InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Lit


Lit
14 octubre 2019
Aunque sus últimas historias no me han encandilado tanto como las primeras, sigo esperando las nuevas publicaciones de Elísabet Benavent con ganas. Es de esas pocas autoras de romántica con las que no me lo pienso demasiado en esta época en la que, lo admito, estoy un poco estúpida con el género. La propuesta que nos trae la autora esta vez enseguida me llamó la atención, no solo por ser un libro autoconclusivo en una autora que nos tiene acostumbrados a, mínimo, bilogías; si no también por la idea de la que parte la historia.

Coco hace más de un año que les miente a casi todos sus amigos al hacerles creer que sigue enamorada de Gus, su ex novio, pero su realidad es algo más complicada pues de quien realmente está enamorada es de su compañero de piso, Marín, quien a su vez es el ex novio de otra de sus amigas, Aroa. El grupo de amigos se dispone a pasar una semana en una autocaravana para celebrar la despedida de Blanca, que se casa en un par de meses, aunque ninguno imagina que en este viaje finalmente saldrán a la luz las mentiras de todos.

Si algo refleja bien Elísabet en esta historia es que en un grupo de amigos es casi imposible que todo el mundo se lleve realmente bien. Conocemos a Coco, Blanca, Aroa, Loren, Marín y Gus y enseguida vemos quienes son realmente amigos y quienes están un poco de más en este grupo. El dato curioso es que tenemos a dos ex parejas que siguen compartiendo grupo de amigos, algo que no es lo habitual y que rara vez sale bien.

A medida que avanzamos en la historia y a través de pequeñas migajas de información, nos vamos dando cuenta de que Coco parece ser el nexo de conexión entre este variopinto grupo. Loren, Blanca y Marín son sus mejores amigos y el último, además, su compañero de piso; Gus es su ex novio y parece que no le cae demasiado bien a nadie que no sea la propia Coco, que al haber sido su pareja es la única que lo conoce realmente bien y lo mismo ocurre con Aroa, a quien el resto del grupo apenas soporta desde que su relación con Marín se rompió, pero a la que toleran porque era amiga de Coco.

Desde que empezamos la historia tenemos clara cuál es la mentira que Coco lleva tiempo contándole a sus amigos, pero en cuanto el grupo se suba a la autocaravana nos iremos dando cuenta de que ella no es la única que ha mentido, de que todos callan algo por miedo a deshacer el grupo por completo. Esto es sin duda lo que más te atrapa de la historia, el estar siempre haciendo cábalas sobre qué es lo que esconde cada personaje.

En medio de tantos dimes y diretes hay personajes con los que enseguida congeniaremos, como por ejemplo Loren que el pobre es el que calla todos los secretos de los demás, y otros que nos sacarán de quicio, como Aroa de la que su actitud cada vez deja más que desear a medida que vemos un acercamiento entre Coco y Marín.

Mi "problema" con esta historia ha sido el personaje de Coco, quien no me parece del todo coherente. Dejando a un lado que su discurso me parece algo forzado (que ya está bien que se incluya, pero me ha sonado demasiado forzado la mayoría de veces), en un primer momento nos la presentan como una chica muy segura de si misma, pero el secreto que acarrea, sumando al miedo de perder a alguien muy importante para ella, hacen que en este tema en concreto sea muy insegura, pero en cuanto Marín parece interesado en ella... ¡Zas! Seguridad máxima. No he terminado de creerme que, después de tanto tiempo callando para no echar al traste esa gran amistad, se lance a la piscina a la primera de cambio.

Por otro lado, tras mentir durante más de un año en parte para que Aroa no se sienta traicionada, me sorprendió para mal el cambio de Coco hacia su amiga. Quizás es solo que me habría gustado ver una actitud más madura por parte de Coco, verla sentarse con su amiga y sincerarse finalmente con ella, aunque por otro lado también entiendo que la actitud de Aroa no da pie a ello.

Por otro lado está Marín que, aunque creo que su iluminación es demasiado rápida, me parece más coherente que la protagonista femenina y entiendo sus miedos y reticencias, su necesidad de poner espacio y la decisión que finalmente toma, pese a que no comparto el motivo por el que la toma.

Agradezco que la autora, una vez más, incluya capítulos desde el punto de vista de los dos protagonistas. Me gusta poder ver también qué piensa Marín en ciertos momentos concretos y no quedarme solo con lo que nos cuenta Coco, de esta manera es mucho más fácil comprender por qué cada uno toma las decisiones que toma.

En cuanto al resto de personajes, Loren ha sido mi favorito y creo que habría que hacerle un monumento al pobre pues, sin comerlo ni beberlo, se ve en medio de todos los follones. Aroa y Gus consiguieron sacarme de mis casillas pues no entendía el comportamiento de ninguno de los dos: Aroa es el claro ejemplo de obsesión y rebequería cuando no se puede tener lo que uno quiere, mientras que Gus... de él ni siquiera sé que decir. Es de esas personas tóxicas que parecen serlo porque les gusta y ya, porque toca o porque quizá no saben ser de otra manera. Pero en medio de todo esto, Blanca creo que es la más perjudicada de todos y la que finalmente afronta las consecuencias de sus actos y toma las decisiones adecuadas. Para ser la protagonista de la despedida es casi la que pasa más desapercibida y la verdad es que me dio un poco de pena ver lo rápido que sus "amigos" se olvidaban de para quién era ese viaje.
Enlace: http://pajaraslectoras.blogs..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG