InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de MariaT


MariaT
20 junio 2018
Si hay una editorial que está realizando una labor increíble recuperando y traduciendo novelas de terror escritas por autoras es La biblioteca de Carfax. Su creciente catálogo está repleto de joyas como la recopilación de historias victorianas de fantasmas que hoy les quiero recomendar: El rostro en el espejo y otros relatos góticos, de Mary Elizabeth Braddon. Una obra fascinante que incluye seis de sus mejores relatos y de la que solo puedo declararme fan.

"Y allá fueron el señor y la señora Monroe en su cacería de fantasmas".

El libro inicia con un maravilloso prólogo a cargo de la Dra. Janine Hatter en el que nos habla sobre la particular vida de Mary Elizabeth Braddon, quien escribió casi noventa novelas, más de ciento cincuenta relatos cortos, nueve obras de teatro y una colección de poesía. Una autora que logró fama mundial por la fuerza de sus historias y cuya vida recibió mucha atención pública y por consiguiente, todo tipo de ataques por parte de la crítica tanto a ella como a su obra. Aunque lo más importante fue que Braddon se convirtió en un factor fundamental en el cambio de roles establecidos para las mujeres en su época y no solo logró vender más que Charles Dickens, sino que hasta fundó su propia revista.


El primero de los relatos con el que nos encontramos es el que da nombre a la colección: El rostro en el espejo. Nos narra la historia del señor y la señora Monroe, una pareja de recién casados que se mudan a una antigua mansión de Yorkshire que lleva mucho tiempo deshabitada. Un lugar reconocido por estar poblado por fantasmas, algo que a sus nuevos dueños les parece una tontería. Así que un día en el que la lluvia les impide salir, la pareja decide pasar el rato iniciando una cacería de fantasmas que terminará teniendo unas consecuencias fatales. Con una ambientación oscura y espectacular es una de esas historias que dan escalofríos, una de mis favoritas.

"Existían también unos misteriosos aposentos cuyas puertas desaparecían cada cierto tiempo".

Le sigue Ella, un relato en el que Lota, una joven que acaba de heredar una Villa en el sur de Italia, el lugar donde su abuelo murió y en el que, en contra de todos los consejos tanto de su amiga como de su abogado, nuestra protagonista decide ir a pasar una temporada. Un sitio con apariencia paradisíaca, pero que esconde secretos y parece acabar con la salud de sus moradores. Inquietante a más no poder, es una historia llena de misterios y con una ambientación soberbia.

"El deseo de saber más no es más extraño que la razón".

La sombra en la esquina se ambienta en una mansión solitaria, un lugar con mala fama entre los vecinos del pueblo más cercano, así que cuando deciden que los dos trabajadores que mantienen la casa para el científico que se encuentra voluntariamente recluido en ella, necesitan a una ayudante, contratan a una huérfana desesperada de un lugar lejano, quizás demasiado educada para trabajar en ese puesto. Pero que no sepa de los rumores que rodean su nuevo hogar, no impide que pronto empiece a descubrir sus secretos sin pretenderlo. Un relato aterrador que nos muestra que hay diversos grados de maldad y crueldad.

"Nadie le había contado que la casa esta embrujada y aun así, ella caminada por aquellos resonantes pasillos envuelta en una nube de miedo".

Le sigue La buena de Lady Ducayne, una historia en el que nuestra protagonista es una joven sin recursos que se ofrece para trabajar como acompañante de una dama adinerada, para así poder ayudar a su madre que trabaja de costurera. La suerte le sonríe cuando se encuentra con Lady Ducayne, una mujer muy anciana que tras un generoso adelanto la lleva con ella a Italia a pasar una temporada. Un trabajo sencillo y con muchos beneficios, pero en el que nada es lo que aparenta. Es un relato que quizás resulta predecible para el lector de nuestra época, porque hemos visto y leído ya historias similares pero que seguro fue innovador en el momento que se publicó porque está muy bien construido.

"Eran unas soñadoras, y sus sueños las terminaron llevando al cementerio".

Su última aparición tiene como protagonista a una joven y famosa actriz, una mujer que se casó con un embaucador que no la amaba realmente y que encontró en el teatro un lugar en el que poder ser feliz. A pesar de su fama, no sale nunca de casa, así que cuando uno de sus admiradores del teatro descubre su situación decide hacer cualquier cosa por ayudarla. Matrimonios infelices y la actuación como un modo de liberación, es brillante.

"Vivía solo para actuar".

Cierra la selección El visitante de Eveline la historia de un joven que asesina en un duelo sin sentido a su primo y hereda sin querer su propiedad y también una maldición, porque las últimas palabras del moribundo son para decirse a su asesino que regresara para atormentarlo. El joven no hace caso de la promesa, pero la alegría puede llegar de forma tan repentina como la infelicidad. Venganza, traiciones, uno de esos relatos que no puedes parar de leer.

"Vendré a ti cuando tu vida parezca brillar. Me interpondré entre tú y lo que ames con más intensidad".

Fantasmas, maldiciones, amores y desamores, venganzas, traiciones, secretos y mentiras, las historias que componen El rostro en el espejo y otros relatos góticos, son fascinantes cada de una a su manera. Con ambientaciones increíbles y opresivas, el horror se esconde en lo domestico, en lo cotidiano, logrando que no sepas bien que esperar y que te sorprendas una y otra vez. Además, tamto la traducción de María Pérez de San Román como la portada de Rafael Martín Coronel son espectaculares. Ahora no puedo hacer otra cosa que recomendarles que le den una oportunidad, yo me he quedado con ganas de descubrir aún más sobre Mary Elizabeth Braddon y de seguir leyendo sus obras.
Enlace: http://inthenevernever.blogs..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}