InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de airinbartt


airinbartt
25 abril 2021
No sabéis las ganas que tenía de ponerme con él; estaba deseando leerlo para conocer el motivo de por qué todo el mundo lo adoraba y lo recomendaba hasta la saciedad. Y, después de leerlo, tengo que estar de acuerdo con toda esa gente. Vaya maravilla de libro. Vaya personajes. Vaya ambientación. Vaya trama. Y no hablemos de lo bien que escribe esta señora. En fin, que Seis de cuervos se ha convertido en una de mis mejores lecturas de toda la vida, aunque, como ya veréis, no le haya puesto sus cincos estrellas (algo que explicaré en breves).

Sin duda alguna, una de las cosas más fascinantes que tiene este libro es la ambientación. Y esto no algo que pase solamente, aquí, en Seis de cuervos, sino en cualquier libro que esté ambientado en el Grishaverso. Vaya maravilla de mundo que nos ha dado la autora. Hay que reconocer que Leigh Bardugo tiene una gran capacidad para crear mundos y lugares que son la mar de interesantes, con una gran riqueza de detalles, y de plasmarlos de forma magistral en sus novelas, sin necesidad de largas descripciones que ocupen páginas y páginas del libro y dando la información justa y necesaria sin llegar a saturar al lector con detalles innecesarios.

En el caso de Seis de cuervos, la trama no se sitúa en Ravka (como pasaba en la trilogía Grisha), sino en Ketterdam, la principal ciudad de una pequeña isla, Kerch, que se encuentra en medio del Mar Auténtico. En este aspecto, si la ambientación de Ravka se basaba en Rusia, en el caso de la de Ketterdam, podría decir que se parece a esos escenarios de steampunk ambientados en la Inglaterra del siglo XIX. Por otra parte, también conocemos otros de los países más importantes del Grishaverso: la temible y salvaje Fjerda, una tierra totalmente distinta (en todos los sentidos) a su país vecino, Ravka; una tierra (en cuanto a paisajes) que me ha recordado un poco a la de la serie Vikingos y la de Skyrim del juego de The Elder Scrolls V: Skyrim, con esos tintes de tierra salvaje, inhóspita, medieval. Además, podemos relacionar la ambientación de Fjerda con la época de la caza de brujas que se llevó a cabo en la Europa medieval, pues, al contrario que Ravka, el ser grisha está condenado por la ley fjerdana. Además, existe un grupo de hombres, los drüskelle, que se dedican a cazar y a matar a los grisha al más puro estilo de la Inquisición.

Por otra parte, la trama me ha parecido una maravilla y una auténtica genialidad. Quizás, esté exagerando un poco, pero, a mí, las historias de robos y atracos me fascinan (además, la historia me ha recordado un poco a La casa de papel, una serie que me encanta). Es más, siendo sincera con todas/os vosotras/os, me empecé a enganchar al libro justo en el momento en el que Kaz y los demás cuervos (Inej, Jesper, Nina, Matthias y Wylan) empiezan a idear y esbozar el plan para entrar en la Corte de Hielo; me pareció interesantísimo leer cómo iban maquinando el plan (sobre todo, Kaz que es un auténtico genio), todos los movimientos que iban a seguir para infiltrarse en esa fortaleza casi inexpugnable y cómo improvisaban sobre la marcha cuando algo no les salía bien. Y no hablemos de las últimas cien/ciento cincuenta páginas; estaba tan enganchada al libro que, hasta que no lo terminé, no me quedé tranquila (y con el deseo de continuar con Reino de ladrones).

Asimismo, tengo que destacar que, a lo largo del libro, vamos a encontrar una serie de guiños y referencias a la trilogía Grisha que, personalmente, me han encantado y me hicieron bastante ilusión (aunque también me hicieron sentir nostalgia porque le cogí bastante cariño a los libros de la trilogía y a sus personajes). Y aquí entraría la pregunta de, ¿se puede leer la bilogía de Seis de cuervos antes que la trilogía? Poder se puede, sin embargo, es recomendable leer primero la trilogía, básicamente, porque, en Seis de cuervos, os vais a encontrar con spoilers de los anteriores libros y, quizás, porque, al principio, estéis un poco perdidos con temas de ambientación y tal.


Indiscutiblemente, los personajes son el plato fuerte y principal de la historia. En serio, vaya maravilla de personajes, y no solo porque Leigh Bardugo haya hecho un gran trabajo a la hora de crearlos y desarrollarlos, sino también por lo atractivos y lo carismáticos que son cada uno de ellos, a pesar de ser criminales, ladrones, asesinos, etc. En ese sentido, en Seis de cuervos, no nos vamos a encontrar personajes buenos y malos con todo lo que conlleva dichas etiquetas, sino con personajes grises, antihéroes, que trabajan pensando en su propio interés y beneficio. Son ladrones, estafadores, asesinos…, en definitiva, son criminales, la escoria de la sociedad, pero, aún así, son personajes que, por unos motivos u otros, nos caen genial e, incluso, empatizamos con ellos y queremos que les salgan bien todos los planes y no sufran ningún daño a pesar de que, muchas veces (por no decir la mayoría de veces), utilizan métodos poco ortodoxos y de dudosa moralidad para lograr sus fines. Y es esta la gran genialidad de la autora: presentarnos unos personajes que, en la realidad, no los querríamos ni en pintura (porque seamos sinceros, Kaz, por ejemplo, aunque nos parezca muy atractivo —o a mí me parece muy atractivo—, yo, por lo menos, no lo querría cerca mía), pero, en la ficción, por la forma en la que están tratados y llevados (mis más sincera admiración, Leigh Bardugo), por la carisma que derrochan cada uno de ellos y, sobre todo, porque son "humanizados" y vemos más allá de su faceta como criminales y embaucadores (por ejemplo, conocemos algunos de los miedos y traumas que cargan a sus espaldas los protagonistas), logramos empatizar con ellos y, en definitiva, que nos caigan tan bien. En serio, y aquí viene mi parte fangirl, estos personajes se han ganado un hueco en mi corazón (sobre todo, la diosa de Inej) y cada uno es especial a su manera.

Sumado a todo esto, no puedo irme sin hacer mención al estilo de la autora. En una palabra: sublime. Leigh Bardugo escribe francamente bien y, con cada libro que publica, se supera. En este aspecto, se nota que ha mejorado muchísimos con respecto a la anterior trilogía.

Y ahora voy a enunciar los puntos no tan positivos de Seis de cuervos. En primer lugar, aunque la trama me ha encantado, es cierto que las primeras 80 páginas me han parecido algo introductorias y el libro no ha terminado de engancharme hasta que no estuvieron reunidos los seis cuervos y empezaran a maquinar el plan para entrar en la Corte de Hielo. En segundo lugar, me hubiera gustado que Wylan, uno de los cuervos, hubiera tenido capítulos narrados bajo su perspectiva; hubiese sido interesante conocer el punto de vista de este personaje (pues es el personaje más inocente y "puro" de entre los seis de cuervos) y ver su evolución a lo largo del libro.
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más