InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 841200891X
Editorial: La Navaja Suiza Editores (12/06/2019)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 2 calificaciones)
Resumen:
Este volumen de cuentos supuso un antes y un después en la narrativa de Concha Alós, se convirtió en un reto de superación estética para ella, deudor del proceso de renovación formal iniciado por Luis Martín-Santos en Tiempo de silencio, de la narrativa de Kafka, y también, por qué no, del emergente realismo mágico. Concha Alós podría haber sido miembro de pleno derecho de la denominada generaci... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 04 julio 2020
Cómo lamento terminar libros como éste, en los que la expresión y el contenido se dan la mano para hacernos sentir que forman parte de nosotros porque su autora se ha entregado por completo. Narraciones en primera persona cuya protagonista, una mujer, da vida a todas las mujeres, las de la época de Concha Alós y las de cualquier época porque la escritora, desde lo más íntimo, va exponiendo el papel desempeñado por la mujer en la sociedad, un papel que ha ido cambiando lentamente, tanto que ni siquiera nos extrañan actitudes que tuvieron lugar en la Antigüedad. En Rey de gatos aparece desde la negación a actuar como Penélope esperando a Ulises, «estoy harta de encarnar el papel de clueca: esperar, esperar, esperar» hasta la desesperación por no poder mantener a su lado al hombre, como le ocurrió a Ariadna, a pesar de guiar a Teseo por el laberinto, «Yo, una Ariadna imposible, inmóvil. Y el vikingo volará por los aires».
En los cuentos, la protagonista continúa queriendo ser la Nora de Casa de muñecas «igual que cuando me cobijaba dentro de su abrigo: “Bichito, es asombroso lo que te quiero…”», al tiempo que muestra su hartazgo ante tanta humillación «Ponte en tu sitio, imbécil, recobra tu dignidad». La personalidad de la protagonista de los relatos se desdobla constantemente; su conciencia insatisfecha hace que afloren las incoherencias, «¿Qué hago? le pregunto, vencida […] Ahora eres tú la Bestia. Tanto reprochar y ahora eres tú». Con estas contradicciones, unidas a la escritura automática, Concha Alós separa el punto de vista objetivo del subjetivo. La miseria (y también la virtud) del hombre sale a la luz para denunciar una realidad obvia, aunque en la mayoría de casos sea el símbolo el que asocie una imagen con una vivencia de fuerte carga emocional. Los pavos reales, las arañas con su ataque venenoso, las presencias inciertas del fondo del espejo delatan la vida condescendiente y opresiva de la mujer en una sociedad hipócrita que ve lo que le interesa.
En Concha Alós la utilización del símbolo va unida a imágenes oníricas que proyectan el comportamiento en determinados núcleos sociales, fundamentalmente en la familia. La representación familiar es una relación de equivalencia entre ella y sus padres; no ofrece al lector un mundo rico en aspectos, sino que nos hace llegar una selección de imágenes naturales, sin adornos, que requiere un esfuerzo novedoso por parte del lector del siglo XX. Son imágenes que, pese a todo, conforman relatos realistas subjetivos que permiten contemplar y comprender la realidad vivida por la autora desde cierta distancia, de forma que podamos analizarla —incluso ella— objetivamente.
Rey de gatos tiene una constante, el gato. Aparece en los nueve relatos. Este animal ha sido, de una época a otra, dios o diablo, amuleto o fuente de males. Ha despertado odio y veneración. El gato asume la capacidad de reaparecer dignamente a los ojos del hombre. Encontramos numerosas deidades con forma de gata, como la egipcia Bastet, diosa del amor con cabeza de gata, símbolo de la femineidad, sensualidad y maternidad. Los romanos apreciaron al gato por su belleza, como símbolo de libertad para luego, en la Edad Media, representar a Satán.
Esta simbología está trasladada a Rey de gatos, especialmente se observa en el cuento que lleva este título, donde se especifica la relación que se daba entre el hombre y la mujer. El protagonista se aísla, superior, orgulloso, con una mujer a la que le cambia la vida, para peor, durante la convivencia, por lo que ella lo abandona. Se queda solo con una gata que habían recogido, y que lo deja en épocas de celo para volver preñada hasta que pare. Los hijos son eliminados al nacer, una y otra vez hasta conseguir desnaturalizar a la gata, una gata sumisa que acompañó a su dueño hasta que, durante un paseo por la playa, una ola la ahogó. El hombre cobijó entonces a todos los gatos. Soñaba con ser el rey de todos. Pero se volvieron incontrolables, se rebelaban, mataban y atacaban a los animales y hombres que se acercaban a la casa del «rey de gatos» hasta que, subidos a un árbol, unos vecinos fueron testigos de cómo esos animales se comían a su rey y asediaban a quien quisiera ocupar sus dominios.
Gran carga de contenido que avisa de la dualidad que puede habitar en una mujer, «Las gatas y las perras parían en el bosque y empezaban a organizarse en camadas». Tema duro que la autora expone de forma minuciosa con sinestesias que aluden a las variaciones en la percepción humana, «su voz, entre la olor picante del laurel, sonó a conjuro». Alós experimenta diversas sensaciones según los recuerdos que tiene del hombre en cada momento; las relaciones ilícitas que mantienen están invadidas por la culpa, responsable de que se sienta perseguida por el mal. Por eso el ambiente realista, hostil, en el que se mueve «vasto páramo cubierto de cardos y cicuta; el arbolado, pino mediterráneo, algarrobo y olivo, no daba dinero» da paso a visiones oníricas «veían una sombra gigante. O una cabra con mirada humana. O, volando, escapando ya, una camisa blanca sin nadie dentro».
En estas correspondencias inverosímiles donde la realidad resulta insoportable, la naturaleza es el origen absoluto de lo real, el mundo capaz de obsequiarte con dones maravillosos para arrebatártelos de la forma más cruel en el momento que quiera. Las constantes imágenes naturalistas pretenden ser reflejo de la realidad experimentada por la mujer. «Una clueca apareció vaciada, algo —en una taxidermia concienzuda, perfecta— se había comido los polluelos y el cuerpo de la gallina menos la piel y las plumas».
La otra bestia también presenta la doble personalidad que anida en una mujer humillada, destruida por su marido, hasta que ella misma puede rebelarse de la forma más cruel.
En Cosmo desarrolla el problema social y psicológico que sufre una mujer embarazada y repudiada «La sonda fría entre las piernas, los lavajes y doña Anita, tan limpia y eficiente, tan sonrosada: Hubiera sido un niño». Una dureza excesiva que la lleva irremediablemente a la destrucción, porque a la mujer se le tiene prohibido el deseo en una sociedad en la que la religión se proclama patriarcal para poder actuar impunemente, «la imagen de papá, aquel fantasma eccehómico de mi sueño que venía a instalarse sobre el pecho, para ahogarme».
En El leproso, la soledad familiar es evidente. La mujer no se siente protegida ante el pecado bíblico, al ser violada queda marcada por algo que la separará de Dios, de su padre, de la sociedad, aunque este “pecado” sea cometido por el hombre «…mientras me apretara contra la pared iría descubriendo su cara blanquísima e increíblemente hinchada […] el horror de aquellos racimos sanguinolentos, bulbosos, como asquerosos tubérculos…».
En general el mundo de la mujer de Rey de gatos está marcado por la fealdad, la oscuridad, la locura y la superstición, que se aparece en forma de magia maligna para transformarla en monstruo capaz de atentar sobre sí misma. Es muy curiosa la imagen de la madre ya que se separa de las características morales con las que se ha representado tradicionalmente. Continúa como sujeto subalterno del cabeza de familia pero finge que lo ignora; no hay complicidad con la hija, es como si la mera presencia de otra mujer le molestara, por lo que, aunque no lo logre, por su físico, intenta serle invisible. de esta forma, entre el humor y la tragedia, Alós cuestiona la ley patriarcal vigente y critica esa sociedad pacata y religiosa con acumulación de recursos hiperbólicos, largas listas asindéticas que dan la sensación de inacabadas, exageraciones, animalizaciones, cosificaciones, comparaciones, descripciones imposibles o tacos que niegan una evidencia: «Mamá, tan tacaña para todo, no escatima para el confort», «Suspira. Cada día está más gorda. Una bola», «…su mirada de pulpo», «Gorda. Más gorda aún que en el recuerdo», «yo aseguraría que las mejillas —¡cuánta grasa, Señor!— estaban brillantes, «la voz de mamá se convierte en un enorme tentáculo», «encima de los nichos con nombre y cruces estaba el cielo», «mi familia, rebaño negro detrás del cadáver de Víctor y todas sus coronas», «Coño, eso faltaba», «mi madre, ovillo negro y callado».
Es una narrativa provocadora hacia la moral social y religiosa, que nace de la conciencia de culpa que la mujer tiene instalada en su ser. Con la provocación intenta unir los polos opuestos vida-muerte, pasado-futuro para que pasen a ser una unidad perfecta.
La protagonista de los relatos cuenta sus experiencias, sus sentimientos, su vida a través del monólogo interior, en el que predomina la forma en un intento de expresar el pensamiento sin que intervenga la censura moral. Concha Alós pretende unir sueño y realidad en su verdad absoluta, la que reside en lo más hondo de su psique.
No cabe duda de que las metáforas son sugerentes, de gran plasticidad, y obligan al lector a buscar en su propio pensamiento. La sociedad de mediados del siglo XX quedó impresionada, con seguridad, al verse ante temas prohibidos como el aborto o el suicidio, petrificada frente a situaciones duras, algunas de ellas violentas, pero sobre todo evidentes, de grandes problemas psíquicos.
La mujer lucha contra ella misma, su educación, su realidad y sus deseos, su deber y sus sentimientos; lucha contra la propia experiencia negativa que se apodera de ella hasta dejarla hundida, «y él […] con la cara ansiosa, tan parecida a la de Michel y a la de ese cabrón que me invadió y que ahora me repudia».
El conformismo habitual se va resquebrajando por dentro hasta estallar. La influencia religiosa es indudable, como lo es la actitud hostil hacia esa religión opresiva. Todo es una lucha constante, la protagonista observa su mundo desde un punto de vista desengañado, pretende encontrar otra realidad escapando al control de la razón, por eso las imágenes prosaicas, violentas, conviven sin problema con otras absolutamente líricas. A veces, incluso, la belleza y la violencia se dan la mano en ese mundo tan real, pasado y presente, de la mujer «La luna estaba como ahora: gorda y ligeramente mutilada —el tajo tímido a un queso plano–».

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
RiKanna
 07 agosto 2020
Se me hace difícil decir alguna cosa de este libro pero en fin: a ello vamos.
Es una recopilación de cuentos que se caracteriza por un estilo onírico. Y sí, quizás este adjetivo es una elección obvia ya que todo el libro tiene mucho de influencia freudiana, de protagonistas que se pierden intentando entender sus pensamientos, sueños y si ello se distingue demasiado de la realidad, pero en fin, creo que también sirve para entender una de las mejores bazas de esta recopilación que es precisamente esa, la forma.
En ese sentido, cabe decir que me ha alegrado mucho tener la oportunidad de leer algo así porque me encanta como juega con las imágenes continuas, pasado y presente que intentan formar algún tipo de explicación y como, precisamente porque los sueños y el inconsciente asechan constantemente a todo atisbo de realidad clara, se fracasa en conseguir un sentido único. Y es ese fracaso del sentido, esa imposibilidad de crear un relato estable lo que me encanta de como están escritas estas narraciones y por lo que no me importaría dar otra oportunidad a la autora.
El problema, para mi, es el resto. En particular los temas. La mayoría de los relatos, de una manera u otra, están muy vinculados al deseo, en especial sexual y aquí quizás es donde sale lo que menos me interesa de Freud y las claras influencias (o quizás no tan claras y el prólogo de la edición me ha sugestionado, no lo puedo negar del todo). Hay relatos, en especial el último, que quizás tocan uno de los temas que más me interesa cuando se habla de deseo, las contradicciones del deseo sexual y la ideología personal del sujeto. Creo que esa imagen tan potente y reutilizada una vez y otra sobre las femme fatale, las mujeres sexuales vinculadas a ese tópico de la mantis religiosa (y aquí no se si era Beavouir o quien ha analizado este mito, falso si no recuerdo mal, pero la verdad es que da para mucho) brilla muchísimo en esta interpretación del deseo de a la vez comer y ser comida. Y en cierta manera aquí lo de “narraciones antropófagas” va genial.
En relación con esto también recuerdo alguna narración que hablaba de la espera y de fantasías de violación que de nuevo, creo que también era bastante analizable en este sentido, contradicciones que surgen del deseo y de intentar ser un sujeto que se reivindica pleno siendo mujer.
Y precisamente me da rabia no haber disfrutado más de todo esto porque todo este tipo de contenido son el tipo de cosas que me gustan.
Quizás es por, yo que sé, cosas como un personaje que solo puede ser “la negra”, cierto tipo de “determinismo del deseo” o una especie de sensación que hace parecer que nadie puede escapar de sus sueños, que ha hecho que ideológicamente sintiera cierta distancia con el libro. Quizás tampoco ayuda que el deseo sea tan marcadamente hacia los hombres y no parezca haber ningún cuestionamiento al respecto de ese deseo tan marcado por lo patriarcal (es decir no solo por ser mujeres que desean hombres sino por la manera en la que los desean). Pero en fin, supongo que esto tiene que ver con algunos relatos y no todos, y supongo que lo freudiano también tiene, muchas veces, la tendencia a acabar en eso que acabo de llamar determinismo del deseo que acaba siendo, como no podía ser de otra manera, cis-alo-hetero, sino es desviación.
Pero aun así, tampoco va de esto el libro y hay relatos que probablemente nada de esto se les aplica, quizás el que le dé el título a la antología es un ejemplo de ello y quizás también sería interesante hablar que, a estos cuentos, tendría mucho sentido clasificarlos como terror pero parece que quien ha hecho la edición no lo ha encontrado conveniente. de nuevo, volviendo con Freud y ese texto que habla de lo “ominoso”, creo que este libro tiene bastante de todo aquello.
No sé, creo que me ha gustado leer esto ni que sea por las imágenes y el estilo tan interesante que tiene pero a la vez creo que no le he sacado todo el provecho y que temáticamente me ha decepcionado un poco. También creo que a momentos no he estado a la altura de todo el imaginario que convoca pero aun así, aunque no hayan sido unos cuentos que me hayan maravillado, creo que vale la pena, si se tiene la oportunidad, echarle un vistazo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
medinazurita
 03 agosto 2020
Gracias a Masa Crítica de Babelio, he podido leer Rey de gatos, una recopilación de cuentos de Concha Alós publicados por la editorial La Navaja Suiza.
Siempre que descubro a una autora que fue marginada en su época, me alegro de que los tiempos hayan cambiado y que ahora haya interés en su obra, pero no puedo evitar sentir pena y rabia al pensar que no tuvo el reconocimiento que merecía en vida solo por ser mujer y que, seguramente, también tuvo que soportar críticas y la incomprensión de la sociedad.
Probablemente, en el caso de Concha Alós, no ayudó que su escritura tuviera una carácter social y que se situara en el bando de los vencidos en la Guerra Civil.
Los temas que trataba en su obra (la prostitución, el aborto, la homosexualidad o el sexo), tampoco debían ser del agrado de la dictadura y cuesta creer que algunos de sus escritos consiguieran pasar la censura. Pero me imagino, que los que lo lograron, no recibieron mucho reconocimiento, lo que explica que muchas no hayamos leído nada de ella hasta ahora.
Y seguramente los círculos literarios selectos de la época no podían acoger a una mujer que había llegado a ejercer su libertad hasta el punto de abandonar a su marido, director de un diario franquista, por un escritor bastante más joven que ella.
Esa soledad de las mujeres que quieren vivir su vida y la presión social es, precisamente, otro de los temas recurrentes en su obra. También lo son la crueldad masculina y la doble moral de la época. Pero lo interesante es que las mujeres de sus historias no se conforman y se quedan en casa esperando al hombre infiel y vividor, sino que toman decisiones, acertadas o no, para escapar de su situación.
Porque los hombres no tienen cabida en el universo creado por Alós; en él, gracias a la fantasía, el patriarcado es arrasado y las mujeres son liberadas.
Mención a parte merece el estilo de Alós: influenciada por el realismo mágico, la autora crea un mundo onírico en el que fantasía y realidad se mezclan y donde conviven fantasmas y monstruos, reales e imaginarios.
En este sentido, me ha recordado a la obra de Mariana Enríquez, porque hay pasajes inquietantes que parecen producto de la imaginación de la protagonista, pero lo que realmente da miedo es el contexto social que retrata: hombres y familias que controlan a las mujeres, su deseo, sus sueños y sus vidas.
"Los hombres a veces tienen baches. Hay que respetarlos. Les obsesiona su trabajo, sus preocupaciones. No son como nosotras. Yo con papá nunca tomé la iniciativa. Son ellos los de la voz cantante y si tú tienes ganas te las pasas. Una mujer no es ninguna perra."
Por último, aunque todos los cuentos de esta recopilación me han gustado mucho, me gustaría resaltar dos de ellos, Mariposas y La Coraza, porque retratan dos temas que siguen siendo tabú hoy en día, lo que demuestra lo adelantada que fue la escritura de Alós: la muerte de un hijo recién nacido y la obligación de las mujeres de fingir durante el sexo, respectivamente.
Termino con un extracto de uno de estos cuentos:
"Me repugna. Y está pegado a mí. Su sexo incrustado en el mío. Inmóvil en un éxtasis intolerable. He de desprenderme de él. He de deslizarme por el mundo, veloz, con mi coraza. Libre. He de salir de debajo de este Sánchez Polo odioso. Tendré que devorarlo. Primero le clavaré el dardo para que no se defienda. Luego acabaré con él. Me lo iré comiendo. Será como si me comiera a todos los hombres del mundo."
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
retruecanos_y_centellas
 05 octubre 2020
Se trata de un conjunto de relatos, de un elevado gusto estético, donde a través de las diversas narraciones pasamos por diversos sentimientos y sensaciones, desde dolor estremecedor y espantoso, soledad, tristeza, desesperación o incomprensión.
Es un conjunto de relatos tétricos, oscuros, y psicodélicos,en el que todas las protagonistas son mujeres, con excepción de un solo relato. Toda una crítica al patriarcado, la lucha interna y externa entre la mujer sumisa y la bestia que lleva dentro (y fuera). Una perspectiva de la vida de la mujer desde la mujer con una exquisita prosa inquietante.
Enlace: https://www.instagram.com/p/..
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: literatura españolaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro

Otros libros de Concha Alós Domingo (2)Ver más




Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
112 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
{* *}