InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
28 noviembre 2017
Hay libros que son tan especiales que sabes que no puedes reseñarlos a la altura que merecen. Esta novela en sí lleva ya unas cuantas lecturas espaciadas a lo largo de mi vida como lectora. El caso es que me gustaría (aunque lo veo muy complicado por falta de tiempo) releer las seis novelas principales de Jane Austen este año con ocasión del bicentenario de su muerte y, aunque seguirá sin ser la reseña que me gustaría que fuese, he decidido empezar por Persuasión porque es mi favorita de las novelas de Jane. Desde siempre. Para siempre.

¿Por qué empezar con Persuasión? Porque me lo pide el cuerpo. Es quizás el libro más incomprendido de Jane, el que menos "pasiones" suscita, el que más decepciona a muchos lectores cuando se acercan a él por primera vez. Y esto lo comento porque he leído muchas reseñas en los últimos meses en este sentido; lectores que no encuentran lo que buscan en el libro, que se quejan de que solo hay romance al final, que dicen que no pasa nada a lo largo de las páginas o que es todo relleno... No deja de ser sorprendente cómo cada lector leemos un libro distinto a pesar de leer lo mismo en cuanto a palabras se refiere. Normalmente suelo ser de las que pone pegas a libros que gustan a casi todo el mundo... hoy estoy en el bando contrario: defiendo un libro que suscita opiniones bastante dispares. Y además lo hago con el corazón, porque es una lectura que me ha acompañado desde que era una adolescente, y la adoro por encima de todas las cosas.

Lo primero que hay que entender sobre este libro es que fue el último que completó Jane Austen, y de hecho se publicó de manera póstuma, junto con La abadía de Northanger. Llegó a comenzar otra novela, Sanditon, pero no pudo acabarla. Había cumplido los 40 años, estaba ya muy enferma, y todo esto se traduce en que Persuasión es su novela más madura, más seria, menos irónica y más sentimental. El fino sentido del humor y la visión chispeante del mundo que le rodeaba, dos de sus señas más características a lo largo de su breve carrera, quedan a un lado. Asistimos nuevamente a un retrato de la vida social y de la posición de la mujer en aquella época, pero desde una mirada más sosegada. Sigue siendo una visión punzante, pero no desde la sátira. Por ello muchos lectores se llevan una decepción con el libro; no estamos ante un Orgullo y prejuicio o Sentido y sensibilidad, que conectan más fácil con el lector gracias a su humor y su ironía... esta novela tiene poco que ver con ellas en la forma en que fueron escritas, pero sí que comparten muchas cosas de fondo en la historia.

Ya no tenemos a adolescentes que se enamoran por primera vez, ni jovencitas que abordan su situación en la sociedad de principios del siglo XIX al tiempo que los caballeros de turno, unos con buenas intenciones y otros no tanto, aparecen en sus vidas. Anne Elliot es vieja para su época. La pobre tiene nada más (¡y nada menos!) que veintisiete años, y jamás se ha casado. Su futuro, ya asumido por ella, es el de ser una solterona. Es una mujer dulce, sensata y tranquila, a la que no le gustan las frivolidades, derroches y sandeces varias que sí gustan al resto de su familia. Es hija de un baronet, y las apariencias lo son todo para su padre y sus dos hermanas. Ella solo quiere vivir en Kellynch tranquila... y cobijar allí el enorme pesar que inunda su corazón. Ha rechazado ofertas de matrimonio porque su corazón siempre ha pertenecido, y siempre pertenecerá, al capitán Frederick Wentworth.

La edad de Anne le aleja de otras heroínas de Austen; ella ya tiene un recorrido vital, ya ha amado, ya ha sufrido por amor, sigue amando en la desesperanza y, aunque no se arrepiente de sus errores, sabe que quizás, con la sabiduría que da la vida, ahora haría las cosas de otro modo. Fue persuadida para no casarse con Frederick Wentworth cuando aun eran muy jóvenes y él no poseía fortuna en un mundo en guerra que le aventuraba un futuro incierto. La posición, siempre la posición, era lo más importante, y ante la falta de una madre que la guiara, se dejó aconsejar por la mejor amiga de esta. Wentworth, por su parte, es orgulloso, y además no tolera que una mujer no posea el carácter necesario para resistirse a la persuasión y opinión de otras personas. Todo se rompió ocho años atrás, no han vuelto a saber el uno del otro... pero para Anne solo existe el capitán Wentworth, y vive resignada a una vida solitaria en la que, si él no tiene cabida, nadie más puede ocupar su lugar.

Cuando por culpa de los dispendios de su familia se ven obligados a alquilar Kellynch Hall, toda la existencia de Anne se ve alterada y Wentworth vuelve a entrar en su vida. El capitán demuestra que no le ha perdonado y Anne, que lleva años resignada a su ausencia, debe hacer frente a sus sentimientos, a una existencia que se ve alterada de arriba a abajo (ya no solo por la presencia del capitán, sino ante su cambio de vida al tener que dejar su hogar) y a su propia evolución como mujer y ser humano, pues se ha pasado los últimos años de su vida agazapada, siempre a disposición de los demás (que abusan de ella y de su bondad), y sufriendo el menosprecio de su familia por culpa de su sencillez y falta de pretensiones. Y así, a lo largo de la historia, mientras vagamos de Bath a Lyme Regis pasando por Uppercross, vamos observando cómo Anne sale de su caparazón, como la solterona de veintisiete años apagada y mustia vuelve a florecer, como la niña que se dejaba influenciar ha dado paso a una mujer con opiniones propias que defiende cuando tiene que hacerlo... siempre acompañada por una serie de personajes que, como suele ser habitual en las novelas de Jane, representan todo aquello que ella veía de bueno y de malo en el ser humano y la sociedad.

Jane Austen no escribía novelas románticas. Es un error muy habitual, un error garrafal, que a día de hoy sigue siendo la idea generalizada que se tiene de ella y su obra. Y digo que es un error porque quien se acerque a ella buscando una novela del género tal cual, no la va a encontrar. Persuasión es un claro ejemplo. La historia de amor es la base que lo mueve todo, es la que lo impulsa todo, pero aunque pueda parecer incongruente, solo es la excusa de la autora para dar visibilidad a todas aquellas mujeres que eran como ella. Mujeres que no se casaron en una época en la que era lo único a lo que una mujer podía aspirar... pero que eran mujeres que que habían amado, que habían sido amadas, que habían sufrido por amor y que, si no estaban casadas, era por decisión propia, no porque no hubiesen tenido la oportunidad de hacerlo. Sí que hay una historia de amor, hay amor desde el principio de la novela, pero hay que recordar que son dos personas que se separaron en malos términos ocho años atrás y tienen que volver a reencontrarse en muchos aspectos aparte de en la cercanía física. Pero esta parte romántica no es el epicentro de la historia. Lo es Anne, y su renacer hacia algo que pudo haber florecido mucho antes, pero que las circunstancias habían impedido.

Las opiniones compartidas y leídas a lo largo de mi vida sobre esta novela me han dejado claro que no es un libro para todo el mundo, que no es el más adecuado para quien no conoce a Jane Austen o su obra, y que desde luego no es la mejor opción para quien no esté acostumbrado a los clásicos o busque en él a la Jane más ingeniosa, ocurrente y divertida... Cuando os doy mi opinión sobre un libro jamás tengo intención de convencer a nadie de nada, porque soy consciente de que solo son eso, mis opiniones... Mucho menos quiero hacerlo sobre este libro. Creo que es una lectura que o conectas con ella, y lo haces para siempre, o no lo haces porque no ves en ella muchas de las cosas que esperas o que otros te dicen que están.

Así que yo solo puedo hablar por mí. Hablar de lo que es para mí este libro. Y es MI libro de Jane Austen. Por siempre jamás. Ya he reseñado otros libros de Jane, pero con Persuasión comienzo con los seis grandes, como ya comentaba al principio... Jane, rebienvenida a Netherfield :))
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}