InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8491292608
Editorial: Suma de Letras (14/06/2018)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 22 calificaciones)
Resumen:
¿Se puede avanzar hacia el futuro con las cicatrices del pasado? Lena está a punto de descubrirlo. ¿Quieres leer su historia? Lena tiene veintiséis años y vive junto a su padre, un afamado novelista que pasa la mayor parte del tiempo fuera, y su abuela en una lujosa casa de Madrid. Su vida vacía y gris se divide entre el trabajo en una tienda de discos, salir con sus amigos y acostarse de manera intermitente con Daniel. Pero todo cambia el día en que su padre ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (22) Ver más Añadir una crítica
Lawerson
 29 enero 2019
Con su pluma característica, juvenil, fresca y directa, Sara Ballarín regresa al panorama literario con El Vuelo de Lena, un autoconclusivo que nos presenta a Lena, una chica que nos enseñará a no rendirse jamás, a descubrir exactamente quien eres y que quieres en tu vida, y a avanzar hacia adelante con la cabeza bien alta para conseguir, finalmente, todo lo que siempre has querido. Contado a dos voces, y a dos tiempos, Lena será parte de la narración, siempre en primera persona, intercalándose con la vida y memoria de su abuela, que nos trasladará años atrás para conocer un mundo y sociedad diferente, y para darnos a conocer una historia de superación, lucha y libertad. Con el primer capítulo tenemos unos momentos para introducirnos la historia, Lena, su vida y su familia, toque superficiales que irán expandiéndose a partir de un giro argumental que dará el pistoletazo de salida a esta historia que, a partir de ese momento, nos empieza a dar esas dos narraciones, tiempos y visiones. Intercalando dos historias, la de Lena y la de su abuela, el libro se va a leer con bastante agilidad al principio, unos capítulos que se leen sin dificultad alguna, siendo dinámicos y estando en constante viaje, consiguiendo que la historia avance de manera entretenida a lo largo de sus capítulos y páginas. Sin embargo, cuando llegamos a la mitad, parece que esa intensidad y rapidez se ve ralentizada y pausada a causa de la repetición de las escenas. Hay que saber que, al ser una historia de superación y de saber encontrarse a sí misma, no es una historia con acción a raudales, con giros cada dos por tres ni con momentos de infartos. Es una historia que, si bien empieza sin problemas, cómodamente y con agilidad, se estanca poco a poco en la historia de Lena, una que empezó a llegar me a aburrir un poco ya que siempre sucedía lo mismo y parecía que se había estancado ahí y no iba a avanzar. Esos han sido los momentos más cuesta arriba que he encontrado, esa mitad del libro que parece que no lleva a ninguna parte, costando leer más de lo normal debido a que no hay nada que te llame la atención a esas alturas, te entretenga o de un cambio de aires para tener algún giro interesante en la historia. Aún así, la historia se puede seguir leyendo, no son momentos que te desconectan del todo, acabando en unos momentos finales que vuelven a retomar esa agilidad del principio, cerrando la historia con un punto final adecuado, cerrado y con buena sensación.
Mi principal problema con el libro ha sido lo que os he mencionado, esa parte media del libro con la que me he sentido más ida, en la que me he sentido más distraída y no estaba metida tanto en la historia. Es cierto que lo que nos cuenta la abuela de Lena ha sabido mantener esa parte que sí se estaba interesando, es lo que ha conseguido que no me alejase del todo del libro. Pero es que la vida de Lena, en esos momentos, me parecía demasiado monótona y, al final, me acababa aburriendo. A ver, no es que mi vida sea una fiesta multicolor diaria, es muy, pero que muy monótona. Y creo que justamente por eso, leyendo a Lena, esperaba a una chica con más movimiento, que me distrajera más. Sin embargo me he encontrado con momentos que se resumen en fiestas, borracheras, escribir y tener sexo con Daniel. Mucho sexo. porque, madre mía, día sí y día también. Que, oye, ole tú, pero, no sé, dame más. No me muestres siempre lo mismo, todas las noches que si abrazos y sexo y poco más. He sentido en más de una ocasión que había momentos que sobraban porque no aportaban nada esencial a la historia, capítulos que podrían haberse resumido perfectamente para no cansar al lector. Ojo, esto también es algo personal ya que, cuando una historia se estanca en eso, me llega a aburrir demasiado. Ya sea un contemporáneo, una fantasía o cualquier otro género. Me aburro mucho con un romance cuando se alarga así.
Resultado de imagen de writing aestheticPor otro lado, está el tema de los personajes. Lena es la que más o menos se deja ver mejor, pero tampoco he llegado a conocerla del todo y no he sentido ningún tipo de conexión. Hay cierta evolución, pero para mí no ha sido una evolución completa o que se nota muchísimo. Hay avances, Lena consigue ser más ella pero, como ya digo, al estancarse su historia en esos momentos de sexo, escritura y fiesta, me ha faltado más profundidad, más desarrollo. Así con los demás, no he conseguido ver bien a ninguno de los personajes secundarios. Y Daniel me ha sacado de quicio en un momento dado, cuando parece que se convierte en una persona completamente diferente y empieza a culpar a Lena de la situación que están viviendo. no me ha gustado nada, pero nada de nada, ese comportamiento. Él también tiene la culpa pero la que sale perdiendo es Lena, bajo la excusa de que no se abre y que necesita espacio. Pues sí, todo el mundo necesita su espacio, acaba abrumando cuando una persona está encima de ti todo el tiempo. Así que no, ni su comportamiento ni excusas me han gustado ni un pelo.
La pluma de Sara es muy similar a la que conocí en Contigo en el mundo, con la diferencia de que en el libro anterior me gustó más. Sigue siendo una pluma juvenil, fresca y directa, que no tiene pelos en la lengua y que describe y muestra la realidad tal y como es. Me ha gustado eso de ella desde el principio, que no se corte, que lo exprese como quiere y como es, que sea realista y que trate a sus personajes como lo que son, jóvenes alocados pero con sueños y miedos que necesitan encontrar sus hueco en este inmenso mundo. Tengo que destacar, no obstante, que mientras leía se me hacía todo demasiado perfecto. La autora intentaba meter problemas reales en la vida de Lena pero la cantidad de consejos que recibe hace que el libro parezca también uno que te da consejos a ti. No sé exactamente como explicarlo, pero muchas veces me he encontrado con la sensación de estar ante algo que me da lecciones, cosa que no está mal, pero que he visto en exceso.
En resumen, El vuelo de Lena es el nuevo libro de Sara Ballarín, una historia de superación que empieza con fuera, pierde algo de empuje por la mitad y acaba con unos momentos buenos y acertados. A pesar de la falta de desarrollo y profundización en algunos elementos y personajes, es un libro que se puede leer sin problemas gracias a la pluma fresca y directa de la autora.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
MonicaM
 06 agosto 2018
Antes que nada, quiero dar las gracias a la Editorial Suma de Letras.
Dicho esto comenzamos con la opinión personal.

Bueno, antes que nada, he de confesaros que no conocía a la autora, en alguna que otra stories la he mencionado, y me ha respondido de manera simpática, eso me agrada en los autores.

Una pequeña curiosidad antes de comenzar, que os quería haceros partícpe, tras acabar este post, busqué la canción que sale al principio de la reseña, y la canté mirando este fragmento que os dejé arriba. Sin duda, es la mejor canción para acabar este maravilloso libro y bonita historia.

Dicho esto, quiero comenzar con la sinopsis, para luego concluir en la moraleja y en la reflexión que me ha dejado este libro. Os mentiría si dijera que este libro no me ha dejado marca. Ha dejado una gran marca en mi piel. Sus páginas me han llegado al alma. Me he impregnado de cada frase. Eso, solo ocurre cuando lees un buen libro.

Comenzamos por Elena o Lena, es una chica de veintiséis años, trabaja en una tienda y aunque aparentemente parece feliz, su interior muestra lo contrario. Pues lo que nadie sabe es que bajo esa carita feliz se esconde una niña, triste, que ha visto morir a personas cercanas a ella.

Personalmente, no quiero hablar mucho de este tema, porque creo que ni yo sé gestionar esta situación.

Junto a Lena está Daniel, un amigo con derecho a roce, y del cual, surgirá lo que llamamos, “el roce hace el cariño.”
Daniel es compañero de la tienda donde trabaja Lena, y es este, quien le presenta a Lena a sus amigos, Lidia, Darío, Luis y Abel, pareja de Darío.

La relación de Lena con su padre no es demasiado buena, es más nunca sobrepasa la línea de la cordialidad. Debido, especialmente, a que su padre es un prestigioso escritor y se pasa la mayor parte del tiempo escribiendo y promocionando su libro.

Por lo que, nuestra quería Lena, pasa la mayor parte del tiempo sola y sin hablar con nadie, como consecuencia de esto, a nuestra protagonista le va a contar abrirse y contar lo que siente a otras personas.
La gran reflexión que saco, pues la verdad es que me he quedado con varias cosas. Os la desgloso enseguida.

La familia es una parte fundamental en nuestra vida, a nivel afectivo, desde pequeños nos dan cariño y amor. Gracias a nuestra familia aprendemos a querer y valorar las cosas.
Me parece genial que este libro me haga reflexionar, que me obligue a pararme y pensar “soy un afortunada, por tenerlo que tengo, lo poco que tengo, soy feliz.”

Pocas veces nos lo decimos y pocas veces lo pensamos.
Lena, desde pequeña ha llorado la muerte de familiares, el duro golpe, el dolor, sin saber cómo afrontarlo y en quién apoyarse para salir de ese pozo sin fondo que parece que estamos cuando nos dan una noticia triste.

Resulta complicado asimilarlo. Gracias a la autora, me he parado a pensar y me he dicho “estoy haciendo las cosas bien y estoy disfrutando de los míos.” En eso consiste la vida. En sacrificarte y pasar tiempo con los tuyos. Como sabéis, me podría pasar horas y horas leyendo, pero hay veces que me digo “hoy voy a disfrutar de los míos, ya leeré mañana o pasado.”

"Todas las navidades, extraño a personas que faltan en la mesa, pero nadie se va del todo si lo recuerdas todos los días."

Todas las navidades, extraño a personas que faltan en la mesa, pero nadie se va del todo si lo recuerdas todos los días.
Lena pierde a su madre y a su hermana. Nada más cumplir veintiséis años, su yayi, su abuela paterna, fallece.

No sé que decir de la función que tiene un abuelo en la vida de un nieto, ni qué lugar ocupa una abuela en la vida de una nieta. Que desde que nace, esa nieta está en brazos de su abuela, la que la calma, la que le pone caras. Por favor, valorad lo que tenéis ahora, mañana será demasiado tarde.

Pensaba que mientras leía la historia, alguna lágrima asomaría, pero no, sigo siendo dura para llorar.

Tras el fallecimiento de “Yayi”, esta le deja un libro, una especia de diario, en la que le cuenta su vida a su nieta, Lena.
Vemos una Francia en los años 50, la diferencia de un lugar a otro, una Francia liberal, que bebía para celebrar no solo los hombres, que las mujeres vestían como querían. “Yayi” nace en una familia humilde, conoce a un chico que llega de Francia, Andrés, y éste, años más tardes, se convertirá en el abuelo de Lena.

Del final, me esperaba más bien demasiado, ya que el principio de la historia comienza fuerte, lo que hace que el lector quiera más.

Los personajes me han enamorado, los he querido, cosa que no suele pasarme y les tengo un cariño especial. de Daniel me ha gustado su fidelidad, de Lena su evolución. Si tengo que definir en una palabra esta historia, sería evolución, desarrollo, progreso. de sus amigos, Luis, Darío y Lidia, me quedo con el buen rollo que hay siempre entre este grupo, su manera de disfrutar de las pequeñas cosas, de mantener al margen los problemas entre uno y otro componente del grupo.
La madurez, algo que suele faltar muchas veces en reuniones de grupo. El respeto hacia las personas, las bromas bien gastadas sin ofender a nadie, eso, es un grupo de amigos. Y se ve reflejado en este libro, la amistad, uno de los temas más importantes que tenemos que valorar en nuestra vida. La amistad sana.

A través de las historias de “yayi”, vemos cómo ha cambiado la mujer, de ser la encargada de cuidar a sus padres, hermanos, maridos a trabajar, su abuela trabajando haciendo la comida y manteniendo la casa y ropa limpia y Lena, trabajando.

Vemos, también, el amor a los libros, a las letras y a las escrituras. A Lena le gusta lo que su abuela cuenta, pero hay días que no las lee, en mi caso, os confieso, devoraría el libro en una hora, ¡qué interesante!

El padre de nuestra protagonista es un escritor y Lena quiere comenzar a escribir su propio libro ¿lo conseguirá?
Vemos algún que otro guiño más a la lectura, pues Daniel, es una escena Lena entre en su dormitorio y encuentra un libro abierto en la cama de este. No sé si es casualidad o no pero últimamente vemos muchos libros en los que se hace referencia a la lectura y a los escritores.

La pluma de Sara es elegante y transparente. Os confesaba anteriormente que no conocía a la autora, pero desde este libro quiero y deseo poder tener la oportunidad de leer pronto dos obras: Contigo en el mundo y El cuaderno de Paula. de hecho, ya la tengo apuntada en la lista de mis libros pendientes.
Me ha gustado mucho la historia porque es un libro dentro de otro libro, la historia que cuenta Lena y la que cuenta “yayi” a través de su propio libro.

Quisiera, para acabar este post, recomendaros el libro a todxs, da igual si no os gusta el romance, si no os gusta la autora, si no os gusta los thrillers, leed el libro, la historia, las palabras, las frases, la manera de decir adiós al dolor, la forma de seguir hacia adelante. Leed la historia porque es el principio de algo.
Antes de dejar aquí la reseña, quiero que me digáis si conocíais a la autora, si habíais leído algo de esta, qué os ha parecido y si pensáis leer algo de Sara Ballarín.

Por último, quiero dar las gracias de nuevo a la editorial Suma de Letras. ¡Muchísimas gracias!
Enlace: https://blogdeunalectoraa.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Nedyah
 28 junio 2018
Hace cosa de un año descubrí la pluma de la autora con la novela Contigo en el Mundo y fue una historia que me gustó mucho más de lo que esperaba. Así que en cuanto supe de esta nueva publicación suya no me lo pensé dos veces.
El Vuelo de Lena nos cuenta la historia de Lena, una joven que, tras la pérdida de su madre a muy temprana edad, y posteriormente la de su hermana, ha cerrado su corazón por miedo a abrirse y perder de nuevo a esa persona. Por ello, vive feliz teniendo encuentros esporádicos con Dani, sin más ataduras que las de la amistad que les une. La única persona con la que Lena cuenta en su día a día es Yayi, su abuela paterna, una mujer que la ha criado como a una hija y a la que adora con todo su corazón. Su padre, un escritor famoso, es una persona ausente y comprometida con su trabajo que rara vez cumple con sus funciones de padre, salvo para echar por la borda las ilusiones de Lena en cuanto a la escritura, pues solo sabe sacarle fallos a todo lo que escribe. Pero cuando una nueva pérdida golpea a Lena, su padre no se lo piensa dos veces y le entrega las memorias de su abuela, una lectura en la que Lena profundizará a medida que pasan los días y su vida empieza a cambiar, recuperando una parte de ella que creía perdida y aprendiendo que hay que dar rienda suelta a los sentimientos y no alejar a las personas que más queremos y necesitamos junto a nosotros.
La trama de la novela se divide en dos historias. Por un lado, Lena nos cuenta su vida, su día a día, y, por el otro, a través de las memorias de su abuela conocemos el pasado de ésta y cómo fue su vida tiempo atrás: las pérdidas que sufrió, cómo conoció a su marido, los problemas que tuvieron que pasar en su época, etc. Con las memorias de su abuela, Lena aprende a superar los problemas que le afectan en el presente, permitiéndole ver un punto de vista diferente y que le animará a seguir sus sueños, por duro que sea el camino. Los momentos narrados desde el punto de vista de la Yayi son los que más me han gustado porque reflejan una época diferente y más cerrada, donde las críticas y los cuchicheos eran el pan de cada día y todo se intensificaba aún más, sobre todo las cuestiones privadas de pareja y el sexo, que eran considerados tabú. Con todo ello, Lena se irá abriendo y aprendiendo que la vida es un suspiro y que hay que aprovechar el momento, echarle coraje y disfrutar de la vida con una sonrisa sin importar lo difícil que se ponga todo. Siempre hay esperanza y más aún si uno lucha por lo que de verdad quiere. Porque de cada caída siempre sale una lección que nos servirá para el futuro y nos hará madurar y no volver a caer.
Lena es una chica sencilla, con una vida cotidiana y bastante normal. Por circunstancias de la vida, perdió a su madre cuando era un bebé, y en la adolescencia perdió a su hermana, con la que estaba muy unida, provocándole un vacío difícil de llenar. Con todo, vive su vida con normalidad, saliendo con su grupo de amigos, acostándose de forma esporádica con Daniel, con el que mantiene la relación perfecta, pues ambos son amigos con derecho a roce que no buscan nada más el uno en el otro y disfrutan de la compañía mutua. Además, Lena no es de abrirse a los demás y dejar que entren en su corazón, por lo que ese acuerdo con Daniel le viene de perlas. Lástima que el cerebro no mande sobre el corazón y pronto esa relación pasa a convertirse inconscientemente en algo más, y Lena tiene que aprender, con ayuda de las memorias de su abuela, a aceptar los cambios y permitirse sentir de nuevo y no salir corriendo a la primera de cambio. Lo cierto es que me he sentido muy identificada con ella y por eso creo que he disfrutado tanto de la historia y de ver la evolución que experimenta. Además, es un punto a favor que la novela esté narrada desde el punto de vista de Lena porque al ser una joven retraída y que no cuenta sus problemas a nadie, a través de sus pensamientos conocemos lo que le inquieta y le impide avanzar.
Daniel, el amigo con derecho a roce, es un personaje que también me ha gustado y cuya personalidad ha jugado un papel importante en la evolución de Lena. Daniel es un chico sencillo, amigable y comprensible que apoya a Lena en todas sus decisiones pero que, también, y como es lógico, busca y necesita que ella también lo incluya en esas decisiones e ideas. Es un personaje que, junto a su abuela, ayuda a Lena en su proceso evolutivo.
Yayi, es el otro personaje a tener en cuenta, pues con sus memorias conocemos más a fondo su vida y su historia, un relato con el que conoceremos los pros y contras de haber vivido en aquella época, pero también es un relato de superación y amor con sus momentos tiernos y emotivos.
También tenemos personajes más secundarios como Lidia, la mejor amiga de Lena; el padre de Lena y, a través de las memorias de la Yayi, el abuelo de Lena, un hombre dulce, honesto y que ama la vida y valora todo lo que esta le da junto a su mujer.
En cuanto a la relación entre Dani y Lena, tengo mis asperezas. El comienzo de la relación me gustó, es algo diferente a lo habitual con dos personas acostumbradas a la cercanía del uno y del otro sin haber sentimientos por medio, y que poco a poco van dándose cuenta de que hay algo más, pero tienen miedo de exteriorizarlo, de dar el paso, y que todo lo que han construido hasta la fecha se vaya al traste. Esa parte me ha gustado mucho, pero la cosa empieza flaquear cuando dan ese paso y empiezan a surgir las dudas y problemas. La forma de actuar que tienen posteriormente me dejó algo fría, con ganas de darles un par de bofetones a los dos, aunque, bueno, al final todo se arregla y volví a reconciliarme con ellos y su historia de amor.
La pluma de Sara Ballarín es directa y sin florituras, te lleva al grano y a los sentimientos, a lo que de verdad importa en la trama, y es otro punto a favor que te impide abandonar la lectura. Hay partes que se me han hecho algo lentas pero, en general, es una novela con momentos especiales, tanto en la vida de Lena como en la de su abuela, que ayudan a reflexionar y a ponerte en los zapatos de sus protagonistas. El final es muy emotivo y creo que no podría haber tenido otro mejor.
En resumen, 'El Vuelo de Lena' es una novela que hace reflexionar sobre los miedos que nos impiden avanzar, y a los que en algún momento de nuestra vida tenemos que hacer frente y dejar atrás para poder volar, como nuestra protagonista. A través de las memorias de su abuela, Lena aprende a sanar y abrirse a lo bonito que ofrece la vida. El camino será largo y no ajeno al dolor, pero la recompensa bien merecerá la pena.

Enlace: https://eraseunlibro.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Librosconraices
 26 septiembre 2018
s realmente fantástico, tanto el libro como la autora, a quien por cierto nunca había leído y ha sido todo un descubrimiento. Me la apunto sin pensármelo e intentaré seguir leyendo sus demás obras. Para que conozcáis un poquito mejor su pluma, comentaros que es muy ágil, su narración engancha desde la primera página, es sencilla y sus descripciones, tanto generales como relacionadas con los sentimientos de la protagonista, me han parecido muy acertadas. Considero que profundiza en lo necesario y consigue crear un vinculo muy especial con el lector.
La vida de Lena es un torbellino de emociones no resueltas tras varias perdidas familiares, entre ellas una ausencia muy grande como lo es la falta de una figura materna. Aunque su verdadero dolor proviene del recuerdo que dejó su hermana Mara, quien por desgracia falleció tras una grave enfermedad. Es una chica que se ha encerrado en sí misma y le cuesta mucho abrirse al mundo, y aunque parece increíble, eso tampoco le ha impedido brillar, porque si algo tiene esta chica es mucha personalidad. Ha sufrido muchísimo y en esta historia nos encontraremos con un caminito lleno de superación, veremos como cae y como se vuelve a levantar, porque desde luego Lena lo intenta... y eso me ha fascinado.
''La Lena vulnerable, imperfecta y volátil que es jodidamente preciosa por como es, vive y siente.''

Aunque os esté hablando de su historia, en este libro nos vamos a encontrar una más; otra vida, en otra época, en circunstancias muy diferentes y con palabras muy sabias. Sara Ballarin lo ha bordado. Me ha encantado adentrarme en esa segunda historia y hubiese querido leer más. Se ve otra forma de pensar y de conocerse a uno mismo en una época en el que está muy presente el machismo, razón de más para aplaudir el enfoque sobre las mujeres de antaño, quienes estaban educadas en un sistema patriarcal horroroso.
Dicha historia será un inesperado cachito de esperanza, el cual llegará tras el último golpe en la vida de la protagonista. Cuando su abuela y realmente el único apoyo ''materno'' que ha tenido durante toda su vida fallece, ésta le deja como último regalo y consejo, sus memorias. Son preciosas, y como os he dicho también, muy duras, pero a la vez son tiernas y dejan mensajes positivos sobre los que reflexionar. Y eso es lo que tendrá que hacer Lena, reflexionar mucho y poner en práctica los consejos de su abuela, quien incluso después de fallecer va a seguir apoyándola y ayudándola a salir del hoyo en el que se encuentra.
''Que error tan grande ese de cerrarle la puerta a cualquier sentimiento, flor. Solo porque hayamos tendido circunstancias adversas no significa que las merezcamos y que debamos cargar con la pena siempre.''
Otro punto fuerte de la trama es la relación entre la protagonista y Daniel, un chico que en un principio nunca hubiese imaginado que la calaría tan hondo, porque hasta donde ella sabía, solamente eran amigos y algo más. Su relación avanzará, aunque tampoco será tan sencillo, pues Lena deberá afrontar cosas mucho más importantes antes de entregarse del todo a esa posible relación.
Respecto al personaje de Daniel no tengo nada malo que aportar, aunque sí he chocado en varias ocasiones con él y era un poquito rehacía a como reaccionaba ante alguna que otra cosilla, que quien lo haya leído quizá me entienda y esté de acuerdo conmigo.
La trama está súper bien estructurada e hilada, es muy real y es sencillo sentirse identificada con la protagonista, meterse en su papel y sentir su pena. A mí me ha dolido y la he interiorizado sin darme cuenta. He conectado una vez más con un personaje, y eso es fantástico. También me he reído y me ha servido para reflexionar sobre temas que espero que descubráis si decidís leeros esta preciosa historia.
Solo me queda por decir que el final ha sido acertado y me ha dejado con sentimientos muy bonitos y a la vez bastante tristes. No me ha parecido que fuera desacertado, aunque tenía tantas ganas de seguir leyendo que no me hubiese importado alargar un poquito más la historia.

En definitiva, El vuelo de Lena es una historia en la que interviene un relato secundario que intercalará la historia principal con las sabias palabras de una persona que ha vivido mucho y ha querido legar ciertas experiencias ligadas con la superación. Aunque está llena de mucho sufrimiento, también está repleta de encanto. Es profunda y emotiva, con el toque perfecto de romanticismo, tan natural y sencilla que roza la perfección.
Enlace: http://librosconraices.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
martarl_1
 09 junio 2020
Lena es nuestra protagonista, durante su vida ha perdido a su madre, a su hermana mayor, y también perderá a alguien muy importante en su vida. Además, también se le añade que su padre, un famoso escritor, que debido a su trabajo debe estar en constantes viajes, por lo que no la ve demasiado. En un momento importante, le entrega una especie de diario que la abuela de Lena había escrito para ella, para ayudarla. En este libro, le contará su vida desde que conoció al que fue su marido, y lo que tuvieron que pasar. Tambien conoceremos a otros amigos de Lena, pero en especial a Daniel, con el que lleva tiempo teniendo una relación de amigos con derecho a roce. También estará Leire, que también pertenece al grupo de amigos de Daniel, y con la que pasa a tener más amistad que simplemtente salir de fiesta.
La historia, que está contada por Lena, se intercala con los capítulos del libro de la abuela de Lena, Elena. He disfrutado ambas partes, pero la historia de la abuela me ha sorprendido para bien, pues no sé por qué motivo pensaba que esas partes me aburrirían. Sin embargo, me ha recordado a las historias que me cuenta mi propia abuela sobre su pasado, como tenían que vivir ellos, y al final cogía cada vez con más ganas estos capítulos. Siempre he tenido la opinión de que hay que parender mucho de los abuelos, ellos han tenido mucha más experiencia y siempre dan sabios consejos. Por eso, creo que este libro me ha conseguido llegar más por la relación de la protagonista con su abuela.
Pero, admito que no estuve enganchada desde el inicio, y creo que ese es uno de los motivos por lo que no se ha llevado la máxima nota, porque hasta ya avanzado el libro no me metí de lleno en él. A partir de esto, ya lo devoré por completo, en serio. La pluma de Sara es relajante, idiotizante, que comienzas a leer y te pierdes en cada palabra que dice. Olvidas el tiempo y cuando te das cuenta, ha pasado toda la tarde.
El cambio de Lena desde el inicio del libro, hasta el final, es bastante notable. En algunos momentos me resultaba cobarde, pero sabe reconocerlo y cambiarlo, aunque cuesta. Su sueño es ser escritora, pero su padre le desvalorariza su trabajo, lo que le va quitando sus ganas de seguir escribiendo.
Como he comentado al inicio de la reseña, el año pasado ya leí un libro de Sara, y este es el segundo, y por ello tengo bastante claro que seguiré leyendo más libros de ella, tanto antiguos como nuevos, me queda por leer El cuaderno de Paula, que aunque no he leído de que trata, pero prefiero empezar a ciegas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (10) Ver más Añadir cita
totecabanatotecabana09 agosto 2018
Porque te veo feliz. Te veo relajada y disfrutando. Te veo olvidándote de todos los quebraderos de cabeza que tenías y te veo dando gracias a Dios en lugar de pidiéndole algo.
—A veces se nos olvida que tenemos más motivos por los que estar agradecidos a la vida que cosas que nos faltan.
—Y cuando lo interiorizas, te das cuenta de que con nada puedes ser feliz.
Comentar  Me gusta         00
LaPetitaLlibreriaLaPetitaLlibreria22 julio 2018
Así que mi abuela y yo siempre hemos estado la una con la otra y por no dejarla sola, no me he independizado aún. Ella siempre insiste en que debería mirarme un piso, que tengo que soltar amarras, pero me niego: no quiero dejarla sola ni tampoco abandonar esta casa tan llena de recuerdos. Sería como cortar raíces con todo lo que ha pasado aquí y no puedo.
Comentar  Me gusta         00
Laurasan948Laurasan94826 diciembre 2019
El tiempo, la rutina y el querer seguir adelante sin anclarte más de lo necesario en la tristeza no hacen que duela menos, pero sí que puedas volver a ser feliz a pesar de ello.
Comentar  Me gusta         10
Marta_CollMarta_Coll15 enero 2019
¿Sabes, Lena? En ese momento entendí que en la vida hay que ser consecuente y no engañarse nunca: si no te gusta lo que ves, échalo de tu vida. Sea lo que se y sea quien sea
Comentar  Me gusta         10
FINAFINA23 junio 2018
Entras y lo invades todo con tu luz. Llenas lo que tocas de un algo distinto que hace que todo el mundo quiere acercarse a ti, tú no quieres darte cuenta porque tienes un miedo atroz a sentirte querida, a abrirte y en ilusionarte con cosas susceptibles de desaparecer.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: chick litVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





{* *}