InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de AGamarra


AGamarra
10 diciembre 2019
"No soy yo, no lo soy? El que parezco:
Orlando ya está muerto y enterrado;
su ingratísima amada lo ha matado,
y faltando a su fe, lo ha sometido.
Yo soy su errante espíritu, que vaga
por este oscuro infierno, atormentado,
para dar con su sombra un escarmiento
a cuantos en Amor ponen su anhelo."

Cuando escuchaba la pregunta de "¿cuál sería la obra que te hubiera gustado a escribir?" nunca me decidía hasta hoy, pues creo que cualquier persona que hubiera escrito aunque sólo sea esta obra daría un gran legado al mundo. "Orlando Furioso" es un sinfín de historias y recursos literarios, de cuentos y de gestas, de amores y de sarcasmos vertidos en un estilo muy depurado y cuidado de tiempos del Renacimiento italiano.
Surgen tantas ideas que es imposible vertirlas en una reseña. Ya me queda con esta obra un panorama más grande de las épicas que he venido leyéndolas desde niño. Si el francés Chrétien de Troyes revivió la leyenda arturiana (inglesa) y la volvió una novela de caballería pues el italiano Ariosto (y antes Boiardo) revivió la leyenda carolingia (francesa) con gran erudición y refinamiento.
La obra debería llamarse desde luego "La Historia de Rugero y Bradamante" pues Orlando (o Roldán) no tiene el centro gravitacional de la historia aunque en realidad es una obra de muchos personajes.
La historia desde luego es una continuación del poema de Boiardo "Orlando enamorado". Continúa la acción donde se quedó, usa los mismos personajes, no altera lo que ha pasado anteriormente al contrario lo usa muy a menudo. Tenemos esta gran gesta entre católicos y paganos, entre imperiales (del Imperio Carolingio francés-austrio-alemán) y sarracenos (el conjunto de musulmanes incluyendo a los españoles). Por el lado de los carolingios están el gran Carlomagno (Carlo), Orlando, Rinaldo, la heroína Bradamante (estoy seguro el personaje favorito de muchos), Olivero, Astolfo (mi caballero favorito), Ricardetto, Brandimarte, Etc. y por el lado sarraceno al rey Agramante, el temible Rodomonte, el español Marsilio, Mandricardo y otro etcétera.
La obra es atrapante, no aburre en casi ningún momento, los sucesos son demasiado diversos tanto en tiempo como en espacio. Cuando empieza la aventura de uno, pasamos a la de otro y así sucesivamente, todo se va hilvanando hasta un final que aunque poco defectuoso a mi gusto es la gran síntesis de la gran aventura que es el "Orlando furioso".
Aunque Angélica, la hermosa pagana que enamora a todos, es el gran imán de la historia como fue en "Orlando enamorado", termina por diluirse bastante en cambio aquí y no me gustó el trato que le dieron. Vemos a los caballeros en diferentes aventuras, típicas de la época, desafiándose en duelos hasta el cansancio, salvando doncellas por doquier, mostrando su gran cortesía y honor en cada paso que van y cruzándose con seres fantásticos, hipogrifos, magos, demonios, gigantes y un largo etcétera. Son varias historias metidas en una sola por la que digo que esta obra bastaría para decir que una persona fue un gran escritor.
Es el retrato de una época influida por múltiples cánones estéticos contemporáneos que fueron muy de mi gusto, de la mitología, del cristianismo, incluso con ecos de la leyenda artúrica, me dio risa particularmente que los españoles y en general las tierras de España son tratadas como paganas pues en esa época eran gobernadas por musulmanes, y pues un gran contraste para la época en que se compuso cuando ya España con Carlos V era la gran potencia que incluso avasallaba a la propia Italia de Ariosto.
Lejos de la historia misma, de los caballeros, de los usos de la época, el vasallaje de los caballeros y el respeto siempre hacia el emperador Carlos a quien debían sus tierras y sus posesiones, las gestas para la cual eran llamados siempre a favor del imperio cristiano está el alma del poeta, de Ariosto. Muchas de sus frases debieron haber sido chocantes o por lo menos controversiales en la época, sobre todo cuando se ve su claro intento por abogar siempre por la situación de las mujeres, el propio Ariosto de manera quizás poética siempre se muestra triste, apresado por el Amor y muchos de sus versos parecen indirectas a la amada ingrata. Ariosto da múltiples opiniones sobre el amor, la infidelidad, el honor, que salpican las aventuras de sus legendarios caballeros. Es una obra pues compleja y muy completa, no sólo son historias fantásticas sino también el sentimiento del poeta y desde luego también busca el ensalzamiento de sus protectores, los grandes señores de la Casa de Este. Ellos son descendientes del héroe Rugero de raíces italianas por ello sin duda copa tanto espacio su historia y de su amada Bradamante destacando aún más que el propio Orlando. Diversos personajes italianos de la época son mencionados y desde luego han despertado mi curiosidad para poder conocer un poco más de ellos.
Un poema épico muy largo pero que vale y mucho la pena. Fue especial además poder leerlo teniendo a la mano otro libro con las ilustraciones de Doré.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES