InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de SaboraTinta


SaboraTinta
16 enero 2020
No es ningún secreto que Sandra Andrés Belenguer es una de mis escritoras favoritas. Me enamoró con su primera obra: El violín negro, la cual también guarda una gran relación con El fantasma de la ópera, y desde entonces no he dejado de seguirla y disfrutar de sus otras novelas, como es el caso de Ex Libris y La noche de tus ojos. Es por ello por lo que tenía muchísimas ganas de leer su nuevo libro: Deja cantar a la muerte, y volver a disfrutar con sus tramas envolventes y su magnífica escritura. Y, he de decir, que la lectura de este retelling de El fantasma de la ópera me ha cautivado *.* y enamorado a partes iguales, como si de la voz de nuestro querido fantasma se tratara😉.

Hablando brevemente de la trama, solamente os diré que en esta novela los protagonistas vuelven a ser Christine, una artista que ha perdido la confianza en sí misma tras la muerte de sus padres y los comentarios de sus familiares, Raoul y Erik, el cual se dedicará a sembrar el caos en la Schola Cantorum, la academia en la que estudia Christine y a la que está estrechamente vinculado. Las vidas de todos ellos se entrelazarán y Christine tendrá que descubrir cuáles son sus verdaderos sentimientos, tanto hacia su ángel de la música como hacia Raoul Dassary.

Lo primero que tengo que destacar es la historia en sí, puesto que la trama replica a la perfección la de la obra de Gastón Leroux. Todo lo que nos encontramos en dicha novela tiene su reflejo en Deja cantar a la muerte y, a pesar de la modernización y de haber traído a Erik, Christine y Raoul al París del siglo XXI, las escenas, los escenarios y los personajes que aparecen son perfectamente identificables.

Por poneros algunos ejemplos, os diré que Raoul es uno de los hijos del dueño de una discográfica de gran renombre y con mucha influencia dentro del panorama musical (¿a alguien se le ocurre una manera mejor de transformar su figura de vizconde y vincularla con la música?), que las catacumbas de París se convierten en la morada del fantasma al igual que los distintos niveles de la Ópera Garnier en la obra de Leroux o que en la academia en la que estudia Christine, la Schola Cantorum, hay espejos que le permiten a Erik observarla pero también adentrarla en su mundo y en el lago subterráneo.

Así que, como podéis ver, Sandra ha bebido directamente de la fuente pero, a su vez, le ha otorgado su sello personal y ha añadido aspectos que la hacen todavía más interesante. Tal es el caso del mundo de los cataphiles (es decir, la de aquellos que se adentran en las catacumbas parisinas a pesar de las prohibiciones) y los cata-ops (la policía subterránea), el cual es sumamente atrayente y existe en la realidad. Además, he de decir que este universo también aparece en El violín negro y que me ha encantado volver a reencontrarme con el mismo. Por otra parte, una vez más, Sandra ha vuelto a ubicar la acción en París, una ciudad que conoce a la perfección y a la cual nos sentimos transportad@s mediante la lectura.

Ahora bien, quizás uno de los añadidos más acertados es el de la aparición de la madre de Erik en la trama. Mientras que en El fantasma de la ópera solamente se la mencionaba para hacernos comprender la infancia del mismo y el porqué de su máscara, en Deja cantar a la muerte está muy presente al seguir teniendo un vínculo madre-hijo con él y actuar como tal a pesar del horror que le despierta su propio vástago. Por lo tanto, la infancia del fantasma es totalmente novedosa en esta novela y nos hace comprender su dolor y su necesidad de esconderse del mundo. Además, convierte al “monstruo” en un ser completamente humano.

De hecho, los personajes son uno de los puntos fuertes de la novela. Es muy fácil sentirse identificad@ con Christine, su ingenuidad y sus inseguridades, con su lucha por conseguir sus sueños o con su desesperación y necesidad de escapar. No obstante, también es muy fácil conectar con Erik. Como ya he mencionado anteriormente, Sandra le ha hecho muy humano y eso nos hace sufrir con él, pero también anhelar lo que él anhela. Sandra nos mete en la piel de los protagonistas de manera magistral. Incluso podemos comprender a Raoul y su necesidad de ser lo que él quiere a pesar de verse empujado a ese mundo de lujo y desfases creado por su progenitor.

Una de las cosas que hace que los personajes calen tanto en nosotr@s es la manera que Sandra tiene de mostrarnos su historia. Si bien es cierto que la mayoría de los capítulos están contados por un narrador omnisciente en tercera persona, también nos encontramos algunos titulados “Contrapunto”, en los que Christine, Erik y Raoul nos cuentan en primera persona lo que sienten y su debate interior. de hecho, estos capítulos guardan una gran relación con otra de las protagonistas de la historia: la música, ya que el contrapunto es una técnica musical que nos muestra como se relacionan distintas voces para crear armonía. Así que ya veis que Sandra no da puntada sin hilo 😉.

Para finalizar, solamente puedo destacar la pluma y la prosa de la autora. Leer sus escritos siempre es un placer para los sentidos por su musicalidad (nunca mejor dicho) y por lo poético de los mismos. Es un deleite leer este tipo de novelas tan trabajados y con tantísima calidad porque proporcionan un plus a la experiencia lectora. Además, el arte y la literatura siempre están muy presentes en todas sus historias y esta no podía ser menos ^^. Para l@s que amamos estos guiños solamente aumenta el disfrute.

Además, para l@s que no lo sepáis, Sandra Andrés Belenguer es una gran experta en El fantasma de la ópera. Por ello, no se me ocurre mejor autora para hacer este homenaje a la inmortal obra de Leroux y traerla de nuevo a la vida.

Lo mejor: una prosa exquisita, una pluma muy trabajada y de gran calidad, un retelling muy fiel a la historia original pero completamente novedoso a su vez… Sobran los motivos para leer esta novela 😉.

Lo peor: una vez más, queda demostrado que a Sandra no se le puede poner ningún pero.

Deberías leer esta novela si eres fan de “El fantasma de la ópera” en sus múltiples variantes, si te gustan las historias con una pluma impecable y, por descontado, si ya conoces la obra de Sandra Andrés Belenguer.
Enlace: http://saboratintaliteraria...
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}