InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Yani


Yani
31 mayo 2019
Veía este libro y el nombre de la autora hasta en la sopa. Me preguntaba qué era un Grisha, qué era Ketterdam, por qué todo el mundo hablaba de un tal Kaz. Agregué el libro a la lista por leer, junto a la otra trilogía. Un pequeño paso. Esperé y esperé. Llegó en español Sombra y hueso. Ni señales de la bilogía. Volví a esperar. Anunciaron la serie de Netflix. “Ah, estoy frita”, pensé. “Se vienen los spoilers y las discusiones en internet”. Conseguí la bilogía en inglés (sí, compré los dos libros juntos, cosa que nunca hago). Y acá estoy, escribiendo una reseña para un libro de 4.5 estrellas.


Kaz Brekker es un joven miembro de una banda conocida como The Dregs (uso los nombres originales, no sé si los mantuvieron en español) que circula y hace de las suyas en Ketterdam, la capital de Kerch. Un día le ofrecen un trabajo casi imposible de rechazar por la suma de dinero que le prometen (además, está en juego la paz mundial). Pero para hacerlo va a tener que reunir a personas con habilidades especiales que puedan ayudarlo a entrar a The Ice Court… y a salir de allí.


La trama no se aleja de las películas de atracos. En parte, este libro se siente como una película. Sus escenarios, sus diálogos, sus personajes son muy cinematográficos (y eso es algo que no me está gustando de los libros actuales). El líder de la banda que ya tiene las manos sucias se pasa una parte de la película (o el libro) buscando a los posibles compañeros de robo y tratando de convencerlos para que le sigan la locura. Algunos son más fáciles de persuadir, otros van a dudar. Cada uno tiene habilidades especiales que son pertinentes a cada parte del plan. Y sí, también está latente la posibilidad de una complicación e incluso de una traición. Kaz, este joven de diecisiete años que ya cometió (casi) todos los delitos que pudo, va por Nina (una Grisha, es decir, una persona con poderes sobrenaturales), Inej (ya parte de The Dregs, es una experta asesina, espía y muy, muy silenciosa), Jesper (muy bueno con las armas), Matthias (convicto y entrenado para matar) y Wylan (experto en armado de bombas). Hasta ahora lo que conté no es original, y creo que ese fue el punto más flojo del libro, además de que los protagonistas son demasiado jóvenes. No sé si fue una decisión tomada por el público al que apunta la saga, pero parece extraño que con diecisiete años (algunos tienen menos) ya sean expertos en mil quinientas cosas distintas. Que quede claro que no estoy “menospreciando” a los adolescentes: simplemente creo que se hubieran visto más reales con otra edad. Pero tampoco puedo perder de vista que esto no ocurre en el presente, sino en un tiempo indeterminado y en una ciudad que tiene todo el aspecto de ser una especie de Londres victoriano, donde sus habitantes aprenden a sobrevivir desde temprano. Y la tecnología falta.


Dejando las cuestiones negativas detrás, puedo decir que el mundo Grisha creado por Bardugo es uno de los más sólidamente construidos e interesantes que hallé hasta ahora en una saga juvenil. Explico brevemente: es un mundo que se inspira en el que conocemos. Está dividido por naciones, cada una con sus características particulares (clima, economía, idioma) y sus propios problemas. Lo bueno es que cada miembro de la banda procede de un lugar distinto, tiene su cultura a cuestas y eso también se aprovecha mucho a la hora de desarrollar a los personajes y la trama. Particularmente, este libro me dio ganas de leer la trilogía (que creo que está centralizada en una Grisha) porque quiero conocer los inicios y un par de acontecimientos que se mencionan y parece que vienen de allí. Por cierto, este libro se entiende perfectamente bien sin haber leído la trilogía, salvo por alguna que otra terminología.


El condimento fuerte de esta historia son los personajes de carne y hueso y el trabajo minucioso que tienen detrás, además de las relaciones que establecen entre ellos. Como ya dije, la trama no es nada original, pero trata de sobrellevarla con estos seis cuervos que tienen una misión complicada, tan complicada como el esfuerzo de conocerse entre ellos y generar confianza para cumplirla. Cada uno de ellos tiene un trasfondo que se revela a través de los capítulos, a modo de flashbacks. Me impresionó gratamente cómo se usó ese recurso: una acción le producía a un personaje un recuerdo y entonces el flashback dilataba lo que ocurría en el presente. Mientras escuchaba los gritos de desesperación de los lectores que no soportan la lentitud, disfruté de cada uno de esos recuerdos, algunos más felices y otros, más dolorosos. Lo que se cuenta en el flashback agiganta al personaje del presente (según mi percepción) e incluso le sirve para tomar resoluciones. O funciona como justificación de lo que están decidiendo. No quiero analizar a cada uno de los miembros porque esto sería interminable (sobre todo por el número) pero hago un esbozo de mis favoritos: Nina, Matthias y Wylan, en ese orden. Nina me hizo acordar mucho a Rose Hathaway de "Vampire Academy". Ambas son impulsivas y sarcásticas. No pude no quererla. La gran diferencia está en que Nina, una Heartrender (Grisha que puede controlar ciertas funciones de los órganos del cuerpo), confía menos en sus habilidades. Matthias merece una reseña aparte. Proviene de una nación (Fjerda) un poco tradicionalista de moralidad dudosa y está socialmente construido como un machista. al principio es insoportable, pero me di cuenta rápido de que Bardugo lo puso en el libro por algo. Wylan, por otro lado, me encantó por su inocencia. No es un criminal, nunca hizo nada malo en su vida. Sin embargo, tiene una historia difícil y es ingenioso ¿Y Kaz, Inej y Jesper? Sí, también son geniales. Los dejaré para la reseña del próximo libro.


En cuanto a lo estrictamente técnico, la narración de Bardugo es sencilla. No anda con vueltas. La única dificultad que se puede llegar a presentar son las palabras en otro idioma y que tuve que buscar (porque algunas no se traducían). Deduzco que algunas son de la trilogía anterior. La novela está separada en capítulos y cada uno cuenta con el punto de vista de un personaje, narrado en tercera persona. Me gustaría que esa voz tuviera más de la personalidad del personaje, como sucede en Corazón de tinta. No falta ni el humor ni escenas que parecen un poco de relleno (las disfruté igual). Al principio me molestaba la escasez de descripciones o lo lánguidas que eran, hasta que se fueron asentando más en la segunda mitad del libro. Tiene buenos giros (algunos no los vi venir), a pesar de que me pregunté qué tan convenientes fueron para la trama. Los repasé varias veces pero no encontré alguna fisura o algo que me haya hecho pensar que no estaba preconcebido.


Lo último que quiero señalar es que en Six of Crows casi no hay romance y las pocas escenas que se pueden considerar así no son melosas. Los personajes no pierden la concentración en el trabajo que están haciendo, así que no hay tiempo para hablar de sentimientos. Esto lo agradecí muchísimo. No obstante, tengo que confesar que apoyo mucho a dos parejas. Tampoco quiero olvidar mencionar que las dos chicas de la historia tienen una amistad muy linda y tienen juntas un par de escenas que me emocionaron.


Six of Crows no es un libro perfecto (si es que eso existe), pero sí tiene condiciones para serlo y eso ya es suficiente. Eso no significa que me haya vuelto menos exigente, sino que trato de enfocarme en lo bien en que la paso leyendo un libro de estas características y los puntos positivos y sorprendentes. Ya tengo Crooked Kingdom esperando en la biblioteca… y a los seis ladrones/ asesinos/ espías/ jugadores compulsivos que empujan esta historia.

Enlace: https://desarmandoclasicos.b..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más