InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de LAKY


LAKY
28 diciembre 2018
Rita ha regresado a Elda, el pueblo que la vio nacer. Hacía treinta y tres años que no iba por allí. Su vida en Londres como directora de cine de éxito la mantiene muy ocupada; además, en Elda dejó recuerdos que no está ansiosa por recobrar. Pero tendrá que hacerlo y, además, de sopetón. En Elda tenía muy buenas amigas, amigas de la infancia, del instituto. Pero, tras terminar COU, todas ellas mhicieron un viaje de fin de estudios a Mallorca y allí pasó algo de lo que ninguna ha querido volver a hablar.

La vuelta de Rita hace que los secretos largamente ocultos hayan de salir a la luz. Y es que una de las amigas aparece muerta y, aunque todo apunta a un suicidio, la policía pronto descubre incoherencias.

La verdad es que prácticamente podría ahorrarme la reseña y hacer casi un “copia y pega” de la que hice de “El color del silencio” porque todo lo que dije de aquélla lo puedo decir de ésta. Por ejemplo, decía entonces: “No os puedo decir qué me ha gustado más de esta novela: si la historia en sí, sus personajes, sus escenarios, la forma en la que está escrita… Y no os lo puedo decir porque todos los elementos que la componen me han encantado. “El color del silencio” narra una historia preciosa que, además, gana en cada página en emoción e intensidad; tiene unos personajes inolvidables; nos traslada a un escenario idílico y la forma en la que está escrita es de diez”. Pues lo mismo digo de “Las largas sombras”: La historia es de diez, los personajes inolvidables, el escenario (tanto espacial como temporal) me ha encantado, la prosa divina… Todo ello hacen de “Las largas sombras” una novela sobresaliente, inolvidable.

La historia se va a desarrollar en dos tiempos. Uno es el presente, entendiendo por tal el año 2007. Otro es el pasado, el verano del año 1974. Ambas tramas avanzan de forma lineal.

En la del pasado conoceremos a siete chicas de diecisiete-dieciocho años. Están estudiando COU y son muy amigas. Sabremos cómo eran entonces, cuáles sus sueños (luego podremos comprobar si se han cumplido y si han cambiado mucho su forma de ser). Junto a unos profesores y a unos chicos del instituto, están preparando el viaje de fin de curso a Mallorca; una semana en un hotel idílico donde todas pretenden desmelenarse y ligar con suecos, cuanto más altos y rubios mejor.

Hay que situarse bien: en el año 1974 aún vivía Franco. Estas chicas han sido educadas conforme a los valores franquistas. Tuvieron que vivir cosas que hoy nos parecen absurdas como que a una mujer infiel se la pudiera meter en la cárcel. La novela está fenomenalmente situada en la época. Una época que a mi me pilló de niña pero que he sabido reconocer perfectamente y que me ha encantado encontrarme en esta novela. Sobre todo si comparo chicas de esa edad de la actualidad, con la libertad que tienen, que dan todo por supuesto. No es el caso de Rita y sus amigas, que querían comerse el mundo, querían cambiarlo, pero no lo tenían nada fácil por la cantidad de cortapisas que se ponía entonces a las mujeres.

La parte del pasado está llena de intriga. Desde el primer momento sabemos que algo grave pasó en Mallorca. Algo de lo que no han vuelto a hablar, algo que les sigue doliendo. La autora mantiene la tensión hasta la última hoja porque, aunque hay cosas que se van desvelando, hay otras muchas que permanecen ocultas. de hecho, hay veces que da la impresión de que cuantas más cosas descubres, menos sabes. Hay capas y capas de secretos y, aunque en algún momento podemos llegar a pensar que la novela es previsible, os aseguro yo que no lo es en absoluto y que os va a tener en ascuas hasta la última hoja. Y eso que no es propiamente una novela de misterio.

En las novelas en las que hay dos tramas, suele pasar que una es más potente que la otra (normalmente la del pasado). No es el caso de esta novela o, al menos, no me lo ha parecido a mí. Me han gustado ambas por igual. Probablemente porque están tan íntimamente relacionadas que en el fondo son la misma trama vista en dos momentos diferentes. Me ha gustado ver qué ha sido de las chicas, ahora mujeres de cincuenta y un años. También ver cómo recuperan su amistad a pesar de que todas ellas han cambiado. Y, por supuesto, me ha gustado la parte de intriga que también tiene esta parte: ¿Se suicidó Lena? ¿La han asesinado? ¿Quién ha podido ser?

Las largas sombras” es una novela rica y compleja, para leer con atención; a ser posible despacio, disfrutándola a tope. Digo a ser posible porque el cuerpo te pide seguir y seguir, es difícil parar de leer, realmente quieres saber qué ha pasado. Pero está tan bien escrita, tiene tantos detalles, tanto fondo…, que lo ideal es degustarla de a poquitos para que no se nos pase nada

Los personajes son increíbles. Todos y cada uno de ellos. Dibujados con mucho mimo y precisión, tanto en el presente como en el pasado; son personajes que llegan y que se quedan contigo. No puedo elegir ninguno de ellos como favorito porque, cada uno en su estilo, me han gustado todos. de verdad que me resultará difícil olvidarlos

Una vez más, la novela está escrita de una forma impecable. La prosa de Elia es muy cuidada y elegante, llena de intensidad y emoción cuando la situación lo requiere. Dibuja bien los personajes, describe bien las escenas y lleva adelante con mucha solvencia una trama de desarrollo complejo. Y sabe mantener la intriga y el interés y acrecentarlos a medida que avanza la historia. La riqueza de la prosa de Elia no está reñida con el entrenamiento: “Las largas sombras” es una novela muy entretenida y de sencilla lectura.



Conclusión final

Por si no lo habéis notado, me ha encantado esta novela. Sin duda, cuando haga el resumen de las mejores lecturas del 2018, estará en lugar preferente. No os la perdáis
Enlace: https://librosquehayqueleer-..
Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más