InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Lawerson


Lawerson
29 enero 2019
Iron Flowers es el inicio de una bilogía de fantasía, el debut literario de su autora, una historia que se vendía como una mezcla entre La Selección y la fuerza de Katniss Everdeen pero que, finalmente, ha sido una completa decepción. Contado a dos voces y en primera persona por las dos protagonistas de este libro, Serina y Nomy, sinceramente no tengo ni idea de por donde empezar una reseña de un libro que tiene una nula historia o trama, así que antes de contaros mis sensaciones con esta lectura, dejadme exponeros una pregunta que he tenido en la mente desde el momento en que terminé el libro: ¿dónde demonios está esa fantasía con la que es catalogado este libro? Porque no la he visto en ningún momento. El libro ya empieza bastante confuso y precipitado, unos primeros capítulos en los que no se explica nada de nada y te mete, directamente, en la selección de las Gracias. La verdad es que, personalmente, ya iba con la sensación de que no me estaba enterando demasiado de lo que la autora estaba contando y explicando, pero aún así seguí hacia adelante creyendo que las explicaciones vendrían más adelante. Craso error. No es que el libro se hiciera de rogar, la verdad es que el ritmo que tiene es tan lineal que te lleva siempre por el mismo camino, sin destacar demasiado, pero es verdad que es un libro que carece de sorpresas, misterio, giros, un buen argumento, unos buenos personajes, una buena ambientación y de emoción. Porque no pasa absolutamente nada, estás leyendo todo el rato lo mismo, intercalando entre hermanas, para estar por un lado en un mundo más oscuro y peligroso, viendo como tiene que apañárselas para no morir y sobrevivir, para estar, por otro lado, dentro de palacio, en un lugar que sigue siendo bastante hostil pero que, en lugar de darte lucha y supervivencia, te da un plan de rescate que al final no sale bien. Lo típico. El primer escenario, ese más oscuro, si que puede dar algo más de vida a la lectura, tiene escenas con acción, muerte y sangre. Pero, sinceramente, he estado ante una lectura en la que no entendía nada. Como digo, el libro es bastante monótono desde el principio, muy directo, que no se para en pensar y en describir, en crear, sino en soltar más y más cosas que, luego, ves que no tiene ningún sentido sin nada anterior que lo justifique. Así que llegué a un punto en el que la historia se me estaba haciendo infumable e insoportable porque, una vez más, no pasaba nada de nada.

Hay muchas cosas que me encantaría comentar. En serio, muchísimas. Y espero que pueda hacerlo sin enrollarme demasiado y hacer de esta reseña una interminable, pero los grandes fallos del libro hay que comentarlos sí o sí, así que vamos a por el comienzo. Sabéis lo que es el worldbuilding, ¿verdad? Pues bien, olvidaos de eso aquí porque no hay ninguno. O sea, el libro empieza directamente con Serina y Nomy siendo separadas de su familia, una porque es elegida como candidata a ser Gracia y otra porque será la doncella de su hermana, y ale, cada una ya por su sitio. No tengo ni idea de cómo se llama el mundo/reino en el que sucede todo, por el que andamos. No hay ciudades, no hay población, no hay nada. Un poco de historia pasada, bastante interesante he de decir, una buena idea que se desinfla y desaparece corriendo, todo de manera superficial. Un trozo de tradición, pero todo superficial. Lo demás, un agujero negro. Cada vez que se describían escenas en palacio mi mente estaba 1) imaginándose un pasillo largo largo, con una habitación grande a lado y una salia al final (vamos, que ni siquiera el palacio está bien descrito como para imaginarse los lugares correctamente); y 2) me imaginaba el castillo construido en un campo extenso sin nada alrededor (en plan, el único lugar del mundo. Todo a su alrededor, vacío verde). No se camina por ninguna calle (bueno, ahora que lo pienso, solo por una y un par de tiendas), no se investiga, no se interactúa con nada. Vaya aburrimiento de mundo inexistente, en el que solo unos pocos detalles se nos lanzan para que incluso las consecuencias y actos de sus personajes no se queden cojos.

El segundo error garrafal de este libro, su historia en sí. Plagada de muchos clichés. Desde leguas se veía qué iba a pasar con cada personaje. No sorprende porque ya has visto mil veces el mismo esquema. Antes de profundizar en esto creo que es necesario hablaros de los pocos personajes que han salido y, sí, de nuevo de manera superficial. Por un lado tenemos a Serina, una chica que desde que tiene memoria siempre ha querido ser una Gracia porque ser el objeto sexual del heredero, la que podría darle su hijo, es lo máximo a lo que aspira. Es una chica que no me ha dicho nada de nada porque no se nos cuenta gran cosa de ella. No la conocemos, no se nos muestran sus miedos, sus aptitudes, sus sueños, su manera de ser, de actuar, de hablar, de ver las cosas... nada de nada. Y Nomy más de lo mismo, pero con un punto más decepcionante. Ella empieza como una chica que puede parecer interesante: un toque de picardía, rebeldía, inteligencia. Todo eso se pierde en cuanto entra en acción Asa, el hermano del heredero, EL SALVADOR. Ay, señor, si estaba todo más claro del agua lo que iba a pasar, Nomy, hija. Pues bien, os juro que cuando conocí a las dos hermanas, sobre todo a Nomy, me dije "seguro que es la que cambia totalmente de personalidad por culpa del chico y pasa de ser una protagonista fuerte a una vulnerable, sosa y perdida sin el chico a su alrededor" BINGO. Así que nada. Y, bueno, quedan algunos personajes más, como el heredero, que se muestra como una persona malvada y sin corazón, igualito a su padre. Luego, pasa lo que pasa, el caso más típico de príncipe con padre malvado. Y las otras candidatas, plagadas de estereotipos (una de ellas se salva, en realidad, da algo de personalidad a todo este batiburrillo de personajes). Pues bueno, nada más conocerlos, todos ellos de pasada porque no se establece ninguna conexión, no empatizas con ellos, o ni siquiera son capaces de vivir en tu mente porque de descripciones vamos mal, mal, sabes perfectamente de qué va cada uno, donde van a acabar y todo eso.

Más cosas que son fallos: el romance. Madre mía, hacía tiempo que no me topaba con un romance así de llevado, estilo instalove. Todo va relacionado con lo que os he comentado ahora mismo de los personajes, en cuanto interactúan, la chica que al principio era la fuerte, está tonta perdida y embobada, pensando en que lo acaba de conocer pero ya confío mucho en él y ya lo beso, ¿por qué no? Y luego, para qué variar, se crea un triángulo amoroso de esos que no están bien llevados lo mires por donde lo mires. ¿Queréis que os diga ya aquello que ha sido lo que más me ha chirriado pero que, a su vez, ha aportado la única cosa pequeña, enana, buena? El tema del "feminismo". Lo pongo entre comillas porque, bueno, el chico lo salva todo de nuevo y la chica, en un segundo plano. Además de que es algo tan olvidado que no aporta casi nada a la historia. Pero eso, al menos ha dejado algo guay que es el mensaje de luchar. El mundo de Serina y Nomy es una cárcel para las mujeres, no pueden hacer nada, no tienen derechos, son esclavas. Y hay una parte, por el final, en el que ya se ve esa unión, en el que ya se ve ese espíritu de querer alzarse, combatir contra las cadenas y luchar por los derechos que merecen. Creo que eso es lo único bueno que ha tenido el libro. Por lo demás, nada de nada.

En resumen, Iron Flowers ha sido el gran batacazo de este mes y, seguramente, del año. Un libro con una historia nada definida, sin saber qué es lo que quiere contar, con unos personajes planos y sosos, y un ritmo bastante lineal que completa el desafortunado comienzo de una historia a la que le falta de todo.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}