InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
>

Crítica de MisLecturas


MisLecturas
25 July 2020
Mi cuerpo carece de tatuajes, pero como historiadora del arte me atrae mucho este tema porque considero que un cuerpo bien tatuado es una obra de arte viva, impresa en un lienzo de piel. Y cuando la adornamos con las imágenes elegidas, aquellas que para nosotros simbolizan algo especial, magnificamos su belleza natural. Poco más tengo que decir sobre lo que me hizo decantarme por esta lectura. Bueno sí, que la tinta de los tatuajes se fusione con la sangre de las víctimas de unos crímenes cometidos por un asesino en serie. Hoy os traigo mis impresiones sobre "El ladrón de tatuajes", un entretenido thriller de fácil lectura que he devorado en tan solo un par de días.

"El ladrón de tatuajes" se inicia con un capítulo introductorio, que no dejará indiferente al lector, en el que un asesino nos narra de manera precisa, en primera persona y paso a paso, cómo está acabando con la vida de su víctima en un parque. No es el primero, tampoco será el último. ¿Cuál es el motivo que le empuja a cometer unos crímenes tan atroces?

En la ciudad inglesa de Brighton se está celebrando una convención de tatuadores. Marni Mullins es una de las artistas que participan en este evento y en un descanso, entre una sesión de tatuaje y la siguiente, sale a tomar un café y descubre un cadáver en un contenedor de basura. Pero Marni tiene muchas razones para desconfiar de la policía y notifica el macabro hallazgo de manera anónima. Teme que los recuerdos de su pasado, que tanto se ha esforzado en reprimir, vuelvan a aflorar a la superficie si se involucra en el caso, aunque sea como testigo. Lo que ella desconoce es que será la única puerta de entrada al mundo del tatuaje que tendrá Francis Sullivan, el peculiar inspector encargado de resolver el caso y un profano en el tema. A Francis, su fulminante ascenso le llega con tan solo 29 años y lo convierte en el inspector jefe más joven del cuerpo policial. Estará al frente de un equipo que no lo ve preparado para este puesto, sus hombres no creen en él y si falla les estará dando la razón. Un inspector ambicioso que en su primer día de trabajo tendrá en sus manos un caso que acabará complicándose sobremanera y que probablemente lleve la firma de un peligroso asesino en serie.

A lo largo de toda la trama se irán alternando dos voces narrativas: la de un narrador omnisciente que nos guiará por el grueso de los capítulos, alternando entre los distintos escenarios y los diferentes puntos de vista de tres de sus personajes: Marni, Francis y el sargento Rory, lo cual contribuye a obtener una visión clara del conjunto de la situación y permite la comprensión del comportamiento, las emociones y los sentimientos de estos personajes, porque todos ellos tienen mucho que contar; otros están narrados en primera persona por la voz del propio asesino, favoreciendo que el lector pueda profundizar en su personalidad y acceder a sus pensamientos para tratar de entender su comportamiento. Este constante cambio de perspectiva ayuda a mantener la tensión, pero le va a restar fluidez a la trama al obligarnos a hacer un esfuerzo para ir completando un complejo puzle. Una trama que fluye al principio con cierta lentitud y propicia que la tensión narrativa se vaya relajando, pero luego hay un giro argumental inesperado que favorece que todo se precipite y el ritmo se intensifique.

Todo ello con un estilo directo, un lenguaje sin ambages y una narrativa muy visual ejecutada con frases concisas y descripciones precisas, en ocasiones no aptas para estómagos sensibles, multitud de capítulos de corta extensión que posibilitan que la lectura fluya sola, y algunos personajes clichés del género, aunque nuestro inspector jefe se aleja de cualquier patrón. Un policía con una fuerte fe religiosa y mil prejuicios, algo pazguato y cuadriculado con el reglamento policial, que es considerado un incompetente por sus compañeros y su propio superior. Marni se refugia en su trabajo, es la única manera de evadirse de las oscuras sombras de su pasado que la atormentan y de todo aquello que jamás podrá olvidar. Lo cierto es que me ha faltado que la autora incidiera algo más en el pasado de sus dos protagonistas principales y en su vida personal, para entenderlos mejor y poder empatizar con ellos porque quedan muchas preguntas sin respuestas. Aunque esto puede deberse a que esté reservando dicha información para las otras dos novelas que junto a esta novela formarán parte de una trilogía, según ha comentado la propia Alison Belsham.

Sintetizando: "El ladrón de tatuajes" es un thriller de fácil lectura cuyo argumento nos adentra en el artístico mundo de los tatuajes, donde existen creadores con un estilo propio e identificable. Una historia en la que su autora nos arrastra por un camino inespe­rado al describir los crímenes desde la perspectiva del propio asesino, un psicópata despiadado y sin escrúpulos del que desconocemos la identidad, pero sabremos sus movimientos en todo momento.


Enlace: https://www.mislecturas.es/2..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más