InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Celeste_Cruz


Celeste_Cruz
13 noviembre 2020
La historia empieza con la infancia de Patricia y Laurence. Ambos son compañeros de instituto que desconocían la existencia del otro, pero ciertos sucesos les llevaran a juntarse y a convertirse en buenos amigos. Los dos son considerados excéntricos y bichos raros por los demás, por lo que no les cuesta sentirse comprendidos y encajar rápidamente en la vida del otro. Patricia es una bruja. O al menos eso cree, ya que tuvo una experiencia mágica cuando descubrió, siendo más pequeña, que podía hablar con los animales. En concreto con los pájaros, que la guiaron hasta lo profundo del bosque, hasta el Parlamento, donde le propusieron una adivinanza que tendría que resolver, pero que en ese momento no pudo, y le dijeron que era una bruja. Después de ese encuentro un tanto extraño, Patricia intentó descubrir cómo funcionaban sus poderes, qué podía hacer al respecto y cómo confirmar si era una bruja o no, pero no volvió a ser capaz de hablar con los animales y no pudo sacar nada en claro, tan solo que era una bruja y poco más. Laurence, por su parte, es un friki de la informática y muy inteligente, lo que le ha llevado a construir un super ordenador dentro de su armario. Dicho ordenador es una inteligencia artificial que va evolucionando y haciéndose más compleja conforme la gente va interaccionando con ella. Especialmente con Patricia, que suele hablar con el ordenador a menudo y le plantea cuestiones tan humanas y complejas que hace que la inteligencia del ordenador evolucione más de lo que Laurence había previsto. Laurence y Patricia pasan sus años de instituto a trompicones, marginados por el resto de compañeros y sabiendo que sus peculiaridades no tienen cabida en un lugar como aquel. Además, ambos serán machacados y repudiados por sus respectivos padres, demasiado ocupados en sus propias vidas como para ser capaces de criar, educar y entender a sus hijos. de golpe y porrazo, el camino de ambos amigos se separara: Laurence termina en una institución militar porque sus padres creen que es lo mejor para él, mientras que Patricia por fin ha encontrado a alguien que puede ayudarle con sus poderes y puede entrenarla, por lo que cada uno tomará derroteros diferentes. Lo que no saben es que su destino está más entrelazado de lo que creen y que en el futuro volverán a reencontrarse.

Los personajes de Patricia y Laurence me han gustado porque son diferentes. No se limitan a simplemente ser los raros o los que no encajan, sino que tienen características muy peculiares (como que Patricia es bruja, pero no puede hacer nada mágico o que Laurence no es solo un fanático de la ciencia y la informática, sino que va más allá y se monta una IA en el armario), lo que hacen que sean personajes que destacan y de los que quieres saber más porque no es lo que solemos encontrar en novelas. Sin embargo, el problema que he tenido con este libro es que yo me esperaba una cosa y me ha dado otra, además de que es una novela bastante excéntrica y confusa, por lo que la he leído un poco a trompicones. Me explico.


El libro se puede dividir en dos partes claramente diferenciadas: en la primera, tenemos la adolescencia de los protagonistas donde se nos va contando todo sobre ellos y nos los van presentando. Así, vamos viendo cómo asume Patricia el hecho de ser bruja y no ser capaz de hacer nada mágico y cómo Laurence va evolucionando en sus conocimientos sobre informática. Esta parte se me hizo bastante lenta y cuesta arriba porque apenas hay momentos determinantes tanto para los personajes como para la novela y casi no hay mucha acción, ya que se centran en cómo lleva cada uno su vida lo mejor que puede y cómo interaccionan con el mundo que les rodea y que no les acepta. La primera parte sirve solo para conocerlos en profundidad, sus inquietudes, sus miedos, sus deseos, sus pensamientos. Yo pensaba que esta parte introductoria iba a durar mucho menos de lo que realmente abarca y eso hizo que llegara a aburrirme un poco. En la segunda parte, damos un salto temporal de varios años y nos reencontramos con Patricia y Laurence adultos. En todo el tiempo que ha transcurrido han pasado muchas cosas y en ellos se han producido también muchos cambios, por lo que parte de esta narración consiste en solventar todo ese lapso de tiempo que el lector se ha perdido. Y aquí viene uno de mis problemas con este libro y lo que he comentado antes de que yo esperaba una cosa y he obtenido otra.

Lo que a mí más me interesaba era, precisamente, ese lapso de tiempo. Lo que yo esperaba leer era una narración directa de cómo Patricia aprende a ser una bruja, a manejar sus poderes, y cómo se entiende la magia en ese mundo o qué tipo de magia es. Por otro lado, esperaba un relato por parte de Laurence de cómo encontraba el trabajo de sus sueños, cómo empleaba su inteligencia en aquello que lo apasionaba y, en general, como pasaba de ser un don nadie a alguien importante dentro del mundo científico. Sin embargo, todo esto se cuenta desde la perspectiva de los dos protagonistas adultos, es decir, mediante flashbacks o relatos de sus vivencias desde que abandonaron el instituto hasta ese momento para que así el lector no se pierda y comprenda ciertas cosas. Y aunque al principio asumí que era mi error por haber presupuesto que sucedería algo que no llegó a suceder, lo cierto es que ese salto temporal me supuso más confusión que otra cosa.

Mientras leía, sentía que me faltaban datos, que había cosas que no llegaba a comprender y que no entendía muy bien cómo funcionaba la dinámica del libro. Tampoco sabía a dónde quería ir a parar la autora, qué era lo que pretendía con la novela hasta mucho más allá de la mitad del libro, donde por fin nos revelan cuál es el sentido de la trama y hacia dónde se dirige. En el aspecto en el que me sentí más perdida fue en la magia porque nunca llegué a comprender cómo funcionaba ni cuál era el concepto de "bruja" que se tenía. Y puede que no fuera importante para la trama ni para lo que se nos quería contar, pero era un dato que yo como lectora necesitaba para situarme mejor. En el caso de Laurence, esa falta de información a causa del salto temporal se subsana mejor, a mi modo de ver, por lo que me resultó más fácil seguir su trayectoria y su evolución, mientras que Patricia se me atragantó un poco.

A parte de esto, otro problema que vi es que la premisa del libro, el meollo de la cuestión, aparece demasiado tarde para mi gusto. Y para cuando por fin entiendes a dónde va todo esto, yo ya había perdido el interés por saberlo. He de decir que lo que plantea, aunque no es original, sí que lo es la manera de plantearlo y eso me gustó bastante, pero no lo suficiente como para que consiguiera reengancharme.

Como aspectos positivos y para que no sean todo quejas, hubo dos cosas que destaco por encima de las demás y esa es la pluma de la autora y cómo mezcla y entreteje dos elementos que, a priori, son incompatibles: la magia y la ciencia. En cuanto a la pluma, su forma de escribir es muy irónica y mordaz al mismo tiempo que muy directa y no se anda con rodeos. Esto me gustó y en ocasiones me sacó alguna sonrisilla porque a veces te cuenta las desgracias de los protagonistas de una manera desapasionada e irónica y parece que no son unas desgracias tan grandes como realmente son. Por otro lado, el hecho de que la magia y la ciencia choque de manera constante (al igual que los propios protagonistas), pero al mismo tiempo consigan encontrar puntos en común y un equilibrio dentro de su caos, me pareció muy interesante.

Todos los pájaros del cielo no es una mala novela, pero no es una novela para mí. No me ha terminado de convencer la historia ni cómo está enfocada, ni tampoco esa realidad con toques surrealistas que recuerdan un poco al realismo mágico que la autora nos plantea. Siento que este libro no es para mí y es una lástima porque lo cogí con muchas ganas.

Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES