InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Celeste_Cruz


Celeste_Cruz
16 enero 2020
Nos encontramos con nuestro protagonista, Aristóteles, abreviado Ari, un adolescente de quince años que sufre los típicos problemas de esta dura etapa. Apenas tiene amigos, no se siente identificado o cercano a sus compañeros de clase y vecinos, pero no le importa. Está más o menos satisfecho con su vida, a pesar de que esta nos la presenta con cierto pesimismo propio de la edad. Un día decide ir a la piscina a refrescarse, ya que la historia está situada en verano. No sabe nadar pero allí conoce a Dante, un simpático muchacho que decide ayudarle desinteresadamente. A partir de ahí, comenzará una amistad entre ellos que se irá afianzando durante las vacaciones, por lo que Dante se convertirá en su único amigo de verdad.



Esta novela ha tenido cosas buenas y malas. Sin duda, lo mejor han sido los personajes. Ari es sarcástico, solitario, divertido, con frases ingeniosas y que lucha contra sus propios fantasmas y miedos. Intenta entablar una relación con su padre, un ex soldado de la guerra que vivió tantas atrocidades que se ha encerrado en su propio mundo y no quiere salir de él. Ari le ve como alguien distante e inaccesible, por lo que procura cambiar eso y ser capaz de acercarse. Por otro lado, su hermano Bernardo está en la cárcel por un crimen desconocido ya que sus padres no quieren hablar de él, es su tabú. Esto le irrita puesto que considera que tiene todo el derecho a saber acerca de su hermano, y es una discusión constante a lo largo del libro (en especial con su madre). Por último mencionar a sus hermanas que son mayores que él y ya tienen sus propias vidas. Ari se encuentra perdido, abrumado por su introversión y la sensación de no pertenecer a ningún lugar, acrecentada por el hecho de no tener referentes masculinos en los que fijarse para crecer y convertirse en adulto.

Dante podría definirse como un soñador e idealista con madera de pintor. Es un poco extravagante y tiene ideas alocadas y a veces impropias de su edad (como su manía de quitarse los zapatos y preferir ir descalzo incluso fuera de casa). Es un chico que no sabes por dónde va a salir, qué locura se le va a ocurrir o cómo va a responder a determinadas situaciones. En ocasiones se me hizo imprevisible y eso me gustó. Son polos opuestos. Dante es todo alegría, diversión y optimismo mientras que Ari abandera la parte más ¿depre? Por supuesto, Dante también alberga sus dudas, problemas e inquietudes, pero no deja que eso lo defina o lo hunda, sino que procura salir adelante y buscar soluciones. Por eso se complementan y son un apoyo mutuo. No podría decir quién ha sido mi favorito de los dos, pero si tuviera que decantarme por uno de ellos, sería por Ari, puesto que su actitud me ha parecido más realista y no ha llegado a rozar ese desánimo que te llega a desesperar y sacar de tus casillas.

No puedo hablar de los protagonistas sin destacar a sus padres, figuras que en la literatura juvenil brillan por su ausencia y que solo aparecen para regañar a sus díscolos hijos cuando es necesario o castigarles de manera ""injusta"", contra cuyo castigo deben rebelarse. No, aquí han sido padres de verdad. Se han preocupado por sus vástagos, les han apoyado, aconsejado y querido incondicionalmente. Ya que está narrado desde la primera persona de Ari, sabemos más de sus padres que de los de Dante, los cuales conocemos a través de sus encuentros con estos y de lo que comenta el propio Dante. Este detalle me ha sorprendido gratamente, pues las referencias paternas son importantes en la madurez de todo joven y aquí cumplen un papel esencial.

Sin embargo, no todo podía ser bueno. El inicio del libro nos narra cómo se conocen Ari y Dante y cómo van forjando su relación. Nos habla de su día a día, de los problemas que van superando. Y no sucede nada. Quedan, se divierten, van a la escuela, debaten sobre temas "trascendentales", se comportan como cualquier adolescente. Ese ha sido mi gran pero. Es una novela lenta, muy lenta, lo que hizo que me costara conectar con la historia y cogerle el ritmo. Tardé mucho en leerla por este motivo, a pesar de que es bastante corta. No obstante, un grandísimo punto a favor es que está escrita en un inglés fácil, claro y sencillo de entender. La pluma del autor es magnífica y si queréis practicar la lectura en ese idioma (como es mi caso), lo recomiendo 100%. Hubo palabras que se escapaban de mi comprensión, pero pude entender el libro a la perfección y no perderme buscando lo que no sabía traducir.

La novela está plagada de frases hermosas y filosofías de vida muy positivas, lo cual, a mi modo de ver, compensa la lentitud de la trama a lo largo de sus páginas. Solo hacia el final sentí un poco de emoción, cuando se revelan ciertos acontecimientos que se van gestando desde el inicio y que pueden pillar a más de uno por sorpresa.

Entiendo por qué a la gente le ha gustado tanto, y es que se trata de una historia conmovedora donde crecemos junto a los protagonistas. La lentitud y las digresiones innecesarias han hecho que sea incapaz de disfrutar de la historia como debería. Quizá el problema fue la cantidad de opiniones positivas y hype que lo precedía, que me hicieron albergar unas expectativas que, a la hora de la verdad, se desmoronaron. Está dedicado a aquellos que nos enamoramos de los personajes. No busquéis trama, porque no la hay, pero sí un Ari y un Dante inolvidables.

Enlace: http://notodoesfantasia.blog..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro