundimos con el monólogo interior del propio Montalbano
«…el abollado vehículo del juez, el cual sólo decidió frenar tras haber golpeado uno de los automóviles de servicio de la científica.
Nicolò Tommaseo bajó con el rostro congestionado. Su cuello de ahorcado parecía el de un pavo […] Todo el mundo sabía que conducía como un perro drogado.
Los cambios fonéticos que Catarella realiza constantemente por asociación de ideas son hilarantes
—Ocurre que llamó el juez Tolomeo
—Tommaseo, Cataré, pero no importa
[…]
Me llamó de la Jefatura de Montelusa un comisario que se llama Tontona
—Tortona
—Como se llame. Ése. Dice que tengo que asistir a un concurso de informaticia.
Evidentemente la ironía, el sarcasmo elegante, el humor con los juegos de palabras agilizan la lectura, y a veces, incluso los refranes paralelísticos ayudan a reforzar el ritmo, aunque sea a costa de que Montalbano se muestre rebelde hasta con la paremiología… No podría ser de otra forma. «La cama es buena cosa, pues si uno no duerme, reposa […] el comisario en la cama no sólo había dormido a ratos sino que, además, se había levantado como si hubiera corrido una maratón».
¡Impresionante!

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
librosolvidados
 23 November 2021
Reseña conjunta con el libro 3 de la serie: El ladrón de meriendas
“Usted, hábilmente, me ha llevado a alta mar, pero yo no me olvido de los que se han quedado en tierra.”⁣

Camilleri se está volviendo un imprescindible en mi biblioteca, cuando necesito despejarme con algo de ironía, de buen humor (es decir, el del comisario cuando come pasta 'ncasciata o cuando entiende un mínimo de lo que quiere decirle Catarella). También si necesito investigaciones policíacas que vayan más allá de asuntos forenses y se centren en entender la situación. Destacaría que lo bueno de Montalbano es el instinto de justicia por delante de la burocracia. ⁣

Si en los dos libros anteriores hablé lo ingenioso y lógico que es Montalbano, en estos siguientes (3 y 4) nos encontramos el Comisario más humano. ¿Nunca os había hablado de Livia? su eterna y paciente novia, que vive en Génova, es hasta ahora en los libros en los que más protagonismo tiene, y en los que se nota el amor que se profesan. ⁣

🍡 En El ladrón de meriendas, se investiga el asesinato en un ascensor de un comerciante jubilado (imaginaos aquí lo cómico que es tener que sonsacarle información a los vecinos), cuya amante está desaparecida tras el crimen. ⁣

🎻 La voz del violín es quizás un libro más serio - o un comisario más triste- y se le nota, donde la paz siciliana se ve truncada por el asesinato de una joven, mujer de un médico boloñés, y que entre sus pocas pertenencias se encuentra un misterioso violín. ⁣

A medida que voy siguiendo con la serie me doy cuenta de que la mafia está ahí pero en un papel secundario, algo así como que aparece-pero-no, y he leído (ojalá recordar dónde) que fue decisión propia del autor, para huir de la glorificación y la mitificación de sus miembros. ⁣
¡Qué ganas de seguir con estos libros y volver a Vigata!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
yolifalla
 03 May 2022
Viendo las pelis de Montalbano, lo que yo siento es que es la mejor manera de que el tiempo no se note y que en cuanto comienza con la imagen aérea de Vigàta ya estoy en casa y que todos sus personajes son de mi familia.
Pues dicho esto, estaba yo de vacaciones con mi marido en San Sebastian, comenzó a llover y sin dudarlo puse la peli de Montalbano "el ladrón de meriendas". Inmediatamente después de verla, busqué el título de la novela que segúia cronológicamente , porque no recordaba cómo habían resuelto Montalbano y Livia el tema de la adopción del niño (hasta el punto que el comisario le pide matrimonio a Livia)
Ahí estaba yo leyendo "LA VOZ DEL VIOLÍN" metida en arenas con la comisaría de Vigàta, tropezandome con las puertas con Catarella, metiéndome en líos con Mimi, siendo concienzudo en la investigación con Facio, explorando los sentimientos de Livia y siguiendo paso a paso la lógica aplastante de las deucciones de Montalbano, tan educado y culto, tan generoso y solidario y sobre todo tan buen gurmet.
Pero además de todo eso, riéndome con las ocurrencias inteligente y mordaces del creador de todos ellos, Camilleri, su finísima observación de la sociedad siciliana y de sus políticos, no te dejan indiferente de ninguna de las maneras
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Loreto
 14 November 2021
Qué puedo decir que no haya dicho ya en anteriores libros de esta serie. Me encanta Montalbano, me cae bien, por muy cardo que sea. Y sus historias son muy interesantes, entretenidas y con mucho más trasfondo de lo que cabe esperar de una novela policíaca.
En este caso Montalbano se enfrenta a dos problemas sobre el mismo caso. El primero, lógicamente, averiguar y detener al asesino. Pero el segundo, y más peliagudo, es enfrentarse a sus colegas y superiores, más interesados en la política y en sus propios odios y envidias, que en averiguar la verdad.
Comentar  Me gusta         20
HumildeLector
 01 February 2021
Cuarta entrega de la serie Montalbano, y una de las mejores de esta magnífica saga policíaca “a la siciliana”.
La voz del violín (1997), de Andrea Camilleri, nos muestra ya el universo Montalbano perfectamente consolidado. y nos cuenta una historia atractiva y llena de ritmo.
En esta ocasión todo se inicia con el hallazgo casual del cadáver de una mujer joven por parte del propio comisario. Michela Licalzi, una artista que llevaba una vida solitaria apartada del mundo, yace tendida sobre su cama. Todo indica que se trata de un asesinato.
El cerebro de Montalbano, que como ya sabemos funciona mejor cuando el estómago está lleno de deliciosos manjares de la Trattoria San Calogero, empieza a profundizar en los motivos del asesinato y los posibles sospechosos, que no son pocos.
Sin desentrañar la trama, podemos adelantar que en esta ocasión Montalbano se las va a tener que ver con la burocracia y las trabas jerárquicas impuestas dentro de la propia policía. No queda más remedio que, una vez más, saltarse las reglas.
(Seguir leyendo la reseña en el enlace):
Enlace: https://humildelector.com/20..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (1) Añadir cita
HumildeLectorHumildeLector14 April 2021
- ¿No lees novelas de misterio?
– No muy a menudo. De todos modos, ¿qué significa eso, novela de misterio? ¿Qué es una novela de detectives?
Comentar  Me gusta         20
Videos de Andrea Camilleri (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Andrea Camilleri
Andrea Camilleri creó en 1994 a Salvo Montalbano, el entrañable comisario siciliano protagonista de una serie que consta de treinta y dos novelas y varios libros de cuentos. En su tercer aniversario luctuoso, no existe mejor manera de recordarlo que acercarse a su gran legado literario.
Encuentra al comisario Montalbano aquí: https://bit.ly/3IJ7CCb
otros libros clasificados: LITERATURA POLICÍACAVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Autoras de novela negra y policíaca

10 negritos

Agatha Christie
Phillys Dorothy James
Susan Hill

10 preguntas
61 lectores participarón
Thèmes : novela negra , LITERATURA POLICÍACACrear un test sobre este libro