InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Celeste_Lightwood


Celeste_Lightwood
15 January 2021
Álandor, el reino de las hadas, y Myrendul, el reino vecino humano, llevaban años siendo enemigos a causa de una rencilla del pasado. Hubo un tiempo en el que el rey de Myrendul se estaba muriendo y los humanos le pidieron ayuda a la reina de las hadas, la cual se negó alegando que morirse de vejez era ley de vida y que ella no era quien para ir en contra de la naturaleza. Fue el principio del fin. La enemistad entre ambos reinos creció aun más por culpa del amor; el hada Emberia de Invierno se enamoró de un humilde campesino, algo totalmente prohibido e inconcebible, y cuando el rey Saveiro se enteró de este hecho, guiado por el odio ancestral que profesaba hacia las hadas, decidió castigarlos matando al amado de Emberia. La furia del hada no se hizo esperar: usando sus dotes mágicas se escabulló hasta la corte de Myrendul y le devolvió al Saveiro el castigo que, si bien era cruel, el dolor que proporcionaría sería proporcional al que ella misma experimentó. Emberia maldijo al príncipe heredero, apenas recién nacido, con un conjuro de licantropía. Esto no solo destrozó a los reyes como padres, sino que le arrebató al príncipe Váldemar la opción de reinar en un futuro, así como el amor de su padre que tan solo lo veía como un engendro y como un recordatorio constante de la mezquindad de las hadas. Emberia murió en su huida, pero antes de hacerlo le encomendó a su mejor amiga, Yilda, que cuidara de su hija, una niña feérica por la que corría sangre humana.


Tras esos terribles sucesos, las tensiones entre humanos y hadas se acrecentó, hasta que un día a ambos bandos se les dio una oportunidad. En el bosque Maravilla, donde habitan los feéricos y toda clase de criaturas mágicas, se presentaron los príncipes de Myrendul, apenas unos niños, pidiéndole ayuda a la reina de las hadas, Sybil de Primavera, pues su padre, el rey Saveiro, estaba muy enfermo y al borde de la muerte. La historia se repetía, pero en esta ocasión Sybil no quiso ser como su predecesora y decidió ayudarles, pues ella creía firmemente, al contrario que su pueblo, que era posible una reconciliación entre ambos reinos y aquella era la oportunidad que estaban esperando. La ayuda de la reina féerica hizo que el príncipe Félix, futuro rey debido a que su hermano Váldemar ya no podía disfrutar de ese título, se replanteara el odio absurdo y ancestral entre hadas y humanos y, apoyado por su hermana Fidelia, utilizara el hecho de que Sybil le había salvado la vida al rey para convencer a este de volver a retomar las relaciones con los féericos y dejar el pasado atrás. Saveiro, sabiendo que no podía ignorar la ayuda de Sybil y consciente de que su pueblo echaba de menos a las hadas (ayudaban en las cosechas, cuidaban de los animales, ayudaban también a los enfermos... y en general el país había sido más próspero con ellas), decidió darle una oportunidad a esta nueva tregua a pesar de sus reticencias y a pesar de saber que habría muchos detractores. Así fue como se acordó que una embajadora del pueblo feérico acudiría a pasar un tiempo en la corte como representante de las hadas. Y quién mejor para esta misión que Elvia de Otoño, hija de Emberia y de un humano y un recordatorio constante de lo que ocurrió hace años.

Tenía muchas ganas de leer a Gema Bonnín y también tenía muchas ganas de leer algo sobre hadas, un tema que apenas he visto retratado en los libros de fantasía que suelo elegir, por lo que esta novela se me hizo perfecta. Además, es autoconclusiva, lo que le dio puntos. A esta autora la conocía de su bilogía Arena roja, pero encontré opiniones muy diversas sobre esa historia ya que había gente a la que le encantaba y otras personas que decían que era pésima, así que empezar por esta novela suya me pareció una buena opción. Y he de decir que acabé gratamente sorprendida.

Narrada en voz omnisciente, El jardín de hierro se cuenta principalmente desde la perspectiva de Elvia, una joven que arrastra una "maldición" en sus venas por ser mitad humana y mitad hada. No encaja en el reino de Álandor por tener rasgos humanos como las orejas redondeadas o carecer de esa belleza sobrenatural; tampoco encaja en el reino de los humanos por tener rasgos feéricos como alas, cero tolerancia al hierro o poderes mágicos. Así pues, siempre se ha sentido fuera de lugar y desplazada, así como señalada por la atrocidad que cometió su madre. Las hadas no entienden cómo una de las suyas pudo enamorarse de un humano, puesto que ellas carecen de ese tipo de sentimientos, y Elvia es un recordatorio constante de esta desviación. Cuando la reina Sybil la propone como embajadora de la corte feérica en Myrendul, Elvia al principio tiene sus dudas, pero por otro lado desea saber qué fue lo que impulsó a su madre a cometer semejante locura y, además, ella también es parte humana por lo que quiere aprender cómo viven y cuáles son sus diferencias.

Su estancia en la corte, por supuesto, no será del todo bien recibida. Saveiro la desprecia por lo que hizo su madre y por ser un hada en sí, pero no podrá ser abiertamente hostil con ella debido a que fue idea suya que Elvia estuviera bajo su techo y, además, es su protegida. El príncipe maldito por licantropía, Váldemar, no puede ni verla debido al hechizo de Emberia, aun sabiendo que Elvia no tiene la culpa de las decisiones de su madre. En general, la corte se muestra bastante reticente a su presencia, a excepción de los dos jóvenes príncipes, Félix y Fidelia, que enseguida se hacen amigos suyos y la ayudan a estar lo más cómoda posible. A pesar de esto, Elvia encontrará el mundo humano fascinante y dedicará su tiempo libre a estudiar sobre su historia, su comportamiento y su forma de ver las cosas. de esta manera, descubrirá que comparte más con los humanos de lo que quiere admitir y aprenderá a entender a su madre por lo que hizo.

A pesar de que la historia carece de una gran trama, pues el punto principal es ver cómo se desarrolla esta reconciliación entre hadas y humanos y el papel fundamental que Elvia juega en esto, lo cierto es que es una novela que engancha. Además, nos encontramos con el cliché de enemies to lovers, uno que adoro especialmente y, sobre todo, si está bien construido, como es el caso. El mundo que la autora crea en torno a las hadas no es innovador en el sentido de que está compuesto por elementos que conocemos bien: su afinidad con la naturaleza, con los animales, sus dones mágicos, su belleza inimitable, su eterna juventud... Y, sin embargo, conforme vas leyendo quieres saber más acerca de Álandor y sus moradoras. En cuanto al reino de los humanos, lo más interesante es ver cómo se relacionan unos con otros y las diferentes conspiraciones, traiciones, escarceos amorosos y demases que ocurren en el castillo. Otro punto a destacar es cómo fluye el cambio de Elvia con respecto a los humanos y, al contrario, cómo los humanos, en especial Váldemar, van cambiando su perspectiva hacia las hadas. En esta novela, se ensalza el principio de tolerancia ante lo ajeno y lo diferente, la empatía y la comprensión, así como el descubrimiento de que féericos y humanos no son tan distintos como pueda parecer y la constatación de que es absurdo culpar a una sociedad por los errores y atrocidades de un individuo. Algo que también me llamó la atención y que agradecí fue la naturalidad con la que Bonnín, a través de los ojos de Elvia, trata ciertos temas como el aborto, la menstruación o las relaciones sexuales, temas que a día de hoy se siguen considerando casi un tabú y más de boca de las mujeres. Puede parecer una tontería, pero a mí me parece importante que se mencionen con tanta naturalidad.

En cuanto a los personajes, la protagonista, Elvia, destaca por sentir que no pertenece a ningún sitio y por su deseo de encontrar su hogar. Es una chica muy fuerte y valiente, que trata de no desmoronarse ante los desprecios de algunos de los individuos de la corte, que la ven como poco más que un monstruo. Tiene la lengua afilada y, aunque al principio se muestra sumisa y aguanta los comentarios peyorativos con dignidad para no sobrepasarse y actuar como una buena embajadora, conforme va pasando tiempo en la corte cada vez tiene menos paciencia y termina respondiendo a las provocaciones con ingenio y valentía. Es una muchacha curiosa con un deseo insaciable por aprender, no solo sobre los humanos, sino también sobre ella misma. Tiene muy claras sus convicciones, pero al mismo tiempo es abierta y tolerante, lo que le permite disfrutar de las costumbres del reino de Myrendul y no juzgar antes de tiempo la condición humana.

Váldemar, por su parte, es un chico atormentado debido a su condición de licántropo. Su maldición no solo le hace sufrir un dolor indecible y ser un monstruo, sino que le granjea el absoluto desprecio por parte de su padre, que apenas le ve como si fuera su hijo. Además, su madre, la reina, se encuentra en una especie de estado catatónico debido a la situación de su primogénito, lo que no hace más que acrecentar el odio que Váldemar siente hacia sí mismo. La presencia de Elvia en la corte solo empeorará las cosas, ya que es un recordatorio constante de lo que su madre Emberia le hizo. No obstante, a pesar de sus desprecios iniciales, poco a poco descubrirá que Elvia no tiene por qué pagar por el error de su madre y que ella no tiene la culpa del odio ancestral entre humanos y hadas, por lo que, con el tiempo, el príncipe aprenderá a disfrutar de su presencia. La relación de estos personajes me gustó mucho, ya que creo que está muy bien construida y que se puede apreciar a la perfección su evolución.



Empecé El jardín de hierro sin grandes expectativas debido a reseñas negativas que había leído de otras obras de esta autora y fue una novela que me sorprendió para bien. Aunque encierra los clichés típicos de la fantasía y de los cuentos de hadas, es una historia que está muy bien llevada, muy bien escrita, con unos personajes carismáticos con los que conectas enseguida y con una evolución en la trama muy interesante. A pesar de su final, es un libro que disfruté muchísimo y que me dejó con ganas de leer más a Gema Bonnín.
Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más